1-15 de septiembre de 2004. Número 382

 

Ocho países europeos se unen en la lucha contra la pobreza y la exclusión social

     1-15.09.2004 / La iniciativa ‘Década de Inclusión de los Gitanos' se gestó en el congreso ‘Los Gitanos en la Europa Ampliada: Retos de Futuro' que acogió el Gobierno de Hungría en junio de 2003. El congreso fue organizado por el Open Society Institute, el Banco Mundial y la Comisión Europea con el apoyo del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, del Banco de Desarrollo del Consejo de Europa y de los Gobiernos de Finlandia y Suecia.
   En este importante congreso, los presidentes, o sus representantes, de ocho países –Bulgaria, Croacia, República Checa, Hungría, Macedonia, Rumania, Serbia y Montenegro y Eslovaquia– se comprometieron a acabar con la enorme diferencia en bienestar y condiciones de vida que separa a los gitanos de los no gitanos y a romper con el ciclo de pobreza y exclusión.
   La Década se desarrollará desde 2005 a 2015 y su objetivo será acelerar y mejorar la inclusión social y el estatus económico de los gitanos de tres maneras: estableciendo un número limitado de objetivos nacionales cuantitativos para mejorar las áreas prioritarias y una base de información para medir el progreso hacia estos objetivos; desarrollando e implementando planes nacionales de acción para alcanzar esos objetivos; y controlando regularmente el progreso hacia esos objetivos y ajustando los planes de acción a lo largo de la Década.
   Estas actividades se deben realizar de forma transparente y deben incluir la participación de la sociedad civil gitana y de las organizaciones internacionales gitanas. La Década es un proceso abierto, así que otros países, entre ellos los estados miembros de la Unión Europea, pueden participar en la iniciativa.
   El año 2004 se ha reservado para la planificación de la Década. El Gobierno de Hungría se ofreció a crear una secretaría que planifique y coordine las actividades. La planificación de la Década la realizarán un Comité Internacional de Dirección (CID) compuesto por representantes del gobierno, gitanos de cada país, donantes internacionales y otras organizaciones internacionales. Este Comité de Dirección ya se ha reunido en dos ocasiones, en diciembre de 2003 y en abril de 2004 y hay dos reuniones más previstas para junio y octubre de 2004. El CID tiene la intención de iniciar la Década a principios de 2005.
   En la primera reunión del CID se aceptaron los cuatro ámbitos prioritarios de la Década: la educación, el empleo, la sanidad y la vivienda; también se aceptaron tres asuntos más: la pobreza, la discriminación y el género. Los planes de acción de cada uno de los países que participen deberán identificar los objetivos y los destinatarios de estos cuatro ámbitos.
   Además de las reuniones del CID, se han previsto talleres de trabajo en cada uno de los ámbitos prioritarios. El objetivo de estos talleres es estudiar y discutir los temas comunes para diseñar los objetivos y los planes de acción nacionales que cada país se ha comprometido a poner sobre la mesa y que serán la base del programa Década. El primer taller de trabajo se celebró en febrero de 2004 en Budapest, y se centró en el tema de la educación; a finales de mayo se realizó un segundo taller sobre empleo; y a finales de junio se celebrará un taller sobre sanidad.
   La Década no es una nueva institución ni mera burocracia, sino el compromiso político de los ocho presidentes de acelerar la reforma y acabar con las enormes diferencias que separan a los gitanos y a los no gitanos. Para financiar los planes nacionales de acción se deberán reasignar los recursos existentes en los presupuestos nacionales y alinear estos planes con los instrumentos de financiación de los donantes multinacionales, internacionales y bilaterales.

 

