1-15 de julio de 2003. Número 359

 

'Kavere sar tute'

     1-15.7.2003 /800 escolares particpan en un programa promovido por el Secretariado Diocesano Gitano

La cultura gitana irrumpe en 30 centros escolares
de Navarra con el proyecto 'Diferentes como tú'

  José es gitano, tiene 12 años, vive en un barrio de Pamplona con su familia, estudia 6º de primaria en un colegio cercano y le encanta jugar al fútbol y a la pelota. Y estar con sus amigos: Eneko, de familia ribera y del Norte; Alexandra, de Colombia; Nanna, cuya familia materna es de Granada; e Ibrahim, de Marruecos. Todos son diferentes, claro. No hay dos seres humanos iguales, ni en el físico, ni en la forma de ser, ni en los gustos, ni en las ideas. Pero también son iguales: son personas, son niños, con similares intereses y sueños: estar con su familia, aprender en el colegio, jugar con sus amigos, vivir, ser felices. Como tú. ¿Qué diferencia hay...?
  Éste es uno de los mensajes que se transmite a través de la unidad didáctica ‘Kavere sar tute’ (‘Diferentes como tú’, en romanò, la lengua original del pueblo gitano), que forma parte de un proyecto con el mismo nombre, promovido por el Secretariado Diocesano Gitano y apoyado por el Ayuntamiento de Pamplona y Caja Madrid. En él están participando unos 800 escolares de 3º y 4º de primaria de unos 30 centros de Pamplona y otras localidades navarras, como Huarte, Villava, Murillo el Fruto, etc.

Combatir el racismo
  El principal objetivo es acercar el conocimiento de la cultura gitana al ámbito escolar, proyectando una imagen positiva y más real sobre el gitano, tratando de eliminar prejuicios y estereotipos negativos y combatir el racismo. También se quiere “favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre los diferentes grupos étnicos”, así como promover “actitudes y conductas positivas que eviten la discriminación y favorezcan las relaciones interculturales”.
En la práctica, el proyecto se desarrolla con la intervención directa en centros escolares donde no hay alumnado gitano o es muy escaso. Se realizan tanto sesiones con el profesorado como con los alumnos de primaria. Además, se ofertan sesiones para las asociaciones de padres y madres (Apymas).
  El programa para los alumnos consiste en tres sesiones en el aula. En la primera se aborda la riqueza que supone la diversidad cultural, conociendo otras culturas, como la africana, la gitana y la árabe, a través de la música, los modos de saludar, etc. La segunda es una narración dramatizada sobre la historia y la cultura del pueblo gitano. El tercer taller consiste en un encuentro con personas gitanas para dialogar y establecer lazos de comunicación.

Historias con música
  Un ejemplo fueron las sesiones que tuvieron lugar hace un tiempo en el colegio público Cardenal Ilundáin, en Pamplona, con una veintena de alumnos de 4º de primaria. La narración dramatizada corrió a cargo de la actriz Nanna Sánchez y de dos jóvenes artistas gitanos, Rafael Borja y Ángel Etxeberria, que llenaron el aula de cuentos y de música.
  Los alumnos comenzaron por escuchar un entretenido cuento sobre un gitano polaco que vive terroríficas aventuras acompañado de su perro y dos caballos. La historia sirvió para introducir luego otra más real: los orígenes del pueblo gitano. Como les explicó Nanna Sánchez, proceden del Noroeste de la India, de donde tuvieron que salir, no se sabe muy bien por qué, hacia el siglo IX o X.
   A la Península Ibérica llegaron hace ya más de 600 años. Lo ilustró con un cuento gitano francés, donde un gitano mayor viaja con una gran carreta llena de familias gitanas y las va dejando por todos los rincones de Europa...
Volviendo a la realidad, la actriz, amenizada con la guitarra de Rafael Borja y el teclado de Ángel Etxeberria, pasó a mostrarles objetos, como cestas y pequeñas ollas, describiendo algunas profesiones desempeñadas tradicionalmente por los gitanos: cestería, trata de ganado, reparación de objetos de metal, etc. “Además, los gitanos han sido grandes contadores de historias y también tienen un gran sentido de la música y del ritmo”, añadió. “En algunas partes de Europa tocan mucho el violín y en España, la guitarra”. También les habló del romanò, la lengua gitana, y del kalò, mezcla de romanò y castellano. Y de los gitanismos, como “curro” (trabajo), “jalar” (comer), “sobar” (dormir)... que han pasado al castellano y que todos usamos.

Perseguidos
  La música se volvió triste cuando hubo que abordar las terribles persecuciones sufridas por los gitanos durante siglos, cuando ser diferente (en costumbres, lengua...) no estaba “bien visto”. Por ejemplo, en 1647 en Francia se prohibió “ser gitano”, bajo amenaza de deportación a las galeras.
   Algo parecido sucedió en España, donde se aprobaron leyes contra los gitanos. Otro drama fue la matanza de unos 500.000 gitanos por los nazis.
  De vuelta al presente, la actriz y los músicos trocaron la tristeza por el humor y pasaron a relatar un divertido cuento gitano noruego, en el que una guapa princesa es convertida en gallina por una bruja y tiene que ser desposada por un joven gitano para poder librarse de la maldición...
  “Y es que el gitano nunca ha perdido el sentido del humor”, explicó Nanna Sánchez. Y aprovechó para contarles algunos valores esenciales para el pueblo gitano: la familia, la hospitalidad, el respeto a los mayores...
   “Los payos podríamos aprender cosas de ellos”, recalcó. No se olvidó de añadir que “como en todas partes, hay gitanos altos y bajos, morenos y rubios, buenos y no tan buenos; no se puede generalizar, hay que ver persona a persona”.
   La charla finalizó con dos bonitos canciones gitanas entonadas por Ángel Etxeberria y acompañadas por la guitarra de Rafael Borja, que arrancaron los aplausos de estudiantes y profesoras. “Me ha gustado mucho todo”, reconocía Sonia Pedrosa Ganuza, de 9 años. “He aprendido que todos somos iguales”.
   Algo parecido opinaba Jesús Domínguez García, también de 9 años. “No tenemos que pelearnos con los gitanos. Somos diferentes, pero iguales”, afirmaba. Quien vivió la sesión con una mezcla de ilusión y timidez fue César Gabarra Hernández, un joven alumno gitano de 10 años, quien se decía “contento” viendo cómo disfrutaban sus compañeros de clase con algo tan suyo.

