1-15 de julio de 2004. Número 380

 

Una gitana húngara, diputada en el Parlamento Europeo

     1-15.07.2004 / En esta nueva legislatura, los gitanos, una de las minorías más numerosas de Europa, tendrán un representante en el Parlamento Europeo de Estrasburgo. El pasado día 14 de junio, los húngaros eligieron entre sus diputados a Livia Jaroka, una antigua locutora de radio que está a punto de doctorarse en antropología.
   Los gitanos o romà, que representan actualmente alrededor de cinco millones de personas en los 25 países de la Europa ampliada, no contaban hasta estos momentos con ningún representante en la Cámara de Estrasburgo, desde que Juan de Dios Ramírez-Heredia dejó de ser diputado en 1999.
   Tras su elección, Livia Jaroka, declaró: “Voy a representar a todos los gitanos de Europa, no sólo a los húngaros, y mi trabajo consistirá en estimular el diálogo de entre la sociedad mayoritaria y la gitana”.
   La nueva diputada tiene 30 años, es madre de una hija y está a punto de doctorarse en la Universidad de Londres gracias a su estudio sobre los gitanos de Budapest.
   Livia Jaroka considera que “el desempleo sigue siendo el principal problema de los gitanos, pero también debemos acabar urgentemente con los suburbios gitanos y mejorar el acceso a la educación”.
   La presión ejercida durante los últimos años por la Unión Europea ha provocado que los gobiernos de los países de la Europa del Este presten mayor atención a la situación en la que viven los gitanos. Sin embargo, muchos romà se muestran preocupados por la posibilidad de que, una vez dentro de la Unión, se olviden de ellos.
   Tras la caída del comunismo en 1989, en Hungría ha habido varios políticos gitanos en los diferentes partidos. Livia Jaroka ha sido elegida diputada por el partido de centro-derecha ‘Fidesz-Hungarian Civic Union', el principal partido en la oposición. No obstante, el otro candidato gitano húngaro, actual coordinador de los Asuntos Gitanos en el Ministerio de Educación por la coalición gubernamental socialista-liberal, ocupaba un lugar en la lista socialista que hacía prácticamente imposible su elección.
   Livia Jaroka afirma que se plantea permanecer en el Parlamento Europeo durante un período de cinco años: “Espero que sea suficiente para que empiecen a destacar otros jóvenes gitanos políticos con talento”.

 

Marcos Gabarre Jiménez es el primer universitario asturiano de etnia gitana

     1-15.07.2004 / Pretende abrir camino, servir de ejemplo y cambiar mentalidades. Marcos Gabarre Jiménez es el primer universitario asturiano de etnia gitana. Aspira a que lo que hoy es noticia, increíble para muchos en el siglo XXI, deje de serlo muy pronto. De los cerca de 10.000 gitanos que se calcula que residen en Asturias ninguno ha cursado estudios superiores. Marcos conoce bien la situación desde el Secretariado Gitano. Por eso se decidió a dar el primer paso, por convencimiento personal y por la necesidad de abrir un camino que el próximo año podrían seguir las únicas cuatro alumnas gitanas que cursan bachillerato.
   A sus 32 años decidió que era el momento de volver a coger los libros que había colgado hace muchos años. Había acabado el graduado escolar y cursaba un módulo de Electricidad en Formación Profesional (FP) pero las condiciones económicas familiares no eran las más idóneas y tuvo que arrimar el hombro y trabajar como vendedor ambulante en mercadillos.
   A medida que pasaron los años se dio cuenta que había otras opciones y se planteó hacer cursos de formación con alguna salida laboral. Primero trabajó como soldador y luego entró en contacto con asociaciones y con el secretariado gitano. Fue aquí donde comprendió que una mejor formación no sólo podría ayudarle a él sino a toda una comunidad.

