1-15 de marzo de 2006. Número 411

 

 

Madrid acoge una jornada de promoción
de la salud en la comunidad Gitana

     1-15.03.2006 / El Instituto de la Salud Pública y la Fundación Secretariado Gitano organizaron la Jornada sobre Atención Sanitaria y Promoción de la Salud en la Comunidad Gitana. El acto, que se llevó a cabo en el Centro Social Adalí Calí el 1 de marzo, contó con la participación de Rosario Otegui Pascual, antropóloga social, que dio la conferencia inaugural: “Conceptos de Salud que manejan las comunidades gitanas españolas”. A continuación, se celebró una mesa redonda coordinada por Julia Domínguez, responsable de Promoción de la Salud de la Consejería de Sanidad y Consumo,  y con la participación de Nadia Rodríguez, trabajadora social; Gloria Medina, médica de familia; Isabel Blázquez, enfermera; y Nuria Serrano, trabajadora social.
   En la segunda mesa redonda, coordinada por Margarita García Barquero, del Área 1 de Salud Pública, participaron Maite Abaurrea, de Gaz Caló de Navarra; Nicole Aerny, jefa de sección de Planificación de Programas en Salud Pública, Carolina Parra, trabajadora social, Begoña Moreno, trabajadora social y Paloma Alfonso, de la Asociación Barró. En esta mesa redonda se presentó también el estudio “Acceso a los servicios sanitarios de la población en los asentamientos marginales en la Comunidad de Madrid”.
   La jornada tuvo como principales objetivos la mejora del conocimiento de los profesionales sociosanitarios de determinados aspectos de la cultura gitana en relación con la salud e informar sobre determinados problemas asociados a la promoción y atención a la salud del colectivo gitano, así como conocer algunas de las actuaciones que se han llevado a cabo en este ámbito, impulsar el intercambio de experiencias y la coordinación entre los profesionales sociosanitarios y las asociaciones y fomentar la mejora de las acciones en la promoción de la salud. 
   Actualmente, la población gitana de la Comunidad de Madrid se encuentra todavía en situación de vulnerabilidad a causa de hábitos de vida poco saludables, de un deficiente acceso a los recursos sanitarios y programas preventivos públicos, de una mayor prevalencia de ciertas enfermedades y una menor esperanza media de vida al nacer.

 

El 2008 será el “Año europeo del diálogo entre culturas”

     1-15.03.2006 / El año 2008 será el “Año europeo del diálogo entre culturas”, según una propuesta del Parlamento europeo y del Consejo adoptada por la Comisión. Esta idea fue expuesta inicialmente por el Comisario europeo responsable de cultura, Ján Figel, con ocasión de un discurso en el Parlamento Europeo ya en 2004. Con una dotación total de 10 millones de euros, el Año Europeo impulsará la abundancia y la diversidad de proyectos concretos que se llevarán a cabo en 2008 mediante programas y otras acciones comunitarias. Los ámbitos de la cultura, de la formación, de la juventud, del deporte y de la ciudadanía serán los de mayor interés.
   En la presentación inicial de esta propuesta, Ján Figel declaró que “en los últimos años Europa ha registrado cambios importantes debido a los efectos de las sucesivas ampliaciones de la Unión, de una mayor movilidad estipulada por el mercado único y de la intensificación de los intercambios humanos y comerciales con el resto del mundo. Esto ha determinado la interacción entre los europeos y las diferentes culturas, lenguas, etnias y religiones del continente y de otras partes. Por tanto, el diálogo entre las culturas es un instrumento indispensable en la perspectiva de un acercamiento de los pueblos europeos, acercamiento interesante tanto para los pueblos entre ellos como para las culturas con las que éstos se identifican”.
   El “Año europeo del diálogo entre culturas” tiene el objetivo de promover el diálogo intercultural como instrumento capaz de ayudar a los ciudadanos europeos y a todos los que viven en la UE a adquirir los conocimientos y la capacidad que les permita entender un contexto más abierto, y sensibilizarles sobre la importancia de desarrollar una ciudadanía europea activa y abierta al resto del mundo, respetuosa con la diversidad cultural y basada en valores comunes.
   La coordinación y la preparación de este Año europeo debería ir conjuntamente con los preparativos del Año europeo por la igualdad de oportunidades para todos, en 2007, para aprovechar el máximo de sinergias entre los dos. La Comisión propone que el Año europeo destine su presupuesto a diferentes acciones como una campaña de información y promoción del Año, subvenciones para actos dedicados a la sensibilización de los valores del Año, y la cofinanciación de proyectos nacionales. Aunque la propuesta fue adoptada por el Parlamento a finales de 2005, aún debe ser examinada, tanto por el Consejo como por el mismo Parlamento, para tomar una decisión definitiva antes del fin de 2006.

