16-30 de setiembre de 2003. Número 361


"El pueblo gitano necesita, más que nunca, el pleno reconocimiento de su identidad cultural"

     15-30.9.2003/Manuel García Rondón, nuevo Secretario General de la Unión Romaní

  "El sector de población gitana que aún se encuentra en situación de exclusión social necesita un planteamiento intensivo de medidas novedosas"

Después de muchos años formando parte de la Unión Romaní ¿qué sintió al ser elegido como Secretario General de la Organización?
 En segundos pasé por diferentes sensaciones: primero una gran emoción, seguida de una gran carga de responsabilidad y, por último, una sensación de estar en el sitio adecuado para poder hacer cosas por los nuestros. Todo esto, acompañado de una seguridad y firmeza que a mí mismo me asombraba.

¿Cuáles son las funciones que va a desarrollar a partir de estos momentos?
 Las propias del cargo, ajustadas a las competencias que emanan de los Estatutos de nuestra Organización.


¿Cuáles son sus principales preocupaciones al ocupar este nuevo cargo?
 Que nuestra organización siga teniendo el espacio y el reconocimiento del que goza, analizando en todo momento la situación del pueblo gitano, no sólo en el ámbito asociativo, sino también, lo que se cuece en la sociedad gitana en general.  
Todo esto a través del contacto y presencia en cada una de las asociaciones gitanas federadas y no federadas; hay que escuchar a nuestras bases, con el objeto de afinar en todos los proyectos e iniciativas que pongamos en marcha, y que éstas sean lo más consensuadas posibles, con una clara finalidad, la rentabilidad social y cultural de cada una de nuestras intervenciones. Siendo una de mis preocupaciones el no defraudar a los compañeros que han depositado su confianza en mi persona, así como al resto de los gitanos. Lo que no os debe de caber la menor duda, es que voy a ser capaz de dar dos cosas para mí importantes, trabajar incansablemente y gitaneidad.

Sustituye en el cargo a Antonio Torres Fernández, con el que trabaja en la Unión Romaní Andalucía, ¿qué es lo que más valora de la gestión realizada hasta ahora? ¿Qué ha aprendido estando a su lado mientras éste ejercía de Secretario General?
 Mucho, destacando el espíritu de servicio, rigor y método, he bebido constantemente de su experiencia tanto en el mundo del asociacionismo gitano, como de su trayectoria como técnico del Ayuntamiento de Barcelona, así como los años que ha estado en las diversas Plataformas, Consultivas y Comisiones de las diferentes Administraciones.

La Unión Romaní está formada por asociaciones de toda España ¿Cree que esto es una ventaja o un inconveniente? ¿Por qué?
 Considero que es bastante positivo. Por un lado, una notable presencia en todo el territorio nacional, y por otro, el contacto con las diferentes realidades gitanas del Estado, nos hace tener una clara visión del mundo gitano español.

Usted lleva muchos años trabajando en la Unión Romaní Andalucía ¿Qué puede aportar todo este trabajo al nuevo cargo que ahora ocupa?
 Sobre todo, el convencimiento que lo realizado en Andalucía en materia de gitanos es perfectamente extrapolable a otras comunidades autónomas, donde la situación del pueblo gitano es de mayor exclusión.

¿Cuáles son los principales retos del pueblo gitano actualmente?

 Desde la perspectiva cultural: El pueblo gitano, más que nunca necesita una aplicación práctica de su reconocimiento como tal. En la Europa de los pueblos, es necesario cada vez más, una interlocución real como cultura autóctona de nuestro país exigiendo un esfuerzo mayor por parte de gobiernos y ciudadanos.
 
Desde la perspectiva socio-económica: El sector de población gitana que aún se encuentra en situación de exclusión social necesita un planteamiento intensivo de medidas novedosas que fortalezcan los procesos de inclusión, adaptándose a las nuevas situaciones y a las nuevas problemáticas, distintas de las existentes hace años, cuando comenzaron las planificaciones políticas de intervención con este sector de población.

El movimiento asociativo gitano en España es muy importante, y la Unión Romaní es una buena prueba de ello. ¿Cómo ve su futuro?
 No hace mucho, concretamente el año pasado, fue publicado en nuestro NEVIPENS un artículo mío en el que reflexionaba sobre el mundo asociativo gitano. Era patente mi visión negativa del tejido asociativo gitano, pero de esa fecha al día de hoy, han sido tantos los contactos que he mantenido y los foros en los que he participado, que me han llevado a cambiar de opinión y no es que sea una persona voluble. Este cambio de opinión se basa, en que los activistas gitanos están dado muestras de madurez, reflexionando sobre la situación del movimiento asociativo gitano hoy, entendiendo la mayoría de ellos que nos topamos con una realidad diferente. Son muchos los acontecimientos acaecidos en un espacio breve de tiempo. El modelo de funcionamiento y el método se han quedado obsoletos y, partiendo de esta base, entendemos que nos encontramos ante un nuevo estadio, que sus resultados serán los que entre todos seamos capaces de conseguir.
 
La mujer gitana está adquiriendo cada día más protagonismo. Existen muchas asociaciones de mujeres y cada vez son más las mujeres que se integran al mercado laboral. A pesar de que los abandonos de las chicas en secundaria siguen siendo superiores a los de los chicos, curiosamente el porcentaje de mujeres gitanas universitarias es superior a de hombres universitarios.

¿Cree que el papel de la mujer gitana, en general, está cambiando o que esos cambios sólo se producen en círculos minoritarios?
 Quizás no deba de extenderme en algo que por todos los gitanos es reconocido, el importante papel de la mujer gitana como transmisora de cultura y valores genuinamente gitanos. La mujer gitana está evolucionando de manera sostenida y ejemplar, quizás a un ritmo mayor que los hombres.

 ¿Cuáles han sido los elementos que han propiciado este cambio?
 Estos círculos minoritarios que mencionas en tu pregunta anterior, han sido su desarrollo intelectual y personal, tan adecuado a las formas gitanas, que se está produciendo ese efecto multiplicador que todos anhelamos para nuestro pueblo.
Han dado pruebas más que suficientes, que ser gitano o gitana, no está reñido con tener unos estudios universitarios o cualquier profesión ajena a las tradicionalmente gitanas.

 Dentro del asociacionismo están apareciendo cada vez más organizaciones formadas por mujeres gitanas que, poco a poco, van ganando relevancia e importancia. ¿Cómo encajan todas estas nuevas asociaciones dentro de la Unión Romaní?
Están en su casa, me remito a Romí, Romí Sersení y un largo etcétera que son parte de la Unión Romaní. Desde la Organización con la mayoría de sus miembros, reconocemos como decía anteriormente, el importante papel de la mujer gitana, su valentía a pesar de las adversidades que a veces tienen que transitar para conseguir su promoción y espacio de igualdad que por derecho les corresponde. Tanto es así que en la última asamblea de la Unión Romaní se aprobó en sus Estatutos un área de Mujer y la sectorial, ya existente, Unión Romaní Mujer que viene trabajando desde el año 2000.

