NÚMERO 69, enero-marzo 2010

EDITORIAL: Il Trovatore: Manifestación de una relación tormentosa entre "payos" y gitanos
 

La ópera de Giuseppe Verdi, magnífica en lo estético y casi sublime en lo musical, se inscribe en la lista de los despropósitos que sobre nosotros, los gitanos, se han dicho durante tanto tiempo. A la mayoría de los autores teatrales y novelistas que en el mundo han sido, desde Cervantes en la literatura hasta Rovira Veleta en el cine han mantenido con los gitanos una relación tormentosa en la que unos y otros nos hemos mirado siempre con el recelo de no saber en qué momento se romperá la baraja y pasaremos al ataque mutuo. Escritores, músicos, poetas y gitanos hemos sido, y somos, un binomio de seducción recíproca en el que los gitanos hemos esperado de los autores que comprendan nuestra manera de ser, mientras que los creadores de fantasías han intentado sonsacar de nosotros todos los misterios ocultos que, en realidad, no han existido más que en la imaginación de sus mentes.
   Reconozco que los gitanos somos una comunidad con atractivo escénico. En casi todos los países constituimos una minoría “visible”, término que en algunos casos ha sido aceptado como una expresión de derecho, pero que no es en ese aspecto en el que interesamos a la opinión pública, sino más bien en el sentido lorquiano o unamuniano. El primero porque nadie como García Lorca supo elevar la categoría de lo gitano “a lo más elevado, lo más profundo, lo más aristocrático de mi país”, y el segundo porque la tragedia, de la que don Miguel de Unamuno escribió con tanto acierto, siempre ha estado presente en nuestro pueblo. Así lo vemos en las largas noches de huida y desesperación suprema, mientras los perros de la justicia del Renacimiento nos perseguían para cortarnos las orejas o llevarnos a remar a las galeras reales. O en la muerte de Carmen, después de que Merimeé determinara que José, su marido despechado, debía matarla para troncharle las alas de la libertad. O en nuestros Romeo y Julieta gitanos que, como nadie, supo retratar Rovira Veleta en su película “Los Tarantos”, mientras Carmen Amaya daba alaridos de muerte ante el trágico final de la joven pareja. Esta es la imagen que prima, salvo honrosas excepciones, entre los autores mejor intencionados de nuestro país.
   Porque de los “genios” malintencionados, que también los hay, vale más no hablar. Son aquellos que se regodean diciendo que “las cárceles están llenas de gitanos”, “que los gitanos somos los principales traficantes de droga”, que “los gitanos robamos niños” o que “nos comemos a la gente cruda”. Menos mal que Juvenal muchos siglos antes, dijo que “los galos de Gascuña y los españoles de Sagunto se alimentaban algunas veces con la carne de sus compatriotas”.
   Desde la Unión Romaní, organización altamente representativa de los gitanos españoles, venimos diciendo que de muy poco servirá hacer escuelas para la alfabetización de los adultos, o hacer cursos de desarrollo comunitario, o programas de promoción de la mujer gitana, si previamente no hemos ganado la batalla en los medios de comunicación. Es fundamental que los informadores españoles entiendan que decir “gitanos” en contextos peyorativos no añade nada sustancial a la noticia y, por el contrario, nos causa un daño enorme.
   Es curioso que la trama de Il Trovatore se desarrolle en Vizcaya y Aragón a principios del siglo XV ¡cuando los gitanos aún no habíamos llegado a la península! El documento más antiguo demostrativo de la llegada de los primeros gitanos a España está en el Archivo de la Corona de Aragón, firmado por el rey Alfonso V El Magnánimo y tiene fecha del 25 de enero de 1425. Pero da igual. La ópera se estrenó en Roma en 1853 y no hacía más que expresar lo que desde siglos atrás se venía diciendo de nosotros.
   No es necesario hacer hincapié en la tremenda fuerza que los medios de comunicación han tenido siempre en la sociedad. Los comunicadores –periodistas, escritores, músicos, poetas– no son, o permítanme que me incluya, no somos “el cuarto poder”. Los creadores de opinión somos el primer poder. Siempre recordaré la seguridad con que un director de periódicos de la época de la transición, me decía: “A Adolfo Suárez no lo han vencido los socialistas. A Adolfo Suárez lo hemos derrotado nosotros desde las páginas del periódico”.
   Ya sé que es el pueblo, ente intangible, quien quita y pone gobiernos. El pueblo de quien el propio Marx dijo que es una entelequia compuesta por clases sociales con intereses y aspiraciones divergentes. El pueblo que se emociona viendo y tocando a sus líderes pero que no les vota hasta que en audiencias millonarias les contempla zurrándose de lo lindo en los debates electorales. ¿Quién pone y quita gobiernos? ¡Los medios de comunicación! La televisión que más que nunca es el aula sin muros de la que hablaba McLuhan. ¿Por qué los gitanos matamos, engañamos, robamos y secuestramos niños y si el hambre aprieta nos los comemos? Porque así lo han venido diciendo los escritores desde tiempos inmemoriales y así lo ha recogido Antonio García Gutiérrez, autor de la obra teatral a la que Verdi puso música, y que para más INRI resulta que fue paisano mío, de Chiclana de la Frontera (Cádiz), una de las ciudades andaluzas donde siempre vivieron miles de gitanos.
   Hay una secuencia de esta ópera que a mí me gusta especialmente y a la que me agarro como a un clavo ardiendo para salvarla de otras descalificaciones. Es aquella en la que Leonora confiesa a su confidente, Inés, su amor por Manrico. El Conde de Luna, que ha escuchado la voz del gitanillo, entra en escena con la mala suerte de que Leonora confunde al Conde con su amado gitano y le abraza apasionadamente. Pero el Conde siendo consciente del error de la princesa reta a Manrico a pelear. Lo hacen con furia, con pasión, con deseos infinitos de eliminar al adversario. Leonora intenta separarlos. Ella no quiere la muerte de nadie. Al final Manrico vence. Derrota al Conde y cuando lo tiene a su merced, le perdona la vida y decide no darle muerte.
   Bueno, que nadie se extrañe. Los gitanos somos así. Il trovatore es una ópera magnífica en la
que los gitanos somos víctimas del sambenito de ser seres diabólicos que tiran niños al fuego. Pero la realidad es muy diferente. Tan diferente que a muchos les cuesta trabajo aceptar que “payos” y gitanos somos iguales y que sólo por el comportamiento individual de cada uno de nosotros debemos ser juzgados. ¿Es tan difícil de entender?
   Este artículo se publicó en el libro Amigos del Liceu, Temporada de Ópera 2009-2010
.

