1-15 de febrero de 2004. Número 370

 

Iniciativa para crear un partido político gitano de ámbito europeo

     1-15.02.2004 /    El doctor Rajko Djuric, que durante algunos años fue Presidente de la Unión Romaní Internacional, quiere proponer la creación de un Partido Político Gitano de ámbito europeo. Creemos que su idea no debería caer en saco roto. Al fin y al cabo, si los ‘gadyè’ crean plataformas y partidos políticos que superan los ámbitos territoriales de sus países –piénsese en la Internacional Socialista, o en la Internacional Popular- ¿por qué razón no podemos los gitanos apoyarnos en una fuerza europea firme y disciplinada, capaz de dar respuesta a los urgentes problemas que sufre nuestro pueblo en todo el continente?
   Nosotros, los gitanos, no lograremos nada sustancial hasta que no formemos nuestro propio partido político en Europa. Los gitanos formamos la mayor minoría nacional de Europa, alcanzando cerca de 12 millones de personas, cosa que nos da, potencialmente, una fuerza considerable.
   Ya existen varios partidos políticos gitanos en diversos países europeos: Bulgaria, Rumania, Macedonia, Serbia, Croacia, la República Checa y Eslovaquia (y también en España existe el denominado ‘Partido Nacionalista Caló’). Con la experiencia acumulada, debería ser posible realizar esta nueva idea de un partido político gitano europeo.
   Si queremos lograrlo, debemos comunicarnos tan pronto como sea posible con las personas que puedan estar interesadas en formar este partido. En primer lugar, con los países del oeste de Europa (España, Portugal, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Dinamarca, Holanda, etc.), y también con personas de los países que pronto formarán parte de la Unión Europea (Polonia, Hungría, República Checa, Letonia, Lituania, Estonia, Eslovenia, etc.). A continuación, sería necesario elaborar una propuesta para el programa del partido.
   Después, se debería organizar un congreso tan pronto como sea posible para crear el partido. Mi propuesta es que el congreso se celebre en Viena.

 

La pintura gitana de Judea Heredia

     1-15.01.2004/ “Los gitanos tienen mucho arte” es una frase que se repite hasta la saciedad cuando se habla del pueblo gitano. Ahora bien, en la mayoría de los casos, quien hace esta afirmación se refiere a la infinidad de buenos cantaores y bailaores que ha dado esta comunidad a lo largo de los años.
   Pero en el caso de Judea Heredia Heredia, hablamos de otro tipo de arte. Esta joven gitana es pintora, pinta gitanos, sobre todo mujeres, en los que se aprecia la influencia del idealismo romántico de Apperley y el personal estilo de Julio Romero de Tormes, dos pintores a los que admira.
   Judea Heredia nació en el Albayzín, en Granada, el día 9 de junio del año 1975, y floreció dentro de una estirpe repleta de arte en cualquiera de sus facetas. Biznieta de la Faraona y del Catite, y nieta del gran escultor gitano Luis Heredia Amaya. Su infancia transcurrió entre el Sacromonte y el estudio de su abuelo, quien le inculcó de pequeña el amor por el arte, sobre todo por el arte gitano. Se educó en la escuela del Ave María de su barrio Sacromontano, pero en vez de hacer sus tareas escolares, se ponía a pintar en sus libretas, revelándose a muy temprana edad como una magnífica pintora a carboncillo.
   Siguiendo los pasos de su abuelo, a los doce años ingresó en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Granada, pero su estilo no eran las Venus, ni los paisajes, lo suyo era lo gitano, la fuerza, el carácter, y eso lo llevaba sobradamente en la sangre, en su sangre gitana.
   Judea Heredia Heredia es un auténtico torbellino de pasiones encontradas, de arte, de fuerza y de carácter, que se aúnan en una alma llena de profundidad y sentimiento hacia todo lo gitano. La joven siempre ha estado sumergida en ese mundo de arte de la envolvía, tanto familiar como socialmente, y que con fuerza étnica empujó el movimiento fuerte y acompasado de su corazón y sus sentimientos.
   Con 18 años perfeccionó su capacidad para reproducir la luz y la oscuridad, así como para reflejar los matices más vitales y profundos en sus retratos.
Quiso que su primera exposición fuera en una cueva del Sacromonte, por donde desfilaron miles de turistas, entre ellos un japonés de Tokio, quien le propuso comprarle todos los trabajos que hiciera y relanzarla en su país de procedencia. Pero, dado su origen gitano, y al igual que hizo su abuelo Luis Heredia, que fue profeta en su tierra, Judea Heredia Heredia quiere subir peldaño a peldaño el camino de la fama desde su Granada.
   Su objetivo es su arte, y de ello ha hecho su profesión, ella no quiere otra cosa.
De la pintura de Judea, dicen los críticos de arte, que perciben mucha fuerza, mucha sensibilidad. Mucha gente ha dicho, cuando visita las exposiciones, que le atraen los ojos. Los ojos gitanos que pinta Judea, atraen.

La figura del abuelo
   Como ya hemos comentado, la figura de su abuelo Luis Heredia Amaya ha sido fundamental en el desarrollo personal y artístico de la joven pintora gitana.
   Luis Heredia Amaya nació en el Sacromonte en Granada, el día 10 de enero de 1920, en el seno de una familia gitana. Su padre, ‘El Catite’, era herrero de fragua. En tiempos de Alfonso XIII hacía herrajes para los caballos. Su madre era una bailaora del Sacromonte (‘La Faraona’).
   A muy temprana edad, ingresó en la escuela de Artes y Oficios Artísticos de Granada, consiguiendo varios diplomas y premios, revelándose como un gran escultor en talla de piedra. Tuvo como maestro al escultor Molina de Haro y a Mariano Benlliure, pero él tuvo un estilo propio, el de su pueblo.
Su extenso conocimiento del cuerpo humano propició que ejerciera de profesor de anatomía en la Facultad de Medicina de Granada. Expuso sus obras en varias partes del mundo, pero su primera exposición fue en el año 1948, en el Corral del Carbón. Hombre de gran humanidad y sentimiento, murió del día 4 de junio del año 1985.