   Servir de ejemplo
   Cursó la prueba de acceso para mayores de 25 años y el pasado año se matriculó en primero de Educación Social en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), para poder combinar su trabajo con los estudios. “Veía que era una necesidad para poder desarrollar mejor mi trabajo”, asegura. Pero además de los motivos personales también el hecho de ser pionero le animó a dar el paso, poder “servir de ejemplo a los demás chavales”.
   ¿Por qué no hay gitanos en la universidad? “Muchas veces, la gente tiene asimilado el hecho de que si un gitano promociona deja de ser gitano”, afirma, “y no es así. Uno no deja de ser gitano por promocionar o seguir estudiando. Uno no deja de ser gitano sea abogado o vendedor”.
   Marcos lo tiene claro pero no muchas familias. La situación en Asturias y, en general, en el norte, es distinta a la del resto de España. La razón es la situación socioeconómica, menos avanzada. “La población gitana en Asturias aún no tiene esa idea de ver a otros gitanos promocionar y eso se nota cuando viene gente de fuera”, asegura.
   Los tópicos, la tradición... pesan en la juventud a la hora de valorar seguir los estudios. “La gente no tiene tradición de estudiar, no le da importancia”. Las cosas empiezan a cambiar, comenta Marcos, antes nadie pasaba a la enseñanza postobligatoria, ahora empiezan a acabar el bachillerato. Queda un último paso hacia la universidad.
   “Primero hay que convencer a los padres para que crean en sus hijos y les den la oportunidad de promocionarse socialmente, convencerles que por ello no van a dejar de ser gitanos, que no lo vean como algo extraño”, comenta Marcos Gabarre.
   Sobre el papel parece sencillo, otra cosa es la práctica. Marcos rechaza la palabra integración y prefiere hablar de relación entre dos poblaciones. Hay muchos tópicos por romper, auténticas barreras. “Aquí la gente tiene muchos prejuicios, sigue vinculando al gitano con la marginalidad, la delincuencia o la droga y es algo falso”. Estos tópicos son los que provocan la defensa de la comunidad gitana, “el agrupamiento y protección contra el agente externo”, afirma.
   ¿Por qué las familias rechazan la escuela? Marcos tiene una respuesta. Se ve como algo ajeno e incluso extraño. No se identifican. “Ven que la cultura gitana no se refleja, los gitanos no aparecen en los libros de texto y las veces que salen, al menos antes, era de forma despectiva”.
   Para combatir estas ausencias y facilitar el paso por la escuela de los alumnos gitanos, el Secretariado ha distribuido una guía sobre la cultura gitana para que lo impartan en clase. Marcos reconoce que las chicas lo siguen teniendo más difícil que los chicos, en parte por las tradiciones y costumbres. Pero las cosas están cambiando, afirma. En otras comunidades, son mayoría las chicas que cursan ciclos formativos superiores, pone como ejemplo.
   El cambio es progresivo y lento, se necesita tiempo. “Hay muchas cosas por hacer”, comenta Marcos, “y se van consiguiendo cambios”. Hace tiempo, dice, era impensable que un grupo de gitanos acudiese a una charla o participase en una excursión con otra gente. Ahora, van al cine, al teatro, participan, afirma. “Era sólo cuestión de motivar a la gente, sobre todo a las mujeres, que les interesa mucho ocupar un espacio dentro de la sociedad”.
   Su objetivo ahora es acabar la carrera y seguir trabajando en el secretariado. Abrir nuevos caminos y concienciar a los mayores y jóvenes de que nadie deja de ser gitano por ocupar un lugar en la sociedad. ¿Un deseo para el futuro? “Que haya muchos gitanos en la universidad y yo no sea noticia”. (Blanca A. Gutiérrez. La Voz de Asturias)

 

El alma gitana de Toni Gatlif

     1-15.07.2004 / Infatigable investigador de las diferentes etnias gitanas que habitan en Europa, el realizador Tony Gatlif (Argel, 1948) rinde con ‘Swing' un emotivo homenaje a la cultura manouche.

Con esta película usted retoma de nuevo su particular recorrido cinematográfico por la cultura gitana...

Así es. La historia de los gitanos está muy vinculada a la del mundo. Ellos han pasado por todos los problemas que nosotros tenemos en la actualidad. Para mí, los gitanos son los verdaderos depositarios de la cultura europea.

¿Por qué razón ha optado usted por utilizar actores amateurs?

Quería que aportaran autenticidad. Si vamos a hablar de una cultura frágil, utilizar este tipo de actores es la mejor manera de que todo aparezca más real.

¿Cuánta importancia concede a la música en sus películas?

Mucha. A través de ella cuento historias sin necesidad de que se traduzcan los diálogos. Para mí es importante poder ‘retirar' en ciertos momentos del metraje la palabra como forma de lenguaje y sustituirla por la música.

¿Se puede entender esta cinta como un canto a la libertad?

