1-15 de enero de 2007. Número 426

 

 

Carta abierta de las ‘gens du voyage’
a las autoridades francesas

     1-15.01.2007 / Carta abierta al señor Presidente de la República, señor Ministro de Justicia, señores Presidentes de los grupos parlamentarios de la Asamblea Nacional, señoras y señores Diputados; copias al señor Ministro de Empleo y Cohesión Social, señor Ministro de la Exclusión.


París, 17 de noviembre de 2006

El número de espacios acondicionados en el territorio nacional para la recepción de las ‘gens du voyage’ (viajeros) sigue siendo muy insuficiente hasta ahora respecto a las necesidades contabilizadas en el conjunto de los planes departamentales establecidos a tal efecto mediante la ley de 5 de julio de 2000.
   Ante una necesidad total estimada en 40.000 lugares, alrededor de 8.000 están oficialmente disponibles hoy, lo que representa menos del 20% del objetivo indicado, más de 6 años después de la aprobación de esta ley.
   Esta escasez es consecuencia del fallo, o incluso de la oposición de los representantes políticos locales, que son los únicos responsables de la no realización de estas áreas, requeridas por la ley.
   Por lo tanto, las posibilidades para las personas que viven en caravanas de estacionar de manera regular es más que reducida y esto obliga inevitablemente a estas familias a instalarse sobre terrenos disponibles no previstos a tal efecto, a falta de lugares legales.
   A pesar de esta constatación compartida por todos y asumida por el Estado, el Gobierno y el Parlamento ya decidieron en 2003, en la ley de seguridad interior, reforzar las sanciones contra las instalaciones de ‘gens du voyage’ fuera de las áreas autorizadas. En cambio, ninguna condena está prevista para los alcaldes que se niegan a ajustarse a la ley que les impone realizar estas áreas.
   Tales medidas siguen siendo injustas e irresponsables. Echan el oprobio sobre los que sufren diariamente esta falta de lugares mientras que no son más que las víctimas, y crean un clima de tensión perjudicial para todos.
   En el proyecto de ley relativo a la prevención de la delincuencia en debate a la Asamblea nacional, que por otra parte denunciamos en su globalidad, una enmienda presentada por el Sr. Hérisson, adoptada por el Senado, marca una nueva etapa suplementaria en lo inaceptable. Prevé que en caso de estacionamiento irregular, el alcalde o el propietario del terreno ocupado pueda pedir al prefecto un emplazamiento contra los ocupantes para abandonar el lugar en un plazo que puede reducirse a 24 horas. Las familias pueden entonces, en ese mismo día, pedir su anulación al tribunal administrativo, recurso que quedaría en suspensión el tiempo que el tribunal tiene para resolver el caso, 3 días. Si no, o a falta de salida voluntaria, el prefecto tiene poder para decidir proceder a la evacuación forzada del terreno.
   Este proyecto de artículo, si fuera aprobado en el Parlamento, afectaría muy seriamente a los derechos fundamentales de las ‘gens du voyage’. Por una parte, a causa de la supresión de la intervención previa de la autoridad judicial, que está con arreglo al artículo 66 de la Constitución garante del respeto de las libertades individuales, en beneficio de una única posibilidad de recurso administrativo a posteriori. Por otra parte, debido al ataque obvio al principio de inviolabilidad del domicilio, ya que aquí las caravanas constituyen la vivienda permanente de las ‘gens du voyage’, que podrían ser evacuadas sin ningún control del procedimiento por parte del juez judicial, lo que ya había recordado el Consejo Constitucional en 2003. Finalmente, por la ruptura de la igualdad de los ciudadanos ante la Justicia con ataque a los derechos de las ‘gens du voyage’ con plazos de recurso que pueden variar de una situación a otra, de un prefecto a otro, y que pueden reducirse a un único día.
   Esta es la razón por la que les pedimos urgentemente intervenir con el fin de retirar estas disposiciones anticonstitucionales que reducirían aún más la ciudadanía de las ‘gens du voyage’ y estigmatizarían a personas que sólo aspiran a la igualdad de derechos.
   Asociaciones y organizaciones signatarias: Association nationale des Gens du Voyage catholiques (ANGVC), Association pour l’accueil des Voyageurs (ASAV), Comité Catholique contre la Faim et pour le Développement (CCFD), Fédération des associations pour la promotion et l’insertion par le logement (FAPIL), Fédération nationale des associations solidaires d’action avec les Tsiganes et Gens du Voyage (FNASAT), Groupe d’Information et de Soutien aux Travailleurs Immigrés (GISTI), Ligue des droits de l’Homme (LDH), Mouvement ATD Quart Monde, Mouvement contre le racisme et pour l’amitié entre les peuples (MRAP), Rencontres Tsiganes, Réseau Ras l’front, Syndicat de la Magistrature, Union socio-éducative Tzigane d’Aquitaine (USETA 33).

