1-15 de marzo de 2004. Número 372

 

Editorial

     1-15.03.2004 /    Nevipens Romaní se ha caracterizado siempre por ser un medio plural en el que aparecen reflejadas todos las tendencias políticas que son susceptibles de interesar a nuestro pueblo. Por esa razón, en el momento de planificar la realización de este número de nuestro periódico dedicado a las elecciones generales del próximo 14 de marzo, nuestro equipo de redacción se puso en contacto con los diferentes partidos políticos que actualmente tienen representación en el Congreso de los Diputados para que nos enviaran sus propuestas relacionadas con el pueblo gitano. En nuestras páginas aparecen tan sólo las referencias a los programas electorales de aquellos partidos que nos lo hicieron llegar antes de la fecha de cierre de esta edición.
   Por otro lado, también se ha realizado una investigación sobre los posibles candidatos gitanos en las listas electorales de los diferentes partidos. La única respuesta afirmativa nos llegó de la Federación Socialista de Madrid, en la que Pilar Heredia aparece en el número 20 de la lista al Congreso de los Diputados.

 

La defensa de los derechos de las minorías
Izquierda Unida

     1-15.03.2004/ La defensa de los derechos y libertades de las minorías -sean éstas étnicas o culturales, o en razón del origen-, en el caso de nuestro país, tiene una deuda histórica con la población gitana.
   Desde hace más de quinientos años, los gitanos constituyen un factor específico de las relaciones sociales de nuestro pueblo y de la acción política del Estado, al que, tras 25 años de democracia, no se ha sabido dar soluciones adecuadas, aunque se hayan producido avances.
   La persistencia del problema nos permiten hablar, sin ningún tipo de exageración, de una “cuestión gitana” irresuelta, que se prolonga en el tiempo a lo largo de siglos, hasta el punto de encontrarse en nuestra cultura psicológica y política como una vivencia conflictiva y preocupante. Mas aún: a pesar del carácter muy reducido, cuantitativamente, de las comunidades gitanas, esta “cuestión” constituye un elemento cualitativo, cuya solución define en profundidad (como siempre que se aborda el tratamiento de las minorías) los auténticos contenidos de la Democracia.
   En el marco de la crisis urbana, la conjunción de dinámicas de rechazo étnico, añadida a las crecientes corrientes xenófobas o excluyentes, tanto en relación con los inmigrantes como en relación con las capas marginadas, hace del conflicto entre las comunidades gitanas y las comunidades vecinales no gitanas, la punta del iceberg de concepciones racistas soterradas.

Protección de las minorías
   Estas tendencias, por lo que suponen de socavamiento del Estado de Derecho y de la Democracia misma, son objeto aparente de preocupación generalizada. En febrero de 1995 se firmó en Estrasburgo, entre los Estados miembros del Consejo de Europa, un Convenio Marco para la Protección de las Minorías Nacionales, que fue ratificado por el Parlamento del Estado, y que posteriormente dio lugar a la Directiva CE 2000/43, cuya transposición a nuestro ordenamiento jurídico no solo se ha demorado –debió producirse antes de Julio 2003- sino que se ha hecho a través de un instrumento tan poco idóneo como la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos Generales del Estado, recientemente aprobada. Un método rechazable, que ha impedido el necesario debate y proyección pública de la primera Directiva europea que aborda, específicamente, la protección de las minorías en cada Estado.
   Por otra parte, el Programa de desarrollo gitano (teóricamente en marcha desde 1988) ha fracasado en sus objetivos, si miramos la situación -muchos años después- de la población gitana, parte de la cual sigue aún instalada en poblados chabolistas de las grandes ciudades, cuando no confinada en guetos-, con niveles de analfabetismo, de renta, de fracaso escolar, paro, etc., impropios de un país desarrollado, e incluso con una expectativa de vida inferior a la del resto de los ciudadanos. Y sin que, por último, se hayan abordado con seriedad sus aspectos culturales, formas de convivencia con la población mayoritaria o las diversas formas de discriminaciones, directas o indirectas, que padecen.
   Ante esa realidad, nuestro programa debe girar en torno a tres tipos de actuaciones o propuestas:

Salud:
- Generalización de la cobertura sanitaria e integración en la red sanitaria pública, promoviendo actuaciones y programas que procuren la adaptación de los servicios de atención primaria y servicios hospitalarios a las necesidades de esta población. Formación de los profesionales sobre las características de los colectivos minoritarios a los que atienden.
- Programas específicos de prevención: campañas de inmunización infantil; seguimiento de embarazos y partos; atención a neonatos; educación sanitaria dirigida fundamentalmente a: nutrición infantil, nutrición en general, prevención de accidentes domésticos, planificación familiar, etc., incorporando, en determinados servicios, Mediadores interculturales que faciliten su participación.
- Programa de atención a las toxicomanías y sus efectos.

Trabajo:
- Regulación flexible y protección de la venta ambulante; ampliación de las plazas en mercadillos.
- Promoción de actividades económicas como, por ejemplo, la recogida y reciclaje de residuos sólidos urbanos y otras que faciliten el trabajo por cuenta propia, a nivel individual o familiar.
- Promoción de proyectos de formación ocupacional, adaptados a las características de las comunidades gitanas en cuanto a profesiones, métodos pedagógicos, horarios, condiciones de acceso, etc., que faciliten también la incorporación al trabajo por cuenta ajena.

Vivienda:
- Un Programa de erradicación del chabolismo y la infravivienda que tenga en cuenta las necesidades sociales frente a las de planeamiento urbanístico o a los intereses inmobiliarios al afrontar el realojamiento de familias chabolistas, de manera que los realojos se produzcan en pisos, juntamente con la comunidad mayoritaria, con las dotaciones necesarias para evitar la “guetización” y degradación de los barrios. Desmantelamiento de los barrios “especiales” y rechazo de este tipo de “soluciones”.
- Prioridad de alojamientos en viviendas públicas de alquiler, con programas de apoyo específicos a los jóvenes y a las nuevas parejas.

Educación:
- Programa de escolarización, desde los 0 años, en escuelas infantiles públicas comunes. Cuando la situación lo requiera, y no haya otra forma de garantizar este objetivo, creación de escuelas infantiles en los asentamientos o barrios de realojamiento, mientras éstos pervivan.
- Programa de seguimiento escolar que posibilite la relación escuela-familia-comunidad e incluya actividades extraescolares, previniendo el absentismo, el abandono y el fracaso escolar. Medidas para favorecer la transición a la educación secundaria obligatoria y de apoyo a la continuidad en los estudios medios y superiores.
- Programas de aulas para jóvenes de entre 13 y 18 años, dirigidos a limitar las consecuencias del fracaso o el abandono escolar prematuro.
- Programas de educación de adultos, dirigidos a elevar el nivel de formación de la comunidad.
- Programa de reforma del sistema educativo, especialmente en la Primaria, que incluya los diseños curriculares, métodos pedagógicos adaptados, ratios, recursos y formación del profesorado.
- Medidas que impidan la concentración de alumnado con necesidades educativas especiales en determinados colegios públicos, especialmente en los grandes núcleos de población.
Promover la identidad cultural de los gitanos españoles
Para la construcción de un espacio cultural común con las minorías hoy existentes en nuestro país es preciso el reconocimiento y el respeto, por parte de la población mayoritaria, de la diversidad. En lo que se refiere a la comunidad gitana española, además de ese reconocimiento son precisas medidas que, partiendo de nuestras raíces comunes, resalten la riqueza y los valores de su cultura hacia fuera y al interno de su propio pueblo. Para ello, proponemos:
- Creación de un Instituto para la promoción de la Cultura Gitana, de ámbito estatal, con funciones de investigación y difusión de la lengua y la cultura gitanas.
- Incluir elementos de la historia, la cultura, las condiciones de vida gitanas, etc., en los diseños curriculares y en las materias del sistema educativo a todos los niveles.
- Desarrollar programas de enseñanza del romanó caló entre niños/niñas y jóvenes gitanos.
- Especial potenciación de Consejos gitanos consultivos en las comunidades Autónomas, compuesto, esencialmente, por representantes de sus organizaciones.