 A pesar del absentismo escolar, ahora se puede empezar a hablar de una escolarización, prácticamente mayoritaria, de los niños gitanos en primaria. Los niveles en secundaria y universidad bajan considerablemente, pero cada vez son más los gitanos que quieren formarse. Parece que las cosas están cambiando, que la educación y no se percibe como algo que pueda poner en peligro la identidad gitana. ¿Hasta que punto las cosas han cambiado? ¿Cree que esa es la opinión mayoritaria?
 En primer lugar, debemos distinguir entre la escolarización y la matriculación; ya que siguen existiendo núcleos poblacionales muy concretos, vinculados con la marginalidad y la pobreza, que no están matriculados en la Educación Infantil, etapa muy importante, y en la Educación Secundaria Obligatoria existe un fracaso y abandono escolar muy elevado debido a múltiples factores.
 
Con la LOCE, o como algunos la definen “LA LOCA”, se pueden crear itinerarios que a la larga, en grupos poblacionales concretos, pueden ser muy segregadores. Cuando hablamos de la cultura escolar de la comunidad gitana, hacemos referencia a la tercera parte de nuestra comunidad, que es la que se encuentra en una situación socio-cultural-económica baja o muy baja, y es en ella donde siempre han existido problemas de continuidad y aprovechamiento escolar. En los dos tercios restantes, existen los mismos problemas que pueden existir con la población escolar mayoritaria, ni más ni menos.
 
Con la Ley de calidad se promulga mucho la cultura del esfuerzo, pero no se tiene en cuenta que existen pequeños grupos poblacionales que no tienen ni siquiera cubiertas sus necesidades básicas, y por lo tanto su esfuerzo debe ser mayor, para conseguir los mismos objetivos, eso sin contar que las motivaciones son diferentes.
 
Con ello se crearán colegios modelos y colegios que serán más guetos aún de lo que son hoy día, ningún profesor querrá acudir a ellos, y serán mal vistos por la Administración, además de las bolsas de gitanos y gitanas que no tendrán ni el mínimo de titulación escolar con el consiguiente perfil de exclusión que se convertirá en un estigma crónico.

 ¿Qué aspectos considera que hay que seguir fomentando para lograr que este cambio sea realmente efectivo?
 Se debe tener en cuenta el seguimiento escolar, la apertura de los centros a la comunidad, ser más flexibles en el currículo, y tener en cuenta las circunstancias individuales, estrategias para acercar el centro a las familias y viceversa, trabajar la cultura gitana, aprovechamiento escolar, etc, etc. Se debe trabajar en la motivación intrínseca del alumnado, ya que el hecho de que existe más población gitana en las Universidades, sólo se da en los 'estatus' sociales medio y medio alto. "Tenemos que seguir siendo gitanos, sí, pero gitanos del siglo XXI"

 Los chicos y chicas jóvenes de hoy son el futuro del asociacionismo gitano ¿Cree que éstos siguen compartiendo su ilusión por el mundo asociativo o considera que tiene otros intereses?
 Los intereses deduzco que son los mismos, pero que duda cabe que con la frescura y rebeldía propia de la juventud. Pero me van a permitir los jóvenes un comentario, ya que no me atrevo a dar consejo, a la hora de analizar lo realizado por las personas y organizaciones pioneras en el mundo asociativo gitano, no olviden el tiempo, los medios y la situación socio-política, tanto de la población mayoritaria como la situación socio-económica de nuestro pueblo desde 1977 a la fecha, donde algunas cuestiones han sido difíciles de solucionar, y aprovechen lo positivo de lo realizado y rechacen todo lo negativo.

 Los cambios tecnológicos que hemos experimentado en los últimos tiempos han provocado muchas transformaciones en el mundo laboral. Estos cambios también están afectando a los gitanos. La venta ambulante, la recogida de residuos urbanos o el temporerismo, trabajos a los que tradicionalmente se habían dedicado los gitanos, han desaparecido o están en decadencia. ¿Cómo cree que debe afrontar estos cambios el pueblo gitano?
 Es evidente que tenemos que acceder a otras profesiones, algunas de las tradicionales, no dan para vivir con cierta garantía y por ende, el bienestar social brilla por su ausencia.
 
Son muchos los proyectos, dispositivos, servicios, que atienden a un alto porcentaje de población gitana, diseñándoles sus itinerarios de inserción laboral, pero tengo la sensación que los resultados no son los apetecidos. Además estas medidas no tienen en cuenta particularidades propias de nuestra cultura, es decir “zapatos para todos, sin preguntar el número” y en muchos de los casos se produce el "efecto Mateo”, no se beneficia a quien más falta le hace, sino al que tiene la información, corriéndose el gran riesgo que recursos que están destinados a la población gitana pobre se deriven a otros 'estatus' de la sociedad gitana y el discurso de la población mayoritaria será, una vez cuantificados los recursos aportados por Europa, Ministerio, Comunidades Autónomas, etcétera, que los gitanos no tenemos arreglo. Pero sí he de afirmar con rotundidad que la solución a los problemas de nuestros hermanos gitanos en situación de exclusión es la inclusión por lo económico. La cultura gitana siempre ha sido una constante adaptación al medio y al tiempo, y este tiempo ha corrido tanto que nos ha sorprendido, tenemos que estar preparados. Tenemos que seguir siendo gitanos, sí, gitanos del siglo XXI.

 Los medios de comunicación tienen un gran poder como formadores de opinión. ¿Cree que los medios de comunicación muestran una imagen positiva del pueblo gitano o, por el contrario, cree que son responsables del mantenimiento de ciertos clichés y tópicos que se asocian con los gitanos?
Sin lugar a dudas, en aras a lo políticamente correcto y a la objetividad, se refuerzan el mantenimiento de esos clichés tópicos. Últimamente están apareciendo en todos los medios de comunicación, sucesos y noticias muy desagradables, con un enfoque sensacionalista, que flaco favor hace a nuestro pueblo. A pesar de la incansable campaña de nuestra organización, “Periodistas contra el Racismo”, donde apelamos al correcto uso del código deontológico y el libro de estilo parece ser que esto está desfasado. Ante la prontitud de la noticia, sin pensar en el daño que se le puede hacer a toda una comunidad, dándole cuerda a los racistas, rogaría a los medios su apoyo a las minorías. El racismo no se debate, el racismo se combate.

 ¿Cree que es difícil el camino del cambio y la evolución como pueblo y mantener la identidad gitana?
 Entiendo que es muy difícil. A veces escucho a muchos jóvenes decir que van a perder su identidad, si estudian o acceden al mundo del trabajo 'gadyè'. Y yo pienso todo lo contrario, perderemos nuestra identidad si no evolucionamos, las culturas monolíticas o estáticas desparecen, cuántas y cuántas a lo largo de la historia del mundo han desaparecido. En nuestra publicación el “Fundamentos del Pensamiento Gitano Hoy” están las claves para evolucionar de manera sostenida, ser gitanos actuales y no perder un ápice de nuestra identidad.