 

Acercar la realidad cultural gitana al ámbito educativo

     1-15.01.2004/ Los pasados días 21 y 22 de noviembre se celebró en la ciudad de Málaga un encuentro que llevaba por título "Jornadas de Formación de Agente Socioeducativos con Colectivo Gitano", cuyo objetivo principal fue proporcionar unos contenidos que acercasen la realidad cultural de la comunidad gitana al personal relacionado con el ámbito socioeducativo y cultural.
   En las Jornadas participaron, entre otros, el presidente de la Unión Romaní de España, Juan de Dios Ramírez-Heredia, que realizo una ponencia titulada "Historia, cultura y valores del pueblo gitano"; Antonio Torres Fernández, presidente de la UniónRomaní de Andalucía, con la ponencia "Actualidad del pueblo gitano, restos, necesidades y experiencias en otras zonas", y el pedagogo José Antonio Plantón, que habló sobre la "Intervención educativa con menores"

 

Juntos hacemos camino

     1-15.01.2004 /      por Beatriz Faura
   Nunca hubiera pensado en ser profesora. La verdad es que, aunque elegí mi carrera con un criterio totalmente vocacional, jamás me incliné de forma natural por el campo de la docencia. Por otra parte, mis anteriores experiencias en la enseñanza me seguían dando la razón; las clases particulares no fueron demasiado gratificantes, y todavía menos mi experiencia como profesora en un centro de Enseñanza Secundaria. Pronto me di cuenta que las estadísticas que hablaban de altos índices de estrés y depresión entre los profesionales de la enseñanza eran más que fundadas. Lo peor es esa sensación de inutilidad ante un auditorio completamente desinteresado ante tu esfuerzo.
   Sin embargo, en medio de todo este desencanto, surgió la opción de la educación de adultos, dirigida a un colectivo totalmente distinto al que hasta ahora se me había presentado. Personas que no desaprovechaban sus posibilidades de aprender y abrirse nuevos caminos en el mundo; que careciendo aún de esas posibilidades, contaban sobre todo con interés del que las otras carecían. Ante esta nueva situación, la que fue adquiriendo la motivación anteriormente perdida fui yo.
   Por otra parte, el conocimiento de la cultura del pueblo gitano, a la que he podido acceder durante los últimos meses gracias a mi trabajo en ‘La Frontera’, me ha permitido profundizar en valiosísima información de primera mano a través de estas personas, que me han enseñado más de lo que yo he podido transmitirles. Este conocimiento me ha servido para valorar las costumbres y modo de vida de una verdadera cultura, la cultura gitana, que forma parte de nosotros y de nuestra realidad de cada día, aunque para muchos siga siendo una gran desconocida. Por eso aquellos que se dirigieron a mí diciendo: “Yo no tengo cultura”, comprendo que en eso sí están equivocados. ¿O acaso un asiático o un africano no tienen cultura? Tener una cultura distinta no significa en absoluto carecer de ella. Por eso, me daría por satisfecha con sólo haber sido capaz de transmitir la idea de que todos tenemos algo que aportar a los demás y que desde ‘La Frontera’ queremos dar la bienvenida a aquellos que quieran compartir con nosotros cualquier conocimiento, idea o valor que consideren importante para si mismos y para otros.
   En fin, a los que ya formáis parte de este gran proyecto, muchas gracias por hacerlo posible, y a los que estáis por venir, gracias también anticipadamente por ayudarnos a crecer y a mejorar.



Jaén intercultural

     1-15.01.2004 /  Apuesta para conocer la cultura de los gitanos con el fin de crear vías de entendimiento. Es una de las conclusiones de la jornada que organizaron la Asociación de Mujeres Gitanas ‘Sinando Kalí’ y la Asociación socio-cultural ‘Iuventa’, dentro del proyecto ‘Jaén intercultural. Ayer y hoy’.
   El Teatro Darymelia fue el escenario del encuentro entre un nutrido grupo de gitanos, autoridades y payos que se dieron cita en un acto que comenzó recordando a los cuatro miembros de la familia gitana de Noalejo fallecida en accidente de tráfico en la localidad gaditana de Arcos de la Frontera. El auditorio al completo guardó un emotivo minuto de silencio por las víctimas.
   Además de la presidenta de ‘Sinando Kalí’, María del Carmen Carrillo, y el presidente de ‘Iuventa’, Remigio Delgado, la mesa informativa contó con la presencia de la gerente del Plan Urban, Montserrat Blanco, la concejal de Cultura, Cristina Nestares, el concejal de Asuntos Sociales, Antonio Lucas y la diputada de Políticas de Igualdad, María Ángeles Ferriz. Todos coincidieron en destacar la importancia de sensibilizar y concienciar a la población y la necesidad de seguir trabajando para potenciar la integración de la cultura gitana. Miembros de ‘Sinando Kalí’ entregaron placas conmemorativas a las autoridades asistentes “por su compromiso con el pueblo”.
   El secretario de ‘Iuventa’, Rafael Cámara, realizó una reseña histórica sobre la comunidad, a la que siguió una brillante explicación de los orígenes de los gitanos, desde su aparición en la India, intercalado con piezas musicales. El acto corrió a cargo de Paco Suárez, director del grupo musical. “Los gitanos hemos colonizado todos los rincones del mundo sin armas, sin ejércitos, lo hemos hecho con nuestra música”, comenzó diciendo Suárez en su narración. Una intervención que se convirtió en un auténtico cuento musical gitano, aderezado con el talento de la oratoria de Suárez y las magistrales intervenciones de Ostalinda Suárez (flauta), Pakito Suárez (saxofón), Víctor Carrasco (guitarra flamenca), la voz de Ana Montaño y Spanish Matipen Romano Group. La Banda Municipal de Música de Jaén acompañó a estos artistas en el escenario. El acto estuvo precedido por la degustación de tortas gitanas y anís dulce, así como otros productos gastronómicos.