Desarrollo gitano

- La demostrada insuficiencia, cuando no el fracaso, del Programa de Desarrollo Gitano de hace más de una década, requiere de la renovación de los objetivos y de un instrumento o Plan Estatal, que pasa, fundamentalmente, por una mayor implicación de las administraciones públicas en sus distintos niveles y, sobre todo, por la dotación presupuestaria y un seguimiento riguroso, en el que participen las organizaciones gitanas.

 

Combatir la pobreza
Convergència i Unió

     1-15.03.2004/ Combatir la pobreza en Cataluña y en España también tiene que ser una prioridad de CiU. En Cataluña y en España se dan situaciones de pobreza y de exclusión y ésta es una situación moralmente y políticamente inaceptable.
   Diferentes informes ponen de manifiesto no sólo el alcance de la pobreza en España sino también una transformación de la misma, en la que cada vez hay más personas mayores, sobretodo mujeres, que viven con una renta por debajo de lo que se ha llamado el lindar de la pobreza, y también se observa un número creciente de personas jóvenes, en su mayoría también mujeres, que se encuentran en idéntica situación.
   Estos indicadores ponen en evidencia el insuficiente nivel conseguido por parte del Estado del Bienestar y la mayor desigualdad en la distribución de rentas en España que en el resto de la Unión Europea. Además, existen nuevos factores, como el aumento de la esperanza de vida o l’inmigración que, sin duda, contribuyen a poner a una parte de la población en una situación de vulnerabilidad extrema.
   Convergència i Unió considera que, con el objetivo de avanzar en una reducción significativa, a medio plazo, del número de personas con riesgo de pobreza y exclusión social, es necesaria una política firme y decidida hacia este sector de la población que vive bajo mínimos. Se trataría de políticas de carácter transversal y multidisciplinarias que se centrasen tanto en acciones de ayudas públicas a la supervivencia como en aquellas acciones, de carácter Preventivo, que permitan a las personas susceptibles de situarse por debajo de este lindar el acceso a como más programas de inserción que favorezcan la integración social mejor.
   La política de Convergencia i Unió en este ámbito se podría estructurar alrededor de tres grandes objetivos:
- Reducir la pobreza.
- Realizar una política de impulso a la inserción sociolaboral.
- Poner las nuevas tecnologías al servicio de todo el mundo.

 

Ayuda plena a las familias
Partido Popular

     1-15.03.2004 /   El programa electoral del Partido Popular (PP) tiene un apartado dedicado a la familia, a la que considera como la protagonista de sus propuestas de ámbito social. En este sentido, entre los principales objetivos del Partido Popular se encuentra el reforzamiento de los servicios de ayuda a las familias en riesgo de exclusión social y los servicios de ayuda a las familias con situaciones de drogodependencia.

Infancia y adolescencia
   Igualmente, otra propuesta del programa electoral es elaborar la Estrategia Nacional para la Infancia y Adolescencia en Riesgo de Exclusión Social, siguiendo las directrices marcadas por la Organización de las Naciones Unidas.
   Entre sus propuestas también destacan las encuadradas bajo el lema “Nuestra cultura, punto de encuentro”.

Riqueza cultural
   Para el Partido Popular, la atención a la cultura es una prioridad, por entender que España, como potencia cultural de primer orden, tiene en su riqueza, diversidad cultural e historia, uno de los principales activos de su cohesión interior y de su proyección exterior.
   La cultura española con su pluralidad y diversidad tiene una proyección global. La cultura española y la cultura en español ofrecen enormes oportunidades económicas y de empleo. La imagen de España y la potencia de la marca España dependen en gran medida del acierto y ambición de la política cultural. A esta tarea están llamadas todas las administraciones, las industrias culturales y los protagonistas de la creación y difusión cultural.



Difusión del romanò
Chunta Aragonesista

     1-15.03.2004 /  Los puntos incluidos en el Programa Electoral de Chunta Aragonesista que pueden tener relación con el pueblo gitano son los siguientes:
   - Fomentar el asociacionismo gitano con el propósito de que se analicen sectorialmente y en profundidad las reivindicaciones.
   - Incluir en igualdad de condiciones que otras organizaciones como las ONG, la presencia de representantes de colectivos gitanos en las comisiones de trabajo y otras fórmulas encargadas a modo de asesoramiento de la elaboración de planes de intervención con el pueblo gitano.
   - Respeto, difusión y estudio de la lengua propia del pueblo gitano así como de su historia y tradiciones.
   - Reconocimiento de efectos civiles del matrimonio celebrado conforme al rito gitano
   - Erradicar el chabolismo entre el pueblo gitano mediante programas de inserción social y planes de vivienda de protección oficial.
   - En el plano de la educación: fomentar la escolarización a niveles del 100% con profesorado de apoyo y medios materiales adecuados.
Estos objetivos aparecen en diferentes apartados del programa de la Chunta Aragonesista, como pueden ser economía, educación, política social....




La lucha contra el chabolismo
Partido Socialista Obrero Español

     1-15.03.2004 / La lucha contra las causas de la pobreza no se puede reducir a la mejora de la situación económica de una serie de personas o familias. Debemos ayudarles para que sean autónomos, para que puedan desarrollar sus capacidades y para lograr una igualdad real y efectiva con el resto de los ciudadanos. Renovaremos el Programa de Desarrollo Gitano que incluya nuevas medidas en áreas básicas: vivienda, empleo, salud, educación y mujer y refuerce el reconocimiento e impulso de la cultura gitana. Este nuevo Plan deberá incidir en algunos aspectos prioritarios como:

Vivienda y empleo
   La vivienda: Crearemos un Observatorio sobre el chabolismo y la infravivienda en España en el que estén representadas las diferentes Administraciones, representantes del pueblo gitano e instituciones independientes y elaboraremos un programa de erradicación de núcleos chabolistas e infraviviendas, coordinado con las diferentes administraciones, dotado de los recursos económicos necesarios, así como de un calendario de actuación.
El empleo: Intensificando los esfuerzos para lograr el acceso normalizado a los empleos por cuenta ajena. Apoyando las iniciativas de autoempleo. Prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y de los jóvenes.

Educación y cultura
   La educación: Reforzando las medidas que favorezcan la continuidad en los estudios tanto en enseñanza obligatoria como postobligatoria. Intensificando las acciones de formación del profesorado, así como las tendentes a paliar la concentración de alumnado gitano y de otras minorías en determinados entornos.
   En el campo cultural abordaremos: a) el reconocimiento institucional como minoría étnica, de acuerdo a las recomendaciones de organismos como el Consejo de Europa y en consonancia con las iniciativas de algunos parlamentos autonómicos; b) la creación de un Instituto de Cultura Gitana de ámbito estatal, con funciones de promoción, investigación y difusión de la lengua y la cultura gitana; c) la formación de mediadores interculturales gitanos para la intervención en conflictos entre y con las familias gitanas en nuestros pueblos y ciudades.
   Apoyaremos la creación del Consejo Estatal del Pueblo Gitano, como cauce institucional a la cooperación y la participación del movimiento asociativo caló, para la definición, aplicación y seguimiento de políticas genéricas y de discriminación positiva que redunden en el desarrollo integral de los gitanos y las gitanas, en todos los campos atribuidos a la Administración General del Estado.