 

Unidos contra las presiones racistas

     1-15.03.2006 / Trece ONG denuncian presiones “xenófobas y excluyentes” en torno a proyectos como los alojamientos de la Fuensanta o el albergue de Tejavana. “Los vecinos se han alzado para impedir construcciones de edificios destinados a atender determinadas necesidades sociales de los también vecinos de esta ciudad”, señaló la delegada en Córdoba de la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A), Esther Muñoz.
   Un total de trece colectivos sociales de la ciudad firmaron un manifiesto para reclamar a la Subdelegación del Gobierno, a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento que no cedan ante estas posibles “presiones”. Como ejemplos se citaron el caso del barrio de la Fuensanta, en el que los residentes rechazan la instalación de alojamientos en la zona, o las reticencias ante la construcción de unos albergues temporales para rumanos en Tejavana. 
   Con el manifiesto, las entidades quieren demostrar su apoyo a cualquier decisión que “implique conseguir una ciudad integradora y equilibrada para toda la ciudadanía”. Para Muñoz, “el desconocimiento” de los proyectos es la causa de la respuesta vecinal, así como “el temor ante aquéllos que sean diferentes por cuestiones religiosas, étnicas o por presentar carencias sociales”. “Ser gitano o inmigrante no quiere decir que sea peligroso o que vaya a generar problemas en el barrio”, incidió. (De L. Chaparro. Día de Córdoba)

 

La Junta de Andalucía reconoce
el fracaso de los planes contra el chabolismo

     1-15.03.2006 / Un día después de que el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, entregara el informe donde confirma el fracaso del Plan de Erradicación del Chabolismo, la consejera para la Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, suscribió la ineficacia de estas medidas.
   Así, Navarro reconoció a finales de diciembre que las medidas “probablemente no han dado los resultados que se esperaban” pero, además de la responsabilidad de la Administración, demandó también la implicación de la sociedad.
   La consejera admitió, tras asistir a una campaña de sensibilización de la imagen de la comunidad gitana, que el mayor esfuerzo corresponde a las instituciones y que, de los planes, “habrá que buscar lo positivo y reforzarlo”. Sin embargo, demandó la colaboración de los ciudadanos.
   Asimismo, indicó que “es más fácil hacer un discurso que trabajar directamente en erradicar totalmente esas situaciones coyunturales o, en muchos casos, estructurales de exclusión social, lo duro es que a veces te encuentras con familias que ya nacieron en esos núcleos y aquí es donde debemos realizar un mayor esfuerzo”.

Más coordinación
La consejera compartió las directrices expuestas por el Defensor del Pueblo en su informe especial sobre el chabolismo, que entregó a mediados de diciembre a la presidenta del Parlamento de Andalucía, María de Mar Moreno, para trabajar en esta materia. Chamizo aboga por un pacto político para minimizar el rechazo social a los realojos, dinero para actuar en la compra de viviendas y tutela social continuada.
   Navarro subrayó la necesidad de una coordinación entre todas las instituciones y, sobre todo, con programas integrales, “porque la eliminación no es única y exclusivamente entregar viviendas a quien viva entre cartones sino que significa trabajar con estas personas, a nivel individual o colectivo, desde todos los ámbitos”.
   En cuanto al núcleo chabolista de El Vacie de Sevilla, uno de los mayores de Sevilla junto al de Torreblanca, situado también en la capital hispalense, y al de los Asperones en Málaga, reconoció que eliminar el núcleo “no es fácil y que, cuando se haga un plan de actuación con competencias compartidas, debe tener recursos y no sólo económicos, en una misma dirección para erradicar esta situación”. Explicó que “los frutos de este trabajo son lentos porque las actuaciones de golpe de efecto pueden quedar bien en un primer momento, pero luego no persisten”.
   La consejera para la Igualdad y Bienestar social apostó por trabajar de forma “rigurosa y seria con actuaciones a corto, medio y largo plazo”. (Terra Actualidad-Vocento)

  

