Uniˇn RomanÝ imparte el primer curso de roman˛-kal˛

     29.12.2006 / Unión Romaní ha organizado el primer curso de romanò-kalò, la lengua internacional del pueblo gitano en la variante de los gitanos españoles. Este curso piloto de introducción a la lengua gitana se ha llevado a cabo en La Línea, Cádiz, durante tres días (13, 14 y 15 de noviembre) y se ha estructurado en 15 horas de clases presenciales y 30 horas no presenciales consistentes en el envío de información, material y ejercicios a los participantes en las semanas posteriores al curso presencial.
   El vicepresidente de la Mancomunidad de Municipios, Miguel Tornay, y el presidente de Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia, presentaron la iniciativa. Tornay señaló que “esta actividad formativa busca dar solidez a la historia del pueblo gitano a través de su lengua como elemento fundamental”. Ramírez-Heredia destacó que se trata de un proyecto pionero en España que además forma parte del Plan de Desarrollo Gitano que gestiona la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar. “Tengo mucha fe en esta experiencia y he querido vivirla personalmente”, señaló Ramírez-Heredia, que fue uno de los tres profesores del curso, junto con Nicolás Jiménez y José Antonio Plantón.
   El presidente de Unión Romaní explicó que el objetivo de esta iniciativa es hacer de la lengua gitana un elemento comunicador y añadió que el vocabulario que se enseña a los alumnos es el resultado de 35 años de investigación. “La idea es conservar palabras del kalò que hemos aprendido en nuestras casas y todas aquellas que no conozcamos extraerlas del romanò, cosa que perimitirá entenderse con cualquier gitano del mundo”, explicó Ramírez-Heredia.
   En todo caso, esta primera edición del curso era sólo una aproximación introductoria a esta lengua e iba principalmente dirigido a maestros o profesores que pudieran tener alumnos gitanos o a gitanos que quisieran introducirse en el estudio de su lengua. Finalmente, participaron activamente 18 alumnos, gitanos y gitanas en su inmensa mayoría.
   Finalizado el primer curso de estas características y del cual Unión Romaní hace una valoración “muy buena”, las perspectivas son de repetir. “Esta experiencia no puede quedarse en anecdótica. El reto está en seguir haciéndolo en el máximo de localidades posibles”, exlica Ramírez-Heredia. Además, se está trabajando para que de la labor realizada para preparar el curso puedan salir una serie de materiales didácticos. Con el mismo fin de dar a conocer la lengua gitana y acercarla a todos los públicos, Ramírez-Heredia está trabajando en la publicación de una gramática y en un diccionario romanò-español.

Volver