La lucha contra la segregación escolar en Bulgaria

     1-15.01.2004 /  El Open Society Institute publica un informe con los primeros resultados de su Programa de Participación Romaní
   El Open Society Institute de Budapest (OSI) publicó recientemente el ‘Roma Participation Program Reporter’. Se trata de un informe sobre la experiencia de desegregación aplicada en una población búlgara. El ‘Roma Participation Program’ (RPP), Programa de Participación Romaní, desde 1997, asiste a la población gitana de Europa Central y del Este en la lucha por unas mejores condiciones de vida.
   La primera parte del RPP trata de ofrecer recursos a la población para que participen en las decisiones que les afectan y para que pidan al Estado que los reconozca como iguales al resto de la ciudadanía, en derechos y deberes, en una sociedad democrática.
   A su vez, el RPP ayuda también a desarrollar el sector de las ONG’s a través de ofrecer apoyo institucional y formación para que éstas sean capaces de afrontar la situación en las propias comunidades locales y para unificar las campañas locales a las de un ámbito mayor.
   Pero la situación actual de la población gitana en la mayoría de países de Europa Central y del Este se debe a la falta de educación de la población romaní infantil, que proviene de una situación de discriminación y segregación que más adelante provocan ataques violentos motivados por el racismo y la falta de conocimiento entre las distintas comunidades.
   Desde los inicios del RPP, el Open Society Institute-Budapest trata de eliminar la segregación escolar, contraproducente en el futuro de las distintas comunidades europeas al alejar valores como la comprensión y la tolerancia. La educación es la herramienta más útil en el desarrollo de la comunidad romaní ya que posibilita la equiparación de derechos sociales y económicos. La primera experiencia del OSI se llevó a cabo en Vidin, una población de Bulgaria, a partir del año 2000, a través de la asociación Drom.
   Uno de los aspectos que preocupaba más a la institución organizadora era el estado emocional de la población escolar romaní. Gracias a la atención de los supervisores y la actitud positiva de los profesores implicados, la adaptación de los niños a la escolarización desegregada se realizó sin alteraciones.
   Pero la implantación del programa de desegregación no fue un camino de rosas. Las autoridades locales pretendían el control total de las actividades del programa. Drom no permitió una cosa tal puesto que la dirección de las escuelas, seis en total en la población, estaban en contacto permanente con las autoridades. A través de seminarios, cuyos participantes incluían tanto personal educativo como autoridades municipales, padres y medios de comunicación, se instituyeron clases de apoyo para aquellos niños que las necesitaban. Los profesores se fueron motivando mediante charlas y pruebas del éxito del programa.
   Drom también organizó actividades extracurriculares, diseñadas para llevar tanto niños romà como no romà conjuntamente fuera de las aulas e integrar a los escolares de la comunidad minoritaria en la sociedad mayoritaria de Vidin. Además, se convocó un premio a la “Clase más tolerante” que consistía en ganar una semana de vacaciones conjuntas en la montaña. A ésta acudieron padres romà y no romà, que dieron muestra de la unidad conseguida durante la implantación del programa.
   Se realizaron otras actividades también durante el año 2001, que consistieron en un campamento de verano para reforzar las asignaturas de lenguaje, matemáticas y literatura además de actividades para los maestros participantes. También a final del curso, Drom organizó un campamento de verano para aquellos que hubiesen conseguido las notas más altas.



Inspectores y ONGs cuestionan la decisión del gobierno eslovaco sobre las esterilizaciones

     1-15.01.2004 /  El pasado 28 de octubre, en un comunicado a la prensa, el gobierno eslovaco dijo que no se había hallado ningún delito grave durante una reciente investigación a gran escala realizada por la policía y por inspectores de sanidad sobre esterilizaciones forzosas a mujeres gitanas. ONGs e inspectores europeos lo recibieron con una lluvia de protestas. Aunque el gobierno eslovaco dijo que el tema “es un asunto cerrado”, las ONGs que defienden los derechos reproductivos lo mantienen vivo. Tras realizar un viaje a Eslovaquia para reunirse con inspectores, mujeres gitanas y grupos de apoyo a estas mujeres, el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Álvaro Gil-Robles, dijo que este país debe asumir su “objetiva responsabilidad en este caso por no haber hecho una legislación adecuada y por no haber ejercido una supervisión apropiada de las prácticas de esterilización, a pesar de que a lo largo de los años 90 y principios de 2000 se hayan presentado acusaciones por esterilizaciones indebidas”.
   En una entrevista del 4 de noviembre en ‘The Slovak Spectator’, el Vicepresidente para la Integración y las Minorías, Pal Csaky, dijo que “de ninguna manera podemos estar de acuerdo con tal afirmación”. Aunque Gil-Robles presentó el testimonio de víctimas, Csaky dijo: “En Eslovaquia no se realizaron esterilizaciones ilegales, así que no hay nada que asumir ni tenemos que responsabilizarnos por algo que nunca pasó. No hay motivo alguno para poner en duda los resultados de la investigación”.