Nuevos aires a la identidad gitana

     1-15.03.2006 / La asociación de Mujeres Gitanas Universitarias de Andalucía (Amuradi) persigue desde hace cuatro años una normalidad en todos los ámbitos sociales que deje atrás a una discriminación histórica.
   Son mujeres, universitarias y trabajadoras y, además, gitanas. Parece un ‘más difícil todavía’ cuando no debería de serlo. Hace cuatro años, entre charlas y cafés, comenzaron a compartir las mismas inquietudes, a ser críticas con la situación en que vivían (y viven) muchos otros de su comunidad gitana y se dieron cuenta de que en ese contexto en el que ellas estaban, en una facultad estudiando, eran unas “privilegiadas”.
   Surgió así Amuradi, la Asociación de Mujeres Gitanas Universitarias de Andalucía. Su presidenta, desde entonces y a día de hoy, Beatriz Carrillo –activista convencida desde muy pequeña–, cuenta qué las animó “a organizar una entidad que rompiera, para dejar de crear las mismas historias y poder ofrecer algo distinto de cara a la promoción de los gitanos, y especialmente de las mujeres”.
   En la actualidad son más de 300 socios, el 60 por ciento mujeres, y cuentan con el apoyo de “hombres gitanos y de mucha gente ‘paya’”. Esto a Beatriz le llama mucho la atención y dice sentirse “muy orgullosa”. “La gente que se acerca a la asociación se queda atrapada porque lo ven de una manera muy distinta, entienden perfectamente el mensaje que nosotras estamos trasmitiendo y se convierten en los más defensores del mundo; yo muchas veces me río y pienso: sois más papistas que el Papa”.
   “Yo creo que esto es lo positivo –apunta–, que al fin y al cabo nos lleguemos a entender. Nosotras lo que tratamos es de unir, de lanzar un mensaje siempre resaltando las aportaciones que ha hecho el pueblo gitano a la cultura andaluza, que somos más iguales que diferentes y que apostamos por no renunciar un ápice a nuestra identidad pero intentando avanzar”.
   Obstáculos los han tenido, pero Beatriz opina que no han sido tantos. “Las dificultades que existan nunca me las tomo como grandes obstáculos, es más, yo creo que dándoles la espalda superas muchas más cosas en la vida, y no somos gente que nos detengamos porque tampoco hemos sufrido la discriminación en nuestras propias carnes. Esto hay que resaltarlo porque siempre que se habla de gitanos se asocia a personas que han sufrido un rechazo”.
   Desde un dispositivo de atención a las mujeres en el que tratan de buscarles un empleo, enseñarles a leer y escribir, a talleres de habilidades sociales, proyectos de deportes con niños para acercarlos a la escuela o campañas de sensibilización por institutos, son algunas de las actividades puestas en marcha por Amuradi y que centran su día a día. Dice Beatriz Carrillo que “en estos cuatro años, demasiado hemos hecho”.
   “Lo más importante ha sido la Caravana Universitaria Romí, que empezó en 2002 y terminó el año pasado tras pasar por todas las universidades andaluzas, y ha sido maravilloso porque era un proyecto piloto en el que organizábamos actividades culturales y lúdicas que resaltaran la parte gitana que tiene la cultura andaluza”. Ahora ya están en otros retos, como realizar un estudio “para analizar la prensa de hace 20 años hasta la actualidad y ver si ha cambiado el tratamiento que se da a la imagen de los gitanos” o “extrapolar la experiencia de Amuradi a otras comunidades y que no se quede sólo en Andalucía”.
   Con todo, los cambios no se ven de la noche a la mañana sino que es un proceso a largo plazo. Beatriz reconoce que la realidad, aunque dura, es que “no hemos tenido la capacidad de resaltar lo que tenemos de valor. Históricamente, los gitanos hemos sido condenados al retraso social, cuando hemos tenido la posibilidad de arrancar igual que la sociedad mayoritaria en los tiempos de democracia los gitanos se quedaron estancados y lo que hay es más una diferencia de ritmos sociales que otras cuestiones”.

La lucha contra los prejuicios
Beatriz Carrillo llegó a Sevilla desde la localidad cordobesa de Palma del Río y la primera vez que comentó en público que era gitana nadie se lo creía. Estudió Trabajo Social, ahora está matriculada en Antropología y a lo largo de su experiencia ha constatado que “los gitanos que llegamos hasta estos espacios es porque realmente tenemos mucho apoyo por parte de nuestra familia, que es consciente de la importancia de nuestra formación y, por otro lado, pasamos desapercibidos porque la gente está esperando unos estereotipos que nosotros no estamos dando”. “A mi me decían –relata Beatriz– tú no eres gitana, si tú no eres igual, lo cual es doblemente una ofensa porque no te permiten ni siquiera prosperar; y yo les decía: si no es que tenga que parecerlo, es que lo soy, y además de padre y madre y criada como una gitana porque yo lo he elegido”. Y cuantas más veces ha escuchado estos comentarios, más veces se ha dado cuenta de “la carga de prejuicios y estereotipos que existen sobre el tema”. “Asocian muchísimo la marginación con los gitanos, que efectivamente existe pero no es la mayoría de la comunidad gitana la que la está padeciendo; y son sobre todo los medios de comunicación los que más están cargando las tintas con nosotros”. (C. Malagón. Huelva Información)