 

Un paso más hacia el futuro

     16-30.9.2003 /Asamblea General de la Unión Romani

  El pasado mes de enero tuvo lugar, en el edificio de Cruz Roja Española en Madrid, la Asamblea General de la Unión Romaní. A la reunión acudieron 17 asociaciones gitanas federadas que, previamente, ya habían comunicado su asistencia.
  El presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez-Heredia, abrió la sesión con la presentación del orden del día, en el que figuraban siete puntos: el saludo del presidente y la presentación de la Asamblea; la elección de la mesa; la situación de la organización, es decir, la rendición de cuentas acerca de las actividades desarrolladas por la organización; el informe económico; la reforma de los estatutos; las propuestas de la asamblea; la presentación de candidaturas y la elección de la Junta Directiva.
  El presidente, Juan de Dios Ramírez-Heredia, dio, primero de todo, la bienvenida a los asambleístas y explicó la gestión realizada en los cuatro últimos años. A continuación, expuso los avances y los logros que se habían alcanzado a lo largo de este periodo. Por otro lado, también repasó la historia de la organización desde su creación, en 1986, hasta la actualidad. La Unión Romaní se mantiene como la voz y el referente de la mayoría de los gitanos españoles cuando se habla de una organización democrática y genuinamente gitana.
  Tras esta pequeña introducción se empezaron a debatir los temas que formaban parte del Orden del Día. Entre las decisiones más importantes que se tomaron encontramos las siguientes:

    - Creación de un Departamento de la Mujer Gitana.
    - Invitación a los presidentes de las asociaciones a asistir a las reuniones de     carácter especial o monográficos sobre temas de candente actualidad.
    - Tramitación del expediente para que la Unión Romaní sea declarada     Organización de Utilidad Pública.
    - Se intentará fomentar la presencia de la Unión Romaní en Europa.
    - Modificación de algunos de los artículos de los Estatutos de la Unión Romaní     de carácter organizativo y funcional.

 

"El afán masificador de la sociedad mayoritaria destruye los valores de muchas culturas minoritarias"

     15-30.9.2003/Juan de Dios Ramírez-Heredia, presidente de la Unión Romaní

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Juan de Dios Ramírez-Heredia
Asociación: Instituto Romanò de Servicios Sociales y Culturales
Cargo en la junta: Presidente
Fecha de incorporación a la junta: 1986

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
  Los gitanos españoles, como buena parte de los gitanos del mundo, nos enfrentamos a dos problemas fundamentales: uno el relacionado con nuestras formas de vida, generalmente inmersas en la marginación y la miseria. Casi la mitad de los gitanos españoles no saben leer ni escribir. ¿Puede haber mayor desgracia que esa? Cuando un pueblo carece del bien supremo que es la formación, la educación, la ilustración en definitiva, es víctima de la marginación, de la explotación y del abandono. A partir de ahí el peligro de caer en comportamientos marginales que muchas veces orillan el orden público es muy grande. Cuando garantizar la subsistencia se convierte en el principal problema de cada día para miles y miles de ciudadanos, muchos comportamientos pueden encontrar explicación. Todo ello sin olvidar el gravísimo problema que representa para nosotros carecer de un puesto de trabajo digno con el que mantener a nuestras familias.
  El segundo gran problema es la lucha por mantener nuestra identidad. Hace unos años, cuando no existía la televisión, vivíamos ajenos a cuanto nos rodeaba. El peligro de la “integración” cultural no era tan evidente. Hoy somos víctima de un proceso que destruye los valores de muchas culturas minoritarias que no tienen más riqueza que el patrimonio de su historia y sus tradiciones. Luchar contra ese afán masificador de la sociedad mayoritaria es uno de los grandes retos a los que tendrán que dar respuestas las generaciones gitanas venideras.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
  Con esperanza, que no está ajena de un cierto recelo. El que haya muchas asociaciones gitanas no quiere decir que nuestra comunidad esté imbuida de un espíritu reivindicativo. A veces, esa atomización lo que hace es diluir esfuerzos y quitarle eficacia a los programas que se realizan. Es intolerable que en algunas ciudades españolas, donde la población gitana no alcanza ni siquiera a 50 familias, haya hasta cuatro asociaciones gitanas. Por otra parte, me asusta la profesionalización que algunos gitanos han hecho de la militancia en sus respectivas asociaciones. A mí me gustaría que los gitanos primero fueran buenos abogados, buenos médicos, buenos mecánicos, buenos albañiles, buenos comerciantes, buenos vendedores ambulantes... y luego, o simultáneamente, miembros o dirigentes de sus respectivas asociaciones gitanas.
  Desde la Unión Romaní preconizamos que los directivos de las asociaciones gitanas no pueden ser trabajadores de la asociación. Los directivos deben ser gitanos y gitanas independientes, porque no hay mayor dependencia que la que resulta de cobrar cada mes un sueldo de la asociación. No se puede ser directivo de una asociación gitana y cobrar al mismo tiempo de sus presupuestos.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
  Magníficamente. La mujer gitana debe ser la protagonista de sus propias decisiones. A ella le corresponde decidir sobre lo que verdaderamente le interesa. Yo tengo una gran confianza en la mujer gitana. Es más, tengo más confianza en la mujer gitana que en los hombres gitanos, si es que se puede hacer esta afirmación tan simplista. La esencia de la gitanidad, la romipen, la ha guardado, la ha defendido y la ha mantenido hasta ahora la mujer gitana. Han sido nuestras madres las que nos han enseñado a ser gitanos. Han sido ellas las que han dado vida a la ley gitana y las que nos la han transmitido siglo tras siglo. Y lo ha hecho siempre en silencio, desde el sacrificio y la abnegación. Pero ha llegado ya la hora de que la mujer gitana deje de ser la sufridora ciega y muda de cuanto le afecta. Es más, yo estoy convencido de que la esperanza de supervivencia de nuestro pueblo está directamente relacionada con la mayor capacidad que tenga la mujer gitana para ser líder de nuestras vidas y guardiana de nuestra identidad.

