16-31 de septiembre de 2006. Número 421

 

La Generalitat Valenciana reafirma
su compromiso con el pueblo gitano
por Eva Queralt

     16-31.09.2006 / La Comisión de Atención al Pueblo Gitano de la Generalitat Valenciana, reunida el pasado 26 de mayo, acordó la redacción de un Libro Blanco sobre la situación de la comunidad gitana en la Comunidad Valenciana, formada aproximadamente por unas 75.000 personas.
   Ésta fue la decisión más destacada de la Comisión, que consiguió reunir a once directores generales y a la Consellera de Benestar Social, Alicia de Miguel, con representantes gitanos. Manuel Bustamante, coordinador de Minorías Étnicas de la Comunidad Valenciana y de esta Comisión destacaba que “no es fácil reunir a once directores generales en un mismo día a una misma hora para hablar de un tema”. 
   Como representantes gitanos había seis miembros de la Federación de Asociaciones Gitanas (FAGA) -dos por provincia-, y dos representantes de Maranatha, además del coordinador, Manuel Bustamante.
   Además de la redacción del Libro Blanco, otro de los acuerdos tomados fue la ampliación de la representación gitana en la Comisión a partir de la siguiente reunión con representantes de la Federación de Mujeres Gitanas y de la Plataforma Romaní. Se decidió también reforzar el papel de las monitoras y monitores para intermediar en los colegios y centros educativos con alumnado gitano, y en el ámbito juvenil, impulsar un convenio para facilitar el acceso a una vivienda a jóvenes que tienen dificultades para justificar sus ingresos por no tener una nómina.
   Bustamante destacó lo “positivo y estimulante que son este tipo de reuniones” y que ojalá en todas las comunidades fuera tan fácil para los gitanos tener contacto directo con las instituciones. La última reunión de la Comisión se había celebrado seis meses atrás, pero se ha llegado al compromiso de pasar a realizarla tres veces por año. “En ella trasladamos los avances, nos ponemos al día y decidimos los próximos pasos, aunque hay temas que no hace falta esperar a que se reúna la Comisión porque podemos solucionarlas directamente con la dirección general que corresponda”.

Camps, receptivo
Esta reunión fue posible por la intermediación del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, quién recibió dos semanas antes a Manuel Bustamante y entendió la necesidad de llevar a cabo este encuentro. Manuel Bustamante destaca que Camps “siempre tiene las puertas abiertas para los representantes gitanos”.
   En este sentido, Camps tomó el compromiso de reunirse con las representantes de las asociaciones de mujeres gitanas próximamente para conocer de primera mano sus problemas y peticiones, y aceptó encontrarse después de esta reunión con todas las gitanas que quieran saludarle, previsiblemente un centenar. 

 