 

Gitanos, los asturianos más discriminados

   1-15.03.2006 / Asturias: una población de 10.000 gitanos. Es una de las comunidades autónomas españolas que registran más denuncias por discriminación a personas de esta etnia. Así se recoge en el informe anual “Discriminación y comunidad gitana”, elaborado por la Fundación Secretariado Gitano (FSG). El estudio incluye 91 denuncias recibidas durante 2004 en toda España y que corresponden a aquellos casos en los que la fundación ha documentado la existencia real de una práctica discriminatoria. De ellas, trece se registraron en el Principado, más de un 14 por ciento del total.
   El informe explica que la comunidad gitana “es uno de los grupos peor valorados socialmente” y que “continúa siendo víctima de una discriminación en ámbitos esenciales, lo que incide en una menor calidad de vida y en el ejercicio de sus derechos ciudadanos”.
   Sus conclusiones coinciden, asimismo, con un estudio elaborado por el Grupo de Investigación Psicosocial (GIP) de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo, en colaboración con el Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad en Asturias (MPDLA) y la Conserjería de Vivienda y Bienestar Social del Principado. Este informe incide en que, entre los jóvenes asturianos, aún existe un alto nivel de prejucios hacia los inmigrantes y los gitanos, sin que se observe un cambio en las actitudes xenófobas respecto a las de generaciones precedentes. El texto arroja, además, conclusiones como que los gitanos despiertan reacciones negativas “manifiestamente superiores” a las que surgen con relación a los grupos de extranjeros.

Racismo cotidiano
   Por su parte, los gitanos, “sólo son conscientes de la vulneración de la igualdad de trato”, mientras que “asumen algunas prácticas como naturales e inevitables”. Además, aseveran, “el desconocimiento de los medios disponibles para defender sus derechos, el miedo a represalias y la desconfianza institucional frenan a las víctimas a la hora de denunciar la discriminación”. En Asturias se han recogido casos de discriminación, referidos a problemas en la búsqueda de trabajo, el acceso a la vivienda, el consumo y los trámites administrativos.“Por el apellido, éste tiene que ser gitano”En la categoría de empleo se contemplan dos casos. El primero de ellos, ocurrido en Avilés, corresponde a lo que la FSG denomina “discriminación directa”. En esa ocasión, la fundación recibió una propuesta de formación en una empresa, en el marco de un proyecto financiado por la Unión Europea. A pesar de presentar un curriculum que cumplía con todos los requisitos exigidos, la empresa no se puso en contacto con el candidato. Una gerente del proyecto explicó que en la empresa comentaron al responsable de recursos humanos que “el candidato vive en una zona donde residen muchos gitanos y que, por su apellido, debe ser uno de ellos”.
   Diez meses después, en Gijón, una empresa de limpieza presta sus servicios en una comunidad de propietarios. Hasta que uno de los vecinos acusa a un trabajador gitano de llevarse el panel de los anuncios del portal y afirma que se ha producido un robo dentro de uno de los coches del garaje. La junta de propietarios comprueba que estos hechos no son ciertos, pero la empresa decide trasladar al trabajador para evitar conflictos.