 

‘Travellers’ irlandeses visitan la Unión Romaní
por Eva Queralt

     1-15.01.2007 / Una amplia representación del Clondalkin Travellers Development Group (CTDG) visitó la Unión Romaní durante un viaje de dos días a la capital catalana. Esta asociación de ‘travellers’ de la región irlandesa de Clondalkin, en la que vivien entre 150 y 200 familias ‘traveller’, organizaron este viaje para intercambiar experiencias con la Unión Romaní y pedir consejos para su lucha, menos consolidada por el momento que la del movimiento gitano español.
   Bernard Joyce, coordinador del grupo, explicó que su principal lucha es conseguir el reconocimiento legal de su cultura minoritaria en la legislación irlandesa. Además, trabajan por promover los derechos sociales, económicos, civiles, políticos y culturales de la comunidad ‘traveller’ como una etnia nómada minoritaria en el marco de la sociedad irlandesa.
   Además de Joyce, vinieron trabajadores y responsables de los programas de juventud, salud, vivienda y administración, acompañados por Isabel Allende, una joven española que ha trabajado durante dos años con ellos.
   Desde la Unión Romaní, el coordinador Francisco Santiago les atendió y durante dos horas contestó todas sus preguntas y resolvió sus dudas, a la vez que los representantes del CTDG explicaban los principales problemas de la población ‘traveller’ irlandesa y tomaban nota de prácticas que habían funcionado en España, en diferentes ámbitos, para intentar aplicarlas en su país.
   El CTDG, que forma parte del Irish Traveller Mouvement (ITM), destacó como uno de los pilares de su labor el trabajo en la calle con la propia comunidad ‘traveller’ para que los hijos continuen los estudios más allá de la educación primaria y entiendan la importancia que tiene la formación para su futuro.

 

España discrimina a los gitanos, según el EUMC

     1-15.01.2007 / El Observatorio Europeo contra el Racismo y la Xenofobia (EUMC), con sede en Viena, alerta que la comunidad gitana en España sigue sufriendo discriminación en la búsqueda de empleo, el acceso a la vivienda y la educación. Esto es lo que afirma en el ‘Informe anual de la situación sobre racismo y xenofobia en los estados miembros de la UE’, presentado el 28 de noviembre pasado y realizado con datos de 2004 y 2005, aunque el informe explica que España ha sido uno de los países que no ha aportado datos oficiales, junto con Grecia, Italia, Chipre y Malta. Así, el informe se ha basado en los datos aportados por ONG, como SOS Racismo y la Fundación Secretariado Gitano.
   En lo que respecta al pueblo gitano, el informe señala que vive en malas condiciones, que sigue siendo víctima en muchas ocasiones de segregación y que son relegados a vivir en guetos por parte de algunas autoridades municipales. En el caso de la educación, el observatorio indica que “en España existe una gran concentración de gitanos y estudiantes extranjeros en la escuela pública”. Se cita también un estudio centrado en Cataluña que dice que el 80% de los alumnos gitanos abandona el colegio antes de los 14 años, el 11% son analfabetos y sólo el 0,02% tiene estudios superiores. (De La Vanguardia y ADN)

 

Unión Romaní y la FEGAG fomentan
el asociacionismo gitano en Galicia

     1-15.01.2007 / Los gitanos gallegos están en peor situación y tienen más problemas de integración que los del resto de España. Ésta era al menos una opinión generalizada entre los asistentes al encuentro de asociaciones gitanas celebrado en Ourense los días 23 y 24 de octubre,  organizado por Unión Romaní y la Federación de Asociaciones Gitanas (FEGAG), en el marco del programa ‘Gitanos en Red’.
   “Por lo que nos cuentan los propios gitanos y por lo que percibimos en cada visita a Galicia aquí se dan todavía problemas muy graves que es necesario solventar”, declaró el presidente de Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia, en el acto inaugural del encuentro. Estos problemas son básicamente laborales por la dificultad de vivir de la venta ambulante, de absentismo escolar, y de vivienda, que se traduce en la persistencia de algunos poblados chabolistas. Este acto inaugural contó también con la presencia del presidente de la Diputación Provincial de Ourense, José Luis Baltar Pumar, del alcalde de Ourense, Manuel J. Cabezas Enríquez, y del presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas Gallegas, Raúl Jiménez Salazar.
   Durante los días de jornadas se animó al colectivo gitano a asociarse para luchar colectivamente por la mejora de esta situación y en la defensa de sus intereses. “Ya no es posible ser gitano en el aislamiento”, explicaba Ramírez-Heredia, ante el medio centenar de representantes de asociaciones gitanas gallegas que participaron en el encuentro.

Problemas en los mercadillos
Uno de los aspectos a mejorar que más se destacó a lo largo de los dos días fue la situación laboral de los gitanos gallegos. Ramírez-Heredia recordó que “no se puede ser libre si la nevera no está llena” y añadió que la mayoría de los gitanos gallegos tiene como única salida la venta ambulante. Por ello insistió en que “el ejercicio legítimo de este trabajo ambulante es el gran caballo de batalla en el que las instituciones locales son las que tienen competencias y tienen que colaborar, facilitando al máximo esta actividad que es la única salida para muchos gitanos”. Concretamente en Galicia, Ramírez-Heredia recordó que “hay alcaldes buenos, pero también nos consta que hay alcaldes malos, intrínsecamente malos, que ponen condiciones draconianas y todo tipo de dificultades para ejercer la venta ambulante”.
   Por todo ello, uno de los principales objetivos del colectivo gitano es precisamente dejar de depender de la venta en mercadillos, algo que se debe conseguir a través de la formación. Galicia mantiene una alta tasa de analfabetismo entre los 14.000 gitanos que viven en su territorio y el absentismo escolar continúa siendo una gran traba a superar. Para superar esta situación, en este encuentro se insistió en la necesidad de que los padres obliguen a los niños a acudir a la escuela. “No podemos exigir más y mejores colegios, si luego no mandamos a los niños”, advirtió Antonio Torres, director general de Unión Romaní.

