NÚMERO 52, octubre-diciembre 2005

EDITORIAL: La discriminación en la escuela
 

La Asociación de Enseñantes con Gitanos celebra este año el 25 aniversario de su fundación.
Estas líneas pretenden ser un homenaje a la meritoria labor que hasta ahora ha venido realizando.

El catedrático de la Universidad de La Coruña Ignacio Sánchez Cámara en un artículo publicado hace un par de años, dice que cuando se analiza el fenómeno de la inmigración, cabe encontrar en la escuela las siguientes cinco actitudes típicas:
  
Primera, no nos engañemos, la de los racistas de tomo y lomo que exigen el rechazo y la expulsión de los niños gitanos o de cualquier otra minoría de los centros de enseñanza a los que acuden sus hijos. Para éstos cualquier apartheid está justificado. Es la política de Le Pen en Francia, que tantos votos le ha dado, o la de Joerg Haider en Austria o la del asesinado Pim Fortuyn, líder del partido Lijst Pim Fortuyn, LPF, en los Países Bajos.
   Segunda. Luego están los racistas vergonzantes que excluyen a los inmigrantes de la ciudadanía condenándolos a la marginación y a la vida fuera de los muros de la ciudad. Estos no niegan la escolarización de los niños inmigrados o de las minorías asentadas –en realidad les importa un rábano que estos niños vayan a la escuela como que se críen salvajemente vagando por los montes– siempre que lo hagan en escuelas separadas, lejos de las que ocupan sus hijos.
   Tercera. Lugar muy destacado lo ocupan quienes preconizan una escuela donde el objetivo sea la asimilación forzosa. Como somos los mejores, –piensan ellos– como nuestro modelo de sociedad es el más perfecto del mundo, convirtamos a los salvajes a la verdadera fe e impongámosles nuestra lengua, nuestras costumbres y nuestras tradiciones. Para ello, la escuela se convierte en banco de pruebas. En la escuela se enseña una historia especialmente manipulada donde, desde siempre, lo nuestro ha sido lo mejor y lo de los demás es baratija de poca importancia. Se impone por la fuerza la lengua del territorio y se le concede a la cultura de origen un valor más folklórico que consustancial a la vida misma de estas personas.
   Cuarta. La sociedad de acogida, así como la escuela, deben propiciar la integración de los inmigrantes y de las minorías étnicas y culturales. Integración que se debe realizar conservando sus costumbres y creencias “en la medida en que no atenten contra los principios y valores fundamentales de aquella”, dice el profesor Sánchez Cámara.
   Ronald Lee es un líder gitano canadiense, culto, que dice de sí mismo que los sufrimientos, la tragedia y el humor forman parte de su vida y de su búsqueda del reconocimiento y la igualdad en el país en que nació: Canadá. Pero reconoce que después de tanto luchar no ha conseguido ni una cosa ni la otra. En su novela “Maldito Gitano” hay un párrafo de especial relevancia a propósito de la integración de nuestra cultura en la cultura de los gadyè como condición indispensable para vivir mejor. De una entrevista que concedió, junto con su mujer, a una periodista canadiense, entresaco el siguiente pasaje:
   –“Pero vamos a ver –argumentó la señorita Percival–. Los gitanos también pueden aprender. Si los hijos de ustedes fueran a la escuela tendrían las mismas posibilidades que cualquier otro niño.
  