La Diputación General de Aragón destina 120.000 euros para viviendas gitanas

     1-15.09.2004 / El Departamento de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón y la Coordinadora de Asociaciones de Minorías Étnicas de Aragón han firmado un convenio para la conservación, consolidación y mejora de quince viviendas en las localidades zaragozanas de Alagón, Caspe y Epila.
   El Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Vivienda y Rehabilitación, aportará hasta un máximo de 90.000 euros para estos tres municipios, con una subvención estimada para cada una de las viviendas de unos 6.000 euros aproximadamente. El acuerdo fue suscrito por el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte, Javier Velasco, y la presidenta de la Coordinadora de Asociaciones de Minorías Étnicas de Aragón –Federación Cometa–, Pilar Clavería.
   La firma de este convenio se justifica en el hecho de que en estas tres poblaciones viven numerosas familias de etnia gitana, en algunas ocasiones en viviendas que no disponen de agua corriente, luz eléctrica y otros servicios, según un comunicado del Gobierno de Aragón.
   Las ayudas no llegarán, sin embargo, a todas las familias que las solicitaron. Sólo en Caspe se presentaron 36 solicitudes de ayuda para reparar viviendas, todas ellas en el casco más antiguo de la población.
   Por otra parte, el consejero Velasco y el presidente de la Coordinadora de Asociaciones de Minorías Étnicas de Aragón, Alfredo Jiménez, suscribieron un segundo convenio en la misma línea de actuación para la mejora de otras cinco viviendas en Lumpiaque, por un importe máximo de otros 30.000 euros. (De Alfredo Grañena. El Periódico de Aragón)

 

Los vendedores ambulantes se organizan en una asociación

     1-15.09.2004 / Los vendedores ambulantes de Huelva con licencia fiscal y municipal denuncian ser objeto de una “persecución” por parte de la Policía Local, que les solicita continuamente la documentación durante sus patrullas en el mercadillo de los viernes. “Si cogemos una cuarta más de espacio, porque el compañero no viene al rastro, nos multan. También nos quieren quitar la visera (barra de medio metro que les protege del sol)”, comenta Diego Cortés, uno de los vendedores, que barrunta las razones por las que son presionados por las fuerzas del orden coordinadas por el concejal Enrique Pérez Vigueras: “Nos quejamos de que se hiciese un esfuerzo por quitar la venta ilegal del top-manta, por lo que tuvieron que bajarse del coche de patrulla para vigilar a pie y eso les ha molestado bastante. Es una represalia contra nosotros. Nos han llegado a decir que, si no estamos asegurados, nos quitan de en medio”.
   Cortés, junto a otros vendedores afectados, ha confeccionado el borrador de los estatutos para crear la Asociación de Vendedores Ambulantes de Huelva, un proyecto que pretende poner en marcha medidas de diálogo y consenso, además de llevar al Ayuntamiento las inquietudes y los problemas del vendedor. “Nuestras intenciones son buenas”, asegura Juan José Cortés, hermano de Diego.
   La asociación gitana Romano Drom, que ha cambiado de junta recientemente, cederá una oficina a esta asociación de próxima creación para que pueda comenzar su andadura. Sólo falta el alta constitucional para que eche a andar esta nueva entidad que luchará por los derechos del vendedor ambulante legal. Los Cortés y compañía han recogido 200 firmas de protesta para el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, con el fin de mejorar su situación. (De P.N. Huelva Información)

  