Romanò en las escuelas
Una de las reivindicaciones del pueblo gitano que haría la escuela más atractiva para los niños gitanos es la introducción de la cultura y la lengua gitanas en los currícula escolares. De hecho, el alcalde de Ourense anunció en el acto inaugural de las jornadas que se potenciaría institucionalmente la enseñanza del romanò-kalò entre los escolares, igual como se hace también con otras minorías lingüísticas o culturales, propuesta que fue muy bien recibida entre el colectivo gitano. 
   Este tipo de jornadas, que Unión Romaní viene desarrollando en diversas capitales españolas y que por primera vez se desarrolló en Ourense, tienen como objetivo la creación de pilares para el intercambio de información a través de una red entre las organizaciones gitanas y mejorar así el conocimiento y coordinación entre ellas.
   En esta ocasión, el trabajo se estructuró en tres paneles. En el primero, dedicado a la política, se analizó la situación actual del pueblo gitano gallego y de su movimiento asociativo. Se intercambiaron experiencias sobre problemas para el acceso a la vivienda. En el ámbito laboral se habló de la situación en diferentes provincias y se valoró positivamente la creación de cooperativas.
   En el panel dedicado a la cultura se discutió sobre cultura gitana, la imagen social de los gitanos, la participación ciudadana, la educación y el romanò-kalò. El último panel se dedicó al planteamiento de nuevos retos y al diseño de un plan estratégico. Entre las conclusiones de las jornadas destaca el fomento del uso de las nuevas tecnologías para facilitar la comunicación entre las asociaciones gitanas, así como para difundir información sobre la cultura y la idiosincrasia del pueblo gitano al resto de población a través de la mejora de las páginas web de las asociaciones.
   Para finalizar el encuentro y como despedida improvisada, dos jóvenes se arrancaron por bulerías dándole un toque de arte a la clausura del evento. 

  

Antonio Gómez Alfaro recibe
en Olite el Premio Gaz Kaló

     1-15.01.2007 / Olite tiene un especial significado para los gitanos que residen en Navarra, después de que hace 500 años fueran recibidos en el Palacio Real por doña Blanca de Navarra, que les permitió el tránsito por estas tierras camino de Santiago de Compostela. Éste ha sido el motivo por el que los responsables de Gaz Kalo, Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra, escogieron esta localidad para entregar la segunda edición del premio que lleva su nombre y distingue las trayectorias personales y profesionales de personas que destacan por su aportación a la mejora y difusión de la cultura gitana.
   Antonio Gómez Alfaro se ha dedicado profesionalmente al periodismo desde 1956 y ha centrado su interés en la recopilación de documentación histórica, bibliográfica y hemerográfica, tanto nacional como internacional, sobre la comunidad gitana. Su labor investigadora se ha centrado en la historia del pueblo gitano y sus relaciones con la sociedad y los poderes públicos, en la formación de los prejuicios en el consciente e inconsciente colectivos, y en el papel de los medios de comunicación en la conformación de comportamientos.
   Así lo destacaron los miembros de Gaz Kalo, una asociación sin ánimo de lucro que aglutina a 14 asociaciones gitanas de Navarra y que tiene como finalidad impulsar la promoción, la identidad cultural y la imagen de la comunidad gitana.

En favor de la integración
La Federación contó con la consejera de Bienestar Social, Maribel García Malo, que fue la encargada de entregar el premio (una escultura y 2.000 euros aportados por el Gobierno de Navarra) a Antonio Gómez Alfaro. García Malo aprovechó el acto para asegurar que el Gobierno de Navarra considera “fundamental” la integración y la inclusión de todas las minorías y agradeció a Gaz Kalo la organización de eventos “que permiten conocer la riqueza cultural y humana de la población gitana”.
   Asimismo, y a petición del presidente de la Federación, José Jiménez, la consejera se comprometió a involucrar al departamento de Cultura del Gobierno foral en este tipo de encuentros.
   Antonio Gómez Alfaro es natural de Córdoba y vive en Arroyo de la Miel (Málaga). Aunque jubilado como periodista, continúa con su labor investigadora acerca de la población gitana. Sigue escribiendo sobre este tema, que ha centrado buena parte de su trayectoria profesional, y hoy cuenta con una de las bibliotecas más completas sobre gitanos, con documentación recogida de archivos nacionales e internacionales.
   Gómez, que prefiere no revelar su edad, propuso el 23 de abril como fecha para celebrar el Día del Gitano navarro. El 23 de abril de 1435 los gitanos entraron por vez primera en lo que hoy es la Comunidad foral y se reunieron con doña Blanca de Navarra en Olite.
   El premiado considera que la sociedad actual no utiliza correctamente el término integración cuando se refiere a los gitanos ya que, en su opinión, el pueblo gitano ha conseguido esa integración olvidando páginas negras de su historia en las que sufrió persecuciones. “El gitano quiere estar integrado. Sólo pide que se le reconozcan algunas creencias relacionadas con su cultura”, asegura. (De M. Medina. Diario de Navarra)

 