Diálogo en clase
   En la tercera sesión, los alumnos entablaron un diálogo con dos jóvenes gitanos: Angi Urrutia, educador, y Jesús Brojas, estudiante de bachillerato en el IES Irubide. Tras repasar lo aprendido hasta el momento, Jesús Brojas les contó su experiencia personal: sus estudios en Cardenal Ilundáin y Arturo Kampion y ahora en Irubide y su decisión de ser educador social, ante la “extrañeza” de algunos. “¿Qué tiene de raro ser gitano y estudiar? Es igual que los payos: hay payos que estudian y payos que dejan de estudiar, ¿no?”, explicó. Angi Urrutia añadió que hoy en día ya hay gitanos médicos, abogados, profesores, cantantes, músicos...
   Después, escribieron la palabra “gitano” en la pizarra y pidieron a los alumnos que señalaran con qué otras palabras la relacionaban. Hubo de todo: “malos”, “buenos”, “ladrones”, “listos”, “tontos”, “amables”... “¿Y si ahora quitamos la palabra ‘gitano’ y ponemos ‘payo’? ¿No es verdad que también hay payos buenos y malos, limpios y sucios, etc.? ¿Qué diferencia hay entonces...?”, preguntó Brojas. Como apuntó un alumno: “Todos somos iguales”. O como aseguró otro: “No importa la raza ni el color de la piel”. Y como recalcó Angi Urrutia: “Antes que payos o gitanos, somos personas”.

 

Asentamiento con décadas de historia

     1-15.7.2003 / En Sevilla quedan en pie varios cientos de chabolas en distitas zonas de la ciudad

   De las ocho capitales andaluzas, Sevilla es la única en la que aún quedan en pie varios cientos de chabolas distribuidas por distintas zonas de la ciudad. Cubículos que no suelen medir más de 35 metros cuadrados, hechos con paneles de maderas, chapa, plásticos y telas y en los que se hacinan familias casi siempre numerosas. Tras la desmantelación, el pasado mes de enero, de un poblado de inmigrantes rumanos instalado bajo un puente de la autovía a Huelva, en la capital quedan aún dos grandes asentamientos chabolistas, el del barrio de El Vacie y el de Los Bermejales. Entre los dos, suman más de 200 familias, en su mayoría de etnia gitana, que malviven desde hace décadas a la espera de una solución.
   El caso de El Vacie es el más antiguo y estable. Tiene más de medio siglo de vida. Apareció en los años cuarenta, se erradicó unas décadas más tarde y volvió a aparecer años después. Poco queda ya de las 90 casas prefabricadas que instalaron las administraciones para garantizar unas mínimas condiciones higiénicas y sanitarias. Muchas se han ido parcheando y hoy se confunden como una más de las chabolas y otras fueron directamente desmontadas por sus inquilinos para vender los materiales con los que estaban construidas. En la actualidad, en El Vacie viven alrededor de 160 familias, casi todas de gitanos españoles, aunque hay también un importante número procedente de Portugal y algunos payos.