Escasa presencia gitana en el Fórum

     1-15.09.2004 / A los gitanos les toca reivindicar cantando

En la Web oficial del Fórum Universal de las Culturas (www.barcelona2004.org) hay un buscador en la parte superior derecha. Si se escribe ‘gitanos', aparecen 21 entradas; si se prueba con ‘cultura gitana', son 19. Todas esas entradas son una pequeña muestra de las diversas actividades artísticas del pueblo gitano. Ninguna habla de diálogos.
   En el barrio de la Mina de Sant Adrià del Besòs viven el 10% de los más de 100.000 gitanos que hay en Catalunya, a pocas manzanas del Fórum de las Culturas. ¡Hacía más de 20 años que demandaban en la Mina una transformación como la que viven ahora! (concretamente, entre 1989 y 1993 hubo 6 proyectos frustrados). Y es que las primeras críticas a la gestión del evento, hechas desde la oposición, remarcaban la incoherencia de que se hiciese junto a un barrio institucionalmente olvidado. Antes de firmar los proyectos, algunos medios publicaron que se pensaba trasladar la Mina a Badia del Vallès. El secretario del Centro Cultural Gitano de la Mina, Rafael Perona, afirma que las administraciones lanzaban ese rumor “a modo de termómetro”. “Para que la gente pueda aceptarlo más o menos, o para ver dónde está el punto más caliente”. En todo caso, no es legal realojar un barrio a un municipio distinto.
   Entonces, en septiembre de 2000, se creó el consorcio de la Mina, organismo encargado de llevar a cabo la transformación del barrio. El presupuesto fue de 95 millones de euros (unos 16.000 millones de pesetas), aportado por las administraciones que integran el consorcio: Generalitat de Catalunya 24%, Ayuntamiento de Barcelona 19%, Diputación de Barcelona 13%, Ayuntamiento de Sant Adrià 4% y fondos europeos 15%, a lo que se suma otro 25% de la venta de terrenos públicos para la venta de vivienda privada.
   Las actuaciones son la creación de una rambla que atraviesa el barrio desde el Parc del Besòs hasta el Port Esportiu de Sant Adrià y una calle transversal; remodelar aceras y bordillos, asfaltar las carreteras. Eso se ha hecho. Falta otra fase del proyecto urbanístico, como es la construcción de equipamientos docentes, un polideportivo, dos iglesias (católica y evangelista) y un centro de atención primaria. También falta la materialización de la parte social del proyecto, que habla del “fomento de la formación y la inserción sociolaboral de personas con especiales dificultades”. La Plataforma de Entidades del barrio de la Mina se queja de que sólo se les ha consultado para el tema urbanístico, y no para el aspecto social. Rafael Perona es muy claro al respecto: “Aquí no se ha hecho ningún tipo de seguimiento, ni se ha formado a esas personas para que puedan incorporarse al mundo laboral; aquí lo que se ha hecho es meter a una policía bastante coactiva, antidemocrática, que no se ciñe al marco constitucional, precisamente porque han hecho un gran evento y han querido que los gitanos de la Mina no marcharan para allá”.
   Lo cierto es que hasta enero de 2003 no ha habido una clara implicación policial en el barrio. En la nueva comisaría de los Mossos d'Escuadra dicen que su trabajo es el de “recuperar el espacio público, lo visible”. Tanto Rafael Perona como Manuel Heredia, presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña (FAGC), han recibido quejas por el trato “racista” de algunos agentes. “Nos enseñaron [algunos vecinos gitanos] los hematomas en el cuerpo”. Aunque la muerte de un gitano en los calabozos de la comisaría no quedó muy clara, el tío de la víctima dijo que había hematomas en la cara de su sobrino.
   No obstante, tanto la transformación del barrio como en lo que se refiere al trabajo de los Mossos d'Escuadra, todas las fuentes consultadas coinciden en el aspecto positivo: que se han recuperado espacios públicos y que el barrio es ahora más seguro. Ahora bien, ¿participan los gitanos del barrio en el Fórum de las Culturas? El director del Fórum, Joaquín Oliveras, dijo públicamente que habían firmado un convenio con el Centro Cultural Gitano de la Mina. Eso es cierto, pues ésta asociación presentó un proyecto para el Fórum, que contemplaba una muestra de gastronomía, una feria de artesanía, 2 semanas de música, la proyección de un audiovisual del barrio, una exposición fotográfica y un ciclo de conferencias sobre cultura gitana, para que exponer cuales son los problemas y las necesidades del pueblo gitano. Sólo se aprobaron la artesanía, la exposición y la música, es decir, el flamenco.
   El Secretario del Centro Cultural Gitano afirma que “a veces ni se leían el contenido del programa, sino que levantaban la última página, veían la cantidad económica, y en función de eso era más o menos viable”. Manuel Fernández, vocal de la misma asociación, añade que lo que más les duele son las conferencias, donde iban a acudir “representantes de todas partes del mundo para debatir sobre cuestiones de las tradiciones gitanas, la cultura o el idioma romaní. “El gitano sólo canta y baila”, lamenta Rafael Perona.
