1-15 de enero de 2005. Número 390

 

La Unión Romaní organiza un encuentro para potenciar el uso de las nuevas tecnologías

     1-15.01.2005 / Representantes gitanos se reúnen para debatir sobre la Creación de Redes de Información entre Organizaciones

     La Unión Romaní organiza las segundas jornadas para potenciar la utilización de las nuevas tecnologías y el trabajo interactivo
     Barcelona fue la sede de la segunda reunión que mantuvieron representantes de más de 100 entidades gitanas de todo el territorio español para debatir sobre la creación y el mantenimiento de redes de información entre organizaciones gitanas. En las jornadas participaron gitanos procedentes de puntos geográficos tan distintos como Galicia o Andalucía.
     El encuentro, que duró dos días, se dedicó a analizar la realidad del pueblo gitano en aspectos tan fundamentales como la vida política o la cultura con el fin de realizar un diagnóstico lo más completo posible de la situación actual de esta comunidad. Estas jornadas fueron la continuación de las celebradas en Sevilla durante el pasado mes de julio.
     Precisamente el encuentro en la ciudad andaluza fue el punto de partida de este encuentro. Las conclusiones adoptadas en el mes de julio fueron la base sobre la que se empezó a trabajar para profundizar en el diagnóstico. Así, temas como la existencia de partidos políticos gitanos, la recuperación del romanò-kalò y la necesidad o no de adaptar la ley gitana a los tiempos actuales fueron algunos de los asuntos que centraron la mayor parte de este debate.
     Otra parte importante de la reunión fue la que trató propiamente sobre la creación de las redes de información entre las diferentes asociaciones. Para ello se debatió sobre el papel que deben jugar las nuevas tecnologías de la información y los sistemas informáticos en el desarrollo y el mantenimiento de dichas redes. La creación de foros temáticos, la utilización de nuevos sistemas de comunicación basados en internet o la realización de un trabajo interactivo entre organizaciones de diferentes puntos del territorio español fueron algunas de las propuestas presentadas para lograr la mayor eficacia de estas redes de información.

Una entidad moderna

Las jornadas, que tuvieron lugar en el Consorci El Far de la ciudad condal, fueron inauguradas por Juan de Dios Ramírez-Heredia, presidente de la Unión Romaní, que destacó que esta entidad siempre ha estado al frente de la incorporación de las nuevas tecnologías.
     A modo de ejemplo recordó que la Unión Romaní fue la primera organización gitana del mundo que creó una página web propia, en el mes de diciembre del año 1995, y señaló la importancia de adaptarse a estas innovaciones afirmando que “llegará un momento en que quien no trabaje en red no tendrá ni una peseta”. “En la Unión Romaní creemos en la modernidad y, por eso, tenemos que hacer un esfuerzo por adaptarnos e introducirla en nuestro trabajo diario y en nuestras organizaciones”, afirmó Juan de Dios Ramírez-Heredia.
     Por su parte, Manuel García Rondón, secretario general de la Unión Romaní, aseguró en su intervención inaugural que “el mundo asociativo gitano se está quedando obsoleto y por eso es necesario realizar un diagnóstico exhaustivo y real del pueblo y del movimiento gitano hoy, para, a partir de esta base, empezar a trabajar”. (Núria Tomàs Castelltort)

 