La cultura gitana en Cataluña
por Javier Pérez-Senz

     16-31.09.2006 / Conocer de cerca la cultura gitana es la única forma de combatir los estereotipos y los prejuicios que soporta el pueblo gitano. Con ese objetivo, el Museo Etnológico de Barcelona ha inaugurado la exposición ‘Gitanos. La cultura de los rom en Cataluña’, que permanecerá abierta hasta junio de 2007. Fotografías, en su mayoría inéditas, herramientas que evocan oficios tradicionales, carteles y un sinfín de objetos, muchos aportados por los protagonistas de la exposición, transmiten, sin grandes despliegues, la fuerza de una cultura viva que mira al futuro sin perder sus raíces.
La autenticidad que respira la exposición ha sido posible gracias a la colaboración del movimiento asociativo gitano. “Desde el principio nos interesaba crear una exposición sobre los gitanos desde la perspectiva gitana, no desde la perspectiva de los payos, y para conseguirlo buscamos la complicidad del Consejo Municipal del Pueblo Gitano de Barcelona”, explica el maestro y antropólogo Josep Fornés, director de programas del Museo Etnológico y comisario de la exposición, junto con la historiadora Dolors Marín.
   Cualquier gitano que visite la exposición se reconocerá en ella. La bandera gitana recibe al visitante: dos franjas –el azul del cielo, el verde de los campos– y en el centro, la rueda de un carro, símbolos de la libertad, valor supremo del pueblo rom. También podrá escuchar su himno internacional, el emotivo ‘Gelem, gelem’. Un buen comienzo para un itinerario que combina la claridad y el rigor de las explicaciones con la fuerza visual de imágenes y objetos que evocan la identidad gitana.
   “Un gitano podría ser el guía de la exposición porque nada de lo que verá le resultará raro, al contrario, se sentirá protagonista”, explica Fornés. “Hemos buscado la proximidad con el espectador, y todo el material reunido da sentido a la cultura gitana. Es una exposición útil, sin pretensiones ni grandes fastos que, por otra parte, escapan a nuestros recursos, hecha con humnildad, respeto y pasión divulgadora”.
   La frescura, la fuerza y la vitalidad que desprenden las fotografías –la exposición ha evitado las trilladas imágenes que remiten al chabolismo y la mendicidad– es una agradable sorpresa. Son obra de un joven fotógrafo, Isidre G. Puntí, un fondo nuevo de cerca de 1.000 fotografías que enriquecen sustancialmente el archivo del museo, y retratan a gitanos de hoy, en escenas cotidianas tomadas en barrios de fuerte presencia romaní de Barcelona, Lleida, Girona, Perpiñán y La Camarga francesa.
   Gitanos de respeto –muy acertadamente, en los textos de la exposición no aparece el término patriarca, nunca usado por los gitanos para referirse a sus mayores con autoridad–, mujeres y jóvenes se han dejado fotografiar, con orgullo y alegría, sin temor a caer en los tópicos. Imágenes potentes que, a veces con sentido del humor, combaten estereotipos y prejuicios: ver fotografiado el fornido brazo de un gitano, tatuado, y debajo, en una bandeja, la reproducción de un típico brazo de gitano, invita a revisar la perversión del lenguaje.
   El itinerario arranca con el éxodo gitano, desde el norte de la India a la llegada a España, documentada en 1425, y recorre seis siglos de presencia gitana en Cataluña. Se evocan oficios tradicionales, muchos desaparecidos –artesanos del mimbre y la forja, caldereros, esquiladores–, las antiguas ferias de ganado, el ambiente de los mercadillos, la dramática huella del holocausto –los nazis asesinaron a medio millón de gitanos– y la represión, endémica, desde las pragmáticas antigitanas de los Reyes Católicos hasta la represión bajo la dictadura franquista.
   La mayoría de objetos expuestos remiten al universo cotidiano de la sociedad gitano-catalana de los siglos XIX y XX. Herramientas de trabajo y objetos artesanales –tijeras de esquilar, cestos de mimbre, cerámicas, pucheros– comparten protagonismo con representaciones iconográficas ligadas al mundo del arte y la publicidad, desde las cajetillas de cigarros Tsiganes a la botella de manzanilla La Gitana.
   Fotos y portadas de discos, desde Carmen Amaya, Antonio González, Los Chichos y Los Amaya a Sabor de Gràcia y Gato Pérez, símbolo de la más feliz convivencia intercultural, plasman la vitalidad artística. (El País)

 

Alicia de Miguel, consellera de Bienestar social de la Generalitat Valenciana
"La educación es el principal
camino para conseguir la plena integración"
por Eva Queralt

     16-31.09.2006 / Alicia de Miguel, licenciada y Doctora en Medicina, entró a formar parte del gobierno de la Generalitat Valenciana en 1999. Desde entonces ha pasado por diferentes cargos, y desde 2003 ocupa la Consellería de Bienestar Social. Como Consellera, con su cincuenta años recién cumplidos, es la máxima responsable en lo que refiere a asuntos gitanos. 