   La directora de promoción local del Fórum 2004, Cristina Escrigas, asegura que a la hora de aceptar o no los proyectos que les han llegado, siempre han priorizado los temas relativos al diálogo que las distintas manifestaciones artísticas. También dice que organizar esos diálogos no supone un excesivo coste económico, ya que, “por ejemplo, el equipo de sonido está ahí fijo”. Por otro lado, no tiene constancia de lo que se ha convenido con los gitanos del barrio de la Mina.
   El presidente de la FAGC, Manuel Heredia, tampoco está satisfecho con la participación de los gitanos de Cataluña en el Fórum 2004. Dice que los que gestionan el Fórum “han buscado al Centro Cultural Gitano para que lleve el tema gitano”, y que a ellos ni siquiera les han llamado. Manuel Heredia piensa que deberían haber participado más gitanos “para tener más fuerza”. Asegura que hubiera sido positivo que participara la FAGC, el Consell Gitano de Barcelona, el Partido Nacionalista Caló y Unión Romaní, que es de ámbito internacional. “Las cosas de los gitanos las siguen haciendo los payos”, sentencia.
   Por otra parte, no está de acuerdo con que sólo se apruebe la parte del folklore: “Esa parte ya está viva”. “¿Qué pasa con la lengua, la cultura, la idiosincrasia y la gastronomía?, ¿cómo están los gitanos europeos?”. Dice que para presentar esos proyectos disponen de personas debidamente formadas, con conocimiento de causa. En el ámbito local y autonómico de Catalunya, como se ha comprobado, no participan los gitanos en ningún diálogo. ¿Y en el ámbito estatal, dónde viven más de 600.000 gitanos? Esta vez sí que participa la comunidad gitana en un diálogo; concretamente en los Diálogos de Comunicación y Diversidad Cultural.
   La asociación gitana que participa es la Fundación Secretariado General Gitano (FSGG). Pedro Aguilera, responsable del área territorial de Catalunya de ésta asociación, explica de qué modo participan en el Fórum 2004: “Nosotros presentamos unos diálogos, que echaron para atrás, y que se transformaron en otra forma de participación: en los Speakers Corners de diálogos de Comunicación y Diversidad Cultural”. A la pregunta de que si podrían expresar todo lo que habían previsto en los diálogos, Pedro Aguilera ríe y dice que irán “de moderadores de la mesa”. Podrán dar la palabra a otros y escuchar sus propuestas. Con tono disgustado, el dirigente de FSGG de Catalunya dice que “el Fórum hace visible el flamenco y oculta las carencias del pueblo gitano, como por ejemplo la situación de los gitanos en Europa”.
   En la actualidad los gitanos constituyen una de las minorías más perseguidas. Las viviendas destinadas a los gitanos de Bulgaria a menudo no tienen agua, electricidad o alcantarillado, y sus asociaciones y núcleos son atacados con frecuencia. A los gitanos griegos les obligan a ceder los terrenos para poder construir las instalaciones deportivas de los Juegos Olímpicos de 2004. El 77% de los rumanos encuestados tienen resentimientos contra los romaníes y piensan que son una amenaza. Asimismo, el Comité de la ONU sobre los derechos económicos, culturales y sociales acusó en 1994 a Rumania por permitir la discriminación y el linchamiento contra los gitanos del país. En Rumania hay casi 3.000.000 de gitanos. (En el Fórum actuarán ‘Le mariache gitan', una compañía circense formada por gitanos rumanos). El 80% de los refugiados en Alemania de la guerra de Yugoslavia, y que fueron deportados, eran romaníes. Según decía el Canciller alemán Helmut Kohl: “Esta gente no puede ser integrada”. Según Reuters, The Independent y la BBC, los romà húngaros padecen ataques continuos; y húngaros y rumanos comparten el mismo odio por los gitanos. Por su parte, Amnistía Internacional advierte del historial de “hostilidad y discriminación” contra los gitanos en los nuevos países de la UE. También cuestiona en este aspecto a los antiguos países miembros.
   Unión Romaní presentó en enero de este año su quinto informe, bajo la dirección de Juan de Dios Ramírez-Heredia, sobre el tratamiento que recibe el pueblo gitano por parte de la prensa española. Analizaron un total de 3.794 informaciones relativas al pueblo gitano y publicadas en 2002. Algunas conclusiones a las que llegaron fueron éstas: “El 18, 87% del total de las informaciones analizadas han sido consideradas desfavorables para el pueblo gitano, frente al 9,25 de 2001”. “Los periodistas han tratado peor en 2002 al pueblo gitano que el año anterior”. De todas las informaciones españolas consideradas negativas “el 40% se publicó en Catalunya”. “Curiosamente, cuando los periodistas informan sobre nosotros, nos maltratan. Pero cuando opinan, nos tratan con mayor respeto y consideración”. A la hora de tratar la información “se sigue cayendo en vicios tales como la inclusión del origen étnico de las personas, cuando no es estrictamente necesario para la comprensión del texto”. Respecto al sensacionalismo en la prensa, cuando se habla de la boda gitana, por ejemplo, “los periodistas prefieren centrarse en aspectos concretos del rito gitano, como la comprobación de la virginidad de la novia, en lugar de hacerlo en la ceremonia de la boda”. “Se sigue fomentando el tópico de relacionar a los gitanos con el mundo de la delincuencia y la droga, de forma continua y gratuita”. (Información extraída de www.rebelion.org)