Desde luego, ésa es la razón por la que hago películas. El cine es la mejor manera de hablar del respeto al ser humano. Es algo necesario en esta época. De hecho, el personaje de Max aparece cuando el poblado manouche está en problemas.

¿Cuáles son esos problemas?

Pienso que los gitanos están perdiendo su lenguaje, su cultura, su identidad. Y si eso lo pierden, no les quedará nada; sólo libros que hablen de ellos, y están cargados de prejuicios. Max acude al rescate de esos valores.

Hay una escena en la que 22 músicos tocan en una caravana. ¿Fue tan difícil de rodar como parece?

Muchísimo, no imaginas cuánto cuesta meter todos esos artistas en un espacio tan reducido. Sin embargo, como director tenía más interés en que apareciera como una escena fresca, nada mecánica. En los errores es donde aparece la belleza de la música cíngara, porque sale del alma. Tiene muchas semejanzas en España con el flamenco, que también es algo improvisado.

Aparte de un homenaje a la cultura manouche, esta cinta muestra las diferencias entre la vida urbana y la rural...

También. Es, en cierto modo, una manera de mostrar una ruptura con el orden que la sociedad establece en la actualidad. Cada vez tenemos todo más organizado y la espontaneidad está desapareciendo en la ciudad. Hoy en día no dejamos casi ningún espacio para lo imprevisible. (Metropoli)

  

 

16 - 30 de julio de 2004. Número 381

 

La Asociación de Enseñantes con Gitanos celebrará sus Jornadas en Navarra

     16-31.07.2004 / La Asociación de Enseñantes con Gitanos celebrará los próximos días 2, 3, 4 y 5 de septiembre de 2004 las ‘XXIV Jornadas de Enseñantes con Gitanos' en el Edificio de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra. Dichas jornadas, de ámbito estatal, se dirigen a todas aquellas personas que trabajan en la promoción del Pueblo Gitano y otras diversidades culturales. La Secretaría de las Jornadas la asumirán dos entidades que representan al Colectivo de Navarra de Enseñantes con Gitanos: el Colectivo Alaiz y la Asociación Secretariado Diocesano Gitano de Navarra.
   Joaquín López Bustamante, miembro de la Junta Directiva de la Unión Romaní y director de la revista gitana ‘I Tchatchipen' realizará el jueves 2 de septiembre la primera ponencia: ‘El futuro del Pueblo Gitano en la Unión Europea'. A continuación, José Manuel Flores, Koen Peeters y Trini Muñoz hablarán de ‘Gitanas y Gitanos del Este en el Estado Español'.
   Por la tarde, se analizarán diferentes experiencias. En primer lugar, Enseñantes con Gitanos llevará a cabo la primera parte de su exposición sobre ‘Historia y Cultura del Pueblo Gitano', tras la que miembros de diferentes iniciativas de Navarra y del Ayuntamiento de El Prat, en Barcelona, hablarán sobre ‘El ocio y tiempo libre a debate: experiencias y estrategias socio-educativas con infancia y juventud'. Posteriormente, la Asociación para la Promoción Socio Cultural (ASPROSOCU) tratará el ‘Trabajo Social, Trabajo Educativo: Un Proyecto Global' y, finalmente, miembros del equipo directivo y del profesorado de los centros y servicios educativos de la zona de Pajarillos y Pilarica, en Valladolid, presentarán ‘Plan de Zona: De, para, con todos y todas por la mejora de la calidad educativa en nuestros barrios: Pajarillos y Pilarica'.
   La primera jornada finalizará con ‘Historia, Música y Cuentos del Pueblo Gitano', una narración dramatizada dirigida por Nanna Sánchez, miembro de Secretariado Diocesano Gitano de Navarra.
   La jornada del viernes la iniciará José Eugenio Abajo, coordinador del equipo de investigación, con la ponencia ‘Investigación de Éxito Escolar de los Españoles Gitanos'. A continuación tendrá lugar una mesa redonda sobre ‘El Pueblo Gitano en la Universidad', que contará con la participación de Manuela Cantón, de la Universidad de Sevilla, José Caselles, de la Universidad de Murcia, y Mikel Arriaga, de la Universidad del País Vasco. En la sesión de la tarde se realizará un vídeo-forum en el que se proyectarán ‘Nevimata: Imagen del Pueblo Gitano en los Medios de Comunicación', de Producciones Ravazsa, y ‘Mujer Gitana y Trabajo', producción del Instituto de la Mujer del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Ya para finalizar, y a partir de las 18:30 horas, se llevará a cabo una sesión informativa para dar a conocer los objetivos y las actividades llevadas a cabo por la Asociación de Enseñantes con Gitanos.
   La catedrática de Derecho Constitucional Teresa Freixas será la encargada de iniciar las actividades programadas para el sábado 4 de septiembre, con una ponencia titulada ‘Constitución, Identidad de Género y Mujer Gitana'. La sesión matutina se completará con una mesa redonda sobre ‘Las Mujeres Gitanas: Procesos de Cambio', en la que participarán Celia Gabarri, Alexandrina da Fonseca, María Amaya y Sonia Rodríguez. La segunda parte de la exposición sobre ‘Historia y Cultura y Pueblo Gitano' de Enseñantes con Gitanos abrirá la sesión de la tarde, a la que seguirá la presentación a cargo de la Asociación de Mujeres Gitanas Universitarias (AMURADI). Posteriormente, la ‘Associació de Dones per a la Reinserció Laboral SURT' hablará del ‘Itinerario de Inserción Laboral para Mujeres Gitanas', que dará paso a ‘Una Aproximación a las Mujeres Gitanas de Sabadell: Migraciones y territorio, familias y grupalidad, relaciones entre mujeres y transgeneracional', del Seminario Permanente de Estudios Gitanos, de la Facultad de Antropología de la Universidad Autónoma de Barcelona. Para finalizar esta jornada se llevará a cabo una salida de carácter lúdico-cultural.
   Las XXIV Jornadas de Enseñantes con Gitanos concluirán la mañana del domingo 5 de septiembre con la ponencia ‘Intervención Familiar y Cambio: La Importancia de un Enfoque Intergeneracional' que realizará Maite Ballestín, educadora social y terapeuta familiar.