-¿Qué ámbitos prioriza la Conselleria de Bienestar Social? ¿Cuáles son los objetivos prioritarios a conseguir con las políticas dirigidas al desarrollo del pueblo gitano?

Para la Conselleria de Bienestar Social es un empeño muy especial que la integración y normalización sean los principios sobre los que se planifican e impulsan los programas de atención al pueblo gitano.
   La integración supone el impulso del trabajo comunitario desde la atención primaria de la prevención mediante la intervención familiar, y supone además la integración escolar de los niños. Pero a la vez exige unas viviendas estables, acceso al empleo, cobertura de la salud pública y todo un conjunto de acciones interconectadas.
   Creo que en los últimos años se ha dado un gran paso en todos los aspectos que acabo de comentar, porque el apoyo coordinado de diferentes consellerias y la colaboración de las entidades locales ha dado frutos en la erradicación de la vivienda precaria, en el acceso al empleo mediante cursos de formación y muchos otros programas.

-Más concretamente, ¿qué proyectos hay en marcha actualmente en pro del pueblo gitano? ¿Podría avanzarnos los planes de futuro y las actuaciones que tienen previstas desde la Conselleria de Bienestar Social?

Vamos a seguir trabajando como lo hemos hecho hasta ahora. Durante esta legislatura la Generalitat Valenciana ha destinado más de 18 millones de euros en proyectos de intervención social integral para la atención, prevención de la marginación e inserción del pueblo gitano.
   Con más de diez millones de euros, hemos financiando acciones formativas y de inserción laboral del colectivo gitano, a través de escuelas taller, casas de oficio y talleres de empleo, formando a 860 alumnos que han pasado por los 53 talleres que se han realizado.
   Vamos a seguir trabajando, y en breve se pondrá en marcha el Libro Blanco de la Comunidad Gitana para estudiar la situación actual y para dar un nuevo impulso a las políticas relacionadas con este colectivo.

-Teniendo en cuenta que estas políticas deben ser transversales, ¿como se coordinan entre las diferentes Direcciones Generales y Consellerias implicadas? ¿Qué papel juegan las asociaciones gitanas en la elaboración de estas políticas dirigidas a gitanos?

La Conselleria de Bienestar Social viene realizando en materia de minorías étnicas una serie de actuaciones que pretenden prestar atención a las necesidades específicas de este colectivo en su proceso de evitar la marginación y la exclusión social y favorecer el acceso a los servicios públicos normalizados.
   En 1996 se creó la Comisión de Atención al Colectivo Gitano de la Comunidad Valenciana con el objetivo de establecer unas líneas concretas de actuación a favor de este colectivo, y lograr una mayor coordinación y eficacia. Para ello se suscribió un acuerdo con los Presidentes de las Federaciones Maranatha y FAGA.
   La  Comisión está formada por los Directores Generales de las Consellerias relacionadas con este tema, el Coordinador  de Minorías Etnicas y, por supuesto, representantes de la Federación autonómica de Asociaciones Gitana (FAGA) y Maranatha. Ambas aglutinan el movimiento asociativo gitano y están consolidadas como interlocutores sociales de esta etnia frente a la administración y a otros colectivos.
   El papel que cumplen es muy importante porque estoy convencida que para una verdadera integración, es necesaria la colaboración y el deseo del pueblo gitano para que se produzca un verdadero cambio. Es fundamental su participación responsable en la sociedad, su integración en los programas, y un interés por la educación.

-El Ministerio de Trabajo y asuntos sociales firmó en noviembre un convenio con la Generalitat Valenciana para realizar proyectos de intervención social integral para la atención, prevención de la marginación e inserción del pueblo gitano en Castellón, Almassora y Vall d’Uixó. ¿En qué acciones se va a materializar este convenio? ¿Está previsto extenderlo a otras localidades?