La miré.
   -Yo he hecho estudios y también mi mujer. No es una cuestión de estudios, amiga mía, se trata más bien de una cosilla que se llama prejuicio racial y miedo a lo desconocido. Los gitanos serán asimilados al final, como cualquier otra minoría, pero se integrarán por el camino de los bajos fondos, el vicio y la destrucción de su cultura y dignidad humana, nunca como gitanos. El gitano, por el mero hecho de su existencia, supone una negación de todos los valores hipócritas por los que la sociedad siente tanto apego. No pueden dejarlo vivir tal como es, es preciso lobotomizarlo como a cualquier otro negro o ser inferior antes de que pueda entrar en el mundo del hombre blanco”.1
   Quinta. Finalmente está la solución multiculturalista. Una escuela, defensora de las identidades culturales de cada uno de los grupos humanos que la integran, donde la línea divisoria entre lo que facilita la convivencia por la tolerancia mutua, o la destruye por el enfrentamiento entre opciones de costumbres irreconciliables, es extremadamente débil y sinuosa.
   Mariano Fernández Enguita, que es Catedrático de Sociología en la Universidad de Salamanca, se ha pronunciado con extraordinaria claridad a este respecto. “La institución escolar, nacida con fines asimilacionistas, se enfrenta ahora al reto de responder a la multiculturalidad, una vez que pasamos de la asimilación a la tolerancia y de ésta al reconocimiento. En España, ésta surge de las migraciones interiores y exteriores y del reconocimiento de la minoría gitana. Pero, si la multiculturalidad es un hecho, el multiculturalismo es un error. La convivencia exige el reconocimiento de los derechos civiles, políticos y sociales, pero requiere, a la vez, un esfuerzo por comprender al otro y por tomar lo mejor de él: esto es el interculturalismo, como proyecto.
   Ante el desafío desigual y cambiante de la multiculturalidad, la respuesta de la escuela no ha de venir tanto desde la política o la administración como desde los centros y los profesionales sobre el terreno, lo cual implica ciertas visiones de la organización y de la profesión”.2 No puedo evitar acordarme, cuando el profesor Fernández Enguita dice, a mi juicio con razón, que la solución ha de venir de la mano de los maestros y de los profesionales de la enseñanza más que de la Administración, que para que esto sea posible habría que poner en práctica aquello que decía Machado: “Barrer de la arena pública a una pandilla de políticos ineptos e inmorales será siempre una obra santa”.
   Pero la polémica sigue ahí siendo fiel reflejo de la división que hoy se observa en la propia sociedad europea y española. Todavía están latentes los ecos del escándalo producido por la negativa de un padre marroquí a escolarizar a dos de sus hijas en San Lorenzo del Escorial porque la Comisión de escolarización de la zona oeste de Madrid se empeñó en llevar a las niñas a un centro religioso. O la polémica suscitada en Girona porque otra familia musulmana sacó a sus hijas del colegio porque las asignaturas de gimnasia y música son contrarias, según el padre de las niñas, Mohamed Hajou, a los preceptos del Corán. Todo ello sin olvidar el gravísimo conflicto suscitado en Baracaldo cuando 633 alumnos de un colegio religioso boicotearon la entrada de tres hermanos gitanos de 3, 7 y 8 años. Es sumamente alarmante comprobar la poca defensa que encontraron los tres niños gitanos por parte de los padres de los otros niños del colegio. En votación secreta, la asamblea de padres, en presencia de sus hijos se manifestó así con respecto a la admisión de los niños gitanos: 438 votos en contra, 29 a favor y 163 abstenciones.
   En esta ocasión hemos de manifestar nuevamente que los números cantan.

Juan de Dios Ramírez Heredia


Notas bar

1.- 1.- LEE, Ronald. Maldito gitano. Ediciones Alfaguara, S.A. Madrid. 1982. Pág.124
2.- FERNÁNDEZ ENGUITA, Mariano. La educacion intercultural en la sociedad multicultural. Organización y Gestión Educativa, 2001. Nov-Dic. Págs. 3-7.

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

. Los gitanos en China, por Moisés Stankowich
 

Este artículo viene a completar en cierta manera el que publicó el profesor Yang ZhuJiu titulado Gitanos en la dinastía Yuan. Yang nos mostraba cuáles podían ser los posibles orígenes de la presencia gitana en China. También en China, el imaginario colectivo sigue atribuyendo a la cultura gitana un rosario de características negativas, fruto sobre todo de la poca voluntad de superar la ignorancia.
   El autor cuenta el testimonio de una funcionaria a quien entrevistó en la década de los ochenta: “Cuando me hiciste las preguntas, me sentí un tanto extrañada y me di cuenta de que los chinos conocemos bien a otros pueblos y culturas del mundo: a los norteamericanos, a los europeos, a los coreanos, a los japoneses, a los judíos, incluso a los musulmanes, pero apenas a los gitanos del mundo. Sinceramente, nunca había oído hablar de los gitanos en China”. Moisés Stankowich deja abierta la puerta a posibles interpretaciones, al mismo tiempo que abre las puertas a la superación de la ignorancia sobre los gitanos en China
.