“El piso ya está alquilado”
En Corvera se registraron al menos tres episodios de discriminación relacionados con la vivienda. El primero de ellos ocurrió cuando una familia gitana que residía en una vivienda declarada en ruina intentó alquilar un inmueble. Tras ver un piso anunciado en la prensa, una vecina, pariente de la dueña, se niega a facilitarles su teléfono, asegurando que la casa ya se había alquilado. Asimismo, una inmobiliaria, que también gestiona el alquiler del piso, intenta mediar con la propietaria sin resultados.
   Posteriormente, dos jóvenes gitanos intentan visitar otro piso que se anuncia “en alquiler”. Al verlos, la dueña les informa de que ya no va a alquilarlo y asegura que no ha quitado el cartel a la espera de que los antiguos inquilinos retiren sus muebles. La vivienda continuaba en alquiler mes y medio después. Ellos, sin casa.
   Otro de estos episodios discriminatorios se registró después de que técnicos municipales aconsejasen el desalojo de la vivienda de una persona gitana. El Ayuntamiento de Corvera se comprometió entonces a facilitarle el alquiler de otro piso mientras se rehabilitaba el suyo. Pero las obras no se iniciaron ni se le ofreció un alojamiento alternativo, a pesar de que el inmueble presentaba claro riesgo de derrumbe.
   En Castrillón, una familia alquila un piso propiedad de una constructora benéfica donde residen desde hace años. Sus vecinos les acusan de no cumplir con la normativa de la comunidad, especialmente, en lo que se refiere a niveles de ruidos y a normas de estacionamiento. Los vecinos exigen de manera continua que se traslade a la familia a otra vivienda y critican su manera de vivir y sus costumbres. A pesar de que la comunidad de vecinos admite una clara mejora de la convivencia, acaba denunciando a la empresa constructora.
   En Soto de Barco, seis familias gitanas residen desde hace varios años en un poblado chabolista sin las mínimas condiciones higiénico-sanitarias. En 2002, “el Ayuntamiento”, dice la FSG, “promete un proyecto de construcción de viviendas para alojar a estas familias que no llega a formalizarse por presiones vecinales”. Ya en 2004, se informa de que va a iniciarse la construcción, aunque finalmente se asignan las viviendas únicamente a quienes puedan acreditar una serie de requisitos que no cumple ninguna de las familias del poblado chabolista.

“No puedes usar el baño”
En Avilés, un gitano sufre la negativa de un establecimiento a servirle una consumición y a utilizar los lavabos. El afectado toma entonces la decisión de denunciar los hechos, para lo que realiza una consulta a un servicio de asistencia jurídica gratuita, en el que una abogada le sugiere no realizar ninguna reclamación, ya que, alega, conllevan mucho papeleo.Problemas hasta con el DNIOcurrió en Corvera. Una persona gitana de origen portugués intenta tramitar la corrección de su primer apellido, que figura erróneamente en su documento nacional de identidad. Para ello, se le solicita la presentación de su partida de nacimiento. En ella, se comprueba que, en el momento de la inscripción en el registro civil, en el año 1979, sus padres figuraban como ciudadanos portugueses. Por ese motivo, se le deniega la renovación del DNI y se le exige el inicio de los trámites para solicitar la nacionalidad española, lo que implica dejarle indocumentado mientras dura el proceso. Al final, tiene que terciar la Delegación del Gobierno de Asturias. (De Azahara Villacorta. La Nueva España)

 

 

16-31 de marzo de 2006. Número 412

 

Cerco al chabolismo

     16-31.03.2006 / Galicia quiere erradicar las infraviviendas, en su mayoría habitadas por familias gitanas que pasarían a vivir en casas modulares. Vigo, Santiago y Ourense son las urbes gallegas sin problemas de chabolismo, mientras en el resto van desapareciendo
“Los gitanos se sientan entorno a la hoguera, con su voz plañidera cantan penas de amor. Sus destinos errantes no tienen fronteras ni sus vanas quimeras tienen nunca final”. Las fogatas de la vieja canción, encendidas cerca de las chabolas, se van apagando en Galicia. Lentamente, los asentamientos chabolistas van siendo menos y la Conselleria de Vivenda e Solo ha anunciado su intención de cambiarlos por casas modulares. El objetivo es “dar unha resposta eficaz e áxil” al problema del chabolismo.
   En Galicia viven unas 7.000 personas de etnia gitana cuya situación social, según la web de la Fundación Secretariado Gitano, “es muy diversa, si bien en los últimos años se está produciendo un proceso de transformación que posibilita una mejora de sus condiciones de vida”.
   Raúl Jiménez Salazar, presidente de la Asociación Gitana de Ourense, sostiene que hacen falta viviendas “para todos los gitanos, porque este es un problema en toda Galicia”. Indica que en la ciudad hay 70 familias gitanas, “que viven en distintos sitios para que no se formen guetos”, de las que una veintena están en pisos alquilados, si bien no existen asentamientos chabolistas. Para Jiménez Salazar, el Ayuntamiento ourensano “no está haciendo casi nada para que éstos tengan casa; dicen que están buscando terrenos pero no los encuentran”. Sobre la iniciativa de Maceda, la considera muy positiva, recuerda que ya hace algún tiempo que estaban con este proyecto y “a ver si lo consiguen”.
   En la provincia de Ourense, hay chabolistas gitanos en Xinzo y O Carballiño, mientras que en Verín “viven en casas de planta baja o viviendas de protección oficial”, explica Jiménez.