Solución compleja
   Según Juan Osuna, director del área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Sevilla, la solución para El Vacie no puede ser única. “Es un caso complejo. No tienen un único interlocutor, son muchas familias y cada una con sus problemas”. El plan de erradicación del chabolismo de la Junta recoge este asentamiento como una de sus prioridades, pero la solución no se vislumbra a corto plazo. “Lo ideal para facilitar la integración de las familias es que se queden viviendo en el ámbito en el que siempre lo han hecho, pero en el caso de El Vacie parece imposible porque no hay suelo para construir viviendas para todos”, advierte Osuna. “Tendrán que ir saliendo poco a poco según se solucione cada caso”.
   En el asentamiento de Los Bermejales, levantado hace 19 años, la solución sí que parece próxima. Probablemente, antes de final de año, según fuentes municipales. El suelo que ocupan las 47 familias allí censadas forma parte de una parcela de más de 20.000 metros cuadrados incluida en el plan de urbanización de Bermejales Sur y el Ayuntamiento lleva meses buscando casas para realojar a los chabolistas antes de que empiecen las obras en ese solar. Las familias del asentamiento de Los Bermejales, gitanos españoles en su totalidad, iniciaron el pasado año una campaña de movilizaciones para que el Ayuntamiento les concediera una vivienda. Su causa recibió el apoyo del Arzobispo, Carlos Amigo Vallejo, y del Defensor del Pueblo, José Chamizo, que tras reunirse con una representación de los chabolistas coincidieron en instar a las administraciones a que erradiquen estos poblados.
   Jorge Morillo, un voluntario que acude varias veces por semana a jugar al fútbol con los niños y los adultos de este asentamiento, asegura que los gitanos “se sienten ahora más solos que nunca”. Hace unos meses, la tensión generada por la incertidumbre de la situación, acabó en un duro enfrentamiento entre los chabolistas y 12 familias de un mismo grupo abandonaron el asentamiento y crearon otro bajo el puente que lleva a la localidad de San Juan de Aznalfarache. No obstante, han conseguido que las administraciones los mantengan dentro del censo de chabolistas de Los Bermejales con el que trabaja la Delegación de Bienestar Social para buscar soluciones a su realojo.
   La delegada municipal, Piedad Bolaños, sostiene que será el Ayuntamiento el que compre las casas, dispersadas por diferentes zonas de la ciudad para evitar guetos. Las viviendas, según los planes municipales, quedarán escrituradas a nombre del consistorio sevillano hasta que la familia demuestre que se ha integrado socialmente, momento en el que se les ofrecerá la posibilidad de adquirir la casa en propiedad.
   Tanto el asentamiento de El Vacie, como el de Los Bermejales, empezaron con casas prefabricadas, iguales que las que hace ya más de una década instaló el Ayuntamiento en el barrio de Las Letanías, en el Polígono Sur. Este tipo de construcciones, equipadas con agua y luz, tienen una vida media de dos años, y aunque la veintena de caracolas ubicadas en Las Letanías aún permanece en pie, su deterioro hace temer que se pueda convertir en otro asentamiento de chabolas.



Cursos para voluntarios que trabajan con gitanos

     1-15.7.2003 / La Unión Romaní de Andalucía y la Oficina del Voluntariado de la Universidad de Sevilla organizaron un curso de 126 horas de duración, distribuidas en seis jornadas, para formar a los voluntarios que trabajan con gitanos titulado ‘Curso de Formación para la Acción Voluntaria Organizada con la Comunidad Gitana’. La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Gobernación, y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales también colaboraron con la realización de estas jornadas.
   Los objetivos de este curso eran sensibilizar a personas voluntarias sobre los valores de la solidaridad y la participación social; impulsar y apoyar acciones de voluntariado dirigidas a la atención de personas en situación de necesidad, desigualdad y/o marginación social, y en especial, hacia la comunidad gitana; formar a personas voluntarias para el mejor desarrollo de sus intervenciones; propiciar el debate y la reflexión sobre la situación de la participación social; y favorecer el conocimiento de la etnia gitana.
   Este curso, que consta de una parte teórica y una parte práctica, trabajando en alguna ONG, estaba destinado a personas que desarrollan actividades de voluntariado, miembros de ONGs e interesados en general.
   La parte teórica del curso se dividió en diferentes apartados. El primero fue el más genérico, ya que se analizó el contexto social del voluntariado, se estudió la legislación sobre este tema y la relación entre la Administración Pública y el voluntariado.
   En segundo lugar se trató la situación actual de este movimiento con las sesiones tituladas: ‘Evolución de la participación social: diagnóstico actual’, ‘Metodología de la participación social’, ‘Dinámicas y técnicas para mejorar la participación social’, ‘La imagen pública de la participación’, ‘Movimientos sociales actuales’, y ‘La formación para la participación social’.
   Finalmente, el último apartado se dedicó a estudiar detalladamente las especificidades de los gitanos. Así, la primera sesión se dedicó a hacer un recorrido por la historia de este pueblo, mientras que en la segunda se analizaron sus relaciones sociales y en la tercera, la situación actual del pueblo gitano y sus perspectivas de futuro.

 

Cuando la pobreza siempre está en la puerta

     1-15.7.2003 / El estudio de Servicios Sociales sobre la población gitana de La Rioja rompe el mito del carácter nómada y errante

   La población gitana residente en La Rioja es mayoritariamente originaria de esta misma comunidad, lo que rompe el mito del carácter nómada y errante de esta etnia. El estudio de Servicios Sociales sobre población gitana en La Rioja rompe algún otro cliché sobre este grupo social tan singular; lamentablemente, muchos otros, no, como aquéllos referidos a los problemas de salud, educación, vivienda, déficit cultural, trabajo... que conforman, en definitiva, un perfil de marginalidad difícil de resolver.
   Según las fuentes consultadas por los autores del trabajo estadístico, los problemas propios que tiene esta comunidad son de muy variado orden, aunque “el fundamental sería el de la falta de trabajo y la precariedad de aquéllos a los que tienen acceso”. “A partir de este problema en conjunción con otros factores –añade el informe-, se estarían generando muchos otros como consecuencia de la falta de ingresos o de su baja cuantía”.
   Si el trabajo, a más bien, la falta del mismo, es una gran preocupación del conjunto de la sociedad, en el caso de los gitanos el asunto adquiere una dimensión especial “tanto por su escasez, como por la falta de calificación y por la precariedad”. “La consecuencia inmediata son ingresos bajos o inestables que forman parte de los múltiples circuitos de la pobreza”.
   Consecuencia de lo anterior y, a la vez, origen de otros muchos problemas de salud, marginación y calidad de vida en general, es la precariedad en la vivienda y la tendencia a la formación de guetos. La pescadilla que se muerde la cola.
Respecto a la salud de los gitanos riojanos, se aprecia una tendencia superior a la media hacia las enfermedades relacionadas con el aparato respiratorio, la diabetes y el corazón. La tasa de mortalidad es superior a la media de la población española. Las drogas y las enfermedades relacionadas con ellas, así como las enfermedades de transmisión sexual no son mito en la comunidad gitana.