'Hay valores esenciales de la cultura gitana que no se deben perder'

     1-15.03.2004 /  José Mora Galina, Director General de Bienestar Social de la Junta de Andalucía

   Han pasado cuatro años desde su nombramiento como Director General de Bienestar Social de la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía. Ante los cambios que pueden producirse tras las próximas elecciones del día 14 de marzo, ¿qué valoración haría de este tiempo al frente de la Dirección General?
   Personalmente me parece que Asuntos Sociales se ha consolidado como sistema público y está en condiciones de defender y promover la garantía de ciertos derechos sociales que antes se consideraban desde una visión asistencial y discrecional. Con la Democracia, a partir de la Constitución de 1978, se ha contemplado como prioritario el acceso a la salud, la educación y la cobertura social del desempleo y las pensiones; también la construcción y promoción pública de la vivienda, al menos en los proyectos socialistas. Pero el acceso a los servicios sociales comunitarios o especializados se ha visto, al igual que las pensiones no contributivas o el salario social, como algo de pobres de solemnidad y excluidos. Sin embargo, para esta Dirección General ha sido un objetivo lograr, con la colaboración de las Diputaciones Provinciales y los Ayuntamientos mayores de 20.000 habitantes, el que equipos de ocho profesionales pudieran atender a poblaciones en torno a 30.000 habitantes. Eso, que se ha logrado con las Diputaciones Provinciales, en general, y con la red andaluza de ciudades medias, no se ha logrado del todo en las grandes aglomeraciones urbanas y en algunas capitales de Provincia.
   No obstante el problema más grave por resolver es el paro. Y pongo un ejemplo: Asuntos Sociales ha logrado reducir a un déficit estructural de 5.000 familias el salario social, que pensamos reducir a 0 en el primer trimestre de este año 2004, pero los perceptores del mismo, principalmente mujeres con carga familiar y, además, miembros de las comunidades gitanas, necesitan de una formación especial para la inserción sociolaboral y, en definitiva, necesitan empleo para alcanzar una vida de mayor dignidad e igualdad, conforme al artículo 14 de la Constitución Española.

¿Qué ámbitos ha priorizado la Dirección General de Bienestar Social? ¿Cuáles son los objetivos conseguidos con las políticas dirigidas al desarrollo del pueblo gitano? ¿Cuáles son los principales retos de futuro a los que se enfrenta la población gitana andaluza?
   En primer lugar la consolidación de la Red Básica de Servicios Sociales, lo que denominamos el Mapa Andaluz y los Mapas Provinciales de los Servicios Sociales Comunitarios; y, en segundo lugar, la lucha decidida en pro de la inclusión y la cohesión social a pesar de las diferencias territoriales y la “dualización social” de las grandes urbes, en donde se materializan las zonas de exclusión o “Zonas Necesitadas de Transformación Social”.
   Respecto a las comunidades gitanas, el pueblo andaluz (casi 7,500.000 habitantes) ha logrado alcanzar una convivencia armónica con las ¾ partes de la población gitana. Por simplificar: de 400.000 personas gitanas, que son más del 40% del territorio de España, en torno a 100.000 personas (menos de 20.000 hogares) tienen problemas de pobreza relativa severa y exclusión, en su caso, en Zonas concretas de las grandes urbes, sobre todo. Se ha logrado, pues, el desarrollo normalizado de la mayor parte. ¿Cuál es el problema? La desestructuración familiar en algunas Zonas de Exclusión: el Puche, en Almería; Almanjáyar-Cartuja, en Granada; las laderas del Castillo, en Jaén; el polígono del Guadalquivir y Las Palmeras, en Córdoba; El Polígono Sur, Torreblanca y El Vacie, en Sevilla; Palma-Palmilla y Los Asperones, en Málaga; La Paz, en Cádiz; El Junquillo y Atunara, en La Línea de la Concepción; y el Torrejón, en Huelva. En estas Zonas hay tráfico de drogas, hay alto nivel de absentismo, fracaso escolar y analfabetismo, y hay problemas de salud y deterioro, a veces, de las viviendas sociales. En consecuencia, lo que se requiere es seguridad para la libertad y tres cosas fundamentales: instrucción educativa, vivienda digna, y formación y empleo. Las mujeres sobre todo, las madres, lo entienden perfectamente. Lo que sobra es demagogia haciendo bandera romántica de las propias lacras. Y ese ha sido un error grave que, frente a algunos “líderes”, hemos tenido que corregir, apoyándonos en la sensatez de la mayoría, que denunciaba (pero no públicamente) el daño que se estaba haciendo y que todavía se hace en algunos lugares, donde ciertos señores se adueñan de los espacios públicos y coartan impunemente la libertad y dignidad de los demás con sus amenazas y actuaciones. Ese es el mayor reto al que se enfrentan las comunidades gitanas: la sensatez; actuar acorde con la Constitución.

Dentro de la Dirección General de Bienestar Social de la Junta de Andalucía existe una Secretaría para la Comunidad Gitana. ¿Qué papel juega este organismo dentro de la organización de la Dirección General?
   El papel de la Secretaría para la Comunidad Gitana es el de un Servicio Público, como lo es el de la Red Básica de los Servicios Sociales Comunitarios, el de Movimientos Migratorios o el de Zonas Necesitadas de Transformación Social. Por eso potencia el Centro Sociocultural Gitano de Granada y promueve los estudios romaníes internacionales; subvenciona becas universitarias que se conceden a jóvenes (mujeres y hombres gitanos); colabora con el Estado en el Plan de Desarrollo Gitano, llegando hasta el último rincón de cada Provincia; realiza su propio Plan Integral Gitano y colabora con los demás servicios para reforzar la Red Básica; participa en las ayudas a los movimientos migratorios y en los proyectos de voluntariado social; impulsa el asociacionismo gitano y sus programas y proyectos; y, en las Zonas Necesitadas de Transformación Social, promueve la coordinación entre las distintas Administraciones y el denominado Tercer Sector en programas propios o en programas europeos orientados al acceso a la formación y el empleo y la prestación de servicios, de forma organizada.

En Andalucía viven aproximadamente 300.000 gitanos, la mitad de los que viven en el territorio español. ¿Podría explicarnos qué programas relacionados con el pueblo gitano se están llevando a cabo en estos momentos?

   Creo que es mayor el número de población gitana andaluza. En todo caso, representa un alto porcentaje en el conjunto del Estado Español. Por ello, participamos en un programa estatal, congelado y sometido a evaluación por parte del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, en Madrid. En dicho programa, denominado Plan de Desarrollo Gitano (PICGA), se actúa en unos 55 municipios de Andalucía, por un total de 1,312.910 €. Además, con el Plan Integral Gitano de Andalucía, se llega a otros 10 municipios, una mancomunidad y una provincia entera (Jaén), con un total de 508.347 € de financiación propia de la Comunidad. En las grandes urbes inciden las actuaciones de los programas europeos, dispositivos Surge y Equal, programa Acceder y salario social (con un 70% de perceptores gitanos y sólo fondos propios, sin aportación alguna de la Administración General del Estado).
   Además, conforme a convocatoria, se ayuda, provincia a provincia, a los programas que presentan las Asociaciones.

El movimiento asociativo gitano ha crecido en importancia en los últimos años. ¿Qué papel juegan las asociaciones gitanas en la elaboración de las políticas dirigidas a gitanos?

   Tienen un peso especial en provincia, también en el Plan Andaluz para la inclusión Social, y en los objetivos de instrucción educativa, vivienda y actuaciones contra el chabolismo, formación e inserción sociolaboral, y promoción de valores gitanos: culturales y familiares, fundamentalmente.