En los últimos años ha llegado a España un gran número de gitanos procedentes de países de Europa del Este. ¿Cómo ha afectado este tipo de inmigración a la comunidad gitana española?
  Estoy muy preocupado por este fenómeno. Los españoles sólo ven en las calles a los gitanos, especialmente rumanos, que se acercan a pedirles. Es una imagen de pobreza y de marginación que, en alguna medida, ya teníamos superada. Pero ellos son tan gitanos como nosotros y necesitan de nuestra ayuda y de nuestra comprensión. La Unión Romaní tiene un compromiso con ellos porque hoy ellos son los más necesitados de nuestra comunidad.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
  Las que marque su Asamblea General que, en definitiva, es la que quieren los gitanos que integran nuestra federación. En la Unión Romaní no hay dirigismos. A mi parecer, no obstante, la línea a seguir debe ser la de potenciar los movimientos gitanos locales. La Unión Romaní no debe hacer programas que puedan ser realizados desde las asociaciones. La Unión Romaní no debe administrar grandes presupuestos. El dinero procedente de las administraciones para realizar los programas lo deben recibir directamente las asociaciones. La Unión Romaní debe ser la animadora de esos programas y quien dé la cara por los gitanos de España y del mundo, allí donde sea necesario ofrecer una imagen de unidad y de fuerza frente a las injusticias y los atropellos.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Ayudarse mutuamente compartiendo experiencias e ilusiones. No malgastando el tiempo repitiendo acciones que hechas por separado valen muy poco pero que realizadas conjuntamente tendrían una mayor eficacia. Cuando una asociación pide su ingreso en nuestra federación se le hace ver, antes de que formalice su solicitud, que debe tener muy claro que a la Unión Romaní no se acude para ver que es lo que ésta le puede dar, sino para averiguar que se puede aportar en beneficio de toda la comunidad.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
  La Unión Romaní será lo que quieran que sea los gitanos que la integran. Si en nuestra organización quedamos sólo cuatro viejos soñadores que un día creímos que era posible mantener la identidad gitana en medio de un mundo que, en el mejor de los casos nos ignoraba, con nosotros habrá muerto ese sueño de liberación. Por el contrario, si la Unión Romaní cae en manos de jóvenes inquietos, inteligentes, revolucionarios, de los que no pueden dormir cuando saben que a su alrededor hay gente que pasa hambre, niños que no van a la escuela, familias que malviven en pocos metros cuadrados o debajo de unas chapas o unos cartones, entonces la Unión Romaní se habrá convertido en el instrumento de liberación que algunos hemos deseado para nuestra gente. Por otra parte, no negaré, que me inunda un sentimiento de gran responsabilidad y de temor ante el futuro, cuando son tantos y tantos los gitanos de España y de Europa que se dirigen a nosotros manifestándonos que en nosotros se sienten representados, aunque no pertenezcan formalmente a la Unión Romaní. Es ésta una responsabilidad que nos llena de orgullo, pero que al mismo tiempo nos encoge el espíritu ante el temor de no saber dar la respuesta que, en cada momento, los gitanos esperan de nosotros.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?
  No me lo he planteado. Me lo planteo cada día. Hay gitanos y gitanas de los que la Unión Romaní no puede ni debe prescindir. Ojalá Devel me de la inspiración necesaria para lograr aglutinarlos en este proyecto que debe ser tan nuestro como de ellos.

 

"La mujer gitana es el eje de la promoción del hogar gitano"

     15-30.9.2003/Enrique Jiménez García, Vicepresidente de la Unión Romaní

"Mis retos personales son conseguir una mayor participación de todos"

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Enrique Jiménez Garcia
Asociación: Asociación de Promoción Gitana
Cargo en la junta: Vice-presidente
Fecha de incorporación a la junta: 1986

PREGUNTAS:
Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
  Las mujeres gitanas están haciendo un Plan de Desarrollo muy importante. No podemos olvidar que la mujer gitana es el eje de la promoción del hogar gitano.

En los últimos años ha llegado a España un gran número de gitanos procedentes de países de Europa del Este. ¿Cómo ha afectado este tipo de inmigración a la comunidad gitana española?
  En mi humilde opinión, la llegada de estos gitanos de los países de Europa del Este a España nos ha perjudicado socialmente y está dañando la imagen que la sociedad tiene del pueblo gitano.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
  La Unión Romaní debe plantearse un cambio con las asociaciones federadas y presionar de forma más insistente a las diferentes administraciones públicas, para que se tenga más en cuenta al pueblo gitano en todos los niveles.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Tienen que estar siempre dispuestas a ofrecer su colaboración y tienen que mantener más y más estrechos contactos con la Unión Romaní, a través del canal que consideren más conveniente.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
  Con un futuro más claro que nunca, porque todos tenemos muchas posibilidades y ganas de realizar muchas cosas.

  ¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?
Mis retos personales son conseguir una mayor participación de todos y lograr llegar dónde otros ya llegan en la mejora de las condiciones de vida de nuestro pueblo, para así demostrar que somos la Unión Romaní de la mayoría de los gitanos.

 

"Las organizaciones gitanas deben reivindicar y ocupar el espacio social que les corresponde"

     15-30.9.2003/Antonio Torres Fernández, Director-Gerente de la Unión Romaní

"Hemos de trabajar de forma muy comprometida por nuestros hermanos de otros países que viven en situaciones sociales muy oprimidas"

Después de muchos años siendo el Secretario General de la Unión Romaní, ¿cómo valora el trabajo realizado durante todo este tiempo?
  Sin duda alguna, se han hecho muchas cosas importantes. Demos un repaso a nuestras publicaciones, a las diferentes campañas divulgativas de nuestra cultura, a los proyectos y programas, etc. Sobre todas estas cuestiones habría que destacar la puesta en marcha de la Cooperación Internacional, una gran meta obligada de nuestra organización, para el desarrollo de nuestros hermanos que tanto están padeciendo en otros países.
  No podríamos olvidar en estos momentos el gran servicio que ha supuesto nuestra ventana en el ciberespacio, que ha dado lugar a muchos encuentros, informaciones, y entre otras cuestiones, a darnos a conocer al mundo.
  No obstante, a pesar de lo expuesto y de lo no mencionado, no por carecer de importancia sino por no pecar de jactancioso, nos hemos quedado cortos en nuestras intervenciones. Personalmente creo, y una vez más me gustaría equivocarme, que nuestra organización podría haber hecho muchas más cosas si no hubiese sido por la falta de colaboración, en ocasiones, de las diferentes administraciones y, sobre todo, por la falta de interés general de los asociados. Digamos que en ocasiones nos hemos distraído en lo personal o más cercano y hemos perdido fuerza para conseguir los objetivos institucionales.
  Sin embargo, la Unión Romaní ha conseguido articular e implantar una filosofía de intervención en el movimiento gitano que ha superado lo personal y el propio grupo étnico que sin olvidarlo, sino todo lo contrario, lo ha llevado al desarrollo integral de las personas más necesitadas, sin ninguna distinción, al mismo tiempo que ha dado a conocer la propia cultura desde la perspectiva de su participación en el acervo cultural territorial.

¿Cómo cree que ha cambiado la situación del pueblo gitano a lo largo de estos años?
  Desde el inicio del movimiento gitano hasta la fecha se ha producido un despertar de los miembros del grupo poblacional gitano muy por encima de la evolución de éstos en la etapa anterior a dicho movimiento. Antes, en términos generales, los gitanos optaban principalmente por mantener su cultura aún a costa de incluirse en una evolución prácticamente inexistente. Sería el miedo a los poderes de la mayoría, a la aculturación, etc., lo que hacía que el pueblo gitano no despegara en cuanto a las relaciones sociales externas y, como consecuencia de ello, la no aceptación de un grupo poblacional con respecto al otro.   Actualmente, teniendo en cuenta que fue la Iglesia Católica, a mitad del siglo pasado, quien inició el movimiento gitano, desde una acción tanto social como evangelizadora, hoy contemplamos una evolución del propio pueblo gitano que ha hecho posible el que aparecieran líderes gitanos capaces de apuntar el destino de su propia comunidad. Y para ello se han utilizado los mismos medios que la sociedad general tiene establecidos como son, entre otros, las organizaciones no gubernamentales.