Pobreza y alto paro
En Santiago y en Vigo no hay problemas de chabolismo, si bien en el entorno de Compostela había a finales de 2004 unas 300 casas con graves deficiencias. En ambas ciudades, según datos de las respectivas delegaciones de La Voz de Galicia, destaca el trabajo de los servicios sociales de los respectivos ayuntamientos como de Cáritas, esta última en el campo de erradicación de la pobreza.
   Un estudio de la Fundación Secretariado General Gitano situaba en 448 las personas de etnia gitana residentes en Santiago, de los que 265 están en edad laboral, si bien el 80% de los comprendidos entre 17 y 35 años están en paro.
   En A Coruña también se han ido reduciendo los asentamientos chabolistas, siendo el último en desaparecer el de los arcones de Orillamar. Las 35 familias que vivían en este lugar han recibido ayuda bien para el alquiler o para la compra de los pisos que ocupan desde hace unos meses “con unas cuotas adaptadas a su situación económica”, explicaron fuentes municipales.
   Otro asentamiento gitano que desapareció es el de la calle Oleoducto, cuyos residentes “no querían pisos, porque se dedican a la chatarra y entonces entre la Xunta y el Ayuntamiento se les dio un dinero y se fueron a unas casas cerca del monte Xalo”, recuerdan fuentes municipales.
   Desde el 9 de abril de 2002 en A Coruña funciona el Grupo de Trabajo de Erradicación del Chabolismo que lleva a cabo entre la etnia gitana programas sanitarios, educativos o de integración social, como el llamado ‘Madrugadores’, que busca la escolarización de los niños gitanos.
   Los dos asentamientos chabolistas que se mantienen en el municipio coruñés son los de O Portiño e Penamoa; en el entorno del primero está aprobada la construcción de mil chalés y 2.200 pisos y “se compensará con viviendas o con dinero” a las familias gitanas que viven en ese lugar. Penamoa está afectado por el trazado de un vial, conocido como la Tercera Ronda, que obligará a su desalojo.

Chabolas por casas
   Otro vial, en este caso una calle, será la solución para el poblado gitano de O Vao, en el término municipal de Poio, donde se da el caso único en Galicia de que los terrenos que ocupan unas ochenta familias gitanas son de su propiedad. El Plan General de Urbanismo de Poio ya ha sido modificado y está pendiente de la aprobación definitiva, lo que hará posible la construcción de la calle y de los edificios donde se realojarán las familias.
   Una de las personas que trabaja con este colectivo considera que la construcción de viviendas modulares hará que se mantenga estos guetos, algo que desde Vivenda sostienen que no ocurrirá y que ésta “é unha solución rápida e de calidade” al problema del chabolismo, un cambio de chabolas por casas. (De Rodri García. La Voz de Galicia)

 

El Vaticano pide mayor solidaridad con los gitanos

     16-31.03.2006 / El Vaticano presentó un documento denominado 'Orientaciones para la pastoral de los gitanos' en el que pide a la Iglesia y a los católicos que expresen una mayor solidaridad con este pueblo. El documento fue presentado el 28 de febrero en una rueda de prensa por el presidente y el secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, el cardenal Stephen Fumio Hamao y el arzobispo Agostino Marchetto, respectivamente.
   El texto es fruto de un largo estudio en el que han contribuido diversos agentes pastorales, gitanos y expertos. Los seis capítulos del texto están divididos en dos apartados: el primero presenta una visión de conjunto de la Iglesia y los gitanos, mientras el segundo se centra en cuestiones pastorales. “Sucede a menudo que los gitanos son rechazados o mirados con desprecio. El mundo, que en gran parte está caracterizado por la avidez y por el desprecio de los débiles tiene que cambiar y acoger a nuestros hermanos nómadas no sólo con la simple tolerancia sino con un espíritu fraterno”, señala el documento.

Persecuciones
Resalta también que la historia de los gitanos está caracterizada por rechazos y persecuciones que culminaron con el “holocausto olvidado”, que también ellos sufrieron durante el nazismo. En esta línea, añade que aún ahora su supervivencia se ve amenazada por “la rápida transformación de la sociedad moderna que hace inútiles sus actividades tradicionales, así como la discriminación contra ellos, las condiciones precarias de su hábitat y el bajo nivel de instrucción”.
   Durante la presentación del texto, el cardenal Stephen Fumio Hamao explicó que el origen de la pastoral específica para los gitanos se remonta a la primera mitad del siglo XX, gracias a la iniciativa de algunos sacerdotes en Francia, Alemania, España e Italia y que la Santa Sede la reconoció como misión especial en 1965 tras la primera peregrinación histórica de los gitanos a Roma.