Educación y cultura
   Como no lo son tampoco los problemas relacionados con la educación y la cultura. En el primer caso, el déficit educativo tiene que ver con la falta de integración, el absentismo y los conflictos. El analfabetismo afecta a los mayores, pero en los niños escasea la continuidad den las aulas, en muchos casos, no superior a cinco años.
   En cuanto a la cultura, supone un conjunto muy amplio de problemas que tienen que ver con las exigencias que les plantea la integración –y les cuesta aceptar- y lo que reciben a cambio.
   En servicios sociales, por último, el problema se plantea desde una perspectiva doble: los escasos recursos institucionales destinados a paliar los problemas más importantes; y la calidad de la atención prestada por un aparato administrativo que, desde el punto de vista de la comunidad gitana, no les entiende y con el que tienen problemas de relación.
   Como ocurre con el resto de las minorías y contra lo que puedan pensar muchas personas partidarias de aislar y condenar lo diferente (xenofobia), los problemas de los gitanos no lo son por su condición de tales, sino por su situación de marginalidad. Lo confirma el estudio de Servicios Sociales: “En la actualidad, los problemas que tiene gran parte de la población gitana en La Rioja son debidos a su situación de pobreza y marginalidad y no a su diferencia cultural por sí misma”.
   “Sus rasgos culturales hay que tenerlos en cuenta desde el respeto y la defensa a la diferencia”, también lo dice el informe; quede, pues, bien claro. El estudio de Servicios Sociales plantea que cualquier iniciativa o plan de intervención sobre los problemas de la población gitana debería tener en cuenta estas cuestiones.
   También indica que se debe evitar utilizar una ‘etiqueta social’ genérica de la población gitana. “Por lo tanto, las iniciativas tendentes a mejorar las condiciones y calidad de vida de esta población tendrán siempre un enfoque amplio dentro del marco de una intervención social orientada hacia la eliminación de las situaciones de marginación y pobreza”, comentó Sagrario Loza.

Responsabilidad política
   No está de más recordar que la Constitución es el marco básico de referencia para hacer realidad la normalización de la presencia de los ciudadanos españoles de etnia gitana en la sociedad española. Dicha normalización significa, por una parte, el libre desarrollo de la identidad diferenciada y, por otra, el reconocimiento y puesta en práctica de todos los derechos que conlleva la ciudadanía española.
   Las administraciones deben afrontar su responsabilidad para actuar de forma coordinada y procurar acabar con las desigualdades existentes, como es el objetivo del anunciado plan de intervención.
   De este modo Servicios Sociales se plantea la necesidad de desarrollar políticas eficaces de protección de la infancia y la juventud para ayudar al desarrollo como personas autónomas; evitar la deserción escolar prematura y fomentar la educación de adultos, todo ello en un contexto de tolerancia e integración cultural; desarrollar iniciativas de formación orientadas al trabajo y conectadas desde el principio con la escuela; mejorar las condiciones de habitabilidad de las viviendas e infraviviendas, y rehabilitar los barrios; y eliminar las causas estructurales de la alta mortalidad de esta población.

Concienciación social

   Pero la responsabilidad no es sólo de las administraciones; la sociedad en general debe concienciarse del imperativo moral y también legal del trato igualitario de cualquier ser humano que la conforma, por encima de diferencias de sexo, religión, cultura o etnia. En fin, es cuestión de todos eliminar las causas objetivas que provocan los prejuicios y educar en la multiculturalidad y el respeto al diferente, tanto a gitanos como a payos.

 

Compartiendo culturas

     1-15.7.2003 / La Asociación Juvenil Gitana La Esperanza de Valladolid celebró su decimotercera semana cultural

   La Asociación Juvenil Gitana La Esperanza celebró a finales del pasado mes de mayo su decimotercera semana cultural, bajo el título ‘Compartiendo culturas’. Los diferentes actos programados, que se realizaron entre los días 26 y 30 de mayo, tuvieron lugar en el Centro de Cultura Gitana ‘O Ujaripen’ de Valladolid.
Las actividades empezaron con una exposición de los diversos trabajos realizados durante el presente curso, mientras que el segundo día se celebró la tradicional jornada de puertas abiertas. El día 28 se dedicó a los más pequeños, por lo que, bajo el lema ‘Día de los Chavorrillos’, se organizaron diferentes actividades infantiles como un concurso de dibujo o una gran fiesta.
   A lo largo de la cuarta jornada se llevó a cabo un encuentro de jóvenes gitanos, en el que se reunieron chicos y chicas que participan directa y activamente en asociaciones gitanas.
   El último día estuvo dedicado a la cultura gitana y el acto central fue, un año más, la entrega de los premios Gitano 2003. Estos premios tienen como objetivo resaltar los valores del pueblo gitano, así como su cultura, destacando a gitanos y no gitanos que durante ese año hayan sabido defenderla y valorarla. En esta ocasión, los premiados fueron la Asociación Payas y Gitanas ‘Romi’, por su promoción de las mujeres, tanto gitanas como payas, y la Consejería de Sanidad y Bienestar Social de la Junta de Castilla y León, por el apoyo y colaboración que ha dado, a lo largo de los últimos años, a los distintos programas realizados por la Asociación Juvenil Gitana La Esperanza.