La comunidad gitana de Úbeda demanda
más atención al Ayuntamiento

     1-15.01.2005 / Piden soluciones a la situación de “marginación” que padecen. La comunidad gitana de Úbeda, localidad de la provincia de Jaén, denuncia la falta de ayudas que, a su juicio, hay por parte del Ayuntamiento. José Ramón Romero, en representación de la asociación ‘Verekai', en la que se encuentran integrados más de doscientos gitanos de la ciudad, lanza la voz de alarma con el propósito de “ser escuchados por el Ayuntamiento”. “Somos el colectivo más desfavorecido y más olvidado por los políticos locales”, añade el portavoz de la asociación, con lo que pretende llamar la atención por los escasos recursos económicos con los que cuenta un importante número de familias por la falta de un puesto de trabajo que les permita salir adelante.
     Una de las principales trabas encontradas en este sentido, agrega, es la “prohibición, por parte del área de Comercio, de poder vender en el mercadillo de los viernes”, actividad que para muchos suponía la principal fuente de ingresos. La obligatoriedad de encontrarse dado de alta como autónomo para participar en este mercado semanal genera, según la denuncia, “que muchos vendedores ambulantes descartemos este trabajo como una salida para dar de comer a nuestras familias y nos obliga incluso a que nos marchemos a otros pueblos a vender, sin permisos y con el consiguiente riesgo de ser sancionados y perder la mercancía”. Por ello, José Ramón Moreno realiza un llamamiento al Consistorio: “Pedimos trabajo al Ayuntamiento para no tener que recurrir a la delincuencia y pasar necesidades. Desde la Administración local no se hace nada para impedirlo”, asegura. Solicita a los gobernantes que comiencen campañas de sensibilización en la ciudad para que las empresas que necesitan mano de obra contraten a estas personas sin la “discriminación”, señala, “de la que estamos siendo víctimas”. La entidad gitana pide ayudas a las instituciones públicas para conseguir empleo, para acceder a una vivienda digna y para evitar el absentismo escolar de sus hijos.

Más atención a la mujer

Demandan, asimismo, programas formativos, y de inserción para sus mujeres, que, dice, “no pueden integrarse socialmente por la nula atención que les dispensa, “ya que se menosprecian sus capacidades para poder ocupar un puesto laboral en nuestra sociedad”.
     Por todos estos motivos, la asociación ‘Verekai' pide mayor atención para una comunidad que supera las seiscientas personas en la ciudad. “La marginación que padecemos nos hace pensar que el objetivo del equipo de Gobierno es que nos traslademos a vivir a otros pueblos de la provincia”, concluye Juan Ramón Romero. (Victoria Jiménez. Jaén)

 