Fallece el Tío Casiano

     1-15.01.2007 / Manuel Silva Vázquez, más conocido entre la comunidad gitana como el Tío Casiano, murió la noche del viernes 10 de noviembre en el hospital Virgen del Rocío a causa de un ataque al corazón que había sufrido el martes. Tenía 82 años y una vida marcada por la lucha incansable por la promoción del pueblo gitano, del que era uno de los últimos grandes patriarcas no sólo en Sevilla, sino en toda España.
   Los restos mortales del Tío Casiano recibieron sepultura el domingo en el cementerio de San Fernando después de ser velados por familiares y amigos en el tanatorio, donde previamente se rezó un responso por su eterno descanso.
   Tratante de ganado y corredor (chalán, en el vocabulario gitano),  el Tío Casiano nació en Aldea Nova de San Vento (Portugal). Su origen luso, sin embargo, no fue más que un accidente biográfico, ya que toda su familia era de Extremadura. Desde la región vecina emigró con su mujer y tres hijos a Madrid, donde se estableció en el barrio chabolista de La Celsa antes de llegar definitivamente a las Tres Mil Viviendas hace unos 15 años. No obstante, su relación con la capital andaluza, donde residía buena parte de su extensa familia, fue una constante durante su vida.
   Según explicó a este periódico Manuel García Rondón, secretario general de Unión Romaní, la inquietud que marcó toda la existencia del Tío Casiano fue “buscar una vida mejor para el pueblo gitano”. Así, recordó el trabajo que realizó en el asentamiento chabolista de La Celsa en colaboración con las autoridades, llegando a ser durante muchos años “alcalde pedáneo” de un barrio para el que consiguió “escuelas para los niños y comedores”, además de luz eléctrica, agua corriente y sistema de alcantarillado. “Era un hombre de respeto que ha evitado muchos conflictos, más de los que la gente cree, aplicando la ley gitana; era muy respetado y no sólo en Sevilla: lo llamaban gitanos de toda España cuando tenían algún problema”, añadió el responsable de Unión Romaní.
   De su labor en Sevilla, García Rondón subrayó la creación, en la década de los 90, de la Asociación Nacional para la Ayuda al Pueblo Gitano, de la que fue presidente. El objetivo de esta organización era “la promoción y el desarrollo de la comunidad gitana en todos los ámbitos”, incluida la lucha contra el tráfico de drogas que, paradójicamente, marcó los últimos años del patriarca gitano. Su labor para prevenir el consumo de drogas entre el pueblo gitano fue reconocida incluso por la reina Sofía, que lo recibió en audiencia en 1993. (De Diario de Sevilla)

 

  

 

16-31 de enero de 2007. Número 427

 

Gaz Kaló presenta el Diagnóstico
sobre Programas de Mediación

     16-31.01.2007 / Sustituir las estrategias de educación entre iguales por la mediación intercultural, clarificar las funciones de la figura del mediador y adecuar su perfil a las nuevas necesidades de la comunidad gitana son algunos de los retos a los que se deben enfrentar las instituciones sociales, sanitarias y educativas de la Comunidad Foral de Navarra. Así se desprende del diagnóstico efectuado a los programas de mediación con la población gitana vigentes en Navarra, que fue presentado en noviembre en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) por su autor, Javier Arza, consultor social y profesor de la misma universidad. Con la elaboración de esta radiografía se pretende seguir trabajando para sustituir la desigualdad y la discriminación por la equidad y el reconocimiento cultural hacia la comunidad gitana.
   Después de varios años de experiencia en el trabajo y formación de mediadores interculturales, así como en el uso de estrategias de educación entre iguales y de mediación intercultural, la Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kaló planteó al Instituto Navarro de Bienestar Social la elaboración de un diagnóstico “para ver en qué momento se encontraba la figura del mediador y hacia donde debíamos dirigirla”. Con este objetivo se inició un trabajo en el que han participado las asociaciones, los mediadores y la población en general, así como los centros de salud, los centros educativos y los centros de servicios sociales. Así fueron enviados 69 cuestionarios y contestaron 28, lo que supone un 40,5%, “un porcentaje al que suele ser habitual en este tipo de encuestas”, indicó Arza. De esta implicación se congratuló Ricardo Hernández, responsable de Comunicación de Gaz Kaló, que agradeció “a todas estas personas su esfuerzo para poder mejorar el desarrollo de la población caló, así como para hacer una autocrítica, si es que es necesario”.
   Según Hernández, en los últimos años la comunidad gitana ha sufrido avances, pero también retrocesos. La educación continua siendo una de las cuestiones que más preocupa a las asociaciones gitanas ya que “aunque en Educación Primaria no hay prácticamente absentismo, en el paso a Secundaria la matriculación se reduce de forma considerable”. Las razones de esta falta de continuidad, afirmó Hernández, son que “por un lado, muchos de los padres de estos niños que abandonan los colegios no han estudiado y no saben cómo ayudarles e incentivarles a que sigan en la escuela, y por otro lado, el sistema educativo actual no ofrece respuesta a estas situaciones”. Se trata de que las dos partes implicadas hagan un esfuerzo y es en este momento cuando la figura del mediador o mediadora cobra especial relevancia.

