Enrique Jiménez García,
nuevo Presidente de Honor de la Unión Romaní
por Tatiana Moret


Manuel García Rondón, Enrique Jiménez García, Juan de Dios Ramírez-Heredia, Jesús Cano Losada, Guillermo Carmona Heredia, miembros de la Junta Directiva saliente durante el inicio de la Asamblea General

12.09.2007 / La fundación Casa Patas de Madrid reunió el pasado mes de julio a los máximos representantes de la Unión Romaní y a diferentes representantes de las asociaciones federadas. El motivo principal de la reunión fue la celebración de la Asamblea General de la Unión Romaní, que se celebra cada tres años y persigue la renovación de cargos de la organización.

Nuevo cargo de Presidente de Honor

Enrique Jiménez García, primer Presidente de Honor de la Unión Romaní, se dirige a la Asamblea. Junto a él, Bartolomé Heredia, de la Linea de la Concepción, que ejerció las funciones de Secretario de la mesa que dirigió los debates de la Asamblea

   La Asamblea General supuso la aprobación de la propuesta de la nueva Junta Directiva, en la que destacó el nuevo cargo de Presidente de Honor, otorgado al hasta la fecha vicepresidente de la Unión Romaní Enrique Jiménez García. Jiménez García, que acogió el nuevo reto con gran emoción, recibió la ovación de todos los asistentes y las palabras de apoyo del actual presidente de la Unión Romaní Juan de Dios Ramírez-Heredia, del cual destacó “su brillante trayectoria al frente del pueblo gitano” y lo definió como “un gitano siempre fiel a la Unión Romaní”.
     La nueva Junta Directiva de la Unión Romaní contará de nuevo con la presidencia de Juan de Dios Ramírez-Heredia. En la vicepresidencia figurará Antonio Torres Fernández, y como secretario general responsable financiero Manuel García Rondón, que recalcó como principal objetivo de la organización el “generar ilusión entre los gitanos”. A lo largo de esta legislatura la tesorería correrá a cargo de Francisco Santiago Maya.
     La Unión Romaní se dividirá a partir de ahora en diferentes secretarías que cubrirán diferentes ámbitos de actuación. La secretaría de organización y de relación con asociaciones y federaciones, con Antonio Heredia Ortega al frente. Antonio Heredia, como nuevo responsable de esta secretaría, destacó su voluntad de ofrecer un buen servicio a todos los gitanos y gitanas. “Aspiro a que la Unión Romaní seamos esa organización genuinamente gitana que esté al servicio de todos los gitanos, de todas las asociaciones federadas y no federadas y que estemos allí donde los gitanos nos necesiten”. La secretaría de juventud se dividirá en dos campos de acción, el de intervención, al mando de Guillermo Carmona Heredia, y el de promoción, con Ruth León Gabarre al frente. Guillermo Carmona apuntó la importancia que tiene la juventud en el futuro del pueblo gitano, y explicó que su tarea es “que la juventud gitana se implique mucho más en el movimiento asociativo”. La secretaría de instituciones políticas e instituciones correrá a cargo de José López Salazar, que no estuvo presente en el nombramiento pero del cual se destacó su polivalencia y su gran aptitud política, de seguro favorable para el nuevo cargo que va a desempeñar en esta nueva legislatura. La secretaría de la mujer será presidida por Carlota Camacho Santiago, mientras que la secretaría de medios de comunicación e imagen contará con Mariano González Carbonell como responsable. González Carbonell espera que al frente de esta secretaría pueda “elevar el estatus del pueblo gitano, que es lo que necesita”. La secretaría de cultura estará en manos de Juan Heredia Fernández, que aún y no estar presente en el nombramiento se le definió como excelente candidato al cargo de esta secretaría como hombre autodidacta, amigo de todos los artistas gitanos y persona con grandes inquietudes. La secretaría de finanzas contará por vez primera con una mujer, María Rubia Jiménez, de la misma manera que la secretaría de formación e información, que será presidida por Celia Gabarri Lozano. La Unión Romaní a partir de ahora contará con una comisión de ética y régimen interno, que será encabezada por Jesús Cano Losada. Jesús Cano quiso recalcar la que considera como necesidad principal de la organización. “La Unión Romaní debe preocuparse más por los recursos económicos para poder de tal manera ayudar más al pueblo gitano”, pronunció ante los asistentes. Por último, la secretaría de apoyo estará formada por Raúl Jiménez Salazar y José L.Clavería Jiménez.