El asociacionismo gitano ha sido muy importante en los últimos años. ¿Cuál cree que será el papel de las diferentes asociaciones a partir de ahora?
  Ciertamente, el asociacionismo gitano ha experimentado un auge en los últimos años y, por ello, está ocupando los espacios sociales que le corresponde, a pesar del desencanto que algunas ONGs gitanas producen en la sociedad general, muy particularmente a los propios gitanos.
  No obstante, las organizaciones gitanas deben en mayor medida, reivindicar y ocupar el espacio social que les corresponde al mismo tiempo que se responsabilizan de conseguir la igualdad de ciudadanía de la población gitana, sin pérdida cultural, sino con respeto a la idiosincrasia de los diferentes grupos poblacionales, sean mayoritarios o minoritarios.
  Un buen medio para conseguirlo está en ser creíbles y propiciar intervenciones en la población gitana que la conduzca a ocupar la cuota de poder político, social y económico que le corresponde proporcionalmente al esfuerzo y aprovechamiento realizado, sin que mengüe por razones étnicas.
  En definitiva, las organizaciones gitanas han de dejar a un lado los protagonismos personales y familiares y, en mayor medida, dirigir sus intereses a conseguir a toda costa educación y formación, si realmente se pretende el despegue del pueblo gitano. Lo contrario sólo nos lleva a una pseudo promoción y, en el mejor de los casos, a un estatus folklórico de la realidad gitana.

Su sustituto en el cargo de Secretario General es Manuel García Rondón, al que conoce bien ya que también trabaja en la Unión Romaní de Andalucía, ¿qué cree que puede aportar a la organización?
  El bagaje de nuestro actual Secretario General, Manuel García Rondón, está compuesto por un alto índice de experiencia en el movimiento gitano, en el mundo empresarial y militancia política, lo que significa que está capacitado para el puesto que ocupa en nuestra organización. Por tanto, su aportación está asegurada no sólo en los temas relacionados con sus conocimientos, sino también, así lo deseamos y esperamos, en sus sentimientos gitanos, que me consta que aprendió de los originarios moradores gitanos de Triana.
  Por otra parte, considero que aquí y ahora, por escrito y públicamente, debo decirle a nuestro compañero que haga lo que haga tendrá mi apoyo personal, y tal como nos ha demostrado lucharemos juntos para anteponer los intereses de la organización por encima de los nuestros, que es la mayor aportación que podemos dar, y a ello nos comprometemos. Lógicamente, deberemos hacer un esfuerzo para evitar discursos distorsionadores que, a veces, bajo la apariencia de ser "más gitanos que nadie" persiguen intereses que no son puramente los que nos interesan al pueblo gitano en su conjunto. Y de esto, lamentablemente, nuestra historia reciente tiene demasiados ejemplos.

¿Cómo se plantea su trabajo en su nuevo cargo de Director Gerente?
  Además de poner mi pequeña experiencia al servicio de la organización, y muy particularmente al del nuevo Secretario General, me planteo nuevas estrategias de intervención, desarrollo y coordinación para rentabilizar al máximo los esfuerzos de los trabajadores y/o compañeros, al mismo tiempo que los fondos que las diferentes administraciones ponen en nuestras manos. Todo ello bajo las directrices que marque la Junta Directiva.
  Al mismo tiempo se ha de propiciar, cada día más, el interés público de nuestra organización, y así ser coherente con la petición que hemos hecho al Gobierno Central para que se declare a nuestra organización como de Interés Público.
Sin olvidar los últimos acuerdos de la Asamblea General hemos de trabajar de forma muy comprometida a favor de nuestros hermanos de otros países que están viviendo en situaciones sociales muy oprimidas, lo que nos ha de llevar a programas de cooperación internacional y convertirnos en una ONGD (Organización No Gubernamental de Desarrollo).

¿Cuáles serán sus principales funciones a partir de estos momentos?
  Responsabilizarme funcionalmente de que todas las intervenciones aprobadas por los distintos órganos de gobierno lleguen a realizarse eficazmente y de forma socialmente rentable.
  También, colaborar con los directivos para proponer proyectos necesarios y priorizar entre ellos.

¿Cuáles cree que son los retos fundamentales que tienen los gitanos españoles en estos momentos?
  Hacer el despegue socio-económico pendiente que depende no sólo de los poderes públicos y de la sociedad general, sino también del propio grupo poblacional gitano, que en gran medida ha descuidado desde el ámbito étnico, anteponiendo el particular o más cercano (individuo, unidad familiar, parentela y/o unidad local).

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
  El futuro de la Unión Romaní está en el deseo de sus miembros. Son los propios socios los que deciden en mayor medida el futuro de la organización. El día que la mayoría de los componentes de esta entidad seamos capaces de proponernos alcanzar todos y cada uno de los objetivos estatutarios y acuerdos de la Asamblea, aun sin haberlos conseguido totalmente, estaremos en una posición de servicio desde, por y para el pueblo gitano, mucho más coherente de lo que es en la actualidad.
  En definitiva, el futuro de la Unión Romaní está en que sus miembros, por lo menos la mayoría de los socios, se crean el proyecto, al mismo tiempo que antepongan las necesidades de la organización que no han de ser otras que las del pueblo gitano, a las particulares y/o parciales que generalmente frenan y distraen el fin último de la organización.

 

"El racismo sigue siendo el problema más grave"

     15-30.9.2003/Jesús Cano Losada, vocal

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Jesús Cano Losada
Asociación: Asociación Provincial Gitana "Puerta Maqueda" de Torrijos
Cargo en la junta: Vocal
Fecha de incorporación a la junta: 1999

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
   Creo que en estos momentos, el principal problema al que se enfrenta el pueblo gitano español es el racismo.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
   En general, muy mal ya que el Gobierno Central y los Autonómicos no nos hacen caso ni consultan con nosotros para nada cuando hay que trabajar con el pueblo gitano.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
   Es un cambio positivo. La mujer gitana se debe adaptar a los nuevos tiempos de hoy, se está incorporando al trabajo y está participando en acciones para su desarrollo personal y social. Aunque este cambio va despacio, poco a poco se están viendo mujeres gitanas en esferas diferentes a las tradicionales.

En los últimos años ha llegado a España un gran número de gitanos procedentes de países de Europa del Este. ¿Cómo ha afectado este tipo de inmigración a la comunidad gitana española?
   Creo que nos ha perjudicado bastante por el modo de vida que llevan algunos, ya que la sociedad mayoritaria cuando hay algún acto de vandalismo o robos, juzgan a todos por igual, y nos meten a todos en el mismo saco: inmigrantes, gitanos, etc... cayendo en el error de la generalización.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
   Considero que instar a los Gobiernos Regionales y Central para que seamos los propios gitanos, a través de nuestras organizaciones, los que digamos lo que necesitamos y a dónde queremos llevar a nuestro pueblo.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
   Las asociaciones tienen que ser responsables con las decisiones que tome la Unión Romaní, apoyándola y colaborando con ella, codo con codo, para que sea respetada ante cualquier organismo público.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
Veo el futuro como hasta ahora, una organización fuerte y respetada por todos los gitanos y las gitanas.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?

   Ayudar en todo lo que haga falta a la Unión Romaní y a las asociaciones federadas en todo lo que necesiten y convencer al pueblo gitano de que tenemos que estar unidos para no desaparecer.