 

16-31 de julio de 2003. Número 360

 

'La Asociación de Enseñantes con Gitanos celebra sus jornadas en Ferrol'

     16-31.7.2003 /  Los próximos días 4, 5, 6 y 7 de septiembre se celebrarán en la localidad de Ferrol (La Coruña), las XXIII Jornadas sobre intervención social y educativa con minorías, organizadas por la Asociación de Enseñantes con Gitanos, y correspondiendo en esta edición la Secretaría Técnica a la Asociación Chavos de Galicia. El lugar donde se llevarán a cabo los actos será la Escuela Universitaria Politécnica del Campus de Serantes.
   Estas jornadas se vienen desarrollando de forma rotativa por las distintas comunidades autónomas donde hay colectivos de la Asociación de Enseñantes con Gitanos, teniendo como objetivos principales la formación de profesionales de los campos educativo y social que trabajan con la población gitana, así como el intercambio de experiencias y metodología.
   En esta ocasión, las jornadas empezarán con una ponencia de Pedro Peña sobre las familias flamencas, seguida de una conferencia titulada ‘El Pueblo Gitano en la literatura de Antonio Tabucchi’ a cargo de José Heredia Maya, que contará también con la presencia del citado escritor.
   Además, también se han organizado otras ponencias sobre ‘Políticas Públicas, ámbito local y minorías’, ‘La Comunidad gitana en Galicia. 1990 – 2000’ y ‘Comprensividad y educación inclusiva. Una misma pelea’. Finalmente, para la jornada de clausura se ha programado una mesa redonda en la que, bajo el lema ‘Evolución de la mediación con el Pueblo Gitano’, intervendrán Mª José Jiménez Cortiñas, Celia Gabarri Hernández, Humberto García González-Gordón y Juan David Santiago Torres, aportando sus experiencias en este campo.
   Para completar el programa de estas jornadas se realizarán diversas actividades, como el intercambio de experiencias educativas, del ámbito intercultural y de intervención social, la presentación del CD-Rom ‘Juntos. Khetane’ elaborado en la Comunidad Valenciana, así como actos de carácter más lúdico, como una visita cultural a la Ría de Ferrol, una cena de bienvenida o la inauguración de una exposición relacionada con los contenidos de las jornadas.

 

Curiosidades electorales

     16-31.7.2003 / Fernando Arco, Rafael Jiménez Cortés, Ramón Amador, Ángel Mendoza y Santos Bermúdez explican algunas de sus experiencias en la campaña de las pasadas elecciones.

   Las últimas elecciones municipales celebradas en nuestro país el pasado día 25 de mayo nos dejaron una serie de curiosidades que bien valen unas líneas en nuestro periódico. A continuación recordamos algunas de ellas:

Una singular pareja
   Si el Partido Popular hubiera ganado las elecciones en Montefrío (Granada), el ex guardia civil, Fernando Arco, mandaría en la Concejalía de Seguridad Ciudadana y el gitano, Rafael Jiménez Cortés, se habría hecho con la cartera de Asuntos Sociales. Desde que se conoció a estos dos peculiares personajes, los vecinos de la villa no pararon de bromear con la atípica pareja: “¿Pero a dónde vais juntos? Si de toda la vida, el civil era el que iba detrás del gitano”. El que iba detrás, pero de la lista, era Rafael ocupando el número 13. El PP montefrieño –donde uno de cada seis vecinos es calé- rompió con la enemistad que siempre ha existido entre gitanos y Guardia Civil, al incluirlos en su candidatura para el 25-M.
   Bromas aparte, las nuevas incorporaciones del PP revolucionaron a los vecinos por la singularidad de la unión. “Siempre acostumbrados a estar a la gresca y ahora juntos, pero no revueltos”, explica un anciano que observa cómo guardia civil y gitano se profesan elogios mutuos y cumplidos.
   Tal es así que nuestro guardia civil confiesa: “Fui yo mismo el que propuse a Rafael ante nuestro alcaldable, Manolo García Pulido. Está preparado, es honrado y además tiene muchas ganas de trabajar por su gente”.
Fernando Arco López tiene 40 años y es guardia civil retirado, mientras que Rafael Jiménez Cortés es un chaval de 28 años, trabajador del campo, y de etnia gitana.
   Los dos piden un voto de confianza para demostrar que la política es capaz de tumbar viejas rivalidades.

Candidatos a ‘baroder’
   ‘Tosas voto sinela la goli gao kalò’. La traducción es “tu voto es la voz del pueblo gitano”. Se trata del lema de campaña del Partido Nacionalista Caló (PNCA), una formación que concurrió por primera vez a unas elecciones municipales con el fin de movilizar a los gitanos para que votaran y obtener una representación política que permitiese a la comunidad gitana defender sus intereses.
   Presentaron sólo dos listas en Cataluña, en Sant Adrià y El Prat, porque es donde consideraban factible obtener representación. Eran conscientes de que sus cabezas de lista no llegarían a ser ‘baroder’ (alcalde), pero pretendían movilizar a una comunidad que tradicionalmente es abstencionista. “Nuestro gran objetivo serán las autonómicas”, asegura el secretario general del PNCA, Mariano Fernández. El objetivo entonces será movilizar a todos los gitanos que residen en Cataluña.
   Ramón Amador y Ángel Mendoza eran los cabezas de lista en Sant Adrià y El Prat, y para acabar con el tópico de que los gitanos son machistas, las candidaturas incorporaron a varias mujeres. Los miembros del PNCA no son, ni mucho menos, profesionales de la política, sino más bien todo lo contrario. Tuvieron que poner dinero para costear la campaña y el ‘merchandising’ que repartieron entre el electorado.
   Explican que el palique que da ejercer la venta ambulante durante años es el principal arma con el que cuentan para conseguir votos. Realmente, tienen una manera particular de motivar al electorado: “Que vote toda tu familia, aunque sea a otro partido, pero que se oiga la voz del pueblo gitano”, le espeta Fernández a un ciudadano.