Nueva estrategia
La estrategia de educación entre iguales fue la primera metodología utilizada en Navarra y “aún se bebe mucho de ella”, aseguró Arza. Sin embargo, y aunque es eficaz, posee un problema importante: sólo trata de cambiar a la comunidad gitana. Es por ello que desde hace unos años se trabaja por la implantación de la mediación, una nueva estrategia “más eficaz para alcanzar la competencia cultural y que trata de modificar las dos partes para rebajar los muros que les separan”. La figura del mediador es una tercera persona independiente, pero que carece de funcionalidad si se interpone o se identifica con una de las partes o si las dos partes se niegan a encontrarse.
   En Navarra hay alrededor de 20 mediadores, todos ellos de etnia gitana, que tienen como principal función conciliar la comunidad gitana con la sociedad mayoritaria. En general, son bien acogidos por ambas partes pero tras el diagnóstico se ha visto necesario garantizar una mayor eficacia de la mediación. Para ello proponen clarificar las funciones de esta figura, avanzar en la difusión y supervisión de los procedimientos de trabajo, incrementar y mejorar la red de relaciones de las personas mediadoras o adecuar su perfil y formación a las nuevas necesidades de la población gitana. (De María Olazarán. Diario de Noticias)

 

Unión Romaní imparte el primer curso de romanò-kalò

     16-31.01.2007 / Unión Romaní ha organizado el primer curso de romanò-kalò, la lengua internacional del pueblo gitano en la variante de los gitanos españoles. Este curso piloto de introducción a la lengua gitana se ha llevado a cabo en La Línea, Cádiz, durante tres días (13, 14 y 15 de noviembre) y se ha estructurado en 15 horas de clases presenciales y 30 horas no presenciales consistentes en el envío de información, material y ejercicios a los participantes en las semanas posteriores al curso presencial.
   El vicepresidente de la Mancomunidad de Municipios, Miguel Tornay, y el presidente de Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia, presentaron la iniciativa. Tornay señaló que “esta actividad formativa busca dar solidez a la historia del pueblo gitano a través de su lengua como elemento fundamental”. Ramírez-Heredia destacó que se trata de un proyecto pionero en España que además forma parte del Plan de Desarrollo Gitano que gestiona la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar. “Tengo mucha fe en esta experiencia y he querido vivirla personalmente”, señaló Ramírez-Heredia, que fue uno de los tres profesores del curso, junto con Nicolás Jiménez y José Antonio Plantón.
   El presidente de Unión Romaní explicó que el objetivo de esta iniciativa es hacer de la lengua gitana un elemento comunicador y añadió que el vocabulario que se enseña a los alumnos es el resultado de 35 años de investigación. “La idea es conservar palabras del kalò que hemos aprendido en nuestras casas y todas aquellas que no conozcamos extraerlas del romanò, cosa que perimitirá entenderse con cualquier gitano del mundo”, explicó Ramírez-Heredia.
   En todo caso, esta primera edición del curso era sólo una aproximación introductoria a esta lengua e iba principalmente dirigido a maestros o profesores que pudieran tener alumnos gitanos o a gitanos que quisieran introducirse en el estudio de su lengua. Finalmente, participaron activamente 18 alumnos, gitanos y gitanas en su inmensa mayoría.
   Finalizado el primer curso de estas características y del cual Unión Romaní hace una valoración “muy buena”, las perspectivas son de repetir. “Esta experiencia no puede quedarse en anecdótica. El reto está en seguir haciéndolo en el máximo de localidades posibles”, exlica Ramírez-Heredia. Además, se está trabajando para que de la labor realizada para preparar el curso puedan salir una serie de materiales didácticos. Con el mismo fin de dar a conocer la lengua gitana y acercarla a todos los públicos, Ramírez-Heredia está trabajando en la publicación de una gramática y en un diccionario romanò-español.

 

Unión Romaní critica que los medios de comunicación aún usan tópicos sobre gitanos

     16-31.01.2007 / La imagen de la chabola y el niño lleno de mocos todavía es un tópico al que acuden habitualmente los medios de comunicación, sobre todo los que necesitan del amarillismo y del sensacionalismo para conseguir audiencia, según señalaron el Secretario General y el Director Gerente de la Unión Romaní, Manuel García Rondón y Antonio Torres, respectivamente. Ambos participaron en el coloquio de la jornada de clausura de unas jornadas que se celebraron en la Escola de Maxisterio de Lugo, dirigidas a profesionales de la asistencia social y de educación que están en contacto con la cultura gitana.
   Los dos manifestaron que también hay muchos profesionales de los medios que se atienen al código de buenas prácticas difundido por Unión Romaní mediante la campaña ‘Periodistas contra el racismo’, que se inició hace una década, con la colaboración de 3.000 profesionales.
   García Rondón incidió en la necesidad de no asociar gitanos y miseria. Reconocieron que hay un sector que ofrece problemas de integración en la sociedad, pero consideran que es fruto de la pobreza y la falta de oportunidades, circunstancia que también se da en cualquier otro colectivo.
   También intervino el coordinador de escolarización gitana en Lugo, José Manuel Pérez, que habló de la Maleta Didáctica Intercultural. Fue proyectado el documental Palmas, dirigido por Carmen Pérez Granxeiro, que trata sobre la situación actual de los gitanos de Lugo. El equipo de educación de la Unión Romaní hizo algunas sugerencias sobre el comportamiento más adecuado que deben tener los profesionales, y posteriormente se celebró la clausura con la asistencia de varias autoridades.
   El curso, organizado por la Asociación de Promoción e Integración Gitana, tenía como objetivo que los estudiantes –el curso les dotaba con un crédito de libre configuración– y también los profesionales profundizaran en el conocimiento de la cultura gitana, con la intención de hacer propuestas de trabajo de ámbito intercultural. (De La Voz de Galicia y El Progreso)