"Hay que crear un sentimiento de unidad entre las asociaciones

     15-30.9.2003/Guillermo Carmona Heredia, vocal

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Guillermo Carmona Heredia
Asociación: Unión Romaní Andalucía
Cargo en la junta: Vocal
Fecha de incorporación a la junta: 18 de enero de 2003

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
  Yo considero que los problemas más importantes a los que se tienen que enfrentar los gitanos españoles, hoy en día, son la falta de conocimiento hacia nuestra cultura, la indiferencia y, finalmente, también la falta de formación tanto profesional como académica.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
  Desde hace unos años atrás, el movimiento asociativo gitano ha aumentado considerablemente. Desde mi punto de vista, las asociaciones gitanas estamos perdiendo algo muy fundamental entre nosotros, los gitanos, y es el sentir gitano, como esa unidad que nos caracteriza como gitanos. Desde mi humilde opinión, todas las organizaciones gitanas deberíamos hacer causa común para que todos los recursos destinados a la comunidad gitana sean gestionados y trabajados por los propios gitanos de nuestro país, porque la sensación que tengo es que algunas organizaciones pro-gitanas son las que abanderan nuestra causa y, por tanto, todas las organizaciones gitanas deberían recuperar ese sentir gitano y esa unidad que abanderaron nuestros abuelos.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
  Lo valoro muy positivamente, sobre todo este papel que se ha llevado a cabo desde la sombra y, en estos momentos, tanto gitanos como no gitanos estamos reconociendo la gran labor que las mujeres gitanas han realizado durante toda la vida.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
  Para mí, los principales ejes de actuación deberían ser: crear un sentimiento de unidad entre las organizaciones gitanas del país, fomentar e involucrar a los jóvenes gitanos del país en la causa gitana porque somos muy pocos, y hacer más partícipes del proyecto general de la Unión Romaní a las asociaciones adheridas a ella.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Como acabo de comentar, considero que las asociaciones deberían tener una posición mucho más participativa dentro de la Unión Romaní.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
Creo que el futuro de la Unión Romaní pasará por hacer realidad su nombre: Unión del Pueblo Gitano.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?

  Mi reto personal más importante en estos momentos es crear una Unión Romaní Juventud mucho más participativa y numerosa.



"El cambio del papel de la mujer gitana es el cambio de la cultura gitana"

     15-30.9.2003/ Araceli Cañadas Ortega, vocal

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Araceli Cañadas Ortega
Asociación: Colectivo Gitano Los Mayas
Cargo en la junta: Vocal
Fecha de incorporación a la junta: 2000

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
  Considero que los principales problemas que tienen que afrontar los gitanos españoles se derivan, como a lo largo de toda la historia, de la dificultad de conjugar su idiosincrasia, valores, costumbres, en general, forma de ver el mundo (lo que acertadamente se ha denominado gitaneidad, romipén) con la necesidad de adecuarse a la sociedad mayoritaria en la que vivimos. Este desfase provoca inseguridad, paradoja, angustia que se refleja en miedos, incomprensión, falta de adaptación. Como todas las minorías, cada día tenemos que afrontar las dos caras de nuestra condición de gitanos, por un lado la riqueza de una cultura con unos valores que verdaderamente pueden conducir a una vida en armonía con el resto de la humanidad, y la cruz de adaptarse a la cotidianidad de un mundo cada vez más cerrado en los valores de una mayoría dominante.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
  En estos momentos en que la idea de aldea global está mostrando todas sus luces y sus sombras es vital la idea de la organización de las minorías. Los gitanos en España tenemos una estructura asociativa incipiente, no todo lo fuerte que cabría desear, de ahí la importancia de trabajar en esta línea. Pienso que estos momentos son clave por la coyuntura histórica que nos toca vivir y el movimiento asociativo gitano no puede obviar su responsabilidad e importancia en la actualidad.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
  No creo pecar de parcialidad, pero pienso que gran parte del peso de la evolución y el desarrollo de cualquier cultura o sociedad descansa en sus mujeres, máxime en una cultura que prima sobre todo a la familia, la mujer es la base de la conservación y transmisión de la cosmovisión de un pueblo. El cambio del papel de la mujer gitana es el cambio de la cultura gitana. Esta afirmación está llena de esperanza pero no libre de un cierto recelo hacia cambios que se consideran necesarios pero que esconden bastante manipulación por parte de ideas, a mi juicio erróneas, sobre el papel de la mujer.

En los últimos años ha llegado a España un gran número de gitanos procedentes de países de Europa del Este. ¿Cómo ha afectado este tipo de inmigración a la comunidad gitana española?
  Para mí, el fenómeno de la inmigración en estos momentos es el reto más importante sobre el que debe reflexionar todo ser humano hoy. La generosidad, comprensión, empatía que debemos a nuestros semejantes, sean quienes sean y de dónde sean es cada vez más difícil de conjugar con el egoísmo derivado de la sociedad del bienestar. No creo equivocarme al afirmar que la resolución de este problema es el eje sobre el que va a girar la historia en los próximos años. En este sentido, la cultura gitana apátrida y generosa tiene mucho que aportar en la comprensión de esta realidad. La llegada de gitanos del este supone para nosotros una nueva forma de discriminación por parte de la sociedad mayoritaria dispuesta siempre a encontrar razones para imponer sus criterios. No por esto debemos matar al mensajero y acusar a los inmigrantes que sólo pueden merecer nuestra compasión, sino darnos cuenta de quién es culpable realmente de estos desplazamientos de población y de los problemas que suponen.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
  Por la coyuntura histórica a la que me he referido anteriormente, pienso que las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años deben intentar, siendo conscientes de la dificultad de esta labor, ser el catalizador de la gitaneidad en la sociedad española y europea. Este papel, sin olvidar la importancia de los proyectos sociales, según mi criterio, tendría que potenciar la investigación y el desarrollo de la cultura en sí misma, que en estos tiempos corre gran riesgo de desvirtuarse e irse diluyendo en los parámetros mayoritarios.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Las asociaciones son las piezas que construyen la federación, no deben olvidar su papel y trabajar a todos los niveles en sus pueblos o ciudades, además de contribuir con su experiencia e ideas a las líneas generales de actuación.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
  Ningún proyecto importante es fácil, desde sus comienzos la labor de la Unión Romaní ha sido difícil pero imprescindible. Sinceramente creo que el futuro es apasionante, nunca hemos tenido tantas posibilidades como con las que podemos trabajar ahora. No obstante no debemos perder de vista la responsabilidad que esto implica.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?
  Personalmente quisiera potenciar la tarea de investigación, desarrollo y difusión de la gitaneidad.