Los políticos van al culto
   Se calcula que la comunidad gitana de Reus (Tarragona) puede representar unos 500 votos en las elecciones municipales. Por eso, las agendas de los candidatos a la alcaldía por el PSC, el PP y CiU, tenían espacio reservado para asistir a las misas de la Iglesia Evangélica de Filadelfia. El objetivo: intentar convencer a una comunidad bastante abstencionista y, en todo caso, con un perfil conservador.
   La Iglesia Evangélica de Filadelfia tiene un papel muy destacado en la comunidad gitana protestante de Reus. Ante esta situación, el candidato a la alcaldía por el PSC, y posteriormente alcalde de la localidad, Lluís Miquel Pérez, asistió al culto en la iglesia pequeña de la calle de l’Albiol, donde caben un centenar de personas. Pérez quería agradecer la colaboración de la Asociación de Integración Gitana con algunos programas impulsados desde el Ayuntamiento y con la lucha contra el tráfico de drogas.
   Por su parte, el convergente y el popular asistieron a la iglesia de la calle de Joan Amades, cerca del pabellón olímpico, con capacidad para unas 400 personas. Por voluntad del pastor, los dos candidatos no coincidieron en una misa que dura unas tres horas. Los dos intervinieron durante el culto para reclamar su apoyo, pero también hubo algunas referencias a las maniobras de unos y otros para conseguir los disputados votos de los gitanos.

Todos al lado de los gitanos
   Santos Bermúdez preside la Asociación de Integración Gitana de Salamanca. De sobra sabe que los tres principales problemas de su comunidad tienen nombre y apellido: vivienda, empleo y educación. Sin muchas complicaciones, diseña en un santiamén un programa electoral propio que pasa por promover viviendas de protección oficial a las que puedan acceder sus jóvenes matrimonios –que se forman (como es tradición) con 17 y18 años y, por razones obvias, deben permanecer en casa de los padres-, generar puestos de trabajo que supongan una nómina fija y obtener libros gratuitos –“para el que no tenga”, aclara Bermúdez- que dificulten el absentismo escolar.
   Todos los partidos políticos –independientemente de su mayor o menor apego, de su alto o regular interés- saben que la comunidad gitana es una cantera más de votos. Por eso, todos se pasan por su sede. También le tocó el turno a La Falange en una reunión que discurrió de manera “maravillosa”, según el calificativo empleado por el presidente de la asociación gitana.
   Santos Bermúdez sonreía abiertamente ante la pregunta fácil, ¿votarán a la izquierda o a la derecha? “Por el que mejor lo haga, ni izquierda ni derecha”, responde. Sin casarse con nadie a las claras, sí es cierto que existía un llamamiento en el seno de la comunidad para evitar la abstención, pidiendo responsabilidad ante las urnas.



Albacete crea una Oficina de Asesoramento al Pueblo Gitano

     16-31.7.2003 /El alcalde de Albacete, Manuel Pérez, en representación del Ayuntamiento, firmaba un convenio de colaboración con el presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas, Lisardo Hernández, por el que se va a poner en marcha en breve la Oficina de Información y Asesoramiento al Pueblo Gitano.
Una oficina que se instalará provisionalmente en las antiguas viviendas de Renfe, aunque la intención es trasladarla al Centro del Buen Suceso, contando con un presupuesto para la puesta en marcha de 34.928 euros. Además, gracias al convenio se desarrollarán unas jornadas de Interculturalidad con un presupuesto de 11.419 euros.
   El proyecto tiene como principal objetivo ofrecer un servicio de información y asesoramiento personalizado que atienda las demandas y necesidades del ciudadano gitano en distintos aspectos, ya sean cuestiones generales como especializadas.
   Asimismo, se pretende acercar a los ciudadanos, preferentemente gitanos, los recursos disponibles en materia de equipamientos culturales, empleo, formación, servicios sociales, tiempo libre y otros, tanto de su barrio, como de su ciudad, de su comunidad, del ámbito nacional, europeo y ámbito internacional.
   Se pondrá en marcha además un servicio Integrado de Información y Asesoramiento, como instrumento útil y próximo a todos, tanto vecinos como instituciones y asociaciones de todo tipo. Asimismo se desarrollará un trabajo en redes, de apoyo y coordinación involucrando a todos los agentes sociales que participan en la vida de la comunidad, en el intercambio de información y documentación.
   En el transcurso de la presentación del presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas, Lisardo Hernández, explicó que se trata de un servicio “de” los gitanos, “para” los gitanos y “con” los gitanos, lo que significa que la oficina estará atendida por personal de etnia gitana que ha sido formado para estar en esta oficina, y que mejor que nadie conoce la problemática de esta minoría en la ciudad de Albacete.