Sterilized for being Roma, Moisés Stankowich
 

In a way, this article comes to complete the one professor Yang ZhuJiu titled Gypsies in the Yuan Dinasty. Yang showed us which might have been the possible origins of gypsy presence in China. Also in China, the collective imaginary continues to attribute a string of negative characteristics to the gypsy culture, fruit of the little will to overcome ignorance.
   The author gives us the testimony of a Chinese civil servant whom he interviewed in the eighties: “When you asked me the questions, I felt a bit surprised and I realised that the Chinese know other peoples well: the North Americans, the European, the Korean, the Japanese, the Jews, even the Muslims, but hardly the Gypsy people in the world. Frankly, I had never heard of the Gypsies in China”. What looks clear is that in the North of China there exist some of the most negative clichés about Gypsy culture, together with a fascination for their way of life. Moisés Stankowich leaves the door open to possible interpretations, and at the same time he leaves the doors open for the overcoming of ignorance about the Gypsies in China..

Le roma an Chìna, Moisés Stankowich
 

Akava artiklo avillel ka te sarav an sogòdi tchand so pukandel o siklarno Yang Zhujiu anavde Roma and i familja ekraje Yuan. Yang sikèlas amènge save shaj te sinav le shajutne arakhadjipe katar i shinarimos romani an Chìna. Vi an Chìna, o godarèsko kolektivo plastarel enturindòj ka i kultùra romi jekh meriklengeri katar karakterìstike negisarèski, dolèsko pa sa katar i tsiri oropendi katar te nakhelav i bidyanelimos.
   O avtòro phenel o svidetsia katar jèkhi kàdri ka kon rakerdas and i deshibersh katar le oxtovardesh: “Kàna kerdes man le putchimàta, xatchardem man mirisardi thàj diem mànge avel katar ke le chine dyanelas mishto ka avere dyenipe thàj kultùra katar lùma: ka le “norteamerikàme”, ka le “europune”, ka le “koreanikano”, ka le “japoneses”, ka le dyute, èvi ka le musulmàne, ami burral ka le roma katar lùma. Tchatches, nivar sas les xundo te arakerav katar le roma an Chìna”.
   So si dudano si ke gadyen and o nòrdo katar Chìna varekone katar le tòpike màj negisarèske nakrisakes enturarde ka i kultùra romi, k o tsiro ke jèkhi sogòdi tchovaxanipen per lèsko tchand katar te sinav thàj katar te trajav. Moisés Stankowich mukel puterdi i vudar ka shajutne sikipe, k o vipal tsiro ke putrel le vudaré ka i nakhelipen katar i bidyanelimos pa le roma an Chìna..


Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

. Los gitanos en los campos de muerte nazis, por Ricardo Angosto García

 

Con motivo del recuerdo de lo que significó el Holocausto, consciente de lo poco que se ha hablado del Holocausto gitano o ‘porrajmos’ y del sufrimiento de los romà durante el nazismo en los campos de concentración, el autor Ricardo Angosto nos transporta con este artículo por un recorrido a través de la historia.
   A partir de las bases doctrinarias del nazismo redactadas en el Mein Kampf (Mi lucha) de Hitler, fundamentadas en las tesis racistas de Friedrich Ratzel; Ricardo Angosto nos cuenta las atrocidades infligidas a los gitanos a lo largo de los años previos a la II Guerra Mundial, durante la Guerra y las consecuencias que hasta la fecha han acompañado el doloroso recuerdo de los supervivientes gitanos así como de sus descendientes. No fue hasta 1982 que Alemania reconoció los crímenes perpetrados contra los gitanos por los nazis.