A pesar del absentismo escolar, ahora se puede empezar a hablar de una escolarización, prácticamente mayoritaria, de los niños gitanos en primaria. En secundaria y en la universidad, los índices bajan considerablemente, pero cada vez son más los gitanos que quieren formarse. Parece que las cosas están cambiando, que la educación ya no se percibe como algo que pueda poner en peligro la identidad gitana. ¿Hasta que punto las cosas han cambiado? ¿De qué manera se ha trabajado para lograr este cambio de opinión? ¿Cómo hay que trabajar a partir de ahora?
   Agradezco muy sinceramente el planteamiento de estas preguntas porque no tiene nada que ver con ciertas visiones que universalizaban lo marginal para enarbolar no se sabe qué descabellada bandera. En realidad, lo normal es mayoritario. Lo “anormal” lo es en zonas de exclusión social, en donde sufren carencias graves niños y niñas gitanos y no gitanos. Esa es la verdad. Y si no, que se lo pregunten a UNICEF. Desde los inicios de la Democracia, y muy particularmente en Andalucía, las cosas han cambiado muy poco a poco. Pero ha habido intentos de volver atrás por una especie de sistemática anarquía que oculta sistemáticamente intereses inconfesables. Ahora bien, patriarcas de peso, como el “tío Rafael”; profesores de Universidad y de Institutos; pintores y escritores; colaboradores y colaboradoras de las Administraciones Públicas; familias enteras; profesionales; mujeres; y algunas asociaciones han ayudado mucho, con su ejemplo y acción, al cambio de mentalidad hasta comprender que el problema es de la persona, de la familia y de la sociedad, con independencia de la raza, el sexo, el origen, la cultura o la religión.
   A partir de ahora hay que trabajar como ciudadanos y ciudadanas que defienden un modelo de cohesión social, de igualdad, y de bienestar social para todos.

Día a día, la mujer gitana está adquiriendo más protagonismo. Se han creado muchas asociaciones de mujeres y cada vez son más las mujeres que se integran en el mercado laboral y, curiosamente, el porcentaje de mujeres gitanas universitarias es superior al de los hombres. ¿Cuál ha sido el motor de este cambio? ¿Cree que el papel de la mujer gitana, en general, está cambiando o que esos cambios sólo se producen en círculos minoritarios? ¿Cuáles han sido los elementos que han propiciado este cambio?
   En el correcto planteamiento de las preguntas, que vuelvo a agradecer, está la respuesta. Las mujeres, algunas personas que son verdaderos referentes, algunas asociaciones, algunos programas, y algunas actuaciones de las Administraciones Públicas: Ayuntamientos, Diputaciones y Junta de Andalucía, junto con algunos profesores y departamentos de Universidad han sido fundamentales. También, por qué no decirlo, cierta firmeza institucional ha sido necesaria cuando no ha sido suficiente la persuasión. En ese sentido puedo y debo decir que tanto el Consejero como el propio Presidente de la Junta han exigido coherencia estricta en las relaciones con las Federaciones de asociaciones gitanas. El tiempo, creo, les ha dado la razón.

Los cambios tecnológicos han provocado muchas transformaciones en el mundo del trabajo. Estos cambios también están afectando a los gitanos. La venta ambulante, la recogida de residuos urbanos o el temporerismo, trabajos a los que tradicionalmente se habían dedicado los gitanos, han desaparecido o han entrado en decadencia. ¿Cómo cree que debe afrontar estos cambios el pueblo gitano? ¿Deberán cambiar los gitanos sus ocupaciones tradicionales por otras? ¿En qué medida afectará a su modo de vida?
   Estos temas, sin duda alguna delicados, deben tratarse como se tratan las cuestiones de colectivos o minorías importantes en un Estado Social y Democrático de Derecho. Y, en este sentido, yo defiendo que mujeres y hombres gitanos, en el pleno ejercicio de su ciudadanía, participen activamente en puestos de responsabilidad sindical y política y en puestos de responsabilidad institucional. Creo que con su participación formal y práctica sería más fácil resolver estos retos y cuestiones que se plantean.
   Los cambios, necesariamente, para que sean integradores y fomenten una mayor y mejor convivencia tienen que realizarse no de forma impuesta o forzada sino asumida y con la participación activa de las personas a quienes afectan esos cambios. Pues, hay valores esenciales de la cultura gitana, por ejemplo, el respeto a los mayores, que no deben perderse.

Un problema que preocupa al pueblo gitano es que, con la llegada de inmigrantes procedentes de países africanos o de la Europa del Este, los recursos materiales y económicos que hasta ahora se habían destinado a fomentar su integración en la sociedad y a mejorar sus condiciones de vida, se dediquen ahora a estas otras comunidades. ¿Realmente, cómo afecta la inmigración a las políticas dirigidas a los gitanos?
   Eso no es realmente así. El inmigrante que viene a trabajar o a instalarse por su cuenta incrementa la cotización a la Seguridad Social y mejora el porcentaje de población activa y la producción. Piénsese en lo que ocurrió con nosotros en Alemania o Francia. Eso es un hecho, a pesar de los problemas de exclusión derivados de las situaciones irregulares. Lo que ocurre es que el actual gobierno del Estado Español tiene una política vacilante y “camaleónica” en sus competencias exclusivas (sobre pasaportes y visados, contratos de trabajo, contingente e inspección laboral, sanidad exterior, y acuerdos internacionales), y, en consecuencia, carga sobre las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos o las Diputaciones, en su caso, la atención sectorial: educación, salud y servicios sociales, vivienda, asesoramiento jurídico, y hasta la propia cooperación internacional. Es decir, no hay un Plan Estatal para la inmigración como el que había en tiempos de la Ministra Cristina Alberdi, que conjugaba tres líneas de actuación: atajar las causas de la inmigración forzada por medio de la cooperación para el desarrollo con los países emisores de inmigrantes; conocimiento de los flujos migratorios y control de los contingentes; e integración social de los inmigrantes que se establecen en España. Ellos sabrán cuál es su interés no confesado.

Andalucía, al igual que el resto del país, se está convirtiendo en una sociedad cada día más multicultural, ¿se están realizando algún tipo de campañas de sensibilización para fomentar la tolerancia y el respeto por minorías culturales que viven en Andalucía?
   Efectivamente, se están llevando a cabo y se están impulsando programas de sensibilización y hasta cursos de mediación intercultural para post-graduados, amén de las diversas actividades que realizan las asociaciones de las minorías étnicas, así como las asociaciones de y pro inmigrantes, mujeres progresistas y sindicatos. Institucionalmente es de gran importancia el Foro de las Tres Culturas. No en vano el diplomático Moratinos va por la lista de Córdoba como candidato al Congreso de los Diputados.

Hace tan sólo unos meses, el día 11 de noviembre, el Consejo de Gobierno aprobó el Plan Andaluz para la Inclusión Social. ¿Cuáles son los objetivos fundamentales de este plan? ¿En qué repercutirá en la comunidad gitana andaluza?
   Los objetivos del Plan de Inclusión Social son: empleo, fortalecimiento de la Red Básica de Servicios Sociales, promoción pública de viviendas social erradicación del chabolismo, instrucción educativa, asesoramiento jurídico, atención sanitaria preferente a colectivos desfavorecidos, promoción de agrupaciones locales de desarrollo en Zonas Necesitadas de Transformación Social, solidaridad y planificación y atención familiar, incorporación a la sociedad de la información, atención a los colectivos especialmente vulnerables, movilización de los agentes sociales e impulso y promoción de los valores éticos y cívicos de solidaridad.
   Todos estos objetivos, en los Planes Locales de Inclusión que se aprueben, teniendo en cuenta sobre todo las Zonas más conflictiva de las grandes urbes, beneficiarán muy directamente a las comunidades gitanas.