 

Denuncia que no admiten a su hijo en un colegio de Mérida por ser gitano

     1-15.7.2003 / El estudio de Servicios Sociales sobre la población gitana de La Rioja rompe el mito del carácter nómada y errante

   Manuel Vargas Suárez está cansado de luchar contra los elementos. Él es padre y gitano y, desde hace tiempo, se había propuesto romper con ese tópico de que los padres gitanos no están pendientes de que sus hijos acudan al colegio, y con las estadísticas que indican que el absentismo entre los escolares de etnia gitana es mucho mayor.
   Por eso siempre ha estado pendiente de que su hijo pequeño de 12 años, que hasta ahora había cursado sus estudios en el colegio Antonio Machado con excelentes resultados, siguiera sus estudios con regularidad. Sin embargo, los últimos acontecimientos hacen temer a Manuel Vargas que esa buena trayectoria se tuerza.
   Hace unas semanas que hizo la preinscripción y reserva de plaza para que su hijo de 12 años pudiera seguir sus estudios en el colegio Nuestra Señora de Guadalupe, más conocido como las Josefinas. “Lo hicimos ahí porque es el que está más cerca de casa, ya que vivimos en el barrio de San Lázaro y por tanto nos parecía el más accesible”.
   Sin embargo, cuando salieron las listas de admitidos en las Josefinas, su hijo no estaba. “De nada nos ha servido ir a pedir explicaciones al colegio porque dicen que parten de cero, pero para mí es un caso claro de racismo, de discriminación”.
   Aunque el niño ha sido admitido en el colegio de los Salesianos, para su padre esto no es solución “porque está lejos de casa y habrá días en los que no podrá ir”. La directora del centro, Gregoria Díaz López, desmintió la denuncia de Manuel Vargas y dijo que la única razón es porque la Comisión de Escolarización, presidida por una inspectora, y en la que están representados todos los centros, no concedió ninguna plaza de Primero de ESO al colegio de las Josefinas.

 

La Asociación Romí de Palencia cumple diez años

     1-15.7.2003 /   Este año, la Asociación de Payas y Gitanas Romí de la ciudad de Palencia celebra su décimo aniversario y, desde esta entidad, quisieron aprovechar esta oportunidad para organizar una jornada de fiesta y celebración por todo lo alto. La fecha elegida fue el pasado domingo 29 de junio y el sitio, el Centro Cultural Provincial ‘Fuentes Quintana’ de Palencia.
   Los actos empezaron con un festival musical que incluyó actuaciones tan diversas como un número de música rap, una actuación de flamenco o una intervención titulada ‘Teatro recordando’. A continuación, tuvo lugar una comida popular, seguida de una actuación de cuentacuentos gitanos a cargo de Carmen Montoya, de Madrid.
   La jornada terminó con una representación teatral, en el Teatro Principal de Palencia, de la obra ‘Toda una vida’, interpretada por la Asociación Gitana de Gijón. Sin duda, fue una buena forma de cerrar las celebraciones de este esperado aniversario. La ilusión con la que se esperaba ese día queda perfectamente reflejada en el texto con el que, desde la propia asociación, anunciaban el acontecimiento. A continuación reproducimos este mensaje:
“Ahora que vamos a celebrar nuestro décimo aniversario se vienen a nuestra cabeza muchos recuerdos, como el viaje a Granada donde nacimos como Asociación de Payas y Gitanas Romí en Palencia.
   Los comienzos fueron duros. La alegría que nos llega en estos días en la que nuestro aniversario te hace pensar que granito a granito nos mantenemos en una lucha y defensa de los derechos, de mejorar la vivienda, el trabajo, la formación y sobre todo realizarnos como personas. Y todo ello gracias a la convivencia del día a día.
   Para ello os ofrecemos un día en el que sacaremos las mejores galas del armario de Romí: Nos vestiremos con el sombrero de la tolerancia, con la camisa del sentimiento, con la falda del arte y con los zapatos de la firmeza.”



Violencia racista en Macedonia

     1-15.7.2003 /   Carta del European Roma Rights Center

   El pasado 22 de mayo de 2003, aproximadamente a las ocho y media de la mañana, las fuerzas especiales de seguridad de Macedonia usaron la violencia contra un gran grupo de romà en la parte de Macedonia de la frontera entre este país y Grecia. Este acto marcó una línea divisoria en el fracaso de las autoridades macedonias por sostener sus obligaciones legales internacionales con respecto a los varios miles de gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados buscando protección internacional ante la persecución que sufren en Macedonia desde 1999. Ante este contexto de crisis de refugiados en Macedonia, el European Roma Rights Center (ERRC) ha escrito una carta al Presidente de la Comisión Europea Romano Prodi, urgiéndolo a actuar en el traslado de los refugiados desde Macedonia a otros países de la Unión Europea y proporcionándoles protección internacional en los estados miembro de la Unión Europea. El texto de la carta, enviada el pasado día 22 de mayo, es el siguiente:

Persecución indigna

   Honorable Presidente Prodi,
   Hoy, aproximadamente a las ocho y media de la mañana, las fuerzas especiales de seguridad de Macedonia han usado la violencia contra un gran grupo de romà en la parte de Macedonia de la frontera entre este país y Grecia. Esta acción –todavía desplegada en el momento de escribir estas líneas– marca una línea divisoria en el fracaso de las autoridades macedonias por sostener sus obligaciones legales internacionales con respecto a los varios miles de gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados buscando protección internacional ante la persecución que sufren en Macedonia desde 1999.
   El European Roma Rights Center (ERRC), una organización legal de interés público internacional que observa la situación de los derechos humanos de los romà y proporciona defensa legal en casos de abuso de los derechos humanos, está alarmado por la situación de varios miles de gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados en la República de Macedonia y, en particular, por la situación de los aproximadamente 700 gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados –incluyendo unos 350 niños– que desde el 21 de mayo de 2003 están en la parte macedonia de la frontera entre Macedonia y Grecia, y que los funcionarios de frontera impiden que abandonen Macedonia.