Ocho de cada diez gitanos dejan los estudios cuando cumplen los 14 años

     1-15.01.2005 / Un 80% de los gitanos abandonan los estudios a los 14 años. En Cataluña hay aproximadamente unos 60.000 gitanos y un 11,4% –básicamente mayores de 41 años– son analfabetos y sólo un 0,02% tienen formación superior. La educación es una de las principales carencias actuales de los gitanos de Cataluña y, en tanto que elemento clave para la superación de las desigualdades, una de las principales reivindicaciones de cara al futuro. Éstas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado un estudio elaborado por la Fundación Pere Tarrés por encargo de la consejería de Bienestar y Familia. Este análisis, el más amplio realizado hasta ahora sobre la población gitana en Cataluña, está sirviendo de base en la elaboración del Plan Integral del Pueblo Gitano que el gobierno desarrollará entre los años 2005 y 2008.
     Este plan, como aseguró la consejera Anna Simó, quiere, entre otras actuaciones, promover la recuperación de la lengua propia de los gitanos, que es el romanò, apoyar la cultura gitana y poner en marcha programas de sensibilización tanto en el sistema educativo como en general, promover planes específicos para la formación de la mujer y dar becas para facilitar el acceso de los jóvenes a la universidad, entre otras cuestiones.
     “Los gitanos tienen mucho interés en la educación porque ven que es la única manera de encarar un futuro sin diferencias, pero al mismo tiempo se sienten excluidos del sistema y abandonan. Es un pez que se muerde la cola”, afirma Montse Sánchez, antropóloga, profesora de la Universidad Ramon Llull y directora de este estudio.
     En relación con la educación, el estudio pone de relieve que los gitanos piden una escuela sin racismo, prejuicios ni estereotipos y que su cultura y valores (así como profesores de etnia gitana) sean partícipes del sistema educativo. “Para un gitano es muy fuerte coger un diccionario escolar y ver que entre las definiciones de gitano hay, aún, la de ladrón o sucio”, dice Sánchez.
     El estudio de la Fundación Pere Tarrés señala que al igual que la educación, el derecho a un trabajo digno es otra de las carencias de los gitanos de Cataluña. El estudio da cifras de lo que a la práctica es un hecho muy visible: que básicamente se dedican a la venta ambulante y que, prácticamente, no tienen presencia en el mercado laboral. Y todo esto quiere decir básicamente una cosa: que los gitanos no tienen acceso a los mismos derechos sociales que el resto de la población.
     Para la comunidad gitana el racismo es la principal barrera para acceder al mundo laboral. Esta comunidad ve cómo “se juzga a todos los miembros de la cultura gitana como si fuesen todos iguales” y cómo “se atribuyen las experiencias negativas a todo el pueblo gitano, haciéndolas culturales”.
     El racismo, pues, aunque también la falta de formación llevan al pueblo gitano a la autoocupación. “Una autoocupación que es forzosa para poder subsistir”, afirma el estudio, y que conduce a una falta de seguridad laboral, a una falta de derechos económicos y, por tanto, a una situación excluyente. El estudio encargado por Bienestar Social pone de relieve que son muchos los gitanos que esconden su identidad al ir a buscar trabajo.
     La comunidad gitana de Cataluña muestra también su preocupación por la vivienda, a pesar de que el estudio de la Fundación Pere Tarrés evidencia que un 65% de esta población tiene piso de propiedad. Este alto porcentaje se debe, básicamente, al hecho de que ésta es una de las principales comunidades que se han beneficiado de las promociones de vivienda protegida y pública.
     A pesar de todo, los gitanos se quejan de la práctica imposibilidad de conseguir avales bancarios y de demostrar su solvencia ante las inmobiliarias y los propietarios.
     El estudio pone en evidencia la degradación de los barrios donde viven los gitanos, que “hacen difícil la inclusión social y la promoción social” y del hecho de que a nivel urbanístico son bastante parecidos: “Grandes bloques en terrenos periféricos de las ciudades y pueblos con pocas o nulas infraestructuras, sin instalaciones ni servicios, sin comercios próximos, con barreras naturales y arquitectónicas que generan una visible frontera o muro donde quedan muy claras las delimitaciones del territorio, con pocas conexiones con el exterior”.
     Si los gitanos están orgullosos de algo es de ser gitanos. Éste es un pueblo muy unido, con una cultura propia y unas tradiciones muy arraigadas y muy antiguas y si alguna reivindicación destacan por encima de todas es la de poder continuar siendo ellos mismos.
     “A lo largo de todo el estudio los gitanos reivindican de forma constante su reconocimiento como catalanes y como pueblo que forma parte de la cultura de este país y, a partir de aquí, poder tener los mismos derechos que tiene todo el mundo manteniendo su diferencia”, comenta Montse Sánchez. Considera que la única posibilidad que tiene el pueblo gitano para llegar a la igualdad es “la acción afirmativa” y recuerda que es muy importante actuar con el apoyo de las personas implicadas. “Uno de los problemas actuales es que se habla del pueblo gitano y no interviene ningún gitano. Pedimos lo contrario”, afirma.
     Las mujeres son el motor de la transformación social que esta haciendo el pueblo gitano en los últimos años, asegura el estudio. Y afirma: la mujer es la base de la familia, del grupo, del entorno, del pueblo gitano. Es la columna que vertebra las relaciones que se dan entre los diferentes miembros de la comunidad, el agente social por antonomasia de la comunidad gitana. Este grupo, por lo que representa pero también por el hecho de que sufre una triple discriminación, por mujer, por gitana y por sus escasas cualificaciones, es una de las prioridades del Plan Integral del Pueblo Gitano.
     Montse Sánchez afirma que la mujer gitana está haciendo verdaderos esfuerzos por organizarse para alcanzar la igualdad y recuerda, ante la idea de que la gitana está sometida, que diversos estudios han desmentido que las mujeres de esta comunidad “estén más sometidas que las mujeres de otras comunidades”.
     Las principales asociaciones de mujeres gitanas que hay en Cataluña están haciendo muchos esfuerzos en relación con la educación como vehículo para superar la desigualdad de género. Y es que cuando hablamos de escolarización, el estudio pone de relieve que el abandono de la educación (a los 14 años en general) es aún más grave en el caso de las mujeres. “Pensábamos que dejaban la escuela para casarse pero no es así porque ellas se casan entre los 18 y los 20 años y dejan la escuela a los 12”, dice Sánchez. (De Mireia Rourera. Avui)

  