 

Manuel Vila López: “A los gitanos les infunden
un gran respeto de padres a hijos”

     16-31.01.2007 / El pasado 22 de septiembre a mediodía, Manuel Vila López recibió un homenaje con motivo de su jubilación tras 34 años ejerciendo de maestro, de los que dos tercios fueron en O Carqueixo.
   Después de 22 años como maestro coordinador de Escolarización Gitana, Manolo Vila ejerce una autoridad moral dentro de la comunidad gitana lucense ganada a lo largo de décadas de lucha contra los prejuicios de uno y otro lado y contra la incomprensión. Ahora ya no tiene que atenerse al horario de las clases, pero la dedicación a la causa va a seguir siendo la misma, plena pero con sueldo de jubilado.

   -¿Cómo empezó a trabajar con ese colectivo?
   -Esa escuela la habían fundado las Josefinas y los Maristas, que habían creado en Lugo el Secretariado Gitano. Tenían un acuerdo con el Ministerio de Educación para el funcionamiento de las llamadas ‘escuelas puente’, porque se suponía que eran de adaptación para integrarlos en los colegios, aunque todavía sigue habiendo algunas hoy. Cuando se hacen las transferencias a la Xunta, la Administración autonómica decide que esa escuela la va a atender directamente y convocó un concurso de méritos para esas plazas. Yo me presenté, aunque apenas conocía a los gitanos, salvo a un alumno que había tenido años antes en Viveiro.

   -Pero no se limitó a su función de maestro.

   -Porque desde el primer momento vimos que se necesitaba un trabajo conjunto en todas las áreas. Era necesario que la escolarización fuese emparejada con la vivienda, con el trabajo y con la normalización sanitaria y social. En aquel momento la mayor parte de los niños estaban sin inscribir en el Registro Civil.

   -¿Sin embargo usted los convenció y hoy están todos registrados?

   -Si, están todos los de la provincia.

   -¿Cómo fue el primer día de clase?
   -Fue algo deprimente ver el local, porque las condiciones eran infrahumanas. El poblado casi no tenía agua, las calles estaban sin asfaltar ni urbanizar, aún estaba allí el basurero municipal, los locales estaban con cristales rotos y fue necesaria una constante lucha con el Concello para que arreglase mínimamente las instalaciones. También era común que los niños fuesen a clase descalzos y desabrigados.

   -¿Lo recibieron con desconfianza?

   -No, tuvimos desde el principio una sintonía bastante buena.

   -¿Tuvo que recorrer alguna vez el poblado en busca de los alumnos?
  -Sí, eso muchas veces, y con frecuencia muchos ya no regresaban después del recreo. También tuve que impedirles literalmente que saliesen a buscar los helados y yogures caducados que venía a tirar al basurero un camión cuando estábamos en mitad de la clase. A veces venían a ofrecerme productos caducados varios meses atrás y yo pensaba que al día siguiente no vendrían a clase porque estarían todos en el hospital, pero nunca ocurrió eso.
  
   -Usted consiguió hacerse respetar por todos en O Carqueixo.

   -Los gitanos tienen su sistema de valores, y cuando un payo pasa a ser una persona de confianza, lo respetan igualmente, incluso los más degradados. Los gitanos infunden mucho el respeto de padres a hijos, incluso los afectados por el consumo de determinadas sustancias.

   -Sin embargo, esas personas están rompiendo los principios por los que siempre se gobernaron.
   -Sí, lo que pasa es que los principios de estas personas degradadas no son los principios de los gitanos, sino los principios de la marginalidad. (De Benigno Lázare. La voz de Galicia)

 