 

Bien por la consejera

     16-31.07.2004 / A uno le reconforta leer declaraciones como las realizadas por la Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, doña Rosa Valdeón. Cuando una responsable de tan alta calificación es capaz de confesar públicamente que “la Administración debe realizar un esfuerzo para que no se mantenga la exclusión de ciertos colectivos. Cuando se ven estas cosas uno se pregunta en qué hemos fallado”, pensamos que se está en la mejor dirección para lograr que algún día estos problemas desaparezcan.
   Otros gobernantes posiblemente habrían optado por el silencio cómplice al no atreverse a decir que toda la culpa es nuestra porque somos unos salvajes, incapaces de vivir en sociedad y que resolvemos nuestras diferencias a tiro limpio.
   Bien, por la Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades. Valoramos su análisis y lo agradecemos, aunque ello no nos libere de la parte de culpa que también tenemos los gitanos cuando no hemos sido capaces de desterrar, de una vez por todas, tanta violencia entre nosotros.

Por Juan de Dios Ramírez-Heredia

 

Kelian Borja, educador de la Asociación Promoción Gitana de Burgos: “Los jóvenes gitanos acceden cada vez más a grados superiores de formación”

     16-31.07.2004 / Entre sus planes de futuro está el de realizar la carrera de Pedagogía. Un objetivo que posterga para cuando disponga de más tiempo libre. Kelian Borja tuvo claro desde pequeño que quería estudiar y qué carrera iba a elegir: Educación Social. Tiene tan sólo 24 años y ya lleva dos trabajando en la Asociación Promoción Gitana de Burgos, donde es responsable del programa de educación, ocio y tiempo libre.
   La Asociación echó a andar en el año 1975, cuando este joven aún no había nacido. Desde entonces son muchas las cosas que han cambiado para todos y, en especial, para la población de etnia gitana. A pesar de su juventud, Kelian Borja ha sido también testigo de esos cambios: “Los jóvenes gitanos acceden cada vez más a cursos y grados superiores de formación”.
   Este joven siempre ha estado vinculado con Promoción Gitana. Primero participó de ella como usuario y años más tarde como educador y responsable del programa que va dirigido a los más jóvenes. En la actualidad, participan en sus actividades una veintena de niños de entre 6 y 16 años.
   Kelian destaca el contacto con la gente y afirma que hay mucha demanda de jóvenes que quieren participar en las actividades de la asociación. Todas ellas se realizan desde una perspectiva educativa para fomentar y prevenir determinadas actitudes: “Promovemos la buena relación entre alumno y profesor, intentamos evitar conductas absentistas y fomentar el compañerismo”, afirma. A los programas de apoyo y seguimiento escolar, Kelian añade los de tiempo libre como excursiones y talleres de manualidades.
   Desde su perspectiva de educador, este joven destaca la buena respuesta que mantienen los jóvenes y su participación activa en los programas: “A veces son ellos los que proponen las actividades”. Un motivo de orgullo al que añadir a satisfacciones como “formar parte del grupo, que cuenten contigo, que seas su amigo”.