Gitanos refugiados
   La mayoría, si no todos, los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados actualmente en la frontera entre Grecia y Macedonia han estado viviendo en un “centro colectivo” en la localidad de Shuto Orizari bajo los mecanismos de protección temporal de Skopje, la capital de Macedonia, desde que empezó la limpieza étnica de Kosovo en 1999. A pesar de que Macedonia forma parte de la Convención de 1951 sobre el Estatus de los Refugiados (a partir de aquí citada como Convención de Ginebra de 1951), y sin negar que habían sido víctimas de la limpieza étnica de Kosovo, el Paria de los Refugiados de la Minoría Kosovar en Macedonia –incluyendo las aproximadamente setecientas personas de las que nos ocupamos y los varios miles de otros gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados en Macedonia que nunca han sido reconocidos formalmente como refugiados por parte de las autoridades de este país.

Fracaso político
   Efectivamente, las autoridades de Macedonia han fracasado, en los cuatro años transcurridos desde la limpieza étnica de Kosovo, en mantener las obligaciones del país bajo la Convención de Ginebra de 1951 y otras relevantes leyes internacionales que Macedonia ha ratificado. Un ejemplo de este fracaso lo vemos en:
   - la limitación arbitraria de la libertad de movimiento de los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados.
   - la imposibilidad de garantizar los estándares mínimos para una dignidad básica.
   - el fracaso en reconocer su estatus como refugiados prefiriendo, en cambio, proporcionarles un estatus temporal que, en general, sólo se ha renovado en los días previos a su expiración, causando una inmerecida ansiedad y estrés a personas ya traumatizadas por la experiencia de una expulsión por motivos raciales y el abuso extremo de los derechos humanos. También la policía de Macedonia ya ha abusado de los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados en dos ocasiones como mínimo.
   De acuerdo con la investigación de campo realizada por el ERRC, el centro colectivo de Shuto Orizari –el último campo de refugiados que permaneció abierto en Macedonia de los numerosos centros establecidos en el marco de la acción de la OTAN en Yugoslavia en 1999 y el desplazamiento de decenas de miles de personas de Kosovo a Macedonia- estaba superpoblado, con unas condiciones muy por debajo de los estándares. El alojamiento de los refugiados consistía en simples chozas temporales. Se tienen informes de que en algunas de estas chozas no había puertas de entrada y que había agujeros en las paredes. Los servicios de recogida de basura también eran extremadamente inadecuados. Las condiciones insatisfactorias en los campos han provocado la aparición de enfermedades infecciosas.
   En los primeros meses de 2003, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que administraba el campo de Shuto Orizari, ha ido retirando progresivamente importantes servicios básicos del campamento, incluyendo la escolarización, los servicios médicos y la ayuda para la comida. Los funcionarios del ACNUR también aconsejaron a los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados que buscaran un alojamiento alternativo, ya que su estatus temporal podía no ser renovado al no tener una dirección en Macedonia (que no fuera la del campo). Sin ese estatus, se considera que esas personas estarían ilegalmente en el país.
   Según las investigaciones del ERRC, alrededor de las seis y media de la mañana del día 19 de mayo de 2003, aproximadamente setecientos gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados llegaron al pueblo fronterizo de Medzitlija, cerca de Bitola. Los funcionarios de aduanas no han permitido que los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados cruzaran la frontera macedonia, violando el Artículo 2 del Protocolo No. 4 de la Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, y el Artículo 12(2) del Convenio Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, que dice, “todo el mundo tiene la libertad de dejar un país, incluido el suyo”.
   Honorable Presidente Prodi, la situación en Kosovo sigue siendo actualmente extremadamente insegura para los gitanos, los Ashkaelia y los egipcios. En su “Posición de Protección Continuada a las Necesidades de los Individuos en Kosovo” de enero de 2003, el ACNUR informó que “las comunidades gitana, Ashkaelia y egipcia (...) continúan enfrentándose a serios problemas de protección. (...) Los problemas incluyen ataques con granada y acoso físico, que agudizan la discriminación y la marginalización”. La Unión Europea tiene un papel especial en los asuntos de la República de Macedonia, como se expresa entre otros en el Acuerdo de Asociación y Estabilización entre la Unión Europea y Macedonia del 9 de abril de 2001. Además, la entrada en el Tratado de Ámsterdam ha hecho que los aspectos relacionados con el asilo y los refugiados sean competencia de Justicia e Interior.

Protección internacional

   En vista del evidente fracaso del gobierno macedonio en mantener sus compromisos con las leyes internacionales con respecto a los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados –incluso en proporcionar el mínimo de dignidad permitida por el estatus de refugiado-, le urgimos a tomar aquellas medidas que se encuentren bajo sus competencias para facilitar el traslado de todos los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados en Macedonia a países de la Unión Europea y proporcionarles protección internacional en los estados miembro de la Unión. Le informamos que según nuestros conocimientos, el único gobierno que hasta la fecha ha intentado realizar una política con respecto a los gitanos kosovares, ashkaelia y egipcios refugiados es el gobierno de los Estados Unidos. Le pedimos respetuosamente que nos informe de cualquier acción tomada por su oficina con respecto a las preocupaciones relatadas anteriormente.
Atentamente,
Dimitrina Petrova
Directora Ejecutiva


 

Volver a índice Nevipens Romaní