Valoración positiva
El cardenal constató las numerosas señales de “evolución positiva” en el mundo gitano como “el deseo creciente de instrucción y formación, la sensibilización social y política que desemboca en la creación de asociaciones y partidos” o la incipiente participación en la administración nacional, y la presencia de mujeres en la vida civil. También recordó la nutrida asistencia de la comunidad a la beatificación, el 4 de mayo de 1997, del primer beato gitano, el español Ceferino Jiménez Malla.
   Por su parte, el arzobispo Agostino Marchetto, se centró en la actividad pastoral, destacando, en primer lugar, que “por la naturaleza particular de la cultura gitana, la simple evangelización desde fuera no es eficaz”. El prelado elogió, además, el “fuerte sentido de la familia” de los gitanos. Asimismo, recordó la necesidad de “promover la igualdad de derechos entre hombres y mujeres gitanos” y recalcó que “la honradez laboral es una virtud civil y cristiana que no hay que olvidar”.
   Por otra parte, lamentó que los medios de comunicación “raramente dan a conocer al público aspectos positivos de la cultura gitana y hacen hincapié en los negativos, perjudicando aún más su imagen”. (De C. Giles. Europa Press)

 

El barrio chabolista de Santander desaparecerá este año

     16-31.03.2006 / La Cavaduca, el barrio chabolista gitano de Santander, pasará a la historia este 2006. La concejalía de Servicios Sociales ha elaborado un plan para que a lo largo de los doce meses de este año sean reubicadas las quince familias que viven aún en este asentamiento, inaugurado en el año 1982 con carácter temporal para dar cobijo a las familias gitanas que vivían en la zona de La Albericia, que sufrió inundaciones.
   No fue hasta 1995 cuando el Ayuntamiento comienza a intervenir en el poblado, ayudando a las familias residentes. En 1996 se elabora una propuesta técnica de intervención paulatina en el asentamiento de La Cavaduca, sin contemplar aún los realojos de los vecinos en viviendas dignas. Los primeros trabajos de los servicios sociales municipales permitieron ir entrando en el núcleo del poblado, que contaba con 52 familias y un total de 241 habitantes. En aquel momento, los servicios sociales encontraron sobre todo grandes problemas sociosanitarios: no había luz ni agua y los niños estaban sin escolarizar.

Realojos en viviendas
En 1999, el Ayuntamiento consiguió una subvención del Gobierno de Cantabria, que se empleó para realojar en pisos a las dos primeras familias gitanas. En el año 2000 se elaboró y aprobó el Plan Integral para La Cavaduca, cuyo fin último es integrar en la sociedad a estos santanderinos, tras haber realizado un estudio en profundidad para elaborar un diagnóstico del estado personal, del estado de las viviendas, del conflicto social que suponía el asentamiento y la necesidad urgente de intervención con estos vecinos, logrando su realojo en viviendas dignas.
   Desde el principio de los trabajos de realojo se ha contado con el apoyo financiero del Gobierno de Cantabria, la Fundación Marcelino Botín y la Caja Cantabria. En el período 2000-2005 se han destinado al este plan 3.358.900 euros, además de cinco pisos que ya eran de propiedad municipal. Dicha cantidad se destinó a la atención social a los vecinos (prestaciones sociales, arreglos de infraestructuras en el asentamiento y viviendas, talleres y cursos de promoción, etc.) y al realojo en viviendas de los vecinos.

Familias realojadas
A finales de 2005 se había conseguido el realojo de 36 familias gitanas, que han pasado a residir en viviendas municipales; en viviendas libres cuyo alquiler está subvencionado por el Ayuntamiento y en viviendas que han sido compradas por las familias gitanas y a las que se ha concedido una aportación económica como ayuda para el pago de la hipoteca que les ha concedido el banco.
   Con el realojo no acaba el trabajo de los servicios sociales con las familias gitanas. “Nuestra labor prosigue –dice la concejala Encarnación Salmón– con el seguimiento de cada una de las familias, para ver su integración en el barrio y la integración escolar, para saber cómo va su vida y cómo evolucionan favorablemente hacia la integración social y vecinal”. (De J.C. Flores-Gispert. El Diario Montañés)

 