El programa ‘Jóvenes Gitanos' pretende incentivar el empleo en la ciudad

     1-15.01.2005 / Facilitar la incorporación al mundo laboral de los jóvenes pertenecientes a la comunidad gitana en Benavente, con especiales circunstancias para acceder a ello, es el objetivo del programa ‘Jóvenes Gitanos' que se puso en marcha a finales de septiembre en Benavente y que presentó el diputado de Bienestar Social y Cultura, José Luis Bermúdez.
     25 alumnos participaron en el módulo de peluquería y estética que se desarrolló entre los meses de septiembre y noviembre para continuar la actividad en diciembre, cuando se completó el curso abordando cuestiones de orientación laboral o fórmulas de cooperativismo o formación de pequeñas empresas de autónomos, de manera que los participantes tuviesen una idea sobre las diferentes fórmulas de creación de una empresa, además de las posibilidades que da de empleo por cuenta ajena.
     Un segundo módulo de este programa es el dedicado a la especialidad de educación para la salud y organización doméstica, orientado a la prevención de enfermedades, explicar tareas de higiene y un mejor aprovechamiento de las tareas domésticas.
     El programa ‘Jóvenes Gitanos' cuenta además con un tercer módulo dedicado a los menores escolarizados, que se denomina ‘Aula de Estudio', con el que se trata de reforzar conocimientos y dar un apoyo especial a los alumnos en las tareas de aprendizaje y estudio.
     El aula de estudio estuvo activa de lunes a jueves durante todo el trimestre, dedicando una jornada a la semana a la realización de actividades de ocio, deportes, etc.
     En la financiación de esta iniciativa promovida por el Centro de Acción Social de Benavente, participa la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.
     Colaboran con el programa la Asociación Jóvenes Emprendedores, de reciente creación en Benavente y con iguales objetivos que este programa, y el Comité Ciudadano Antisida de Zamora, entre otras. (La Opinión)

  

Eduardo Serrano ‘El Güito', a corazón abierto
Por Miguel Jiménez

     1-15.01.2005 / Eduardo Serrano Iglesias, de nombre artístico ‘Güito', nació en 1942 en el barrio del Rastro de Madrid. Gitano por los cuatro costados.

     A la edad de 5 años gana un concurso de valores infantiles. Su carrera ya estaba destinada a ser una de las figuras del baile flamenco. Ha sido, es y será un gran bailaor. Con 16 años entra a formar parte de la compañía de la gran Pilar López, y recibe el prestigioso premio Sara Bernard del Teatro de las Naciones de París. Artista invitado del Ballet España, y también recibe el galardón Calle de Alcalá. En los años 1984 y 1985 actúa en la Cumbre Flamenca de Madrid.
     Realiza giras por los cinco continentes, quedando todos los teatros rendidos a sus pies. Baile sobrio, elegante y majestuoso. Maestro coreógrafo e intérprete. Se puede escribir tanto de su carrera artística que no habría papel para plasmar su arte.
     Lo único que me queda por decir es que ‘Güito' ya está en la historia del baile flamenco por derecho propio.

¿Qué tal está, tío?

Cansado, vengo de ensayar.

Ese es el mejor cansancio que se puede tener.

(Risas) ¡La verdad es que sí, hijo!

Tío, dígame ¿qué valores destacaría de nosotros, los gitanos?

Para mí el respeto, nuestra palabra y el amor por la familia.

¿Cree usted que el pueblo gitano está cambiando?

Claro, y deberíamos cambiar más. El mundo avanza y nosotros tenemos que ir a la par. Por eso, hijo, no se es más o menos gitano.

Entonces, ¿está de acuerdo en que los gitanos se preparen, estudien,... en fin, que se formen?

Mira hijo, no es que esté de acuerdo, es que es necesario e importante que estudien. Ya desde pequeños, los padres y la familia deberían motivarles a estudiar, porque yo, como gitano de una edad avanzada, te puedo decir que los “gitanicos” viejos, lo mismo que potenciamos nuestra cultura y nuestros valores, también tendríamos que potenciar la importancia que tiene la educación de nuestros hijos. ¡Hijo, son nuestro futuro, nuestro manantial y ese manantial tiene que ser de agua clara! En casa de cualquier gitano se le enseñan nuestras cosas gitanas, pero en el colegio se les prepara para su futuro y no sólo que se queden ahí sino que sigan “palante”. Que se enriquezcan creo que es importantísimo, que en nuestras casas gitanas se les motive, que se les forme para que puedan obtener una profesión, un futuro.
     Mira hijo, mi maestra, la gran Pilar López, me acuerdo que me decía: “Mira Güito, ¡eres un diamante, pero tienes que ser pulido y me enseñó la disciplina del baile! Y ¡qué bien me vino! Por eso, todas las familias gitanas deberíamos de aplicarnos eso: motivarles desde pequeños, sobre todo los padres, para que puedan llegar a ser médicos, abogados, fontaneros, albañiles... Bueno, que ya hay algunos gitanos que lo son.