Prácticas ilegales
   Gil-Robles señaló que la esterilización no formaba parte de la política nacional, pero que aún así el gobierno debía asumir la responsabilidad por los casos de prácticas ilegales. El informe del Consejo de Europa –la declaración oficial más dura realizada sobre este asunto hasta la fecha- comparte las preocupaciones de un buen número de ONGs que en los últimos años han hecho pública la práctica de esterilizaciones involuntarias a gitanas eslovacas.
   Aunque Gil-Robles advirtió que no había llevado a cabo una investigación formal para esclarecer los hechos, dijo que sobre la base de las reuniones que había tenido en Eslovaquia “se puede dar por sentado que se han realizado esterilizaciones, especialmente en el este de Eslovaquia, sin que las afectadas hubiesen sido informadas para poder dar su consentimiento”, según el informe publicado en la página web del Consejo de Europa. Este informe da validez a las averiguaciones de un informe publicado a principios de este año por el Centro para la Defensa de los Derechos de Reproducción (CRR), cuya sede está en Nueva York, y el Centro para la Defensa de los Derechos Humanos y Civiles (POLP) de Eslovaquia.
   Un informe preparado por el CRR y el POLP, ‘Cuerpo y Alma: La esterilización forzada y otros abusos a la libertad de reproducción de las gitanas en Eslovaquia’, relata las historias de mujeres que dijeron que no se les había dado la oportunidad de tomar ninguna decisión meditada antes de ser esterilizadas, a menudo bajo los efectos de la anestesia. Representantes de la sociedad civil que se reunieron con Gil-Robles “corroboraron ampliamente” la información, así como el informe publicado el año pasado por el European Roma Rights Center en el que se citaba “un grave asunto de esterilizaciones a mujeres gitanas, que tienen lugar con niveles inaceptables –y en muchos casos incluso rudimentarios- de información para que estas mujeres den su consentimiento”.
   Gil-Robles dijo que también otras mujeres con un nivel socioeconómico bajo habían sido víctimas de esterilizaciones involuntarias. Aún sin ser una política deliberada, Gil-Robles dijo que el gobierno eslovaco “nunca emitió órdenes claras de que se detuviesen las prácticas que se llevaron a cabo durante el anterior régimen”. El informe del Consejo de Europa señala que las actitudes de los médicos, funcionarios que trabajan en pésimas condiciones, a veces pueden ser paternalistas.

Proceso corrupto
   En respuesta a los informes de las ONGs, la difusión del tema por parte de los medios de comunicación, e incitado por el Consejo de Europa, el gobierno eslovaco ordenó que la policía y el Ministerio de Sanidad investigasen las operaciones realizadas, pero no encontraron ningún hecho grave. “Todo el proceso fue corrupto”, dijo Christina Zampas, consejera legal del CRR. La policía entró en poblados gitanos, en muchos de los casos sin una notificación previa, e interrogó por la fuerza a las mujeres, dijo Zampas. La policía advirtió a las mujeres de que serían acusadas por “difundir falsos rumores” si daban información falsa –delito que podría tener una pena de uno a tres años de cárcel. A las menores de 16 años se les dijo que los padres de sus hijos podrían ser detenidos por violación estatutaria.
   La policía dijo que no perseguían las relaciones sexuales entre menores, pero si este tipo de hechos salía a la luz durante una investigación, tenían que investigarlas independientemente de si una mujer decidía presentar una demanda o no. No resulta sorprendente, pues, que se recabasen pocas pruebas. A raíz de la publicidad que la prensa hizo de esta investigación, diez mujeres dieron un paso adelante, pero más tarde cuatro de ellas retiraron sus denuncias.
   Durante algunos meses, los propios autores de ‘Cuerpo y Alma’ fueron investigados por un posible delito de “difusión de rumores falsos”, pero posteriormente estas investigaciones cesaron. Durante su viaje a Eslovaquia en septiembre, Gil-Robles reiteró a las autoridades que la publicación de los informes era una cuestión de libertad de información, y no un delito criminal, pese a que algunos médicos tuviesen la sensación de haber sido insultados.             Cuando el Ministerio de Interior anunció que no había encontrado pruebas de esterilizaciones forzadas, Csaky dijo que el gobierno estaba negando las averiguaciones de los 110 casos documentados en ‘Cuerpo y Alma’. El CRR y el POLP emitieron inmediatamente un comunicado de prensa en el que denunciaban lo que llamaron “acoso e intimidación” a las víctimas, cosa que “destruye toda noción de credibilidad” de las investigaciones del gobierno.
   Durante la investigación criminal la policía optó, al principio, por la designación de “genocidio”, bajo la teoría de que se debía elegir el peor delito posible hasta que pudiese ser renombrado una vez se recogiesen más pruebas. Posteriormente cambiaron el nombre del delito a negligencia médica. El Ministerio de Interior creó un equipo de cuatro personas, tres de las cuales eran mujeres, pero alegaron que habían tenido dificultad en contactar con gitanas. Al final, resultó que no les preguntaron sobre las condiciones de sus esterilizaciones –citando regulaciones de confidencialidad relativas a los historiales sanitarios.

Revisión de expedientes
   El Ministerio de Sanidad hizo que varios expertos revisasen los expedientes. Visitaron 12 hospitales y estudiaron 3.500 registros médicos de esterilizaciones y 18.000 registros de cesáreas de los últimos 10 años. Pero tampoco entrevistaron a las pacientes, y los responsables de los hospitales se escondieron detrás de leyes sobre la confidencialidad de los historiales de los pacientes.
   El Ministerio descubrió que para las gitanas las atenciones pre y post parto eran aún peores que para las demás mujeres, pero aseguraron que esto no era culpa de las instituciones sanitarias, sino del pobre nivel socioeconómico de las mujeres y su ignorancia sobre temas sanitarios. Asimismo, concluyeron que las afirmaciones de los doctores sobre las indicaciones médicas que daban antes de realizar las esterilizaciones eran “plausibles”. Los médicos dijeron a Gil-Robles que el hecho de que no se cumpliesen todos los requisitos administrativos no significaba que las operaciones no se hiciesen “profesionalmente”.