"Las mujeres gitanas tenemos mucha capacidad de lucha y todas apostamos por un futuro mejor"

     15-30.9.2003/María Dolores Fernández Fernández, vocal

FICHA TÉCNICA:
Nombre: María Dolores Fernández Fernández
Asociación: Asociación de mujeres gitanas ROMI
Cargo en la junta: Vocal
Fecha de incorporación a la junta: 18 de enero de 2003

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
  En el siglo XXI, la comunidad gitana tiene problemas que afrontar sobre todo en el ámbito educativo, laboral y social. Existen pocos jóvenes que terminan la ESO, esto repercuta en su inserción laboral y social.
La desigualdad social, el racismo y la discriminación son los retos que aún tenemos pendientes además de los problemas de vivienda, salud y marginación.
La falta de poder político hace que los gitanos y gitanas no estemos presentes en los órganos de toma de decisión y los gitanos no podemos opinar sobre la solución de nuestros problemas. Debe de haber más gitanos trabajando en la administración pública donde se proponen programas y proyectos para trabajar con la comunidad gitana.
  Creo que en el siglo XXI los gitanos y gitanas tenemos que luchar y reivindicar por solucionar nuestros problemas, esto no es sólo función de las asociaciones sino también de los poderes públicos donde no estamos presentes.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
  Las asociaciones gitanas tienen un objetivo muy claro, que es defender los intereses de nuestra comunidad. Sabemos que las asociaciones gitanas, son afortunadamente más de las que pensamos. Las felicito a todas ellas y sobre todo a las asociaciones de mujeres que están luchando por conseguir igualdad de oportunidades.
Hay que tener en cuenta que la mayoría de las asociaciones gitanas cuentan con pocos medios, es difícil trabajar con pocos recursos, en algunas de ellas sus responsables no poseen conocimientos organizativos adecuados que les permitan aprovechar al máximo los recursos para pedir programas y motivar a sus asociados a participar y reivindicar sus derechos.
  El gran esfuerzo que están haciendo las asociaciones está repercutiendo en nuestra comunidad mejorando la situación de los nuestros.
  Todos y todas tenemos el deber de apoyar el trabajo que hacen, porque en estos momentos es el único instrumento que tenemos para poner de manifiesto nuestras demandas. Deberían de ser más reivindicativas, las asociaciones creo que somos demasiado conformistas, tendríamos que movilizar todos los recursos sociales y actuar conjuntamente, exigir a las administraciones, planes, proyectos, programas que beneficien y que ayuden a mejorar la situación de nuestro pueblo.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
  El cambio que hemos realizado las mujeres me parece muy positivo. Aún nos queda mucho por hacer para conseguir la igualdad de derechos.
La labor de concienciación que han realizado las asociaciones ha sido todo un éxito. En nuestros principios de lucha nos parecía imposible ver el progreso que tienen hoy nuestras mujeres. Cada vez, hay más jóvenes gitanas con formación universitaria, que trabajan o estudian fuera del clan familiar. Para nosotras, las pioneras del movimiento femenino gitano, era todo un reto, hoy es una realidad.   Me alegra ver ese abanico de mujeres gitanas profesionales: directoras, empresarias, universitarias, artistas, amas de casa, vendedoras... con gran carisma y prestigio, a través de ellas vemos este cambio. Todavía nos quedan algunos retos por superar pero poco a poco y con el esfuerzo de todas se irá consiguiendo. Sabemos que no es tarea fácil, pero las mujeres gitanas tenemos mucha capacidad de lucha y todas apostamos por un futuro mejor.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
  El papel de la Unión Romaní debe ser el de apoyar a las asociaciones, sobre todo a las asociaciones pequeñas, las asociaciones rurales y las que no funcionan. Debe de ayudar a las asociaciones que no tienen recursos, motivar a las que no funcionan y captar a asociaciones nuevas. La Unión Romaní debe ser la voz de sus asociaciones y del pueblo gitano.
  Tiene que hacer un movimiento asociativo para participar, y reivindicativo, creando espacios de poder, donde el pueblo gitano sea el protagonista y la Unión Romaní su interlocutor.
  Tendríamos que intentar hacer un movimiento asociativo gitano unido, teniendo en cuenta las peculiaridades y características de cada asociación, respetando los objetivos de cada asociación miembro, mejorando siempre el movimiento asociativo.
  Tenemos que conseguir ser los interlocutores no sólo en el ámbito nacional, sino también en el ámbito internacional del pueblo gitano, ser una voz reivindicativa, para conseguir solucionar nuestros problemas y la igualdad de derechos.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Las asociaciones debemos apoyar a la Unión Romaní. Es una tarea complicada, de mucho esfuerzo, lo que está haciendo la Unión Romaní y todas las asociaciones gitanas tenemos el deber de ayudar y apoyar a nuestras federaciones.
  Las asociaciones tenemos que colaborar con la Unión Romaní en todo lo que ella nos demande, haciéndola partícipe de nuestros proyectos y objetivos. Tenemos que cooperar de forma activa, viendo un compromiso serio con nuestra federación para animarla, reestructurarla y hacerla partícipe de nuestros objetivos.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
  Lo veo muy positivo, con unos objetivos muy ambiciosos y con fuerza para ayudar a nuestro pueblo. Si apoyamos a la Unión Romaní, estamos apoyando a nuestras asociaciones y estamos ayudando a nuestro pueblo.
  Tenemos que trabajar duro y esforzarnos más en ser más reivindicativos, captar a más asociaciones y tener en cuenta sus propuestas e intereses.
  El futuro de la Unión Romaní está en cada uno de nosotros que, como gitanos, tenemos la gran responsabilidad de ayudar y la Unión Romaní es el instrumento más idóneo para ello.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?
  Primero, que en las próximas elecciones haya más mujeres en la Junta Directiva. Segundo, que consigamos el acceso de los gitanos y las gitanas a puestos políticos, directivos, de responsabilidad. Tercero, ser más reivindicativos y tener más implicación en los planes, programas y proyectos que proponga la administración. Y cuarto, ayudar y apoyar a nuestras asociaciones.
  Para que nuestros retos se puedan conseguir y tengan cierto éxito es necesario que todos los que formamos parte nos impliquemos activamente en las decisiones que emergen del grupo.



"Las asociaciones deberían tener un papel más cooperante"

     15-30.9.2003/José Ramón Jiménez Maya, vocal

Nombre: José Ramón Jiménez Maya
Asociación: Asociación Gitana Kamelamos Adiquerar
Cargo en la junta: Vocal
Fecha de incorporación a la junta: 2 de diciembre de 1995

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
  Creo que hoy en día, los problemas más importantes que tienen que afrontar los gitanos españoles son la vivienda, el trabajo, la cultura, la sanidad, la educación y el racismo que todavía existe.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
  Considero que el asociacionismo es un elemento fundamental para unir ideas y esfuerzos para revindicar nuestros derechos y también nuestras obligaciones como ciudadanos españoles en igualdad de condiciones, acogiéndonos a la constitución.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
  Yo pienso que este cambio es muy positivo, tanto por el desarrollo personal como profesional de las mujeres gitanas como individuos dentro del conjunto de la sociedad.