Juan de Dios Ramírez-Heredia

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

Los gitanos: extrangeros en tiempos de paz, enemigos en tiempos de guerra, por Xavier Rothéa
 

Formar parte de una minoría nacional o religiosa en un país en guerra es una situación poco cómoda que puede convertirse rápidamente en peligrosa. La actitud de los poderes públicos varía si puede identificarse el país de origen o el grupo religioso al cual pertenecen las minorías como aliado o como adversario potencial. El problema es más complicado todavía para las minorías gitanas, sobre todo en la Europa central y balcánica, donde no se las considera “nacionales”, aunque tampoco se identifica claramente su país de origen. Las minorías gitanas son consideradas a menudo como algo extranjero, no de fuera de las fronteras ni venidas del otro lado de estas fronteras, sino como un cuerpo ajeno dentro de la nación.
   Para crear y, sobre todo, hacer perdurar el espíritu de unidad nacional y para justificar la supresión de las libertades tanto individuales como colectivas, los gobiernos agitan el abanico de la “quinta columna” y suscitan la aparición de enemigos internos, a menudo fantasmagóricos, los cuales, teniendo en cuenta el peligro potencial que representan para la seguridad nacional, puedan justificar una “unión sagrada”, la expulsión de los “indeseables” y la confiscación de sus bienes. En este texto de Xavier Rothéa se detalla en profundidad el caso de ex-Yugoslavia. La conclusión que sacamos de su análisis, es que para ellos el fin de los combates no fue sinónimo de fin de sus desgracias en la guerra.