Roma in Nazism concentration camps, Ricardo Angosto García
 

On the occasion of the memory of what the Holocaust meant, aware of the little that has been said about the Roma Holocaust or“porrajmos” and of the suffering of the Roma during Nazism in the concentration camps, the author Ricardo Angosto takes us with this article in a journey through history.
   From the doctrinaire basis of Nazism drafted in Hitler’s Mein Kampf, which were based on the racist thesis of Friedrich Ratzel; Ricardo Angosto explains to us the atrocities inflicted to the Roma during the previous years to World War II, during the War and the consequences that have up to date accompanied the distressing memory of the gypsy survivors as well as of their descendants. It was not until 1982 that Germany admitted the crimes perpetrated by the Nazis against the Roma.

Le roma and e umala katar meripen“nazis”, Ricardo Angosto García
 

Sat triabimos katar reperipen katar o ke mandavdas o Holokausto, gogi katar o tsira ke arakerdas pe katar holokausto romano ja porrajmos thàj katar dukha katar le rromà dyikaj o “nazismo” and e umala katar kidipen, o avtòro Ricardo Angosto ligarel amèmge sat akava artiklo per jekh phirdo mashkar katar i història.
   Ka te teljav katar le purnipe siklarèske katar “nazismo” iskirinarda and o Mein Kampf (mùri tchingaripen) katar Hitler, bazutda and e tèsis ratsèske katar Friedrich Ratzel; Ricardo Angosto phenel amènge le dosha dutisdas ka le roma ka so lùngo katar le bèrge èrste ka i II Maripen Lumiàti, dyikaj i maripen thàj le doleskia sos dyi i data sarsalde o dukhando reperipen katar le trajisarde roma kadial sar katar lèske hulistre. Nas dyi 1982 ke Alemania printcharda le mudaripe kerdile mamui le roma vash e “nazis”.

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

Propuestas de las organizaciones gitanas al anteproyecto de Ley Orgánica de Educación
 

En este documento quedan explícitas las propuestas que las organizaciones gitanas hicieron al anteproyecto de Ley Orgánica de Educación del 30 de marzo de 2005. Los gitanos y gitanas contribuyen en cada Capítulo, Título, Disposición del anteproyecto de Ley con sus aportaciones, puntos de vista y discrepancias para la mejora del texto. Cabe destacar, como ejemplo, la siguiente aportación: “Sería necesario que el Currículo Oficial de Primaria y Secundaria apareciera el Pueblo Gitano como un grupo con identidad cultural al mismo nivel que las culturas y nacionalidades con territorialidad en el Estado español”.
   Algunas de las prioridades que proponen los gitanos son: evitar la segregación; potenciar el acceso a la Educación Infantil de la población gitana; necesidad de una evaluación de los programas de seguimiento escolar; necesidad de publicación de materiales de cultura gitana y materiales didácticos. Merece la pena leer este documento con el máximo interés por la claridad con que los romà exponen las deficiencias educativas que limitan su crecimiento educativo y cultural
.

Proposals from Gypsy organisations to the draft organic bill of Education
 

The proposals that Gypsy organisations made to the draft organic bill of Education dated March 30th, 2005, are explicitly posed in this document. The roma and romna contribute in every Chapter, Title, Disposition of the draft bill with their contributions, points of view and discrepancies for the betterment of the text. One should highlight, as an example, the following contribution:“It is necessary for the Official Primary and Secondary Curriculum that the Gypsy People should appear as a group with cultural identity at the same level as the cultures and nationalities with a territory in the Spanish State.”
   Some of the priorities the roma suggest are: to avoid segregation; to foster access to education for Gypsy children; the need of a monitoring of school follow up programmes; the need to publish material on roma culture and didactic materials. It is worth reading this document attentively for the clarity with which the roma express the educational deficiencies that restrict their educational and cultural growth.