  

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias deniega la pensión a una viuda gitana

     1-15.09.2004 / El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha revocado una sentencia del Juzgado de lo Social de Mieres por la que se reconocía el derecho a una pensión de viudedad a una joven mierense casada por el rito de Iglesia Evangélica. La joven perdió a su marido, J.B.A.L., de 27 años de edad, y a uno de sus hijos en un accidente de tráfico el 30 de septiembre del 2000.
   El Instituto Nacional de la Seguridad Social se negó entonces a concederle una pensión de viudedad al no encontrarse el matrimonio inscrito en el registro civil. La joven viuda, asesorada por la unión comarcal de Comisiones Obreras (CCOO) en el Caudal, llevó el caso a los juzgados mierenses y obtuvo un primer fallo favorable a su petición. No obstante, la sentencia fue recurrida ante el TSJA por la Seguridad Social, que el pasado mes de octubre revocó la decisión del juzgado mierense.
   Ante la retirada de la pensión, los servicios jurídicos de CCOO en el Caudal han llevado el caso ante el Tribunal Supremo. Fuentes del sindicato confirmaron que la última resolución del Tribunal Superior de Justicia de Asturias “fue apelada en tiempo y forma en Madrid”. Transcurridos tres meses desde la apelación, el sindicato entendió que la denuncia había sido admitida de nuevo a trámite.

Antecedentes
El Juzgado de lo Social de Mieres reconoció el derecho de la joven de etnia gitana, vecina de las viviendas sociales de Nuevo Santullano, a percibir una pensión de viudedad equivalente al 45 por ciento de la base reguladora de la pensión que percibía su marido. El juez instructor del caso basó el fallo en otras sentencias dictadas previamente por los tribunales superiores de justicia de las comunidades de Valencia y Andalucía.
   Dicha sentencia reconocía válido el matrimonio por el rito gitano que la joven y su marido habían contraído en la Iglesia Evangélica, pese a que ambos no figuraban inscritos como tal en el registro civil. (De A. Lobo. La Voz de Asturias)

  

La comunidad gitana acoge expectante el plan vasco que atiende sus reivindicaciones