Con el fin de atender las necesidades de los grupos gitanos más desfavorecidos y promover el desarrollo del Pueblo Gitano se cofinancian proyectos de intervención social de carácter integral, de forma que se desarrollen actividades simultáneas en las áreas de acción social, educación, de formación-empleo, de salud y de vivienda y hábitat, todas ellas coordinadas por la institución responsable de llevar a cabo el proyecto.
   Se desarrollan actuaciones con el objetivo de reducir el absentismo escolar y el abandono escolar temprano, así como la puesta en marcha de aulas para reducir el analfabetismo adulto y reforzar el rendimiento escolar.
   Actuaciones para la promoción de la salud, control sanitario de la población infantil, prevenir y reducir la drogadicción son también prioritarias desde nuestro punto de vista, así como aquellos proyectos relacionados con la vivienda, el asociacionismo, la formación y la cultura.

-Uno de los problemas que aún azotan al pueblo gitano es el chabolismo. ¿Hay en este momento planes específicos para su erradicación?

La Dirección General de Vivienda y Proyectos Urbanos implantó en 2003 la Red Valenciana de Infovivienda Solidaria como servicio dirigido a colectivos que cuentan con mayor dificultad en el momento de acceder a una vivienda. Este proyecto tiene como fin la información, la mediación y el asesoramiento de las distintas líneas de actuación que se vienen realizando desde la Conselleria de Territorio y Vivienda para garantizar el acceso en propiedad o en alquiler de todo ciudadano a una vivienda digna en el ámbito territorial de la Comunidad Valenciana, y en especial a aquellos colectivos con riesgo de exclusión. Tres asociaciones gitanas forman parte de esta red como agentes colaboradores, y han recibido, a través de las ayudas anuales que se destinan a este fin, 39.000 euros.

-En Altozano (Alicante) se han recogido recientemente firmas contra la apertura de un centro de empleo gitano. ¿Cómo se puede luchar desde las instituciones contra los prejuicios que aún existen en nuestra sociedad? ¿Cree que, no obstante, la imagen de este pueblo está mejorando?

La pertenencia a un grupo étnico que tiene formas de vida y tradiciones claramente específicas, que lleva en buena parte una existencia separada, pero que al mismo tiempo está dentro de la sociedad global, que comparte su territorio y que tiene una vida económica en común, creo que ofrece la base para pensar que la integración, la educación de los gitanos es cosa de ambas partes, no de una sola.
   La integración del pueblo gitano implica un trabajo comunitario basado, principalmente, en la atención primaria y la prevención mediante la intervención familiar. Desde la Dirección General de Servicios Sociales ponemos todo nuestro esfuerzo  para que los principios sobre los que se planifican e impulsan los programas de atención al pueblo gitano sean la integración y la normalización.

-En este sentido, nuestra sociedad es cada día más multicultural, ¿qué tipo de campañas de sensibilización se están realizando para fomentar la tolerancia y el respeto por las diferentes minorías culturales que conviven en el país?

El Gobierno Valenciano está demostrando una gran sensibilidad hacia las minorías étnicas que materializa en un modelo de atención crucial en los próximos años. Un modelo que se traduce en el mestizaje, la riqueza multicultural y la pluralidad social.
   La Generalitat Valenciana viene realizando hace años desde las escuelas campañas de sensibilización dirigidas a minorías culturales y étnicas.
   El proyecto social que perseguimos es el de una sociedad integrada en su conjunto, cohesionada, solidaria, abierta y moderna, en la  que todos sus componentes disfruten de la igualdad de oportunidades. En los últimos años hemos trabajado para conseguirlo y vamos a seguir haciéndolo.

-De hecho, una de las preocupaciones del pueblo gitano es que se desvíen recursos materiales y económicos que hasta ahora se habían destinado a fomentar su integración hacia otras comunidades desfavorecidas como las surgidas de la inmigración. ¿Realmente, afectará la inmigración a las políticas dirigidas a los gitanos?

El pueblo gitano es un colectivo muy atendido que no ha dejado de serlo por la entrada de inmigrantes. De hecho, durante esta legislatura el presupuesto destinado a programas y actuaciones para este colectivo ha sido muy importante.