Consejo Gitano

    
En el transcurso de la Asamblea también quedó aprobado el que será el futuro Consejo Gitano, formado por 10 gitanos mayores de 55 años que velarán la actuación de la Junta Directiva siempre y cuando lo consideren oportuno. Entre los componentes del Consejo Gitano, que fueron consensuados mediante el voto los asistentes a la Asamblea, figuran: Ramón Jiménez Jiménez (País Vasco), Antonio Cano Iglesias (Castilla La Mancha), Ricardo Hernández Escudero (Navarra), Antonio de la Cruz Heredia (Madrid) y Pedro Pérez Pérez (Sevilla). Tal y como se pronunció en el transcurso de la asamblea, la Junta Directiva en su próxima reunión elegirá a los 5 miembros restantes. Se destacó el importante papel que debe tomar en el futuro el Consejo Gitano en la toma de decisiones de la Junta Directiva.

Comité Nacional

    
La lista de miembros Comité Nacional de la Unión Romaní, órgano de gobierno que realiza sus funciones entre asamblea y asamblea también quedó aprobada en el transcurso de la reunión con los siguientes nombres: Jaime Cano Cano (Toledo), José Eugenio Serrano Vázquez (Madrid), Manuel Jiménez Borja (Sevilla), Rafael Borja Muñoz (Burgos), Jerónimo Fernández Cortés (Albacete), Manuel Fernández Fernández (Barcelona), Juan David Santiago (Alicante), Maria del Carmen Carrillo (Jaén), Juan Bautista Vila (Baleares) y Rafael Cortés.
     La Asamblea fue inaugurada por las palabras del presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia acerca los puntos importantes que debe asumir la organización en la actualidad. “Es necesario un análisis de la realidad gitana hoy en Europa y en el mundo, para a continuación poder fijar unas líneas maestras de cara al futuro del movimiento gitano”, comentó Juan de Dios Ramírez-Heredia estableciendo el punto de partida de la Asamblea. “Estamos ante un momento crucial de la realidad gitana”, un momento en el cual según el Presidente la población gitana es susceptible de tomar o no las riendas de su propio futuro. También destacó la necesidad de culturización del pueblo gitano como un punto clave para su evolución, argumentando que “un pueblo que no es culto puede ser fácilmente dominado”. Señaló como punto de partida importante para esta evolución el cambio y la adaptación de algunos aspectos de la ley gitana, puesto que, según sus palabras, “hay que seguir siendo gitanos, pero gitanos del 2007”. Y son, según el Presidente, precisamente estos cambios la gran asignatura pendiente de la Unión Romaní, que debe impulsarlos des del interior, “desde los gitanos y gitanas de la Unión Romaní”.
     También se hizo hincapié en el actual aumento de la población gitana rumana en España, como oportunidad positiva para sentar unas renovadas bases del movimiento gitano.

    


Manuel García Rondón, reelegido Secretario General, rinde cuentas con diapositivas de la gestión realizada.

     Manuel García Rondón, actual Secretario General de la Unión Romaní, advirtió de la “salud precaria de la organización en la actualidad”, y animó a todos los miembros de la organización y de las asociaciones federadas “a ayudar a sanarla”, ofreciendo un panorama favorecedor, puesto que, según palabras del Manuel García Rondón, “tenemos la juventud mejor preparada del colectivo gitano actualmente”.

Nuevos retos de la Unión Romaní
    
Entre los nuevos retos que se establecieron en la Asamblea General como esenciales para la Unión Romaní figura la consecución de nuevos programas de financiación, potenciando de esta manera la labor de la secretaría de finanzas. Según palabras del Presidente de la Unión Romaní se trata de un desafío primordial “si la Unión Romaní quiere ser una organización potente, capaz y representativa”.
     Otra de las propuestas que marcó la Unión Romaní en esta última asamblea es la realización de una asamblea general extraordinaria para determinar el futuro de la Unión Romaní y el futuro del pueblo gitano. Todos los miembros de la asamblea coincidieron en fijar como período óptimo para su realización el primer semestre del próximo año, antes de la celebración de las próximas elecciones generales tanto estatales como autonómicas.
     En relación a este objetivo, la asamblea señaló la importancia que tiene la renovación del libro baluarte de la Unión Romaní, “Fundamento del pensamiento gitano hoy”, para poder adaptarlo a la situación actual del movimiento gitano. Otro punto que la asamblea valoró como esencial a la hora de convocar una próxima asamblea extraordinaria es la importancia del trabajo en red entre las distintas organizaciones.


Algunos miembros de la Junta Directiva

Pulse aquí para ver la composición de la nueva Junta Directiva

Volver