Marcos Santiago y Paraj celebran
en Linares el Día de los Gitanos Andaluces

     16-31.01.2007 / Conferencia de Marcos Santiago en la sede de la Asociación de mujeres Paraj el 22 de noviembre con motivo del Día de los Gitanos Andaluces.
“Muy buenas tardes a todas. Estoy muy contento de estar aquí, tanto por este día como por lo bien que lo pasé el año pasado, aunque la verdad no sepa aun muy bien a que he venido, si a dar la conferencia o a cantar. Intentaremos hacer las cosas los mejor posible para que todas salgáis contentas de esta velada y como sé por la señorita Carlota que después de la conferencia va a haber juerga, para que no se nos pase la hora a nadie que en estas fechas se hace tarde muy pronto, pues no voy a alargarme mucho.
   Mi intervención, sobre todo, está enfocada en cómo debemos interpretar este día, el 22 de noviembre, en cómo debemos mostrarlo a nuestra Comunidad Autónoma. Tened en cuenta que los andaluces ya tenemos un día señalado en el calendario, que es el 28 de Febrero, día de la autonomía andaluza. Por tanto, no debemos hacer caer en malas interpretaciones a la opinión pública tanto a nivel popular como institucional, es decir tanto a políticos como al pueblo de linares, que puedan pensar que nosotros no nos sentimos identificados con el 28 de febrero, que es el día de todos los andaluces; y nada más lejos de la realidad.
   La cuestión estriba en que con naturalidad y tranquilidad traslademos en todos los foros que el 22 de noviembre no es el Día de los gitanos andaluces, sino la fecha en que a nivel particular nosotros queremos homenajear la tierra andaluza, que es la tierra de nuestros tatarabuelos, tierra ésta donde hemos pasado muchas fatigas pero también muchos buenos momentos. ¿Y por qué le damos valor a este día? Por la sencilla razón de que a parte de que se recuerda la llegada de los primeros romaní a Jaén, pues se da la circunstancia de que hay documentación escrita oficial sobre el hecho, algo muy raro en nuestra tragicómica historia porque todo lo que nos ha ocurrido ha sido trasmitido de generación en generación por tradición oral. Por tanto, el hecho de que exista datación documental auténtica de este hecho, pues ha significado un plus de alegría que nos ha invitado a hacer de este día una fecha especial.
   Hoy se conmemora nuestra llegada en 1425  al castillo del Condestable de Jaén, Lucas de Iranzo que conoció un grupo de 100 personas guiadas por dos condes llamados Tomás y Andrés de Egipto menor, y eran un grupo con tan buenos modales, con tanta eduación, con tantas riquezas y con una tan perfecta organización, que los identificó con la nobleza de un país lejano y los trató como semejantes suyos, dándoles posada, celebrando fiestas en su honor y despidiéndolos acompañándolos en su camino más de 100 kilómetros y facilitándoles cartas de recomendación para moverse libremente por todos sus dominios.
   Los gitanos portaban salvoconductos de Segismundo III,  emperador de Bohemia, y viajaban libres y respetados como sólo la democracia puede consentir. Pero lo bueno duró poco porque entonces la democracia era vista como un sacrilegio.
   Es decir, en una sociedad estamental donde sólo tenían derechos los nobles, el pueblo, que fue el primero que nos discriminó, nunca comprendió que aquellos extranjeros fueran libres y no pertenecieran a ningún señor mientras ellos tenían para los señores feudales tanto valor como una buena yegua o un buen carro. Fue el pueblo, el campesinado sobre todo, el que forzó a las clases dominantes a finalizar nuestra maravillosa forma de vida.
   En un primer momento, la nobleza de este país nos entendió como aristócratas de un país lejano y por eso nos dio libertades, derechos y privilegios como si fuéramos de su mismo estrato social. Como prueba de ello ahí están en las bibliotecas los Edictos de Lucas de Iranzo en Andalucía, el primer edicto de los Reyes Católicos o el Edicto de Alfonso de Aragón, todo ello en base a nuestra forma de organización, a nuestros modales aristocráticos y sobre todo a nuestros salvoconductos de Segismundo emperador de Bohemia que nos describía con sangre azul.
   Y no eran salvoconductos falsos como Borrow afirmó en sus libros  ya que salvo clero y nobleza el pueblo no sabía escribir. Por lo tanto era imposible que hubiese sido un engaño de los gitanos, y en consecuencia, los salvoconductos eran auténticos. Me explico: o los salvoconductos fueron escritos por los gitanos -lo que prueba que sabían leer y escribir, signo este inequívoco de su clase social más elevada-, o fueron concedidos por nobles, lo que prueba exactamente lo mismo, es decir, que los gitanos siempre fueron identificados como un grupo de sangre azul.
   Este periodo, es decir, de alrededor de 1415 a 1499, fecha de la primera pragmática contra la forma de vida gitana, se puede calificar como la edad del oro de la historia de los gitanos, porque después de esta época que duró unos 50 años, los gitanos no hemos vuelto a ser ni tan libres, ni tan felices, ni tan respetados, es decir, nunca hemos vuelto a ser tan gitanos.
   El pueblo castellano de finales del siglo XV no entendió porqué unos extranjeros gozaban de esos privilegios y ellos no, y rebelaron y obligaron a los nobles a que fuésemos exactamente igual que ellos y trabajáramos en el campo obligándonos a abandonar nuestros oficios tradicionales como las caballerías, el metal, el teatro, la cestería, etc; despojándonos de nuestras pertenencias y títulos, es decir, nos obligaron a trabajar en tareas de labranza, a unas gentes que ante todo eran artistas y nobles que no estaban acostumbrados a las tareas del campo y mucho menos a no sentirse libres. Ahí empezó nuestro calvario, porque nosotros queríamos seguir ejerciendo nuestros oficios y desobedecimos leyes reales con la correspondiente reacción de las autoridades que nos llevaron al 90% de la población a la pena de galeras en los galeones del imperio español.
   No entendieron que obligar a los gitanos a trabajar en el campo sin salir de un  mismo lugar destruía nuestras almas aunque tuviéramos el plato seguro todos los días. Aquella medida para nosotros fue como encerrar en la jaula de un canario con abastecimiento de agua y comida todos los días a una golondrina y en este caso la respuesta es clara: la golondrina morirá no sin antes tratar de escapar en todos los momentos.
   ¿Por qué salimos de donde saliéramos? Pues seguramente por lo que todos los pueblos de toda la historia cuando ha tenido que marcharse. Huyendo del egoísmo de un pueblo más poderoso. ¿De dónde proveníamos los gitanos cuando llegamos a la Península Ibérica? Pues no se sabe, porque se habla de la India por las semejanzas de la lengua romaní con la lengua indostana actual, pero lo cierto es que todas las lenguas de oriente tienen raíz parecida, por lo tanto el origen de los gitanos siempre será un misterio y no se podrá explicar. De todas maneras, creo que nuestro origen incierto nos hace más preciosos. De todas maneras si alguna vez alguien os pregunta de donde venimos los gitanos contestadle sin dudarlo: Nosotros éramos un pueblo tan pacífico, tan artista y tan democrático que creemos que nos salimos del otro lado del espejo de Alicia.
   Pero este día, para mí, no conmemora el Día de los gitanos andaluces, sino el día en que los gitanos homenajeamos a esta tierra tan bonita como es Andalucía.
   Aunque hay momentos de la historia especialmente duros para nosotros, de siempre ha habido ‘gachés’ y ‘gachís’ con buen corazón, y desde que reina la democracia en España, muchísimos payos han cambiado con nosotros. Aunque en otro tiempo tembláramos cuando chocábamos con “la pareja”, la cosa ha sido mucho peor en países donde los gitanos aún son vistos como extraterrestres incómodos. Tenemos mucha suerte de haber nacido en Andalucía,  que es para nosotros una tierra maravillosa por la sal serena de sus mares y luminosidad de su tierra, tan solo comparable al salero, hospitalidad y tolerancia del alma de su pueblo. Aquí hay Lucas de Iranzos a punta pala.
   La mayoría de las veces el ser humano, incluidos los gitanos por supuesto, sólo ve los defectos y no contempla las virtudes y por eso tengo que repetir hasta la saciedad que Andalucía es una tierra acogedora hasta el punto de que yo diría que gracias a tanta tolerancia hay puntos de Andalucía como la provincia de Cádiz donde la gente se ha agitanado Por tanto, repito, este día no se debe ver como un homenaje  a los romaní sino a Andalucía, a esta tierra en la que, por ejemplo, cuando murió Camarón de la Isla, gitano por los cuatro costados, durante cuatro días todos los medios de comunicación no dejaron de alagar la raza a la que pertenecía.
   A diferencia de lo que diríamos en otros foros y en otras fechas, donde denunciaríamos todas las injusticias que se cometen con nosotros en el ámbito social, laboral, político, sanitario, etc, -donde nos toman muchas veces por salvajes que no sabemos respetar las normas y no caen en la cuenta de que quizás nosotros en los hospitales pecamos por exceso mientras ellos pecan por defecto que es mucho más inhumano-, pues aunque yo sé que tenemos mucha queja de cómo al día de hoy muchos payos nos tratan, me gustaría que hoy tuviésemos una visión más optimista, más alegre. Y que el día de los gitanos andaluces lo dediquemos a tantos andaluces no gitanos que haciendo gala de este histórico y tolerante pueblo, siempre nos han dado una oportunidad de ser iguales en todos los campos sociales y han demostrado que Andalucía no se entiende sin nuestra presencia, y que han plantado cara a todos aquellos indeseables que ni siquiera nos han dado la oportunidad de intentar demostrar nuestra honradez y nuestra valía. Por tanto, hoy es el día de los gitanos andaluces, pero también el día de la Andalucía paya  más solidaria.
   Hoy es el día que los gitanos andaluces agasajamos a aquellos payos que desde hace tiempo han entendido que las personas no se deben valorar por su apellido o color de su piel sino por sus buenas acciones, por el número de buenos amigos que tienen, por como se anulan a sí mismos por tal de que sus seres queridos no pasen fatigas, en fin, hoy es el día que los gitanos andaluces damos las gracias a tanta buena gente andaluza que nos ayudó a conseguir ser ciudadanos de pleno derecho.
   Muchas gracias.”