Más programas

Unas veinticinco personas trabajan en la Asociación Promoción Gitana distribuidos en los diferentes programas que lleva a cabo. Al de Educación, Ocio y Tiempo, que capitanea Kelian Borja, hay que añadir otros que permiten abarcar toda la población gitana. La Asesoría Social, en la que se ayuda a realizar trámites burocráticos, Asesoría Jurídica, Programa de Dispersión Escolar –llevar a alumnos de etnia gitana a los diferentes colegios y mantener contacto con los profesores-, Mediación Intercultural –dos figuras gitanas trabajan como mediadores-, Programa de Desarrollo Comunitario en El Encuentro y carné de conducir. A estos programas se suma la empresa de confección textil en la que trabajan unas diez personas. Junto a las personas que trabajan en la asociación se suman voluntarios –tanto payos como gitanos- que ayudan al desarrollo de los programas. (B.G.R. Diario de Burgos)

 

Naciones Unidas denuncia abusos contra los romà

     16-31.07.2004 / El European Roma Rights Center (ERRC) ha recibido con entusiasmo las Observaciones Finales de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre el cumplimiento de Alemania del Pacto Internacional de Derechos Políticos y Civiles.
   La Comisión expresó preocupación ante el hecho de que “los gitanos continúen siendo víctima de los prejuicios y la discriminación en el acceso a la vivienda y el empleo” y recomendó que el gobierno alemán “intensifique sus esfuerzos para integrar a las comunidades gitanas en Alemania respetando su identidad cultural, en especial a través de la adopción de acciones positivas en los ámbitos de la vivienda, el empleo y la educación”.
   La Comisión señaló también que “los gitanos se ven afectados por las deportaciones y por otro tipo de medidas cuyo fin es devolver a los extranjeros a su país de origen (artículos 26 y 27 del Pacto), y recomendó que el partido del Estado “garantice en la práctica el principio de la no-discriminación en cuanto a la deportación y el retorno de los extranjeros a sus países de origen”.
   Con motivo de la publicación de los resultados de la Comisión, la Directora Ejecutiva del ERRC dijo: “La Comisión se une a un creciente conjunto de voces que muestran su preocupación por el trato que Alemania da a los inmigrantes y a los refugiados –sobre todo a los gitanos– así como por su incapacidad para erradicar la discriminación racial contra los gitanos. Como defensores de la comunidad gitana pedimos al gobierno alemán que se una a los gobiernos que se toman con seriedad la necesidad de actuar de forma positiva en la lucha contra los abusos de los derechos humanos de los gitanos”.
   A continuación, Petrova señaló especialmente que “Alemania debería sentirse avergonzada de que el Estado Miembro con más poder de la Unión Europea haya incumplido la fecha límite para la adopción de una ley íntegra antidiscriminatoria y que, actualmente, tampoco parezca tener un borrador de ley.”
   En relación con el fracaso de Alemania en la lucha contra el abuso de los derechos humanos de los gitanos, el Defensor Virgil-Cristi Mihalache comentó que: “Alemania ha excluido explícitamente a los gitanos que no tienen la ciudadanía alemana de la protección de los derechos de las minorías. Nos preguntamos cuándo retirará el gobierno alemán esta distinción arbitraria, que en la práctica sólo ha servido para dividir a los gitanos entre los ‘merecedores' y los ‘no merecedores'.
   El Director de Programas del ERRC, Claude Cahn, añadió: “Alemania está entre los gobiernos que, a pesar de la evidente necesidad, todavía no han identificado a los gitanos como grupo destinatario de los procesos de inclusión social, dentro del marco del Plan Nacional de Acción de la Unión Europea para la lucha contra la exclusión social. Los resultados de la Comisión de Derechos Humanos ofrecen una buena oportunidad para que el gobierno alemán luche finalmente contra la exclusión social de los gitanos mediante el compromiso público de incluir a los gitanos en su próximo Plan Nacional de Acción”.