-A pesar del absentismo escolar, ahora se puede empezar a hablar de una escolarización prácticamente mayoritaria de los niños gitanos en primaria, y en secundaria y en la universidad también son cada vez más. Parece que  la educación ya no se percibe como algo que pueda poner en peligro la identidad gitana. ¿De qué manera se está trabajando para lograr este cambio de opinión?

La escuela es esencial para la incorporación al trabajo porque la mayoría de los empleos requieren algunas destrezas instrumentales, capacidades especializadas y acreditadas, que en ella se imparten formalmente. Tradicionalmente, los gitanos se han mantenido en ocupaciones y oficios de carácter artesanal, agrario, comercial, permaneciendo casi al margen del desarrollo de la industria y las profesiones, a las cuales no se puede acceder sin haber desarrollado las capacidades que enseña la escuela y las formaciones profesionales.
   Uno de los programas más importantes que desarrolla la Conselleria de Bienestar Social es el de Apoyo a la Escolarización, incluido en el plan diseñado para el pueblo gitano que, anualmente, firmamos con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
   Estamos convencidos de que la educación es el principal camino para conseguir la integración. Por eso, este programa está dirigido a los niños gitanos desescolarizados o con problemas de absentismo escolar. Para poder abordar esto, se ha constituido una red de monitores gitanos que, integrados en los equipos sociales municipales o en las federaciones , vienen actuando en estrecha colaboración con los centros escolares en la resolución de esta problemática, interviniendo en el seno de las familias gitanas y tratando de resolver los problemas generados por el absentismo escolar.

 

La Generalitat Valenciana ha destinado
más de 18 millones de euros al
pueblo gitano durante esta legislatura

     16-31.09.2006 / La Generalitat ha destinado más de 18 millones de euros al pueblo gitano durante esta legislatura
La consellera de Bienestar Social, Alicia de Miguel, se reunió con la Comisión de Atención al Colectivo Gitano de la Comunidad Valencia a mediados de mayo y tras la reunión destacó  “el compromiso de la Generalitat por la integración del pueblo gitano, un compromiso que se traduce en numerosos programas y actuaciones que hemos desarrollado durante esta legislatura, y para los que hemos destinado más de 18 millones de euros”.
   En 1996 se creó la Comisión de Atención al Colectivo Gitano de la Comunidad Valenciana con el objetivo de establecer unas líneas concretas de actuación a favor de este colectivo y lograr una mayor coordinación y eficacia. Para ello se suscribió un acuerdo con los Presidentes de las Federaciones Maranatha y Faga.
   Esta Comisión integra a representantes de diferentes direcciones generales de las consellerias de Bienestar Social, Territorio y Vivienda, Sanidad, Cultura, Educación y Deporte, Empresa, Universidad y Ciencia, y Economía, Hacienda y Empleo, así como a los presidentes de las federaciones Faga y Maranatha, y al Coodinador de Minorías Etnicas, Manuel Bustamante.
   La comisión estudia, dentro de los programas de la administración en las materias laboral, sanitaria, educativa y cultural, de comercio, y de promoción y asistencia a la juventud, aquellas actuaciones que preferentemente deban dirigirse al colectivo gitano. Asimismo, la Comisión lleva a cabo el seguimiento y evaluación de las anteriores actuaciones, así como la comunicación de las mismas a los interesados, a través del Coordinador de Minorías Étnicas.