 

Ramírez-Heredia defiende
la cultura gitana como nexo de unión

     16-31.01.2007 / El presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia, abogaba por la cultura gitana con nexo de unión de los integrantes de esta comunidad y como forma de integración dentro de la sociedad global para evitar la exclusión de los gitanos. Ramírez-Heredia explicaba que son los propios gitanos “los administradores de nuestra propia libertad, los destinos del pueblo gitano están en nuestras manos en el ámbito cultural”.
   El presidente de este colectivo explicaba que la convivencia ciudadana debe estar basada en el respeto a los valores que imperan en las distintas razas, recordando que el respeto a las costumbres y a los mayores, así como el mantenimiento del núcleo familiar son, en gran medida, las señas de identidad de esta raza, que lleva más de medio siglo ubicada en la capital ribereña. “Los gitanos no somos un poder fáctico como puede serlo una parte importante de la sociedad de los payos, no tenemos más riqueza que nuestra historia, nuestras costumbres, nuestra ley gitana”, aseguraba Ramírez-Heredia.
   Estas declaraciones las realizaba el presidente de la Unión Romaní en la clausura del II Curso sobre Mediación Intercultural, en el que han participado una veintena de jóvenes para acercarse a las costumbres e historia gitana. El objetivo de esta iniciativa, que doblaba la asistencia de la primera edición, es potenciar el conocimiento de esta etnia para facilitar la integración social. “Si nuestra cultura es nuestra identidad, vamos a potenciar que jóvenes gitanos como los que participan en este curso sean los dinamizadores de esta realidad”, puntualizaba Juan de Dios Ramírez-Heredia. (Diario de Burgos) 

 

 

Volver a índice Nevipens Romaní