     1-15.09.2004 / El futuro del pueblo gitano tiene nombre y apellidos, como Esther, Fernando o Gabriel Jiménez. A sus 9 años, estos pequeños, de tercero y cuarto de Primaria, dejan volar de vez en cuando su imaginación. Esther, de imponentes ojos, se contempla dentro de unos años como una afamada maquilladora. Fernando abrirá su propio negocio. Dice que quiere ser mecánico de automóviles. Y Gabriel, el más díscolo, a quien todos conocen por ‘Pumuki', promete que “dibujando” llegará a ganar lo suficiente para poderse construir una casa con piscina.
   Cuando la profesora les propone en la escuela que dibujen a su familia, necesitan más de un folio. Sus compañeros ‘payos' se conforman con incluir al aita, la ama, y quizá algún hermanito más. Ellos necesitan espacio para representar a tíos, abuelos, primos... una extensa red familiar. Tienen otro concepto de familia. Supone para ellos su soporte, su identidad.
   Esa enrevesada constelación de redes familiares complica sobremanera trazar el perfil de un gitano de Guipúzcoa. Entre los cerca de 3.000 residentes en el territorio, los hay de procedencia navarra, asturiana, vallisoletana y vasca. Prácticamente ninguno de ellos desempeña una profesión cualificada, dedicándose la mayoría, el 90%, a la venta ambulante. Tan sólo un 4% cotiza a la Seguridad Social. Precisamente, la falta de cualificación es uno de sus principales obstáculos en el terreno laboral.
   Como se ve, no es una comunidad que lo tenga precisamente fácil. Se trata de una comunidad prácticamente olvidada que históricamente ha pasado por un sin fin de penalidades. Por citar dos, la aplicación abusiva y arbitraria que sufrió de la Ley de Vagos y Maleantes durante la Segunda República, o la consideración del Caló como ‘jerga delincuente' tras la Guerra Civil. “Si alguien puede demostrar cómo unas leyes contra una minoría pueden convertir en racista a toda la sociedad, ése es el gitano”, dice sin titubeos Koro Erdozia, responsable de información de Sos Racismo en Guipúzcoa.
   Una muestra de que poco a poco algo parece ir cambiando es el primer plan de promoción del pueblo gitano. Presentado en el Consejo Gitano, órgano pionero en el Estado Español que celebró en marzo su primera reunión en la sede del Gobierno Vasco en Vitoria, el objetivo que persigue este plan es ofrecer una ayuda en materia de vivienda, inserción laboral y escolarización a los 14.000 gitanos que viven en la Comunidad Autónoma Vasca.
   Este plan supone ya de por sí un paso adelante. Ha generado cierta ilusión entre la comunidad “sobre todo porque representa una base para reivindicar nuestros derechos humanos, aunque bueno, tampoco es cuestión de crearse excesivas ilusiones ya que el problema de fondo persiste”, advierte, sin querer lanzar campanas al vuelo, José Ramón Jiménez –‘Moncho'– presidente de la Asociación Gitana Kamelamos Adikerar de Guipúzcoa. “Los gitanos somos así, muy realistas”.
   Pese a los avances logrados en las últimas décadas, con frecuencia el gitano ha sido objeto de una política estatal que ha fluido desde el integracionismo al asistencialismo paternalista. Es precisamente ese término –‘integración'– el que repudia cada vez que lo escucha este portavoz gitano. “Implica una absorción, y nosotros no queremos que nos absorva nadie. Lo que hace falta es buscar la tolerancia y el respeto, pero teniendo en cuenta que nos diferencia una cultura y una filosofía distinta”, matiza.
   Los colectivos que trabajan junto a ellos observan que los episodios de exclusión social que se llegan a registrar superan incluso a los que padece el extranjero, con un mayor protagonismo hoy en los medios de comunicación. “Llevamos 500 años prohibiéndoles incorporarse a nuestra sociedad y ahora, encima, les reprochamos no hacerlo. Lo cierto es que tienen verdaderas dificultades”, constata Sos Racismo.
   El acceso a la vivienda, por ejemplo, es uno de esos caballos de batalla. En esencia, no difiere de la problemática que pueda encontrar un ‘payo', salvo que “yo siempre voy a tener el problema añadido de ser gitano, con lo que se me cierran muchas puertas”, apostilla, dolido, el presidente de Kamelamos Adikerar. Va más allá de señalar que no se trata tanto de actitudes racistas “como clasistas”, donde el poder adquisitivo es el que finalmente parece dictar sentencia. “No hay más que ver el caso de los negros de la NBA”.