Tío, entonces, ¿estará de acuerdo en que la mujer gitana se preparé y quiera estudiar?

Claro, pero no solamente la mujer gitana, que es importantísima en una casa gitana, no solamente como gitana, sino que como te he comentado antes, tienen que ser las dos partes las que motiven a los hijos a estudiar, tanto hombre como mujer. No solamente la mujer gitana está para cuidar a los hijos, sino también está para cuidarles y motivarles, y no por eso deja de ser gitana. Porque dentro de la familia, ya hay gitanos viejos, como los abuelos y tíos, que potencian y motivan nuestros valores gitanos. Eso ya lo tendrían hecho, ya se encargan los mismos gitanos para que ellos puedan ser “unos buenos gitanos” y conozcan de donde vienen.
     Una mujer gitana puede ser madre y esposa, pero si se ha formado y ha estudiado puede transmitir la importancia que tiene el estar preparada y, así, todo sería mucho más fácil, sobre todo en los matrimonios jóvenes. Estos matrimonios son el futuro del pueblo gitano. Incluso te diría, hijo, que antes de casarse ya tendrían esa formación. Seguro que a sus propios hijos les sería más fácil inculcarles la importancia que tiene la educación, que por eso no dejan de ser gitanos. Y, como dicen, el saber no ocupa lugar.

Bueno, cambiando de tema, igual que en otras culturas y en otros pueblos, los gitanos se definen mucho por su música. ¿Qué diría usted del flamenco?

Mira, el jazz, el blues es de color. Yo diría que el cante gitano está en todas las casas de los gitanos. Es la pena de un pueblo, lo mismo que se canta o se baila por soleás, que es cante profundo, cante de pena. La bulería es alegría. Yo diría que los gitanos artistas, la diferencia que tenemos, es que lo hacemos una manera de vida: se fuma y se come flamenco; y eso que hay artistas no gitanos que son figuras, pero el gitano, en cualquier casa, siempre hay algún familiar que, aunque no sea profesional, canta, baila o toca la guitarra llevando el compás.

Yo digo, como dijo la Argentinita, que “los gitanos son cantaores, bailaores o guitarristas porque así lo quiso Dios, fue un antojo Divino”. Usted que ha pisado los mejores teatros del mundo, que cuando canta por soleá y se quita su chaleco como nadie lo hace, que se paran los cuatro vientos y tiene enfrente a mil o a dos mil personas observando su arte, si pudiera decir verbalmente lo que transmite bailando, ¿qué les diría del pueblo gitano?

Simplemente, les diría que nosotros llevamos siglos aquí, que somos vecinos de todos, que nos pueden ver haciendo la compra, llevando a los niños al colegio... ¿Qué como podemos ser tan desconocidos estando tan cerca de ellos? Pero con el tiempo, hijo, y poniendo de nuestra parte, eso cambiará.

Tío, ¿has sentido racismo en tu propio cuerpo?

Sí hijo, en hoteles, grandes restaurantes, he notado miradas, vamos a decir un poco desconfiadas. Pero cuando se enteran de quien soy, que estoy actuando en el teatro de enfrente, todo cambia.

Tío, gracias por todo y ha sido un orgullo hablar con usted. Sé que además está cansado porque pronto actuará en Sevilla. No le deseo suerte, porque a los grandes como usted no les hace falta. Solamente con quitarse el chaleco hará que el teatro tiemble a sus pies. Un abrazo.

Gracias por ello, hijo. Y también ha sido un placer hablar contigo. Hasta siempre.

  

 

 

 

Volver a índice Nevipens Romaní