En los últimos años ha llegado a España un gran número de gitanos procedentes de países de Europa del Este. ¿Cómo ha afectado este tipo de inmigración a la comunidad gitana española?
  Creo que en algunos aspectos puede afectar de forma negativa ya que, debido a su situación de ilegalidad, en su mayoría se dedican a la mendicidad. Esto se debe a que no pueden acceder a otro tipo de recursos, pero la gente tiene tendencia a generalizar y esto puede convertirse en otro prejuicio hacia el pueblo gitano.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
  Considero que, en el futuro, la Unión Romaní debe ser un poco más analítica a la hora de tomar determinaciones o realizar algunos proyectos.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Las asociaciones deberían tener un papel más cooperante, más comunicativo dentro de la Unión Romaní. Debería establecerse una relación más estrecha y no tan puntual como ha sido hasta ahora.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
  Creo que el futuro de la Unión Romaní será, en general, positivo, siempre y cuando las propias asociaciones nos involucremos más y se tengan más en cuenta todas las decisiones o exposiciones que tengan las propias juntas directivas.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?
  La reivindicación de los derechos humanos en igualdad de oportunidades para la población gitana y que se nos considere como un pueblo con nuestra propia peculiaridad.



"Hay que reformular los objetivos y las acciones

     15-30.9.2003/ Joaquín López Bustamante, vocal

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Joaquín López Bustamante
Asociación: Instituto Romanò de Servicios Sociales y Culturales
Cargo en la junta: Vocal
Fecha de incorporación a la junta: 29 de febrero de 1992

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
  Muchos gitanos continúan viviendo en condiciones de extrema pobreza y de exclusión social. A pesar de los planes municipales de “erradicación” del chabolismo, miles de españoles todavía malviven en chabolas…y nueve de cada diez de esos españoles son gitanos. El paro, el trabajo precarizado y marginal, el analfabetismo, las dificultades en la escolarización tiñen las vidas de los más pobres, pero para la gran mayoría de los gitanos españoles, son los prejuicios, la desconfianza y el recelo que suscitan los estereotipos racistas sus problemas cotidianos. La discriminación, a veces sutil, a veces descaradamente manifiesta, y los estereotipos que perviven en una sociedad que tiene una imagen distorsionada y prejuiciosa de los gitanos y de lo gitano impiden demasiadas veces la convivencia enriquecedora que todos –payos y gitanos- nos merecemos. Ser gitano, en muchas ocasiones, supone una desventaja social y eso es inaceptable en una sociedad democrática en la que nadie debe ser más que nadie.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
Hay luces y sombras… Se han conseguido algunos logros, pero hace falta, a mi juicio, reformular los objetivos y las acciones de las organizaciones genuinamente gitanas que son las que han de asumir plenamente el liderazgo en la afirmación social de la gitaneidad. Algunas pautas están quedándose obsoletas y existe demasiada dependencia de las subvenciones.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
Es importantísimo y cada vez más necesario. La promoción de la mujer gitana es –junto a la escolarización– una de las claves que determinará el futuro de nuestro pueblo. El trabajo de las asociaciones de mujeres gitanas ha sido, sin duda, lo más relevante de la causa gitana en la última década. Ahora bien, tengo la impresión de que el proceso se está ralentizando y sería imperdonable no seguir avanzando. Desde aquí quiero animar a las kalís que, pese a los muchos impedimentos y reticencias que aún encuentran, están dando pasos importantes para acabar con su discriminación.

En los últimos años ha llegado a España un gran número de gitanos procedentes de países de Europa del Este. ¿Cómo ha afectado este tipo de inmigración a la comunidad gitana española?
  La situación de los inmigrantes gitanos –rumanos en su mayoría- que han venido a nuestro país genera entre la mayoría de los gitanos españoles, en el mejor de los casos, indiferencia, y no el apoyo y la solidaridad que serían deseables. Los gitanos que llegan a la Europa rica huyen de la miseria, del hambre y del hostigamiento, de la segregación –incluso física- que ha hecho que, en muchas zonas de la Europa del Este, exista, en la práctica, un sistema de apartheid que viola sistemáticamente sus derechos humanos más elementales. La inmigración gitana es un fenómeno muy complejo y la integración social de estos grupos, muy difícil, pero ni los servicios sociales ni los gitanos españoles pueden, ante esta realidad, mirar hacia otro lado.
¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?

  Las encaminadas a conseguir el reconocimiento social, cultural e institucional del “hecho diferencial” gitano, la promoción y la difusión de nuestra cultura, y la denuncia del racismo social e institucional.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Yo quisiera que las asociaciones federadas fuesen más participativas, más comprometidas con el proyecto gitano que la Unión Romaní representa y que aportaran su experiencia, su trabajo… y una miajica de sus recursos económicos.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?
El futuro de la Unión Romaní será el que los gitanos y gitanas que la componen quieran que sea. Confío en que ese futuro será bueno y confío, también, en que la Unión Romaní sabrá estar a la altura de la responsabilidad que comporta ser un referente gitano para muchos españoles.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?
Continuar mi labor junto a los que editamos I Tchatchipen, para poder consolidar una publicación gitana de calidad; incidir en el trabajo que venimos realizando en la campaña “Periodistas contra el racismo”; seguir dando a conocer y denunciando, allí donde me sea posible, la gravísima situación de los romà en Europa, seguir difundiendo aspectos culturales como la música y la literatura gitanas y promover talleres de iniciación al romanò-kalò.



"Hay que animar a los jóvenes"

     15-30.9.2003/José Martín-Mateos Royer, vocal

FICHA TÉCNICA:
Nombre: José Martín-Mateos Royer
Asociación: Asociación Gitana Hogar de la Esperanza
Cargo en la junta: Vocal
Fecha de incorporación a la junta: 1998

PREGUNTAS:
¿Cuáles son los principales problemas que tienen que afrontar actualmente los gitanos españoles?
  Los principales problemas con los que se tiene que enfrentar la comunidad gitana actualmente en León son vivienda y trabajo por cuenta ajena.

¿Cómo ve el movimiento asociativo gitano en estos momentos?
  En general, se muestra un desinterés por parte de la comunidad hacia el asociacionismo, característica que se ve agravada en la juventud.

Uno de los cambios más importantes que está experimentando el pueblo gitano es el papel desarrollado por las mujeres gitanas. ¿Cómo valora este cambio?
  Mi visión del cambio es muy positiva aunque cabe destacar que es un proceso muy lento.

En los últimos años ha llegado a España un gran número de gitanos procedentes de países de Europa del Este. ¿Cómo ha afectado este tipo de inmigración a la comunidad gitana española?
  Esta atribución afecta negativamente a nuestro pueblo, puesto que en algunos casos estos inmigrantes ejercen actividades no bien vistas.

¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación de la Unión Romaní en los próximos años?
  Información y sensibilización al pueblo no gitano de cara a los problemas que afectan de forma más directa a nuestra comunidad.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las asociaciones dentro de una federación como la Unión Romaní?
  Colaborar conjuntamente, cumplir estatutos, más participación por parte de las asociaciones.

¿Cómo ve el futuro de la Unión Romaní?

  Veo el futuro de la Unión Romaní positivo, asesorando y animando a los jóvenes a incorporarse en la misma para que se sientan partícipes de la evolución de nuestro pueblo.

¿Qué retos se plantea personalmente en este mandato de la junta directiva?
  Dar más información a los gitanos sobre el movimiento asociativo y las diferentes actividades programadas por la Unión Romaní.



Volver a índice Nevipens Romaní