Gypsies: foreigners in peace days, enemies in war days, Xavier Rothéa
 
Being part of a religious or national minority in a country on war is not a very handy situation and it can quickly become dangerous. The attitude of public powers varies if they can identify the country of origin or the religious group to which the minorities belong, as an allied or as a potential adversary. The problem gets even more complicated for the Gypsy minorities, especially in Central Europe or at the Balkans, where they are not considered as “nationals” although their country of origin is neither established in a very clear way. Gypsy minorities are often considered as something foreign, not as if they came from the other part of the borders, but as a foreign object inside the nation.
   To create and, above all, to endure the spirit of national unity and to justify the suppression of individual and collective liberties, governments wave the fan of the “fifth column” and they provoke the apparition of new internal enemies. Those ghostly enemies, taking into account the potential risk that they represent for national security, can justify a “sacred union”, the expulsion of the “undesired” and the confi scation of their belongings. In this text by Xavier Rothéa the case of the former Yugoslavia is analyzed in depth. The conclusion that we can draw from his analysis, is that, for them, the ending of the combats was not the end of their war misfortunes.

Le romà: avrialune an tsire katar shandipen, dushmane an tsire katar maripen, Xavier Rothéa
 

Te formisarav ulaveripen katar jèkhi tiknidi selikano ja skrankeni an jekh them an maripen si jèkhi pilipen tsira shukar ke shaj te amboldav pe droven an trashorni. I alialipen katar le shtisipe dyenipe butanel is shaj te printcharav pe o them katar arakhadjipen ja o grùpa skrankono k-o savo paxaben le tiknida sar amal ja sar mamujalo potentsiàlo. O problemori si màj pharo vàzi vash le tiknida romane, pa sa and-i Europa mashkerèsko thàj balkanikani, kaj na le teginel pe “themèske”, takaj nitch printcharel pe dudanes lèsko them katar arakhadjipen. Le tiknida romane si teginda butvar sar tchomòni avrialuno, na katar avri katar le konfìna ni avillarda katar aver rigato katar akala, nùma sar jekh trùpo palatuño andre katar i sel.
   Vash te kerav thàj, pa sa, te kerav te atchav o ogi katar yekhipen selikano thàj vash te dilañar i nikavipen katar le mestipe vi dyenèske vi kolektiva, le raipe tchinosen o paruvimos katar i “pantchti rafi n” thàj triaben i iklipen katar dushmane andrune, butvar dikipe chorre, save, avindòj an ginipen o nasulimos potentsiàlo so bitchaven vash i sarbaripen selikano, shaj te te dilañar jèkhi “khetanipen shevendi”, i paldipen katar le “nakamelareske” thàj i staripen katar lèske mishtipe. An akava teksto katar Xavier Rothéa sikavevel pe an adinkipen o suro katar ex-Yugoeslavia. I gatipen so sikovas katar lèski diskipen, si ke vash von o agor katar le tchingaripe na sas sinònimo katar agor katar lèske bibaxte and-i
maripen.


Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

Al encuentro de una historia, el pueblo romà en nuestra América, por Marlene Victoria Holländer Cartes

 

Este es un artículo de reflexión de Marlene Victoria Holländer Cartes, chilena y docente antropóloga, que plantea la construcción de la identidad de acuerdo con factores de diferencia. La autora, a través de la experiencia del pueblo Gitano, visualiza su estrategia de recuperación de la memoria cultural, expone el replanteamiento de los imaginarios individuales y evidencia la necesidad de escribir la historia humana a partir del concepto de diversidad.
   Entre los temas a tratar, cuyo eje central es la vida de este pueblo, están las dominaciones, denominaciones y etnónimos; el comienzo de una historia; los romà en nuestra América; las historias por conocer; los hijos de la Pacha Mama; un Pueblo por conocer y reconocer; y una conclusión a modo de reflexión.  Como característica común a todo el texto general, observamos que se establece un hilo conductor para facilitar la reconstrucción global de la visión gitana en todos los aspectos de la sociedad latinoamericana.