Armonizar la legislación
   En lugar de intentar buscar una inmediata solución judicial, Gil-Robles aconsejó armonizar la legislación sanitaria eslovaca con la Convención sobre Derechos Humanos y Biomedicina del Consejo de Europa, estipulando el “libre y meditado consentimiento” al objetivo y la naturaleza de cualquier intervención médica y “sus consecuencias y riesgos”.
   También insistió en el uso de formularios estándar de consentimiento en las lenguas oficiales y las minoritarias, en la educación de los derechos humanos para los profesores de medicina y para el personal de los hospitales, en la enseñanza de la diversidad cultural, y en la creación de un sistema de auxiliares sanitarios en las comunidades gitanas. Gil-Robles reiteraba las afirmaciones de las ONGs demostrando que se estaban realizando esterilizaciones a gitanas, que firmaban su consentimiento después, y no antes, de las operaciones, o incluso mientras daban a luz o estaban bajo el efecto de la anestesia.
   La autora de “Cuerpo y Alma”, Barbara Bukovska, señaló en un comunicado emitido el 28 de octubre que “los investigadores eslovacos no habían ido al centro de la cuestión”. “La cuestión es saber si estas mujeres habían recibido la información necesaria cuando dieron su consentimiento. Que un médico pueda mostrar la firma de una mujer no quiere decir que ésta no fuese coaccionada o forzada a darla”.
   Varios casos implicaban a menores que habían sido sometidas a repetidas cesáreas. En la comunidad médica eslovaca, como en el resto del mundo, existe la extendida creencia de que después de una cesárea no se puede producir un parto natural, a pesar de que ahora la práctica occidental ha desmentido esta noción. Muchas mujeres han dado a luz a niños sin ningún peligro y sin cesáreas, ya que los médicos, en lugar de hacer la ‘clásica’ incisión vertical, hacen una incisión transversal.
   Gil-Robles observó que los médicos negaban usar el procedimiento ‘clásico’, pero muchas mujeres presentaban las cicatrices de esas operaciones. Esta práctica, por tanto, persistía, a pesar que tanto los obstétricos de la capital, Bratislava, como en los hospitales donde se realizan prácticas universitarias dijeron que estas incisiones ya no son una práctica regular. La Organización Mundial de la Salud todavía instruye a los médicos sobre cómo realizar la incisión ‘clásica’ en casos concretos donde se producen complicaciones o emergencias.
   Aunque no había un programa gubernamental específico que obligase a esterilizar a las gitanas, como pasaba en el antiguo gobierno comunista, Gil-Robles vio que seguía existiendo la noción de que las gitanas “tienen demasiados niños”, de forma que, esterilizándolas, los médicos les hacían un favor a ellas y a la sociedad. Las ONGs consideran que esta actitud está extendida y es racista. Dicen que se discrimina a las gitanas de forma deliberada, ya que no reciben suficiente atención antes del parto y, al dar a luz, se las relega a unas condiciones muy por debajo de lo normal.
   Los médicos alegaron que los hospitales no estaban segregados, y que la arquitectura de las instalaciones hospitalarias no permitían esta separación. Sin embargo, Zampas afirmó que a los abogados que visitaron los hospitales para ver en qué condiciones estaban se les enseñó “los lavabos para uso de los romà”, describiendo la discriminación que ella y su equipo pudieron apreciar. Gil-Robles también oyó relatos que aseguraban que el personal hospitalario separaba a cierta gente, pero el personal alegó que esta medida se tomaba porque “como en cualquier grupo étnico, hay gente que es poco higiénica”.

Tácticas intimidatorias
   El Consejo de Europa avisó que no estaba realizando una investigación, pero Gil-Robles entrevistó a mujeres y a miembros de ONGs y abogados, y habló con inspectores de Eslovaquia.
   Planteó el uso de las tácticas intimidatorias que bastaban para desacreditar la supuesta buena fe del gobierno en cuando a la investigación. La comunidad romaní es víctima, desde hace tiempo, de la desconfianza policial y los grupos pro-derechos humanos han presentado acusaciones por abuso policial.
   Se espera que próximamente este tema reciba más atención, ya que Eslovaquia entrará formalmente en la Unión Europa en mayo. “Si no estuviesen en el proceso de adhesión, creo que ni siquiera habrían iniciado una investigación”, dijo Zampas. No cree que disminuya la presión sobre Eslovaquia después de mayo.

 

Volver a índice Nevipens Romaní

16-29 de febrero de 2004. Número 371

 