   Hay muchas formas de rechazo. Una mirada, por ejemplo, puede ser suficiente. ‘Moncho' explica que no es extraño ver a gitanos de cierta edad participando en tertulias en las que pronuncian frases como “¿te has fijado cómo me ha mirado éste?”. Curiosamente, en ese intercambio de miradas habituales entre ambas culturas, donde nada se dicen y tanto se expresan, este gitano observa un curioso mimetismo. La ‘paya' piensa de la gitana que es una víctima, dice este hombre, una mujer sometida dentro de un mundo machista. Pero a su vez, las gitanas ven a la ‘paya' como a una esclava del reloj, del estrés y de unas prisas que no acaban de entender, sobre todo “si ello implica dejar de amamantar en condiciones a los hijos”. No es más que un ejemplo que evidencia hasta qué punto “hace falta realmente buscar puntos de encuentro para la convivencia”.
   “¿Y por qué no pensar que es más lo que nos une que lo que nos separa?”, propone a reglón seguido. En su caso particular, uno de sus primeros cometidos al llegar al País Vasco hace más de dos décadas fue ‘empaparse' muy bien de la historia de Euskadi. Aquel estudio le permitió conocer que existen muchas similitudes entre ambas culturas. “Le suelo decir a mi mujer, ¡pero si los vascos parecen gitanos!”, asiente con una sonrisa sincera. Y lo dice en alusión, por ejemplo, al matriarcado, a la figura visible del abuelo dentro del seno familiar, a una tradición oral desprovista de palabras malsonantes, al amor a una bandera... “incluso la música. ¿Qué es el zapateado sino txalaparta con los pies?”, se pregunta.
   El presidente del Consejo Gitano y responsable de la asociación Gao Lacho Drom Vitoria, Bartolomé Jiménez, incidía hace unas semanas sobre la necesidad de mejorar el éxito escolar entre el alumnado incorporándolo a etapas superiores.”Queremos que nuestros hijos lleguen a la Universidad, porque en la educación y en el conocimiento está la riqueza del pueblo”, manifiesta.
   Pero la metodología que se aplica en aulas no permite de ninguna manera que el niño gitano se sienta partícipe de la actividad escolar diaria. Así lo cree al menos José Ramón Jiménez, quien se pregunta, por ejemplo, por qué nunca suena música flamenca en la escuela, con motivo de alguna fiesta, o por qué no existen libros de texto que hablen de gitanos. “El primer día que mi hijo fue feliz en la escuela fue cuando tuvo ocasión de hacerse con uno de ellos”, recuerda.
   Salvo alguna licenciada, la presencia de titulaciones superiores en la comunidad gitana del País Vasco es casi inexistente. Para el presidente de Kamelamos Adikerar es muy elocuente preguntarse por qué no existen estas titulaciones, cuando en Sevilla se pueden contar hasta 400 licenciados. “La clave está en la convivencia. Allá está mucho más normalizada, y eso es lo que permite llegar a puntos de encuentro”.
   A la espera de otras vías, hoy por hoy, el verdadero empuje de la comunidad gitana proviene de su espíritu asociativo. Gracias a él van viendo la luz pequeñas iniciativas, como el programa ‘Andrea', en el que participan diez mujeres que aprenden corte y confección. El futuro para Esther, esa niña que sueña con ser maquilladora, quizá sea hoy más esperanzador que nunca. Al menos, más de lo que fue para sus antepasados. ‘Moncho', su abuelo, confiesa que hasta que todo gitano no tenga un trabajo y una vivienda “no podremos afirmar ‘semos' europeos, como decimos entre nosotros. ¿De momento? Seguimos siendo los del vagón de la cola”.
   En opinión de José Ramón Jiménez, la sociedad puede aprender de la cultura gitana “el respeto a los mayores. No podemos educar a los hijos si no empezamos por la familia. La educación no sólo compete al profesorado sino a la propia familia. Hay que educar en valores, y cuando me fijo en la familia paya, con unos padres que llegan cansados del trabajo y unos niños todo el día jugando con maquinitas, veo que no hay diálogo.” Las familias gitanas, dice, dialogan más. “Mucho más, porque no vamos contra el reloj. Y eso que no es lo de antes, que teníamos todo el tiempo del mundo porque éramos nómadas. Pero sí, existe entre nosotros mucho más diálogo. Por eso, cuando se dice que los gitanos estamos mal, el payo debería analizar en qué situación está él también.” En lo que respecta al machismo dentro del mundo gitano, asegura que existe “una visión muy distorsionada. No voy a decir que todas las mujeres gitanas son felices, porque es mentira, pero haría falta una encuesta para ver si la mayoría son mujeres maltratadas y amargadas como se dice”. (De Jorge Napal. El Diario Vasco)