Encountering a history, the Rroma people in our America, Marlene Victoria Holländer Cartes
 

This is an article by Marlene Victoria Holländer Cartes, a Chilean teacher and anthropologist, who proposes the identity’s construction according to factors of diff erence. The author, through the Gypsy people’s experience, visualizes their strategy to recover the cultural memory, exposes the new approach of the individual imageries and makes clear the necessity to rewrite human’s history starting from the concept of diversity.
   Among the topics to develop, whose central axis is this People’s life, there are the dominations, denominations and ethnonyms; the beginning of a history; Gypsies in our America; histories to know; the sons of Pacha Mama; a People to know and acknowledge; and a conclusion by means of an analysis. A common characteristic throughout the text is that we can observe the presence of a thread that eases the global reconstruction of the Gypsy vision in all aspects of the Latin American society.

K-o arakhipen katar jèkhi història, o narodo rromà an amari Amèrika, Marlene Victoria Holländer Cartes
 

Akava si jekh artiklo katar pinsinipen katar Marlene Victoria Holländer Cartes, chilikani thàj sikerpaskero antropològa, so chantel i leveripen katar i identipen katar chomipen sat kerelare katar kaveripen. I avtòri, ka mashkar katar i butjanipen katar Them Romanò, dikhel lèski butyaripe katar kinelipen katar i seripen kulturikano, sikavelel o chantipen katar le godarèske dyenèske thàj putcharipen i trebipen katar te lekhavav i història manushikani ka te teljav katar mislinipen katar tchordanimos.
   Mashkar le tèma ka te sheftarav, lèsko jatcho mashkerèsko si i traipen katar akava narodo, si le mardyuripe, butchipe thàj etnónimos; o fangaripen katar jèkhi història; le rromà an amari Amèrika; le història per te printcharav; le tchave katar i Pacha Mama; jekh narodo per te printcharav thàj prindyarav; thàj jèkhi gatipen ka mòdo katar pinsinipen. Sar karakterìstiki adavaxtuno katar sa o teksto tapardes, vartasas ke beshlarel pe jekh katlo shofèri vash te lokharav i kexelipen sasaro katar i dikhipen rromani an sa le dikkipe katar i gadyikani tchel latinoamerikani.

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

Propuesta de un grafemario para Rromané Jorajané, por Gastón Salamanca y Diego Lizarralde

 

Este artículo corresponde a la segunda parte y final de nuestra "Propuesta de grafemario para el rromané jorajané, lengua hablada por los gitanos de Chile (1)". Presentamos aquí: una comparación de nuestra propuesta con la grafía que se contiene en la Traducción del Evangelio según San Juan en Romané; una canción (yek llilí) y tres cuentos tradicionales gitanos (trin paramíchura) transcritos de acuerdo a nuestro grafemario; y algunas consideraciones finales y proyecciones de nuestra propuesta.
   Como expresamos en nuestro primer artículo, esperamos que este grafemario, que tiene como punto de partida premisas de la lingüística descriptiva, se constituya en una herramienta útil y práctica para la lectoescritura en rromané.