La Junta da luz verde al Plan Andaluz para la Inclusión Social

     16-29.02.2004/ La Junta de Andalucía dio luz verde al primer Plan Andaluz para la Inclusión Social, que hasta 2006 destinará 2.465,92 millones de euros a proyectos de fomento de empleo, vivienda, educación, inserción social, asistencia jurídica y ayudas económicas para los colectivos más desfavorecidos o con riesgo de exclusión (inmigrantes, emigrantes retornados, gitanos, mujeres maltratadas o población de las zonas de actuación preferente).
   En rueda de prensa, el consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, explicó que el plan del Gobierno andaluz incorpora así a 12 áreas de intervención, en las que se llevarán a cabo 224 actuaciones para la consecución de 39 objetivos específicos.
   La mayor inversión (678,9 millones) irá destinada a proyectos para la inserción laboral de las personas con dificultades de acceso al mercado de trabajo. Así, se fomentará la creación de empresas de inserción social y se crearán itinerarios laborales que conduzcan al empleo normalizado.
   Por otro lado, el plan destina 344,5 millones para el salario social que reciben más de 20.000 familias y el complemento de las pensiones no contributivas, de las que se benefician 111.000 andaluces, y asistenciales (ayudas que llegan a 35.000 familias). No obstante, Pérez Saldaña subrayó que “pobreza no es sinónimo de exclusión social”, ya que existen otros factores que pueden llevar a la marginación, como las drogas o la discapacidad.
   El resto de las inversiones se empleará en programas de atención sociosanitaria para personas dependientes (315,7 millones), lucha contra el absentismo escolar (304,9) o consolidación de la red de servicios sociales comunitarios (268,6 millones), entre otros. Además, la Junta pondrá en marcha la transformación de las zonas de exclusión a través de la Consejería de Obras Públicas y desarrollará en estos barrios el Plan Andaluz de Vivienda y Suelo.
   Por su parte, los ayuntamientos de las grandes ciudades elaborarán los planes locales de inclusión social, que complementarán al autonómico y al nacional, aseguró Pérez Saldaña.
   El contexto social y económico que ha provocado la intervención de la Junta de Andalucía, mediante este Plan Andaluz, queda perfectamente explicado en las palabras del propio consejero de Asuntos Sociales en la introducción del documento:
   “La exclusión social es un fenómeno que no siendo nuevo en sí es nuevo en la creciente complejidad de los procesos que la generan. Atendiendo a esta complejidad, hemos diseñado el Plan Andaluz para la Inclusión Social caracterizado por su condición horizontal y multifuncional.
   Trascendiendo la excesiva literatura y retórica que ha ido generándose en torno a esta cuestión, hemos optado por una solución concreta, viable y presupuestariamente cuantificada.
   Se trata de un Plan concebido como instrumento administrativo de planificación que, aunque se vincula de forma natural con su correspondiente Ley de Inclusión, no necesita de ésta para ponerse en marcha. Por tanto, puede ser –de hecho es– previo a la Ley, si bien la futura Ley de Inclusión encontrará en este Plan su aliado necesario.
   En su textura se han tenido en cuenta los requerimientos y modus operandi establecidos por la Agenda Social – acordada por la Unión Europea en la Cumbre de Lisboa (marzo 2000) - y mediatizados por las directrices del Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social del Reino de España (2003–2005).
  
Frenar la exclusión
   En definitiva, el Plan de Inclusión que aquí presentamos responde a la ineludible e inaplazable necesidad que tiene nuestra tierra de converger con las otras Comunidades Autónomas y con la Unión Europea.
   Este apremio nos viene instado por la obligación inexcusable del Gobierno Andaluz de afrontar y remediar la consecuencia de los procesos de exclusión que existen en Andalucía, pues no podemos olvidar que tenemos 29.0001 hogares en situación de pobreza severa. De ahí que, ante los nuevos retos de modernización, sea prioritario no sólo evitar una posible fractura digital sino erradicar la pobreza más grave y lograr una mayor cohesión social en Andalucía.
   Espero que con este Plan para la Inclusión Social se vea cumplida la mayor aspiración que ha de animarnos a todos los andaluces, muy especialmente, a los que tenemos responsabilidad de gobierno: eliminar el lastre que está obstaculizando la definitiva configuración de Andalucía como sociedad justa, moderna y solidaria”.

Objetivos generales
   Como ya hemos comentado con anterioridad, el Plan Andaluz para la Inclusión Social está estructurado en 12 áreas de intervención o objetivos generales. Estas áreas son las siguientes:
- Fomentar el acceso al empleo entre las personas en situación o en riesgo de exclusión.
- Garantizar el acceso a todos los recursos sociales.
- Garantizar unos recursos económicos mínimos.
- Acceso a la vivienda para personas en situación o en riesgo de exclusión.
- Mejorar el acceso y desarrollo de la educación entre los grupos más desfavorecidos.
- Potenciar la coordinación entre la administración de justicia y las áreas de protección social que prevengan situaciones de indefensión y garantice los procesos de incorporación social de colectivos desfavorecidos.
- Facilitar el acceso a la salud a las personas con especiales dificultades.
- Intervención en zonas con necesidades de transformación social.
- Desarrollo de políticas de solidaridad familiar.
- Extender la sociedad de la información a colectivos en situación de exclusión, previniendo la incidencia de la “fractura digital” como desencadenante de exclusión social.
- Apoyar a colectivos específicos especialmente vulnerables.
- Movilización de los agentes sociales y sensibilización en valores.

La educación y los gitanos
   Dentro del Plan Andaluz para la Inclusión Social encontramos dos referencias explícitas a las actuaciones que se deben realizar respecto a la población gitana.
   En primer lugar, y dentro del área relacionada con el acceso y el desarrollo de la educación, se afirma que uno de los objetivos específicos en este ámbito es conseguir la plena integración escolar de los menores pertenecientes a la comunidad gitana en edad escolar obligatoria.
   Para lograr este objetivo, la consejería responsable, en este caso la de Educación y Ciencia, debe realizar una serie de actuaciones entre las que destacan: adaptar el proceso de enseñanza a las necesidades, expectativas y características del alumnado absentista; efectuar un control y seguimiento de las faltas de asistencia del alumnado; prestar el servicio de comedor escolar como medio para favorecer la asistencia continuada a los centros docentes; y, valorar la situación sociofamiliar del alumnado absentista, derivado por los centros educativos, en orden a una posterior intervención psicosocial con el menor y la familia.