Finalmente, ¿cuáles serían sus primeras actuaciones si, tras las elecciones, fuera reelegido Director General de Bienestar Social?
   Tramitar la aprobación del mapa andaluz de la Red Básica de Servicios Sociales, instar a que se llevase a Consejo de Gobierno y al Parlamento la Ley de Inclusión Social, para establecer garantías de derechos sociales; resolver sobre Planes Locales de Inclusión Social y promover la construcción de un Centro Sociocultural gitano en Sevilla, amén de remodelar y potenciar el de Granada.

 

Pilar Heredia, en las listas del PSOE al Congreso de los Diputados

     1-15.03.2004 /  Pilar Heredia Iglesias, que ya figuró en las listas del PSOE para la Asamblea de Madrid en las últimas elecciones autonómicas, ocupa un lugar en la candidatura del Partido Socialista por Madrid para el Congreso de los Diputados. Con esta inclusión, la presidenta de la Asociación Regional de Mujeres Gitanas Yerbabuena-Romi afianza su posición en el grupo socialista. “Ahora hay que trabajar por el partido y los gitanos”, afirma Pilar, quien reconoce la responsabilidad de este puesto. Heredia ha planteado a la dirección del PSOE formar “un equipo de payos y gitanos para movilizar a la gente de España y recuperar el voto dormido de la comunidad gitana”. Hace tan sólo unos meses, y con motivo de su presencia en las listas para la Asamblea de Madrid, Pilar Heredia resumía a este periódico cuál consideraba que era el principal problema al que tenían que enfrentarse los gitanos actualmente: “El principal problema que tiene el gitano actualmente, es el gran desconocimiento que hay de nuestro pueblo. Como cualquier minoría étnica sufrimos las desigualdades sociales que nos hacen muy difícil, a veces imposible, equipararnos al resto de la sociedad en temas como la educación, la vivienda, el trabajo, la cultura y la participación social. Los perjuicios y el racismo afectan al pueblo gitano. Por ello es procedente que desde las instituciones y las personalidades que participen de manera activa en la política, pongan los medios para combatir el racismo y adoptar las medidas necesarias para promocionar al pueblo gitano, no sólo por su flamenco, sino porque como pueblo arraigado forma parte de nuestra historia, con su cultura y sus valores”.
   Por otro lado, también quiso destacar lo que podría aportar en caso de resultar elegida, ya que considera que “dadas las dificultades que tiene el pueblo gitano, es importante que a la hora de resolver ‘la cuestión gitana’, sea el propio gitano el que defienda e intente resolver con su capacidad, (que creo que tenemos la suficiente), para tomar las riendas de su futuro. Y qué mejor que el caso de ser mujer y gitana, para empezar a romper estereotipos de la visión que el resto de la ciudadanía tiene del pueblo gitano”.

Reconocimiento a su trabajo

   Pilar Heredia recibió, hace tan sólo unos meses, el reconocimiento del Instituto de la Mujer como una de las veinticinco mujeres gitanas más importantes de todo el mundo. La presidenta de la Asociación Regional de Mujeres Gitanas Yerbabuena-Romi está acostumbrada a luchar por la plena integración de los miembros de su etnia y, más en concreto de la todavía muy marginada mujer gitana. En Getafe, que es donde concentra su actividad, son innumerables las muestras de energía de esta mujer joven y tenaz. Ha sido capaz de organizar espectaculares veladas de flamenco a las que han acudido, entre escépticos y asombrados, políticos de todas las tendencias. También ha conseguido sacar adelante cursos de formación para mujeres gitanas. Como ejemplo, ahí siguen en marcha los de mediadora social y obtención del carné de conducir, que siguen con interés varias decenas de alumnas.
   Hay que recordar que frente a la entrada de la base aérea de Getafe, se yergue el busto del “tío Carlos”, en reconocimiento al gitano José Heredia Fernández, que tanto hizo por la plena integración de los gitanos. No es casualidad que ahora sea su hija la que lleve adelante la labor emprendida por su progenitor, del que aprendió a luchar contra la injusticia y la desigualdad. Para ello, siempre apuesta por la cultura. Son ya varios los cursos de alfabetización o corte y confección que ha promovido, siempre con el objetivo de sacar a la mujer gitana del rol que la constriñe. “No se deja de ser gitana por estudiar una carrera universitaria”, ha llegado a declarar Heredia.


Iniciativa per catalunya-Verds

     1-15.03.2004 /  En el programa electoral de Iniciativa per Catalunya-Els Verds se especifica que este partido entiende que la educación es una herramienta de emancipación personal e integración social, así como un elemento que ayuda al fortalecimiento democrático mediante el fomento de una ciudadanía crítica, creativa, cohesionada y cívica. Es por esta básica y elemental contribución social que hace falta garantizar la posibilidad de acceso al sistema educativo de la totalidad de las personas, independientemente de sus condiciones económicas, culturales, étnicas, físicas,...
   Entre los objetivos fundamentales de la educación encontramos el estímulo del conocimiento mutuo, así como defender la igualdad para vivir la diferencia: etnias, culturas, creencias religiosas, género,...
   Finalmente, una de las propuestas educativas de Iniciativa per Catalunya-Els Verds es la modificación de la Ley Orgánica del Derecho a la Educación para hacer posible una política igualitaria de las diferentes culturas y sensibilidades étnicas y religiosas y un servicio público real de integración social en todos los centros mantenidos con fondos públicos.


'Para una verdadera integración es necesaria la colaboración del pueblo gitano'

     1-15.03.2004 /  Joaquín Martínez Gómez, Director General de Servicios Sociales de la Generalitat Valenciana

   Joaquín Martínez Gómez nació en septiembre de 1958, está casado y tiene dos hijos. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Valencia, en julio de 1999 fue nombrado Director General de Fomento del Empleo de la Conselleria de Empleo de la Generalitat Valenciana. Un año más tarde pasó a ocupar la subsecretaria de empleo de la Conselleria de Economía, Hacienda y Empleo. En marzo de 2001 fue nombrado Director del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF) de la Conselleria de Economía, Hacienda y Empleo hasta que en julio de 2003 fue designado como Director General de Servicios Sociales de la Conselleria de Bienestar Social.
La relación entre la política dirigida al pueblo gitano y las acciones sociales siempre ha sido muy estrecha: vivienda, educación, salud, formación ocupacional, integración de la mujer, etc.

¿Cree que la organización de la Conselleria de Bienestar Social en diferentes Direcciones Generales (Sanidad, Familia, Drogodependencias, Discapacitados, Mujer, Servicios Sociales…) hace más difícil afrontar los diferentes problemas que sufre el pueblo gitano o hay una buena coordinación entre ellas?
   En materia de minorías étnicas, la Conselleria de Bienestar Social viene realizando una serie de actuaciones que pretenden atender las necesidades específicas de este colectivo en su proceso de evitar la marginación y la exclusión social, y favorecer el acceso a los servicios públicos normalizados. Y esto lo hacemos desde todas las áreas implicadas que integran la Conselleria.

¿Qué ámbitos prioriza la Dirección General de Servicios Sociales? ¿Cuáles son los objetivos prioritarios a conseguir con las políticas dirigidas al desarrollo del pueblo gitano? ¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta la población gitana desfavorecida?
   La integración del pueblo gitano implica un trabajo comunitario basado, principalmente, en la atención primaria y la prevención mediante la intervención familiar. Desde la Dirección General de Servicios Sociales ponemos todo nuestro esfuerzo para que los principios sobre los que se planifican e impulsan los programas de atención al pueblo gitano sean la integración y la normalización.
Considero que en los últimos años se ha dado un gran paso en este aspecto. Las políticas transversales del Gobierno Valenciano y la colaboración de las entidades locales, han dado frutos, sobre todo, en la erradicación de la vivienda precaria y el acceso al empleo mediante cursos de formación.