Proposal of a grapheme alphabet for the Romani Jorajané, Gastón Salamanca and Diego Lizarralde
 
This article belongs to the second and final part of the Proposal of a grapheme alphabet for the Romani Jorajané, language spoken by the Chilean Gypsies. Th is part offers a comparison of the proposal with the alphabet contained in the Traducción del Evangelio según San Juan en Romané; a song (yek llilí) and three Gypsy traditional tales (star paramíchura) transcribed according to the grapheme alphabet; and some fi nal considerations and future projections of the proposal.
   As the authors said in their first article, they hope that this grapheme alphabet, whose starting point are some premises of
descriptive linguistics, can be a useful and practical tool for reading and writing in rromani language..
Propozitsious katar jekh grafemàrio vash o rroman jorajan, Gastón Salamanca thàj Diego Lizarralde
 
O tèma an so pe mashkerel akaia shinaripen, si i tchib arakerdi vash-e romà: o rroman. An konkrèto, prethoas jekh grafemàrio vash i butanipen arakerdi an Chile. Akaia propozitsio pe dransel and-e rodipe baravila vash-e tchibengere Alvaro González thàj Gastón Salamanca pa katar le dialekte katar i tchib romani arakerdi an Chile thàj Argentina. Kekàve rodipe ankeren le kovle fonològiko, morfologikano thàj sintaksikano. An akava angluno artiklo, shinaras jèkhi xarno andredipen etnogràfi ki pa le romà katar Chile, le objektive sos amen kamas sat akaia rodipen, le dranse katar putcharipen
sos labarden pen, le teginipe fonolègike thàj morfofonèmikas paxabaràngre vash i propozitsio grafèmiki, i propozitsio ikani thàj sogoda gatipe anglune. An jekh duito artiklo, shinaras jèkhi mizilipen katar amari propozitsio sat avere grafemàrie, shtar phenelipe lavèske katar i tradìtsio romani transkrivde verver o grafemàrio prethodo, sogoda teginipe agorutne thàj le projektipe katar but.
Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

Encuentros y Des Encuentros entre Gitanos y Marplatenses, por Marta Arana
 

En los últimos años se incrementaron los trabajos científicos acerca de la problemática gitana, sobre todo por parte de investigadores españoles, franceses y estadounidenses; pero la mayor parte de la bibliografía existente sobre los gitanos estaba más cerca de la literatura de ficción que de la ciencia.
   A comienzos de este siglo, se registra la presencia de gitanos en la ciudad de Mar del Plata. Su principal oficio era de caldereros y tenían fama de grandes músicos y bailarines. Desde su asentamiento en coloridas carpas, comenzaron a haber conflictos con la comunidad autóctona. Esta situación se mantiene actualmente y genera conductas xenófobas por parte de ambos grupos, que se incrementan en los espacios de uso común como son hospitales, escuelas y salas mortuorias. El presente texto es pues un análisis detallado de las relaciones y los conflictos que hay entre los gitanos y la sociedad general de Mar del Plata, para que sirva como reflexión y, en un futuro próximo, mejora de las relaciones entre los dos.

Encounters and Disencounters between Gypsies and the inhabitants of Mar del Plata, Marta Arana
 

During the last years, scientific researches on Gypsies’ problematic increased, above all, on behalf of Spanish, French and American investigators; nevertheless the most part of the existing bibliography on Gypsies was closer to fiction literature than to scientific approximations.
   At the beginning of this century, the presence of Gypsies in the city of Mar del Plata was confirmed. Their main occupation was as boilermakers and they were well-known as great musicians and dancers. Problems with the native population arose from the very beginning of their establishment in colorful tents. This situation stays the same nowadays and generates xenophobic behaviors on behalf of both groups, which increase in common use spaces such as hospitals, schools and funeral parlors. Th is text is therefore a detailed analysis of the relationships and conflicts between Gypsies and the Mar del Plata’s majority society, in order to serve as a reflection and, in a close future, as an improvement of their relationship.