Atención a la población gitana
   El segundo objetivo específico relacionado con los gitanos aparece bajo el título: ‘Desarrollar programas para la atención al colectivo gitano que se encuentre en circunstancias de exclusión social’.
   En este caso, el organismo responsable de trabajar en este aspecto es la propia Consejería de Asuntos Sociales que, analizando el número de ayudas y subvenciones concedidas y el número de personas atendidas, podrá evaluar el grado de consecución de este objetivo. Las actuaciones previstas en este ámbito se resumen en las siguientes líneas:
- Ejecutar los programas previstos en el Plan de Desarrollo Gitano.
- Realizar los programas contemplados en el Plan Integral para la Comunidad Gitana Andaluza.
- Convocar ayudas para la atención a la comunidad gitana.
- Prestar atención especial a grupos de temporeros gitanos cuya dedicación laboral se produzca periódicamente en una zona determinada.
- Apoyar a los grupos de personas de etnia gitana con extremas necesidades socioeconómicas ubicados en zonas de infravivienda.
- Prestar asistencia a los grupos de personas de etnia gitana transeúntes que, coincidiendo principalmente con las labores agrícolas temporeras u otras dedicaciones eventuales, practican el nomadismo en Andalucía.
- Convocar subvenciones a entidades que atienden las necesidades sociales de los afectados por el VIH/SIDA.
- Impulsar programas de atención a grupos de personas de etnia gitana con alto riesgo de exclusión socioeconómica o cultural.
- Participar en Programas Europeos relativos a la comunidad gitana.
- Desarrollar una línea investigadora, en especial respecto de la mujer gitana, con las universidades andaluzas.
- Elaborar material didáctico y campañas de sensibilización en los centros educativos andaluces.
- Promover un mayor grado de conocimiento y de sensibilización de la sociedad acerca de la realidad de la comunidad gitana andaluza, mediante la convocatoria del Premio Andaluz gitano, la celebración del Día de los Gitanos andaluces y la edición de publicaciones especificas.
- Potenciar el Centro SocioCultural Gitano Andaluz, con actuaciones para toda la Comunidad Autónoma.
Junto con todas estas acciones, la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta seguirá trabajando en planes transversales estrechamente vinculados a la consecución de este objetivo, como pueden ser el Plan de Desarrollo Gitano y el Plan Integral para la Comunidad Gitana Andaluza.

 

Varias organizaciones gitanas participan en el Foro Social Europeo

     16-29.02.2004/ El Foro Social Europeo se celebró en París el pasado mes de noviembre y contó con la participación de numerosas Organizaciones No Gubernamentales, entre las cuales se encontraban varias organizaciones gitanas. Durante los diversos seminarios, debates y plenarios, se trataron diferentes temas, como la discriminación y la exclusión de los gitanos, sus terribles condiciones de vida, etc. La emisora de radio Radio France Inter invitó a varios expertos y activistas de ONGs locales, entre los que destaca Morgan Garo, que presentó la situación del pueblo gitano en Europa, y Saimir Mile, que señaló dos cuestiones importantes: la formación de una élite gitana para tratar los problemas de nuestro pueblo en todos los niveles; y ofrecer una educación de masas que incluya valores democráticos, entre ellos la noción de interés común, que normalmente es inexistente no sólo en las comunidades gitanas sino también en los países de la Europa del este.
   Una comisión se encargó de redactar el documento final de las actividades que se desempeñaron. Ésta es la lista de los gitanos que participaron en la redacción:
- Jeta Duka (Rromani Daj – Albania)
- Nedzmedin Neziri (Rromano phralipen & URYD)
- Marcel Courthiade (Unión Romaní Internacional & Rromani Baxt)
- Brahim Music (Ternikano Berno – Youth Circle)
- Saimir Mile (Centro AVER de Investigación y Acción contra el Racismo)
   El documento final, redactado el 15 de noviembre de 2003 en Saint Denis es el siguiente:
   La mayor parte de los diez millones de gitanos que viven en Europa lo hacen en pésimas condiciones y sufren discriminación. Su situación empeora cada vez más a pesar de los programas que, supuestamente, deberían mejorarla. Por tanto, es imprescindible reorientar las políticas, de forma que consideren no sólo la discriminación directa sino también los métodos menos claros de exclusión y deshumanización, en especial el paternalismo, la corrupción, las falsas representaciones, la demagogia y otros tipos de manipulación.
Por tanto, resulta de vital importancia:
- Reconocer el genocidio nazi de los gitanos, sinti y kalè en los países que emularon el nazismo antes y durante la Segunda Guerra Mundial.
- Exigir el acceso de todos los gitanos a los derechos básicos y su puesta en práctica, en especial en los ámbitos de la educación, la formación, la salud, la vivienda y el empleo.
- Denunciar y condenar fervientemente, en todos los ámbitos europeos, cualquier acto de violencia cometido por la policía contra los gitanos: palizas, destrucción parcial o total de sus viviendas o de otro tipo de posesiones como instrumentos musicales, lanzamiento de granadas de gases lacrimógenos, intimidación y violencia contra menores, disgregación de familias, etc.
- Reconocer al pueblo gitano, su lengua y cultura en la Constitución Europea, como parte integral de la pluralidad nacional de Europa.
- Exigir: la anulación de cualquier texto o proyecto que interfiera directa o indirectamente con la libre circulación y residencia de las personas; y la retirada del concepto de “país seguro”, que impide el derecho al asilo, derecho que, por el contrario, debería ampliarse.
- Promover y subvencionar todas las iniciativas dirigidas a: resaltar la contribución de los gitanos en Europa; dar a los gitanos los mecanismos (institucionales, financieros...) que les permitan organizarse adecuada y democráticamente.
- Diseñar estrategias eficaces para luchar contra toda forma de xenofobia, discriminación, racismo y estigmatización por parte de las autoridades, miembros del Parlamento e individuos, incluidos los propios miembros del pueblo gitano.
   Todas estas orientaciones se integran dentro del proyecto de construcción de una Europa diferente, abierta, interdependiente, de una sociedad plural que respete los diversos pueblos que la conforman.
   La movilización en torno a estas exigencias es reciente y frágil, y debe ser reforzada mediante el aumento de las acciones comunes.