¿Qué papel juegan las asociaciones gitanas en la elaboración de estas políticas dirigidas a gitanos?

   El papel que cumplen es muy importante. Para una verdadera integración, es necesaria la colaboración del pueblo gitano para que se produzca un verdadero cambio. La participación de las asociaciones en la sociedad, su integración en los programas, y un interés por la educación es fundamental e imprescindible.
Para ello, en 1997 se creó la Comisión de Atención al Colectivo Gitano. Con un carácter interdepartamental, está formada por los Directores Generales de las Consellerías implicadas, el Coordinador de Minorías Étnicas y, por supuesto, representantes de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas (FAGA) y Maranatha. Ambas aglutinan el movimiento asociativo gitano y están consolidadas como interlocutores sociales de esta etnia frente a la administración y a otros colectivos.

A pesar del absentismo escolar, ahora se puede empezar a hablar de una escolarización, prácticamente mayoritaria, de los niños gitanos en primaria. En secundaria y en la universidad, los índices bajan considerablemente, pero cada vez son más los gitanos que quieren formarse. Parece que las cosas están cambiando, que la educación ya no se percibe como algo que pueda poner en peligro la identidad gitana. ¿Hasta que punto las cosas han cambiado? ¿De qué manera se ha trabajado para lograr este cambio de opinión? ¿Cómo hay que trabajar a partir de ahora?

   La escuela es esencial para la incorporación al trabajo porque la mayoría de los empleos requieren algunas destrezas instrumentales, capacidades especializadas y acreditadas, que en ella se imparten formalmente. Tradicionalmente, los gitanos se han mantenido en ocupaciones y oficios de carácter artesanal, agrario, comercial, permaneciendo casi al margen del desarrollo de la industria y las profesiones, a las cuales no se puede acceder sin haber desarrollado las capacidades que enseña la escuela y las formaciones profesionales.
Uno de los programas más importantes que desarrolla la Conselleria de Bienestar Social es el de Apoyo a la Escolarización, incluido en el Plan de Desarrollo Gitano que, anualmente firmamos con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
Estamos convencidos de que la educación es el principal camino para conseguir la integración. Por eso, este programa está dirigido a los niños gitanos desescolarizados o con problemas de absentismo escolar. Para poder abordar esto, se ha constituido una red de monitores gitanos que, integrados en los equipos sociales municipales o en las federaciones, vienen actuando en estrecha colaboración con los centros escolares en la resolución de esta problemática, interviniendo en el seno de las familias gitanas, tratando de resolver los problemas generados por el absentismo escolar.

Día a día, la mujer gitana está adquiriendo más protagonismo. Se han creado muchas asociaciones de mujeres y cada vez son más las mujeres que se integran en el mercado laboral. Aunque los abandonos de las chicas en secundaria siguen siendo superiores a los de los chicos, curiosamente el porcentaje de mujeres gitanas universitarias es superior al de los hombres. ¿Cuál ha sido el motor de este cambio? ¿Cree que el papel de la mujer gitana, en general, está cambiando o que esos cambios sólo se producen en círculos minoritarios? ¿Cuáles han sido los elementos que han propiciado este cambio?

   La mujer dentro de la cultura gitana asume un papel muy importante, y es necesario motivarlas para que participen de una manera más activa en la problemática de su comunidad.
En este sentido, las asociaciones de mujeres gitanas tienen un reto muy claro: el desarrollo integral de la mujer gitana.
   Trabajamos estrechamente con la Asociación Gitana de Mujeres Progresistas y de Mujeres Romi, financiando actividades en materia de fomento de la integración socio-cultural del pueblo gitano, con cursos de alfabetización, contabilidad, marketing, canto, solfeo, mecanografía y corte y confección, dirigidos principalmente a jóvenes y mujeres.
   Lo fundamental de este tipo de convenios es que propician una labor a favor de las mujeres mediante la formación y el asesoramiento, algo básico de cara a la inserción social de las personas.

Un problema que preocupa al pueblo gitano es que, con la llegada de inmigrantes procedentes de países africanos o de la Europa del Este, los recursos materiales y económicos que hasta ahora se habían destinado a fomentar su integración en la sociedad y a mejorar sus condiciones de vida, se dediquen a partir de ahora a estas otras comunidades. ¿Realmente, afectará la inmigración a las políticas dirigidas a los gitanos?
   El pueblo gitano es un colectivo muy atendido que no ha dejado de serlo por la entrada de inmigrantes. El Gobierno Valenciano está demostrando una gran sensibilidad hacia las minorías étnicas que materializa en un modelo de actuación que se traduce en el mestizaje, la riqueza multicultural y la pluralidad social. El proyecto social que persigue la Generalitat Valenciana es el de una sociedad integrada en su conjunto, cohesionada, solidaria, abierta y moderna, en la que todos sus componentes disfruten de la igualdad de oportunidades. En los últimos años hemos trabajado para conseguirlo y vamos a seguir haciéndolo.

 

Volver a índice Nevipens Romaní

16-31 de marzo de 2004. Número 373

 

Acoso Policial en Eslováquia

     16-29.03.2004/ Terrible represión policial a las manifestaciones de los gitanos

La tarde noche del martes 24 de febrero de 2004, el gobierno eslovaco ordenó la mayor movilización de la policía y de las fuerzas armadas desde 1989 para solucionar los crecientes altercados protagonizados por los romà en varias comunidades del centro y este de Eslovaquia. Aunque las cifras varían según las fuentes, según las informaciones disponibles el 26 de febrero, en los territorios de Kosice, Presov y Banska-Bystrica se movilizaron cerca de 1.600 policías, 650 miembros del ejército y 250 soldados habían sido puestos sobre aviso. Según los medios de comunicación nacionales, el ministro de Interior, Vladimir Palko, declaró la tarde del 24 de febrero que “a todos los miembros de la policía se les ha suspendido las vacaciones hasta próximo aviso. En juego está el mayor compromiso de las fuerzas policiales desde 1989. [...] Por primera vez desde 1989, ayer se desplegaron y utilizaron cañones de agua.” Durante esa semana, la prensa eslovaca estuvo copada de titulares como “¡Esto es la guerra!”.
   El uso de las fuerzas armadas es resultado de una serie de altercados protagonizados por miembros de la comunidad gitana de Eslovaquia y que se fueron sucediendo con mayor intensidad durante el mes de febrero, y durante el cual grupos de gitanos saquearon y causaron grandes desperfectos en tiendas de alimentación. Los altercados se iniciaron a raíz de los cambios en la estructura del sistema de bienestar social desde principios de 2004, que comportaron recortes en las ayudas a las personas que requieren subsidios sociales. A muchos romà les han afectado especialmente los cambios en la legislación sobre bienestar social a causa de las provisiones que recortan las ayudas a las familias con más de cuatro hijos. Al parecer, estas provisiones se adoptaron específicamente para recortar el número de gitanos que reciben ayudas del sistema de bienestar social. El fuerte despliegue de las fuerzas de seguridad es consecuencia de los llamamientos por parte de importantes activistas gitanos a manifestarse el 25 de febrero contra los cambios en el sistema de bienestar social. Estas protestas se cancelaron la tarde del 24 de febrero ante los temores a que se produjesen actos violentos. En los pocos municipios donde sí se realizaron protestas, se produjeron de forma pacífica.
   El estallido de altercados por parte de los gitanos y las consiguientes medidas de emergencia tomadas por el gobierno eslovaco deben considerarse como un claro indicador del total fracaso de la política del gobierno eslovaco con relación a los romà.
   A pesar de los altercados provocados por los gitanos en Eslovaquia durante el mes de febrero, ni el gobierno eslovaco ni otros oficiales han tratado suficientemente los graves temas de racismo, discriminación racial y sistemática violación de los derechos humanos. Aunque el gobierno anunció medidas dirigidas a mejorar el impacto de los cambios en el sistema de bienestar social, las respuestas del gobierno central y de los gobiernos regionales destacan por centrarse en los castigos colectivos a los gitanos, por culparlos de su propia situación y por centrarse en temas relacionados con la imagen de Eslovaquia en el extranjero.
   La mañana del 25 febrero, tras varios días negándose a visitar a las comunidades afectadas, el Primer Ministro, Mikulas Dzurinda, se desplazó finalmente al este de Eslovaquia, donde declaró: “Este estado defenderá a los ciudadanos sanos y su propiedad”. A continuación acusó a los romà de “especular” con el sistema de bienestar social en lugar de trabajar.
   Las respuestas de los oficiales públicos y las fuerzas de seguridad a los altercados han sido, sobre todo, castigar a los gitanos. En Trebisov, por ejemplo, según informaciones oficiales, unos 400 gitanos de una población total de 5.000 provocaron disturbios a última hora de la tarde del 23 de febrero. Según las investigaciones del European Roma Rights Center (ERRC) realizadas junto con una de sus organizaciones socias, Center for Roma Rights Slovakia (CRRS), unos 240 policías llevaron a cabo una redada en la comunidad gitana de esta localidad a primera hora de la mañana, prolongándose durante 12 horas. Durante esta redada los policías: asaltaron indiscriminadamente las casas de varios gitanos sin presentar ningún tipo de autorización, y a veces incluso entraron dando patadas a las puertas; golpearon con porras y patearon a un buen número de gitanos (sobre todo a hombres) tanto en sus casas como al aire libre en el asentamiento o mientras estaban detenidos; a muchos gitanos, incluso a menores, les punzaron con aguijadas eléctricas en la cabeza, brazos, pecho y piernas. Al menos 28 personas fueron detenidas y la mayoría continuaban arrestadas en el mediodía del 25 de febrero. Además del gran número de adultos que afirmaron haber recibido malos tratos por parte de la policía durante la redada del 24 de febrero (y que en muchos casos presentaban claros moratones supuestamente causados por el uso de porras por parte de los policías), el ERRC y el CRRS también entrevistaron a:

   - D.N:, de 16 años, un joven gitano disminuido psíquico que, según su propio testimonio, había sido golpeado con porras tanto en su propia casa como en público y había recibido descargas eléctricas en los brazos, en la frente y en el estómago. D.N. también estuvo detenido durante aproximadamente dos horas. Durante su detención le maltrataron y le obligaron a firmar un documento que ni leyó ni le fue leído, ignorando así el contenido de lo que había firmado, antes de ser puesto en libertad.

   - A.B., una niña gitana de 14 años a quien, al parecer, los policías golpearon con una porra en la espalda.

   - J.K., un joven gitano de 16 años, que fue golpeado por la policía con una porra en el estómago y los costados hasta que empezó a vomitar.

   Varios testigos oculares entrevistados por el ERRC y el CRRS afirmaron que durante la redada los policías estaban borrachos y muchos declararon que habían utilizado un lenguaje muy ofensivo.
   El ERRC y el CRRS presentaron verbalmente esta información al Director de la Policía del Distrito de Trebisov, Jozef Mlynarik, durante una reunión celebrada el 25 de febrero, y le pidieron que iniciase una investigación sobre la actuación de los miembros de la policía por los claros indicios de haber violado su autoridad. Mlynarik, sin embargo, rehusó iniciar tal investigación.
   Finalmente y, al parecer, en respuesta a las críticas internacionales a los antecedentes de Eslovaquia con relación a los derechos humanos de los romà, los medios de comunicación eslovacos informaron en la mañana del 26 de febrero que el gobierno había anunciado su intención de gastar 50 millones de coronas eslovacas (cerca de 1.250.000 euros) en una campaña de imagen para mejorar la reputación de Eslovaquia fuera de sus fronteras.
   Hay claros indicios de que, en las últimas semanas, las ya de por sí frágiles relaciones étnicas en Eslovaquia se han deteriorado enormemente, y el sentimiento antigitano se encuentra ahora en niveles altamente peligrosos. La intención y la calidad de las respuestas del gobierno importan ahora más que nunca. El gobierno eslovaco debe implementar medidas en todos los ámbitos para superar las diferencias entre los eslovacos gitanos y los no gitanos y disminuir el alto nivel de antigitanismo que predomina entre la sociedad en general y en la administración pública.

 

Apoyo a la mujer gitana en la Linea de la Concepción

     16-29.03.2004 / Representantes de la Asociación de Mujeres Gitanas ‘Romi Kally' se reunieron con el concejal de Minorías Étnicas e Inmigrantes del Ayuntamiento de La Línea de la Concepción, Antonio José Heredia, para presentarle los distintos programas y las actividades que la asociación desarrolló a lo largo del año 2003, entre los que destaca el programa de seguimiento escolar especializado en niños y jóvenes gitanos.
   Los objetivos generales del programa son, en general, los de realizar un seguimiento escolar de los alumnos gitanos, detectar y recuperar a los alumnos absentistas, atender a niños con problemas escolares trabajando con ellos en programas de apoyo para evitar el fracaso escolar, incentivar a las familias en el desarrollo de los menores y acercar el colegio a las familias y niños. Tanto desde la asociación como el propio concejal de Minorías Étnicas, Antonio José Heredia, piensan en elevar la educación reglada obligatoria, ya que es pieza clave para mejorar el nivel de desarrollo y calidad de vida de la comunidad gitana, así como la importancia de la mujer gitana en su rol de madre educadora.
   Dicho programa está subvencionado en parte por la Junta de Andalucía, con un total de 1.450 euros, si bien es debido a la envergadura del programa el que la asociación tenga que depender de la aportación del voluntariado.
   El concejal valoró positivamente la constitución de la asociación ‘Romi Kally' por parte de un grupo de gitanos linenses, ya que como ha manifestado en otras ocasiones son los propios afectados los que tienen que estar en los procesos evolutivos que interfieran directa o indirectamente en su propio desarrollo. Rocío Moreno, secretaria de la asociación, solicitó información sobre los distintos recursos existentes en la administración municipal a los que puedan acceder los usuarios de la misma.
   La concejalía de Minorías Étnicas del Ayuntamiento de La Línea de la Concepción desarrolla una serie de actividades durante todo el año para la promoción de la comunidad gitana. Antonio Heredia realiza una importante labor desde el Consistorio linense, que es pionero en este tipo de actividades.
   El Ayuntamiento de La Línea de la Concepción es el primero de la comarca que tiene una concejalía dedicada a las Minorías Étnicas y organiza diversas actividades, cursos de formación y fiestas en la ciudad. (Area)

 