Arakhipe thàj te diñes arakhipe mashkar rromà thàj Marplatenses, Marta Arana
 

An le palutne bèrge bujurde pen le buta dyantripnune pa katar i problèmatika rromani, pa sa per ulaveripen katar rodutre espanikane, franksikane thàj amerikane; ami i baròder ulaveripen katar i tapardo e lile dyivdo pa le rromà sas màj pàshe katar i tchinipen katar xoxipen ke katar i dyantripen.
   Ka fangaripe katar akava shelibersh, shràjvel pe i shinarimos katar rromà and-i fòro katar Mar del Plata. Lèsko sherno buti sas katar kivaràre thàj sas len barimos katar bare bashalne thàj khelitòre. Ende lèsko beshipen an ranglarda tsàxre fangarde ka te avav billape sat i tchel da them. Akaia pilipen keserel pen somvaxtunes thàj benel orthome xenòfoba per ulaveripen katar duizene grùpe, sos butjuren pen and-e shutsibe katar istemipen adavaxtuno sar si spitàle shkòla thàj khera mulèske. O shinaro teksto si gadja jekh diskipen sikaveldo katar le niparipe thàj le billape sos isi mashkar le rromà thàj i gadyikani tchel jeneràli katar Mar del Plata, vash ke te madyutav sar pinsinipen thàj, an jekh avutno pashutno, latcharipen katar le niparipe mashkar le duj.

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

¡Alto a la Guardia Civil!, por Alejandro Pedregosa
 

El Romancero gitano de Lorca se puede definir de manera muy sucinta como un libro con romances de tema gitano donde lo más culturalmente “cierto” de Andalucía aflora en el lirismo brillante del autor. En esta obra, los agentes de la Guardia Civil aparecen en el inicio como meros complementos para llenar la escena y para que la realidad de la vida gitana resulte verosímil. Se explota, en la mayoría de casos, el tópico “gitano contra guardia civil”.
   Sin embargo, llegando al final del Romancero nos encontramos que la imagen de la Guardia Civil cambia aquí por completo, dejan de ser intrascendentes actores de reparto para convertirse en protagonistas absolutos. Lorca se muestra, en esta ocasión, inclemente en su crítica: los agentes hacen gala de su barbaridad y perversidad. El autor toma conciencia e intenta ir más allá para llegar a una denuncia explícita de la tortura.

Stop, the Civil Guard!, Alejandro Pedregosa
 

Lorca’s Gypsy ballads can be described in a very concise way as a ballad book on gypsies’ matters in which the most culturally “true” of Andalusia comes to the surface in the author’s brilliant lyricism. In this work, the agents of the Civil Guard appear in the beginning as mere complements to fi ll in the scene and to make the reality of Gypsies’ life realistic. The topic “Gypsy against Civil Guard” is exploited in most of the cases.
   Nevertheless, nearly at the end of the Ballads the image of the Civil Guard changes completely, they are not insignifi cant supporting actors anymore and they become absolute main characters. Lorca shows himself, in this occasion, inclement in his critique: the agents display their atrocity and evil. The author becomes aware of that and attempts to go beyond to achieve an explicit denounce of torture
.

Utcho ka i Pestaño Gadyikano!, Alenjandro Pedregosa
 

O Romanzero romano katar Lorca shaj pe te dishav katar tchand but xarni sar jekh pustik sat romanze katar tèma romano kaj so màj kulturikanes tchatcho katar Pinazenda hanikel and-o lirismo blishisarno katar avtòro. An akaia keripen, le kerdare katar i Guardia Civil iklen and-o shir sar sade saripe vash te pherav i teàtro thàj vash ke i tchatchipen katar i traipen romani te glasel tchatichvalo.
   Plagurel pe, and-i butederipen katar sure, o tòpiko rom mamui pestaño gadyikano Nùma, resindòj agore katar Romanzero afl isaras amènge ke i slìka katar i Pestaño Gadyikano paruvel akòi per saro, muken katar te sinav biporisare phirne katar ulipen vash te amboldav pe an kerdarne intègre. Lorca sikel pe, an akaia vaxt, bidyalno an lèsko sovexeripen: le kerdare keren sarbatòri katar lèsko mijopen thàj bengèsimos. O avtòro lel vodyi ta zumavel te dyav màj kote vash te resav ka jèkhi pukavipen dudani katar i ormundi
.

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen
 
Volver a índice I Tchatchipen