La Peña Flamenca Bajañí celebra su X aniversario

     16-31.03.2006 / Con motivo del X aniversario de la constitución de la Asociación Cultural La Guitarra / Peña Flamenca A Bajañí de Zaragoza, el 2006 acogerá diversos actos conmemorativos.
   Las celebraciones empezaron ya el 24 de febrero con el I Foro Taurino, titulado ‘Gitanos en el ruedo’, que contó con la presencia del experto y autor del libro con el mismo título,  Joaquín Albaicín. El mismo día terminó con una fiesta flamenca en la escuela de baile La Galería. En este fiesta actuaron, al cante, Antonio Jiménez Rodríguez, y al toque, Jesús Jiménez. Juntos demostraron que está vivo el sentimiento flamenco, la intuición genial, dejando actuar al espíritu y perdiendo la noción del tiempo en los fandangos, sus remates por bulerías y cabales seguiriyas, rematando con sus furibundos tangos.
   A más largo plazo, la Asociación Cultural La Guitarra / Peña Flamenca A Bajañí lleva a cabo una campaña de difusión de la lengua, la cultura, la historia y la identidad gitana, dirigida tanto a la población gitana como al resto de la población en general. Dentro de esta campaña se va a presentar, en edición facsímil, un vocabulario ‘español-kalò’, así como la reedición de la obra ‘Persecución’, que narra la historia gitana desde su aparición en Europa y en España (Obra literaria de Félix Grande y obra cantada por Juan Peña ‘El Lebrijano’). También se harán foros sobre toros, flamenco y identidad gitana, así como concursos de redacción de la Historia Gitana, de lengua y un concurso internacional de fotografía sobre gitanos.
     Además, la Asociación Cultural La Guitarra / Peña Flamenca A Bajañí va a seguir ofreciendo cursos de baile, guitarra y cajón.

 

Una segunda familia virtual

     16-31.03.2006 / Se llaman Sara y Sonia, pero todos sus ‘ciber’ amigos las conocen como Arachy y Nazaret. La primera es de Barcelona y la segunda de Santander. Una es gitana y la otra paya, aunque casada con un gitano. Pero a las dos les une una gran afición: son dos forofas de internet, de las nuevas tecnologías y sobre todo de las posibilidades comunicativas que éstas les ofrecen, más allá de los prejuicios y dificultades de la vida ‘real’. Por eso nació Kerkaly –casa gitana-, la web que han montado estas dos amigas, poniendo dinero de sus bolsillos, para tener “una segunda casa donde sentirnos a gusto y hablar libremente”.
   Empezaron comprando el dominio (www.kerkaly.net) hace algunos meses y poco a poco han ido mejorando la página, de clara inspiración gitana. Actualmente, dispone de una sección foro, álbum de fotos, noticias, radio en directo hecha por la misma Arachy, un chat, un diccionario romanò-español, un rastro virtual, y tres secciones de música: una de música “disco”, una de música “gitana” y otra de alabanzas cristianas. De hecho, la última novedad es la creación, aún no finalizada, de una página cristiana paralela a Kerkaly, donde también habrá un foro y un chat propios.

Ante todo, respeto
Arachy destaca la buena armonía que hay entre los usuarios de la página. “Solemos encontrar siempre a la misma gente y ya nos conocemos las vidas”. Explica que hay entre 10 y 15 usuarios que se pueden considerar fijos, aunque hay muchos que visitan la página de forma esporádica. Arachy considera que son “poca gente pero buena”, y eso es lo que distingue su foro y su chat de los otros en los que ella ha participado. “En el chat tenemos un filtro y hay una lista de palabras que consideramos ‘malas’ que no se pueden escribir, para evitar ofensas o insultos, pero normalmente se habla de cosas buenas, nos mandamos poesías, hablamos de Dios...”. Para las fundadoras, el respeto entre los usuarios es casi la única norma a seguir. A partir de ahí, cuanta más gente mejor.
   Aunque la mayoría de los usuarios actuales son gitanos, Kerkaly está abierta a todo el mundo, y por ello quieren difundir este proyecto y atraer a nuevos usuarios que entiendan y mantengan su filosofía actual. “Para nosotros es como una segunda familia, es un lugar de encuentro, de debate, en el cual puedes aprender del resto y siempre descubres gente interesante, aunque se mantengan en el anonimato”.
   Pensando en el futuro, las creadoras de Kerkaly ya tienen en mente nuevas formas de evolución y uno de los proyectos que les hace más ilusión es crear un chat infantil para que puedan entrar los hijos de los usuarios, ya que muchos lo están empezando a hacer y así tendrían una vía de expresión adecuada a ellos. (Eva Queralt)   

 

 

 

Volver a índice Nevipens Romaní