10.09.2013

Para los gitanos de Europa, el racismo empeora en tiempos de crisis econůmica

Para los 6 millones de gitanos de la UE, la recesión ha acrecentado la retórica populista contra los rromà

 

El 2 de agosto, el sol ardía mientras miles de rromà pobres esperaban por agua en la ciudad de Ozd, al noreste de Hungría. Las temperaturas se dispararon durante este mes, pero el alcalde Pal Furjes acusaba a los locales de malgastar el suministro de agua gratuita y de cerrar los suministros públicos de los que la comunidad dependía. Después de varios días, el gobierno húngaro por fin intervino y ordenó a Furjes que restableciera el agua en los barrios pobres, en los que muchos rromà viven sin electricidad.

Este episodio fue sólo el último ejemplo de la discriminación que sufren las comunidades gitanas en Europa. Un grupo étnico cuyos orígenes se remontan a las antiguas migraciones de la India. Los gitanos viven principalmente en Europa Central y del Este y, en ocasiones, se les denomina “gitanos” de forma peyorativa. Marginados desde hace mucho, los rromà frecuentemente carecen de educación y formación, y tienen una mayor propensión a estar desempleados, a vivir en la pobreza y a sufrir de unas malas condiciones de salud. También se percibe de manera desproporcionada que siempre están involucrados en delitos menores, cosa que alimenta su círculo vicioso de discriminación y exclusión social.

Lea más sobre este tema haciendo click aquí

Volver