Más de 18 millones de euros
Desde 2003, la Generalitat, a través de diferentes actuaciones, ha financiado con 18.497.652 euros, proyectos de intervención social integral para la atención, prevención de la marginación e inserción del pueblo gitano.
   La conselleria de Bienestar Social, a través de la dirección general de Servicios Sociales, financia varias líneas de actuación dirigidas a la integración social del pueblo gitano: subvenciones a las corporaciones locales, a las entidades privadas sin ánimo de lucro y a entidades con línea nominativa.
   Respecto a la primera línea de financiación, dichos proyectos se materializan en actuaciones concretas concertadas con las Corporaciones Locales que presentan los proyectos de actuación para dicho fin. Desde el año 2003 y hasta la fecha, 26 municipios han participado anualmente en el proyecto, con subvenciones que han ascendido a 551.328,8 euros en 2003, 551.728,8 en 2004,  548.970,15 en 2005, y 548.970,15 durante este año.
   Asimismo, se financian anualmente ayudas para programas de servicios sociales especializados destinados a las minorías étnicas. Entre estos programas destacan aquellos destinados a los de cooperación y fomento del asociacionismo, programas de información y apoyo jurídico a las familias, cursos de alfabetización y carnet de conducir, programas de televisión local, programas de apoyo y refuerzo a la escolarización y celebración del Día del pueblo gitano.
   Con este fin y, desde 2003, Bienestar Social ha destinado anualmente a 33 entidades gitanas de Valencia, Alicante y Castellón, ayudas para financiar proyectos que, hasta este año, han ascendido a 5.600.996,7  euros.
   Asimismo, el Instituto Valenciano de la Juventud ha llevado a cabo actividades realizadas con entidades juveniles gitanas, financiando las mismas con 18.948 euros para programas de ocio y tiempo libre.
   En el ámbito de la prevención de drogodependencias, la conselleria de Sanidad ha subvencionado desde 2003 diversos programas desarrollados por diversas asociaciones de prevención y pautas de consumo de drogas de la infancia y juventud gitana. Con esta finalidad se han destinado 370.850 euros.

Cursos de formación e integración laboral, y vivienda
El Servicio Valenciano de Empleo y Formación ha destinado, desde 2003 y hasta diciembre de 2005, un total de 10.266.860 euros para acciones formativas e inserción laboral del colectivo gitano, a través de escuelas taller, casas de oficio y talleres de empleo. En total, se han realizado 53 talleres de empleo y acciones formativas en los que han participado 860 alumnos.
   La Dirección General de Vivienda y Proyectos Urbanos implantó en 2003 la Red Valenciana de Infovivienda Solidaria como servicio dirigido a colectivos que cuentan con mayor dificultad en el momento de acceder a una vivienda. Este servicio tiene como fin la información, la mediación y el asesoramiento de las distintas líneas de actuación que se vienen realizando desde la conselleria de Territorio y Vivienda para garantizar el acceso en propiedad o en alquiler de todo ciudadano a una vivienda digna en el ámbito territorial de la Comunidad Valenciana, y en especial a aquellos colectivos con riesgo de exclusión. Tres asociaciones gitanas forman parte de esta red como agentes colaboradores, y han recibido, a través de las ayudas anuales que se destinan a este fin, 39.000 euros.

 

La FAGA pide más recursos para programas educativos

     16-31.09.2006 / El presidente de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas (FAGA) de la Comunitat Valenciana, Ramón fernández, solicitó el pasado mes de junio a la Generalitat su apoyo para el desarrollo de programas educativos y de formación profesional destinados a la inserción laboral de este colectivo.
   Fernández se reunió en Alicante con la consellera de Cooperación y Participación, Gema Amor, quien destacó la importancia de este colectivo, que representa a 70.000 personas en la Comunitat, de las que alrededor de 20.000 residen en la provincia de Alicante.
   Según Fernández, “sin la formación y cualificación profesional adecuada, los gitanos no tienen posibilidad de acceder a un puesto de trabajo” porque “ya por el hecho de pertenecer a este colectivo, te miran por encima del hombro”.
   La citada federación trabaja por “cambiar la calidad de vida del pueblo gitano”, un objetivo que, según opinó su presidente, “no es posible sin la cualificación e inserción laboral del colectivo”.
   Por su parte, Amor ejemplificó la importancia de este colectivo en la sociedad valenciana con la asistencia de FAGA a la sesión plenaria del Consejo Asesor de Participación Ciudadana, un órgano configurado como un enlace con la Administración, mediante el cual se canalizan las sugerencias de los colectivos sociales para conocer las necesidades de la ciudadanía. (De Efe)