 

Nación gitana

     16-29.02.2004 /      por Grattan Puxon

   Los gitanos se están moviendo, tanto física como políticamente. Parece que en 2004 se va a ganar más terreno que el logrado desde el nacimiento del movimiento gitano, hace unos 70 años, ya que parece estar surgiendo un liderazgo joven y más militante a nivel popular. Su papel dentro de la nación gitana, repartida geográficamente pero que ahora está más unida gracias a Internet, podría ser decisivo.
   En los próximos meses se oirán voces más radicales en al menos dos ocasiones. La primera oportunidad ocurrirá con la creación de un Foro Gitano Europeo patrocinado por la Unión Europea que contará con representantes de la ampliada Unión Europea.
   La segunda ocasión, y probablemente más vital, podría ser la celebración de un Congreso Mundial Gitano organizado por la Unión Romaní Internacional (URI), programado, aunque su celebración no está confirmada, para 2004. La decisión sobre la fecha y el lugar del Congreso se podría anunciar tras la reunión de los líderes de la URI que tendrá lugar en Viena en las próximas semanas. Recientemente Sani Rofati, Portavoz de los Gitanos, dijo: “Creo que el 6º Congreso debería tener lugar en Kosovo. Tenemos que llamar la atención sobre la expulsión de 100.000 gitanos de esta provincia”.
   Aunque todos están de acuerdo en que Kosovo representa el mayor desafío por su elevado índice de crímenes, algunos desean unir a los activistas bajo el tema general del racismo y la violencia contra los gitanos en toda Europa. La Federación Gitana Transeuropea con sede en Londres, con la ayuda de la Unión Romaní de la Antigua Yugoslavia en la Diáspora y de otros, ha documentado la muerte de más de 200 personas en incidentes raciales durante la última década. Aunque la mayoría sucedieron en Kosovo, una buena parte tuvieron lugar en Rumania, Bulgaria, Eslovaquia y la República Checa.
   Mientras tanto, el Plan de Acción redactado con la ayuda de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y el programa del Estatuto para el Pueblo Gitano presentados en el Foro Social Europeo en París proporcionan el anteproyecto para avanzar en la integración y el reconocimiento nacional. El Plan de Acción, resultado de las consultas realizadas por Mile Saime, y aprobado en Maastricht, cubre muchos aspectos de la actual falta de atención en temas de educación, vivienda, bienestar, sanidad y empleo. El Estatuto es un intento, bien expuesto por parte de Marcel Courthiade, de reconocer la nación gitana como “una de las naciones constituyentes de Europa... en plena igualdad con las demás naciones”. Pretende conseguir una declaración de la Unión Europea que reconozca que existe “una nación gitana sin territorio compacto” y que los gitanos son víctima de una extendida gitanofobia.
   Como resultado de la presión ejercida por la Oficina Europea de Información de los Romà de Bruselas, apoyada por miembros de la Unión Romaní Internacional, del Congreso Nacional de los Romà y por muchos otros, estos documentos podrían constituir la base para un importante debate en el Parlamento Europeo. Como advertía Valeriu Nicolae, portavoz de la Oficina Europea de Información de los Romà, “se están produciendo flagrantes violaciones de los derechos de los gitanos en toda Europa y estamos preocupados porque pueda ocurrir un nuevo genocidio”.
   Sin embargo, en opinión de algunos jóvenes radicales, los debates, las declaraciones y los congresos no asegurarán que se consiga un progreso. De hecho, algunos países, como por ejemplo Eslovaquia, han sido acusados de celebrar congresos que sirven de cortina de humo para tapar la falta de acciones y de voluntad política. Ladislav Balaz, uno de los fundadores de la Iniciativa Cívica de los Romà y actual presidente de la Federación Gitana Transeuropea, comentaba que “lo que hará que los políticos lleven a cabo una reforma seria es ver a los gitanos en la calle”. Neziri Nedzmedin, de la Unión Romaní de la Antigua Yugoslavia en la Diáspora con sede en Francia también ha hecho una llamada a los gitanos de la antigua Yugoslavia para que se unan, y están preparando concentraciones en varios países para el 16 y 17 de junio para conmemorar el quinto aniversario de la limpieza étnica de gitanos en Kosovo.
   La Conmemoración de las Víctimas Gitanas será parecida pero a mayor escala, y se celebrará el 1 de agosto de 2004. Este acontecimiento mundial, que tendrá lugar en cerca de 50 ciudades de todo el mundo, podría convertirse en la mayor movilización nunca realizada. Esta Conmemoración coincidirá con el 60 aniversario de la destrucción del Zigeunerlager de Auschwitz, y también pretende llamar la atención sobre el racismo y el prejuicio, que a veces desembocan en violencia, contra los gitanos, tanto los que están asentados como los itinerantes y los emigrantes.
   En Inglaterra, en 1554, a uno le podían ahorcar por el mero hecho de ser gitano. Este genocidio ha proseguido, en diferentes grados, durante 550 años. Alcanzó su apogeo durante la Alemania nazi, se ha extendido desde 1989 por Europa central y oriental, con especial virulencia en Kosovo, y todavía no se ha erradicado por completo.
   Cada 8 de abril más y más gitanos salen a la calle a celebrar el Día Internacional de los Gitanos. Desde el Primer Congreso Mundial de los Gitanos celebrado en 1971, el ‘8 de abril’ se ha convertido en una ocasión anual para la protesta y la manifestación cultural –una oportunidad para las movilizaciones masivas en la que ahora participan cientos de miles de gitanos de unos 40 países.
Este año, en vísperas de la ampliación de la Unión Europea del 1 de mayo, nuestro Día de la Nación Gitana tendrá un significado especial.

 

Volver a índice Nevipens Romaní