 

Periodistas de la agencia de noticias ‘Roma Press Agency' ganan el Premio Anual de Literatura de 2003

     1-15.09.2004 / Kristína Magdolenová e Ivan Hriczko, periodistas de ‘Roma Press Agency' (RPA), agencia de noticias de Kosice especializada en información sobre la comunidad gitana, ganaron el Premio Anual de Literatura de 2003 en la categoría de prensa escrita por su artículo ‘A medio camino hacia ninguna parte', publicado en el semanario Domino Forum.
   Es la primera vez en la historia del periodismo eslovaco que periodistas de los medios de comunicación gitanos ganan un premio tan importante. Según declaró Ivan Hriczko, el premio no valora sólo el trabajo de los autores del artículo sino, sobre todo, el trabajo periodístico de la ‘Roma Press Agency'.
   Según Kristína Magdolenová, lo que se valoró fue el contenido gitano del artículo, cuyo objetivo era mostrar desde diferentes perspectivas la vida de la comunidad gitana de Svinia –pueblo cercano a la ciudad de Presov– y el profundo racismo que existe en Eslovaquia. Este racismo afecta tanto a la vida de la comunidad como a la sociedad en general, que acepta con naturalidad ver repetidamente las crueles imágenes de sí misma en su coexistencia con los gitanos que muestran los periodistas. La cruda realidad es más fácil de aceptar cuando los periodistas pueden hablar con ellos utilizando su propio lenguaje y sus propios argumentos.
   Tanto el Premio Anual de Literatura como el gran trabajo que realiza la RPA en Eslovaquia demuestran que a las cosas se las debe llamar por su nombre y correctamente, añadió Kristína Magdolenová, que recordó que el llamado ‘periodismo gitano', hecho por periodistas gitanos sobre su comunidad sólo tiene sentido si no se reduce al lamento. “Siempre les decimos a nuestros periodistas que para trabajar con información primero tienen que ser periodistas y mostrar su técnica para que la sociedad los acepte. Tienen que ser mejores que los demás, pero ése es el destino de los pioneros. Nuestros periodistas son principiantes, porque este tipo de periodismo independiente de investigación sobre los gitanos no lo realiza ningún otro medio de comunicación gitano. Estamos orgullosos de que a pesar de los problemas que tiene esta agencia para sobrevivir hayamos sido capaces de preservar nuestra independencia. También estamos convencidos de que tanto los medios de comunicación extranjeros como los nacionales encontrarán la forma de conseguir la información que ofrece la RPA”, comentó Kristína Magdolenová.
   El Premio de Literatura existe en Eslovaquia desde hace 50 años. Cada año concede el llamado Premio Anual al trabajo periodístico en las categorías de prensa, radio y televisión. Este año el jurado hizo una selección de entre más de 120 artículos de 40 autores. La ‘Roma Press Agency' funciona en Eslovaquia desde febrero de 2002.

 

Noelia Pisa, primera gitana que se lanza al mundo de la empresa

     1-15.09.2004 / Noelia Pisa, de 25 años, es la primera mujer gitana que en Burgos se ha lanzado al mundo de la empresa. Al menos es el primer caso que ha surgido desde Acceder, un programa de acceso al empleo impulsado por la Fundación Secretariado General Gitano, a quien la Comisión de Acción Social renovó el convenio a finales de marzo para seguir desarrollando este programa, que con 17.081 euros ayudará a la formación e inserción laboral. Para ella fue un reto sacar adelante su negocio. “Lo he hecho casi por cabezonería”, explica. Pero se trata de una obstinación que ha valido la pena.
   Y está encantada. Se decidió por la ropa porque sus padres son vendedores ambulantes de este género y es lo que mejor conoce. Al principio apostó por las prendas para gente joven, animada por la cercanía de un instituto de enseñanza media pero con el tiempo se ha dado cuenta de que son las mujeres de mediana edad sus mejores clientes y a ellas se dedica. Aunque también pueden encontrarse piezas para chicas e incluso ropa de niño y bebé.
   El nombre de la tienda, ‘Jaden', no tiene más misterio que el propio gusto de su dueña. “Oí un día en el río como una madre llamaba así a una niña y me encantó y por eso me decidí aunque al principio no le gustaba a nadie”.
   Con los clientes la relación es excelente y en eso pesa la experiencia previa que ella tenía como dependienta en un establecimiento de ‘todo a cien'. “No me conocen como gitana porque es algo que yo no oculto aunque tampoco voy pregonándolo”, asegura. Su aspecto físico más bien indicaría un origen árabe. “Más bien, alguna clienta me ha preguntado que de qué país soy y yo soy española y gitana, y aunque me siento muy orgullosa de serlo quiero que me traten como a una persona. Soy una chica que ha abierto una tienda, no una gitana que ha abierto una tienda”.
   Sabe que la gente de su etnia está rodeada por los tópicos que, por suerte, a ella nunca le han supuesto ningún problema. Quizás porque ha crecido en un entorno normalizado. “Mi familia lleva más de 40 años en el barrio San Pedro y allí nunca hemos sido ‘los gitanos' porque hemos estado integrados desde el principio”. Aún así conoce y le duele la dura situación en la que viven muchos de los suyos y dice que se le cayó el alma a los pies cuando visitó los poblados que existen en la ciudad durante el curso que realizó de mediadora: “Muchos quieren salir pero les ponen barreras y solos no pueden vencerlas”. (De Angélica González. Diario de Burgos)

 

 

Volver a índice Nevipens Romaní