 

Cáritas denuncia el aumento
del chabolismo en Zaragoza

     16-31.09.2006 / Auge inmobiliario y chabolismo. Los dos fenómenos conviven en la Zaragoza que prepara la Exposición Internacional de 2008, según denuncia el último informe de Cáritas Diocesana, que refleja el “persistente” mapa de la pobreza extrema en la capital aragonesa.
   En los últimos tiempos han surgido dos asentamientos chabolistas, uno en el entorno del pabellón Príncipe Felipe (zona de Miraflores) y otro entre la avenida de Cataluña y el Tercer Cinturón, en Cogullada. En ambos viven, en condiciones infrahumanas, 115 personas de etnia gitana, de las que al menos 43 son menores, según recoge la memoria de Cáritas referida al año 2005.
   A finales de 2004, las instituciones consiguieron erradicar un poblado tercermundista que había crecido a la sombra del Príncipe Felipe, pero ahora el problema ha resurgido en solares privados de su entorno. En el caso de Cogullada, los chabolistas se refugian en viejas instalaciones industriales abandonadas e insalubres.
   “Las familias que viven en el asentamiento no tienen conciencia de la situación de indignidad en la que se encuentran, por lo que es más difícil trabajar con ellas”, señaló Pilar Tirado, técnico del Área de Sensibilización de Cáritas de Zaragoza.
   Ante esta situación, el director de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Antonio Gasós, señaló que la organización propone, entre otras actuaciones, que el Servicio de Protección de Menores del GA visite estos lugares para conocer en qué condiciones viven los niños allí y que “se vuelvan a tomar las riendas de la Unidad de Realojo e Inserción del Gobierno de Aragón. También aboga por la construcción de viviendas de bajo alquiler. (Diario del Alto Aragón)

 

El Gobierno de Navarra firma los convenios para el acceso a 77 viviendas de protección social

     16-31.09.2006 / Tras el retraso denunciado por varias entidades sociales, el Gobierno de Navarra y cinco ONG firmaron en junio el convenio para el acceso de familias desfavorecidas a 77 viviendas de protección social durante este año. El Ejecutivo navarro aportará 2.46 millones de euros en ayudas, entre ellos 178.000 euros para rehabilitaciones en viviendas adquiridas en años anteriores.
   En la firma del convenio asistieron los consejeros de Vivienda y Bienestar Social, José Andrés Burguete y José Ignacio Palacios, respectivamente, así como representantes de las cinco entidades participantes: Ángel Iriarte (Cáritas); Inés García (Secretariado Gitano); Hermenegildo Jiménez (La Majarí); Gilberto Padrón (Santa Lucía); y Eduardo Jiménez Caro (Anafe).
   Este programa de vivienda de integración social, iniciado en 1998, trata de asesorar y acompañar a las familias beneficiarias en la compra de una vivienda de segunda mano, según determinados requisitos y con diversas ayudas. Desde entonces se han beneficiado 660 familias, con 2.300 miembros en total, mediante ayudas a fondo perdido que pueden llegar a suponer el 45% del precio de la vivienda usada.  
   Burguete destacó que ha sido “un plan pionero en España” y que este año se incrementa tanto el número de viviendas como las ayudas (en 2005 fueron 68 viviendas y 2 millones de euros). También se ha añadido una parte para rehabilitación de 27 viviendas adquiridas en otros años, tal y como habían demandado algunas de las entidades.
   A su juicio, todo ello refleja “la voluntad del Gobierno de seguir desarrollando este programa” y el “interés de seguir colaborando con las entidades” y “de apostar por la vivienda social”. No obstante, reconoció este año, con la nueva Ley de Subvenciones (aprobada en noviembre de 2005), “el procedimiento ha sido un poco más lento al tratarse de una normativa más exigente”. En este sentido, valoró la “paciencia” de las entidades y les agradeció “el trabajo y la dedicación”.
   Por su parte, Palacios resaltó la coordinación de dos departamentos forales en el programa y destacó la importancia “fundamental” de tener una vivienda como factor de integración social. También dijo esperar que el próximo año la firma de los convenios pueda realizarse antes.