Propozitsia katar le Organizatsia Romna k o Angliprojekto katar Liri Sarokatèski katar Siklaripen
 

An akava dokumènto atchen dudane le propozitsia sos le Organizatsia Romna kerde k o Angliprojekto katar Liri Sarokatèski katar Siklaripen katar 30 katar tirderàj katar 2005. Le roma thàj romna kostiñen an sako sheraj, naman, zakòno katar Angliprojekto katar Liri sat lèske diñipe, múke katar dikhipen thàj bioxaripe vash i latcharipen katar teksto. Rasel te barav, sar misalake, i telaluno diñipen: “Te avèlas trebutno ke o kurrikulum ofitsialo katar primarni thàj duiti te iklèlas les o Them Romanò sar jekh grùpa sat identipen kulturikano k o vipal nivo ke le kultùra thàj themeskipe sat phuvakimos and o Them serseno”.
   Sogoda katar le brotobime sos prethoen le roma si: Te nagarar i phageripen; te zorelav o stilipen ka i siklaripen tchavèngo katar i dyenipen romi; trebipen katar jèkhi molipen katar le progràmi katar palyeripen skolano; trebipen katar publiasipen katar dogèske katar kultùra romani thàj dogèske rumexèske. Moliovel i dukh te drabarav akava dokumènto sat o maksimàlo interesipen vash i dudepen sat ke le rromà sikavelen le dosha siklarèska sos gaten lèsko barjuripen siklarèsko thàj kulturikano.

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

Relaciones interétnicas y comercio ambulante. De la discriminación a la globalización, por Ignacio R. Mena Cabezas

 

La pervivencia histórica  de estereotipos negativos sobre los gitanos ha sido un elemento conformador fundamental de las relaciones interétnicas. Un repaso breve a la historia de esos procesos nos servirá como introducción para ofrecer un panorama general de los enfoques teóricos sobre el espacio de las relaciones interétnicas. Hay que aclarar que nuestro interés por las relaciones interétnicas, que merecerían un estudio más largo y específico, es aquí sólo transversal, y busca clarificar la situación y características de los mercadillos ambulantes en relación con los espacios públicos, es decir, comprender la significación del comercio ambulante dentro del contexto general de las relaciones interétnicas, la marginación y los procesos de integración social que afectan a los gitanos. La singularidad de los mercadillos consiste en su capacidad para mostrar las tensiones y conflictos del espacio social. Los mercadillos ambulantes, como espacios de interacción económica y social específicos, requieren también que nos detengamos en la articulación de los procesos de globalización mundial con las estrategias culturales locales. En este sentido, el comercio ambulante es entendido como una estrategia cultural adaptativa en relación con procesos macrosociales.     

Interethnic Relations and Travelling Commerce. From Discrimination to Globalisation, Ignacio R. Mena Cabezas
 
The historical survival of negative stereotypes about roma has been an essential shaping element of interethnic relations. A brief review at the history of those processes will serve us as an introduction to offer a general overview of the theoretical approaches on the space of interethnic relations. We must make clear that our interest in interethnic relations, which would require a longer and more specific study, is here only transverse, and it looks to clarify the situation and the characteristics of travelling markets in relation to public spaces; that is, understanding the meaning of travelling commerce within the general context of interethnic relations, margination and the processes of social integration that affect the roma.
   The singularity of the markets consists in its capacity to show the tensions and conflicts of social space. Travelling markets, as specific spaces of social and economic interaction, also require that we stop to look at the creation of the world globalisation processes with local cultural strategies. In this sense, travelling commerce is understood as an adaptive cultural strategy in relation to macro-social processes.
Niparipe mashkarselikana thàj shefto tchalavarkero. Katar i diskriminatsia ka i gleripen, Ignacio R. Mena Cabezas
 
I plastarar sat given historikani katar estereotìpe negisarèske pa le roma sas jekh elemènto chomarno temelutno katar le niparipe mashkarselikana. Jekh renakelipen xarno ka i història katar okola butaripe madyutèla amènge sar andredipen vash te inzarav jekh dikhipen ginivalo katar le orthome sobachatèske pa o shutsiben niparipe mashkarselikana. Isi ke te xelarav ke amaro interesipen vash e niparipe mashkarselikana, ke te moliovènas jekh stùdio màj lùngo thàj parelo, si akòi korkòro and trushul, thàj rodèl te udutav i pilipen thàj karakterìstike katar le pazarre tchalavarkere an niparipen sat le shutsibe gavèske, si te phenav, te halovav i mandavipen katar shefto tchalavarkero andre katar ankeripen ginivalo katar le niparipe mashkarselikana, i marginalizàtsio thàj le butaripe katar integripen sotsialno so paxaben ka le roma. I phirnimos katar le pazarre soralèl an lèski theripen vash te sikav le tsardipe thàj billape katar shutsiben sotsialno. Le pazarre tchalavarkere, sar shutsibe katar mashkarkeripen ekonomikani thàj sotsialno parele, manguen vi ke te astaras amènge and i thamisipen katar le butaripe katar gleripen lumiàti sat le butyaripen kulturikane thanutne. An akava mandài, o shefto tchalavarkero si halovdo sar jèkhi butyaripe kulturikano adaptisèski an niparipen sat butaripe barosotsialne..
Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen

Don Juan Valera y los gitanos, por Antonio Gómez Alfaro
 

A pesar de la tesis defendida por el profesor Carlos Clavería, los gitanos son una referencia habitual en la obra del escritor don Juan Valera. El autor de este artículo, el periodista y escritor Antonio Gómez Alfaro, muestra la importancia dada por Valera a esta etnia, tanto en su obra literaria, como en la producción epistolar y periodística. Gómez Alfaro ejemplifica esta presencia a través de múltiples citas y extractos de la obra del escritor egabrense.
   A través de la obra de Valera se reflejan los sentimientos contradictorios que históricamente han acompañado las relaciones de los gitanos con la sociedad mayoritaria e incluso puede decirse que el escritor participaba de los tradicionales estereotipos antigitanos que impregnan la literatura clásica española, que tan bien conocía.
   Especialmente remarcable es el papel de los gitanos en su última novela, Morsamor, una historia de amor y desamor entre el protagonista, Miguel de Zuheros, y Beatriz “la gitanilla”
.            

Mr. Juan Varela and the romà, Antonio Gómez Alfaro
 

Despite the thesis professor Carlos Clavería defends, the roma are a common reference in the works of the writer Juan Varela. The author of this article, the journalist and writer Antonio Gómez Alfaro, shows the importance Varela gives to this ethnic group, both in his literary work as well as in his journalistic and epistolary production. Gómez Alfaro exemplifies this presence by means of multiple quotes and excerpts from the work of the writer from Cabra, Cordova.
   Contradictory feelings are reflected in Varela’s work, feelings that have historically accompanied the relations between the roma and the majority society and we could even say that the author participated in the traditional antigypsy stereotypes which impregnate the Spanish classical literature he knew so well.
   The role of the roma in his last novel, Morsamor, is particularly remarkable. It is a story of the falling in love and out of love between the leading character, Miguel de Zuheros and Beatriz, “the little Gypsy”..

Don Juan Valera thàj le roma, Antonio Gómez Alfaro
 

Mamuj so i tèsis ferisardi vash o siklarno Carlos Clavería, le roma si jèkhi putcharipen sitcharèsko and i keripen katar lekhavno Don Juan Valera. O avtòro katar akava artiklo, o zhurnalkero thàj lekhavno Antonio Gómez Alfaro, sikel i vasnipen dini per Valera ka akaia ètnia, vi an lèski keripen literaturni, vi and i keripen epistolèski thàj zhurnarèski. Gómez Alfaro lampashel akaia shinarimos mashkar katar tchordane kharipe thàj xantsoripe katar i keripen katar lekhavno de Cabra.
Mashkar katar i keripen katar Valera limbiden pen le xatcharipe virud phenarèske sos historìkes sarsalde le niparipe katar le roma sat i gadyikani tchel barodèski ta èvi shaj te phenav pe ke o lekhavno achargonèlas katar le chirigèske estereotìpe virud romane sos kabyeren i tchinipen klasikani serseni, ke tran mishto printcharèlas.
   Sheral butsemnèsko si o lil katar le roma an lèsko palutni paramitchi Morsamor jèkhi història katar kamipen thàj bi kamipen mashkar o kerdarno, Miguel de Zuheros, thàj Beatriz “i chavorri”.
.

Volver al índice de autor Volver al índice de I Tchatchipen
 
Volver a índice I Tchatchipen