El presidente de Colombia recibe a una delegación de los gitanos

     16-29.03.2004 / Hacia las tres y cuarto de la tarde del pasado viernes día 23 de enero, una delegación de cuarenta gitanos de las kumpeniyi de Bogotá, D.C., Girón (Santander) y Medellín (Antioquia), entraron en la Casa de Nariño, sede del gobierno colombiano, con la finalidad de entrevistarse con el Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez.
   La delegación, tras de un breve recorrido por las instalaciones del palacio presidencial, fue recibida por el Presidente de la República en la sala del Consejo de Ministros. El Presidente sensiblemente emocionado por la visita se situó en la entrada de la sala y uno a uno saludó a todos los miembros de la comitiva gitana.
   El Presidente expresó que se sentía muy honrado al recibir a los gitanos y anunció que su esposa llegaría en unos minutos porque estaba muy interesada en conocerlos. Manifestó que él consideraba a los gitanos como parte de su familia, dado que durante mucho tiempo, cuando estaba a cargo de sus fincas de Antioquia, estableció relaciones comerciales y amistades con varios grupos familiares que le vendían caballos y mulas y le arreglaban las pailas donde se fabrica la panela, un producto derivado de la caña de azúcar.
   El ritual de saludar una a una a cada persona de la delegación se repitió cuando la Primera Dama de la Nación llegó a la sala del Consejo de Ministros ya que ella, de la manera más cálida y fraternal, se acercó a las sillas donde estaban sentados los visitantes y los saludó expresamente a todos. Tras algunos minutos de permanecer en la sala y de observar junto al Presidente antiguas fotografías que los gitanos habían llevado y en donde aparecían junto a familiares y amigos cercanos del hoy Presidente, se retiró diciendo que se iba feliz, puesto que había podido conocer a sus parientes y familiares gitanos.
   El entorno del encuentro fue cordial y amistoso. Parecía un reencuentro entre viejos conocidos. Algunos ‘Shere Romengue' (jefes gitanos), entre ellos Emilio y Alfonso Gómez y Tomás Cristo “Yitano” contaron anécdotas diversas de los tiempos en que comerciaban caballos con los familiares del Presidente y visitaban con frecuencia sus haciendas.
   En la intervención central de los gitanos, que estuvo a cargo de Ana Dalila Gómez, se refirieron al proceso de visibilización que adelantan y puntualizaron sus principales demandas relacionadas con la protección de su integridad étnica y cultural y la mejora de su nivel de vida.
   El Presidente, tras valorar el aporte de los gitanos a la diversidad étnica y cultural del país, asumió algunos compromisos, fundamentalmente aquellos relacionados con la expedición de un carné que indique la pertenencia étnica y la suscripción de acuerdos con el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) para que los jóvenes gitanos puedan recibir capacitación y formación en diferentes áreas técnicas. Igualmente expresó su voluntad política para avanzar en la vinculación de los gitanos al régimen subsidiado de seguridad social en salud.
   Más allá de lo que los gitanos hayan podido conseguir de este encuentro con el Presidente, la propia celebración de la reunión es un hecho inédito y sin precedentes en la historia del país que contribuirá a que el reconocimiento del pueblo gitano, como grupo étnico colombiano, se traduzca en políticas, programas y acciones concretas.
   Terminando la reunión y cuando Josefina Cristo Ivanov, una de las que había sido elegida por los gitanos para hacer uso de la palabra, se dirigía emotivamente al Presidente, padeció un ataque cardíaco. Los esfuerzos del personal médico de la Casa de Nariño fueron inútiles puesto que murió minutos más tarde en el Hospital Militar.
   Josefina Cristo Ivanov había sido elegida recientemente por la kumpania de Bogotá, D.C., para formar parte del Consejo de Coordinación Nacional del Protseso Organizatsiako le Rromane Narodosko Kolombiako / Proceso Organizativo del Pueblo Rom (Gitano) de Colombia, (PROROM), como reconocimiento a su trayectoria como líder y guía espiritual, como quiera que desde hacía varios años oficiaba como pastora de la Iglesia Gitana de Colombia.
   Ciertamente para los gitanos de Colombia y su proceso organizativo, la muerte de esta valiente mujer que siempre estuvo interesada en el bienestar de su pueblo, es una sensible pérdida. Paz en su tumba. (Información facilitada por PROROM)

 

Antonio Gómez Alfaro: "Los gitanos han llegado a ser icono de España"

     16-29.03.2004 / Doctor en Derecho y en Ciencias de la Información, Antonio Gómez Alfaro (Córdoba, 1931) es uno de los mayores expertos de España en la historia del pueblo gitano. En una conferencia a los alumnos de la Facultad de Educación en Valladolid, Gómez Alfaro demostró que apuesta por la convivencia y el respeto mutuo.
   Desde las pragmáticas hasta el reglamento de la Guardia Civil de 1943, el pueblo gitano siempre ha estado sometido a especial vigilancia. ¿Cuál es la razón?
   La ‘vigilancia escrupulosa' ya se le mandaba a la Guardia Civil desde 1853, desde el momento en que nació. Lo que se pretendía era que la gente tuviera un domicilio fijo, que no fuera trashumante. Realmente el objetivo era tener controlada a la población, a pesar de que en España se consiguió un nivel de sedentarización bastante grande desde el primer momento. La única trashumancia era comarcal a las ferias, a la recogida de productos del campo... Eso los diferencia de la gitanería del resto de Europa.

¿Por qué todavía gitanos y payos nos seguimos mirando de reojo?

   Porque siempre se mira de reojo al que es distinto, puede ser una explicación. El otro siempre produce una reacción o bien de temor o bien de sospecha.

En un momento especialmente sensible con la integración, ¿quién tiene que poner más de su parte? Parece que está costando mucho tiempo la adaptación.

   Salvando las distancias, cuando a un pero le has estado tirando piedras toda la vida, lógicamente en el momento que ve que te agachas al suelo sale corriendo y huye. Quizá sea el temor de toda una historia que ha ido soportando el peso de una marginación, una persecución y un acoso tan grande, que no se atreve a entregarse. La palabra integración ya no se usa a un nivel académico, ahora se habla de convivencia.

¿Hasta que punto llegó esa persecución?

   El momento crucial empieza con Carlos V con una pragmática de 1539, cuando se condenó a todos los gitanos a galeras. Un grupo que se ve con la posibilidad de ser descabezado sólo por ser gitanos, por no tener un domicilio fijo, condenados a una cosa tan dura... Es lógico que superar ese recelo histórico sea un problema, porque eso continuó durante siglos.

Pero también el pueblo gitano se ha mantenido muy cerrado en su cultura.

   Tiene una explicación histórica. Traen unos valores propios desde que salieron de su lugar de origen. Llevan 600 años viviendo entre nosotros. Ellos han absorbido muchísimas cosas nuestras y nosotros de ellos, lo hablo como andaluz. El componente gitano en la cultura española y andaluza es tremendo a todos los niveles, en comportamiento, vocabulario, en valores que se defienden. Los gitanos han llegado a ser algo tan insospechado como a convertirse en icono simbólico de la imagen de España. Cuando se quiere hacer un programa de turismo se utiliza al gitano para que nos reconozcan, eso quiere decir que hay una aceptación mutua. Por otra parte, hay que señalar que la población gitana es muy heterogénea, muchas veces hablamos del gitano y nos estamos refiriendo al más desfavorecido, gitanos hay en profesiones liberales, universitarios, empleados públicos. Yo conozco muchos gitanos sevillanos, con su estatus social y económico, sus oficios, sus carreras... Hay tanta variedad que no se puede generalizar. Además el estado de las autonomías hace que la situación sea totalmente diferente en cada una. En algunas están más acosados y en otras no.

¿Los pasos para un mayor entendimiento son lentos?

   Por supuesto. Hay que cambiar costumbres de muchísimos siglos. Vamos a hablar de cosas anecdóticas: las mujeres gitanas viudas no vuelven a contraer matrimonio, se visten de negro y no se vuelven a casar. Qué es lo que hacían los primitivos gitanos de la India, la mujer se ponía en la pira del marido y se quemaba con él. Igual que eso, todo ha ido evolucionando.

¿Por qué el pueblo gitano ha sido hasta ahora tan reacio a la escolarización?

   Esa es una de las cuestiones que se quieren conquistar con los cursos como éste, que la cultura gitana entre en los contenidos curriculares de la Educación, para que no se pierdan esos valores.

(J. Asua. El Norte de Castilla)

 

Volver a índice Nevipens Romaní