 

El reto universitario

     16-31.07.2004 / Los gitanos componen la minoría más importante de Andalucía. La Junta estima que entre 200.000 y 350.000 personas de esta etnia viven en la región. No obstante, sólo el 1% de esta población llega a la universidad, según calcula la Asociación de Mujeres Universitarias Romís de Andalucía (Amuradi), aunque tampoco existen estadísticas sobre el tema. Por eso, Amuradi reclama estudios e investigaciones sobre la comunidad gitana en la universidad.
   Amuradi es un colectivo de mujeres porque Beatriz Carrillo, su presidenta, se encontró en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla con un grupo de jóvenes gitanas, una coincidencia “poco habitual” para esta etnia. Además, son más las mujeres gitanas que acceden a la universidad que los hombres, pero Amuradi defiende la integración de todos. La Universidad de Córdoba es la que, proporcionalmente con el número de alumnos, cuenta con más estudiantes gitanos. Beatriz Carrillo asegura que en todas las provincias andaluzas hay universitarios gitanos.
   Este escaso acceso tiene una raíz: “La historia ha condenado a los gitanos al retraso social y hubo un momento en que no asumimos la educación como una prioridad, a lo que se suma que el sistema educativo no estaba preparado para integrarnos”, explica la presidenta de Amuradi. Carrillo incide en que son muchos los prejuicios que pesan sobre su etnia y que “muchos gitanos se lo creen y muestran cierto recelo”.
   El acceso a la universidad pasa por la constancia en las etapas educativas previas. Beatriz Carrillo cree que la actitud está cambiando, y es lo que intenta la asociación que preside. “Ahora todos los niños gitanos están escolarizados, pero el absentismo escolar es alto y la continuidad complicada; queda mucho por hacer”, puntualiza.
   No obstante, la presidenta de Amuradi ve más complicado eliminar los prejuicios de la sociedad hacia los gitanos que estos mismos asimilen que llegar a la universidad es una opción para “salir de la marginalidad a la que hemos estado sometidos”, y que esta vía no está reñida con su propia identidad cultural. “Hay gitanos que han llegado a la universidad y no pierden sus señas de identidad”, asegura.
   Beatriz Carrillo argumenta que desde hace diez años, “cuando las autoridades abordaron el asunto”, las tasas de absentismo escolar han disminuido. También advierte de que cuando estudiaba se encontró más de un profesor que “transmitían mensajes con muchos prejuicios”. Para evitarlos, Amuradi organiza charlas y actividades de divulgación de la cultura gitana por las universidades andaluzas.
   El director territorial en Andalucía de la Fundación Secretariado General Gitano, Humberto García, coincide con Amuradi en que la formación post obligatoria es una necesidad. Este colectivo convoca becas para alumnos gitanos. Esta red intenta tratar también el hecho de que, a veces, los gitanos se sienten “aislados en el entorno universitario” al no encontrar compañeros del mismo entorno, lo que “dificulta la constancia y hace que las familias se cuestionen la idoneidad de estos estudios”.
   García considera que con la formación académica no sólo no se pierden las señas de identidad, “sino que se ayuda a mantenerlas”. Humberto García considera que no es fácil ni desterrar los prejuicios ni concienciar a la población gitana. “Son cuestiones de siglos que no se pueden cambiar de la noche a la mañana”, puntualiza.
   El responsable en Andalucía de la Fundación Secretariado General Gitano, con implantación nacional, ve positivo que las tasas de absentismo escolar se hayan reducido, pero le preocupa el hecho de que “el distanciamiento social entre gitanos y no gitanos haya aumentado”.
   David Jiménez Castro, de 24 años, es cordobés y estudia tercero en la Facultad de Derecho de la Universidad de Córdoba. Además, trabaja como educador en la asociación de ayuda a ex toxicómanos Ariadna. David relata que fue en el instituto, en el que tuvo algunos problemas de integración, donde se concienció de que tenía que ir a la universidad. Su padre tiene coches de caballo y también se dedica a la venta de antigüedades.
   “Quiero trabajar como abogado para evitar los atropellos al pueblo gitano”, cuenta. David explica que es un universitario más, que tiene buenas amistades y que va con sus compañeros tanto a estudiar como de marcha. (Antonio Chaves. El País de Andalucía)

 

 

Volver a índice Nevipens Romaní