Reparto de las subvenciones
Del total de subvenciones, el departamento de Vivienda pone 2 millones de euros y el de Bienestar Social, 467.000 euros. Entre los beneficiarios, la asociación La Majarí recibirá una ayuda de 564.297,55 euros para facilitar el acceso a 18 viviendas.Asimismo, el Secretariado Gitano gestionará 20 viviendas, con una ayuda de 655.690 euros. (De Diario de Navarra)

 

"Sinélo mashkamo etnikano"
por Eva Queralt

     16-31.09.2006 / ‘Sinélo Mashkarno etnikano. Soy mediador gitano’. Éste fue el título del curso organizado por Unión Romaní en Linares los días 17 y 18 de julio dedicado a la formación de mediadoras interculturales con la comunidad gitana. Este curso se planteó como “un espacio de reflexión y de aprendizaje sobre los diferentes modelos de mediación” y contó con la asistencia de 15 alumnas, 13 de las cuales gitanas.
   Para Unión Romaní, “estas jornadas surgen de la necesidad de intercambiar experiencias entre mediadores gitanos y de la inquietud de éstos por seguir aprendiendo”. Por esta razón desde Unión Romaní se plantea la formación continua “como un medio necesario para seguir creciendo profesionalmente dentro de estos nuevos yacimientos de empleo”.
   Durante los dos días, el curso contó con la participación de diversas ponentes especializadas en cada materia. Éstas fueron Ángela Molina, jefa de estudios del CEIP Andalucía de Sevilla; Gertru Vargas, técnica de Educación de Unión Romaní; Ana Esmeralda Rizo, profesora titular de Sociología en la Universidad de Huelva; Lola García, Técnica de Educación de Unión Romaní; Leticia Arbide, técnica del Departamento de Recursos Humanos; y Fernanda Muñoz, coordinadora del Programa de Desarrollo Gitano del Consorcio para el Desarrollo de la Vega Sierra Elvira. Como punto final se llevó a cabo una mesa redonda moderada por Carlota Camacho, secretaria general de la Asociación de mujeres gitanas Paraj de Linares, en la que se discutió sobre los distintos modelos de mediación y se hizo hincapié, con la participación activa de las alumnas, en los aspectos tratados durante el curso.
   El curso lo clausuró Manuel García Rondón, secretario general de Unión Romaní, que consideró que entre las participantes “hay madera para llegar a ser buenas mediadoras” y por ello quiso hacer “una valoración muy positiva” del curso.
   Por su parte, Ángela Santiago, presidenta de Paraj y asistente al curso, explicó que hay que trabajar para cambiar algunos aspectos del pueblo gitano que no pueden seguir como están, como el absentismo escolar, problemas de salud, etc. Santiago destacó que estos cursos dan “dan las técnicas y las herramientas para trabajar por este cambio”. Ángela Santiago valora especialmente el papel de la mujer gitana en esta transformación: “Hace diez años eran impensables los encuentros y cursos de este tipo mientras que ahora hay una gran respuesta por parte de las mujeres, sobretodo de las que no pudimos estudiar en nuestra época y que ahora queremos ayudar a nuestro pueblo”.  
   Este curso cuenta con una parte presencial de 15 horas, que fue la realizada en Linares, y otra parte de trabajos no presenciales de 85 horas más, en la que se realizarán actividades y un proyecto final ‘on line’ de forma tutorizada.

 

 

 

 

Volver a índice Nevipens Romaní