16-30 de junio de 2003. Número 358


Una Ceremonia del Río para la historia

     15-30.6.2003/por Juan de Dios Ramírez-Heredia

  Los gitanos catalanes fueron los protagonistas de una jornada marcada por el recuerdo a sus antepasados y por la defensa de la identidad colectiva

  Unos 300 gitanos y gitanas, más un autocar que trajo a 80 niños del Colegio Alcalde Marcet, nos concentramos, a las dos de la tarde, en un recodo del río Ripoll donde era posible atravesarlo sin ninguna dificultad. 
  De fondo, a través de unos altavoces, sonaban las mejores músicas gitanas mientras todos, niños y jóvenes, adultos y viejos ondeábamos decenas de banderas gitanas traídas expresamente por nuestra Asociación Gitana de Sabadell.

  Hasta que se hizo el silencio y las gitanas empezaron a tirar a las aguas limpias del río pétalos de rosas, de margaritas, de dalias, de azucenas y de violetas iniciando así un viaje sin pausas por las tierras de Cataluña. Aquellas flores bailarinas que sorteaban piedras, saltaban pequeños desniveles y se detenían en los meandros del río, querían evocar la imagen de nuestro pueblo, pueblo libre, pueblo universal y del mundo, que como el río, nunca pidió permiso a ninguna policía de frontera para pasar de un país a otro. Ese fue el momento alegre, diáfano, en el que los aplausos, los vivas, los besos y los abrazos entre todos proyectaban sobre las aguas, junto a las flores, la más hermosa imagen de convivencia y fraternidad.
  Luego vinieron las lágrimas. Los hombres gitanos encendieron sus pequeñas velas de cera y las depositaron suavemente, dolorosamente, en las aguas del río. Ahora se oía el rumor del aire que movía con fuerza las hojas de los árboles cercanos. El silencio se podía cortar con un cuchillo. Aquellas velas eran un homenaje a nuestros muertos, a los que ya se fueron para siempre, pero que curiosos y vigilantes, el día 8 de abril se asomaron tras unos cúmulos blancos que adornaban el cielo para vernos festejar nuestro Día Internacional.
  Y evocamos al medio millón de gitanos y gitanas, muchos de ellos ancianos y niños, que la furia ciega y asesina del racismo condenó a las cámaras de gas de los nazis de entonces y de los de ahora. Y rezamos por nuestros hermanos gitanos muertos en la guerra de la ex-Yugoslavia y hoy víctimas inocentes también entre la numerosa población gitana de Irak. Y nuestras banderas, las que momentos antes alegraban la vista aleteando bulliciosas como palomas de paz, cayeron al suelo, mustias, doloridas, ensangrentadas por el recuerdo y la pena que nos mordía rabiosa en las entrañas.
  Pero al final las banderas se alzaron. La esperanza venció a la tragedia. El horizonte volvía a aparecer ante nuestros ojos cargado de ilusiones y promesas. Los niños nos devolvieron a la realidad con sus risas y entendimos que la hora de lamernos las heridas había pasado. Que teníamos que reemprender la marcha. Que nos quedaba mucho camino por recorrer y muchas montañas que franquear. Y nos levantamos, recompuesta la figura, ceñida la faja, y con la suave vara de nuestros padres entre las manos.
  Y a lo lejos ya, suavemente, imparables, discurrían con las aguas las flores de nuestras ilusiones y las velas de nuestros recuerdos.
  Así hasta el 8 de abril de 2004.

 

Una fiesta de la identidad gitana

     16-30.6.2003 /por Núria Tomàs Castelltort

El Día Internancional del Pueblo Gitano por primera vez en Cataluña


  Al mediodía, los gitanos catalanes se reunieron en los márgenes del río Ripoll, en la localidad de Castellar del Vallès (Barcelona), para unirse a las celebraciones del resto de los gitanos del mundo. En este día tan especial, los gitanos de diferentes países se concentraron en la orilla de los principales ríos del planeta para hacer una ofrenda de flores a las aguas del río y, de esta manera, rememorar el éxodo gitano en todo el planeta. Hace aproximadamente mil años que los gitanos salieron de la India, país del que son originarios, para empezar un camino que, a lo largo del tiempo, les ha llevado por casi todos los rincones del mundo.
  Además de la ofrenda floral que hemos comentado anteriormente, la Ceremonia del Río tuvo otro componente, ya que a continuación, también se lanzaron al río diferentes velas encendidas. Con este símbolo se quiso recordar al medio millón de antepasados gitanos que murieron asesinados en los campos de concentración, víctimas del holocausto nazi. Pero, seguramente, lo más significativo de esta simbología es que, a lo largo de todo el día, se repitió simultáneamente en algunos de los ríos más importantes del planeta, como el Ganges, el Danubio, el Volga, el Río de la Plata o el Garona. De esta forma, la Ceremonia del Río se convirtió en un acontecimiento común de todos los gitanos del mundo.

Recepción en el Parlamento
  El 8 de abril de 2003 es un día que ya a pasado a formar parte de la historia de los gitanos catalanes, ya que en esta fecha tan señalada se celebró por primera vez de forma conjunta y unitaria el Día Internacional del Pueblo Gitano en Cataluña.
  Desde las entidades encargadas de la organización de esta jornada tan especial se quiso que la celebración tuviera tres partes bien claras y diferenciadas: una primera con un aire institucional, una segunda más popular y simbólica, y finalmente una tercera con un carácter mucho más festivo.
Así pues, los actos empezaron dándole a este día un carácter más institucional y oficial. El presidente del Parlamento de Cataluña, el señor Joan Rigol, fue el encargado de recibir a una delegación de representantes de los gitanos catalanes en el Palacio del Parlamento y, posteriormente, presidió un acto de aire políticoinstitucional que contó con la presencia de representantes de todos los partidos políticos que están presentes en el parlamento catalán.
  El primero en tomar la palabra fue Domingo Jiménez Montaño, presidente de la Fundación Pere Closa que, en su intervención, quiso recordar la importancia de las dos resoluciones adoptadas por el Parlamento de Cataluña en relación con el reconocimiento del pueblo y de la cultura gitana. A continuación tomó la palabra Juan de Dios Ramírez-Heredia, en cuyo discurso argumentó las razones por las cuales el día 8 de abril es celebrado por todos los gitanos del mundo como el Día Internacional del Pueblo Gitano. En tercer lugar habló Manuel Heredia, presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña que hizo entrega de una vara, símbolo de respeto dentro de la comunidad gitana, a Joan Rigol, presidente del Parlamento de Cataluña.
   En el momento de la entrega, Manuel Heredia quiso expresar públicamente la trascendencia de ese acto: "Buenos días señor Presidente, buenos días a todos. Señor Presidente, hoy es un día muy importante para todos los gitanos, pero también es muy importante lo que nosotros le vamos a entregar ahora mismo. Le vamos a entregar esta 'ram', esta vara, como símbolo de respeto, de solidaridad y de autoridad sobre nuestro pueblo. Muchísimas gracias".
Finalmente, Joan Rigol, presidente del Parlamento de Cataluña respondió reconociendo la importancia del pueblo y la cultura gitana en Cataluña, así como estableciendo una serie de similitudes históricas y políticas entre el pueblo catalán y el gitano.


Fotografías de la Ceremonia del río

    




'Los catalanes necesitamos que los gitanos conserven su identidad y sus valores'

     15-30.6.2003/Joan Rigol, presidente del Parlamento de Cataluña

  Queridos miembros de la Mesa, diputados representantes de los grupos parlamentarios, amigos.

   Déjenme decir una cosa que es obvia: Ahora ustedes están en su casa. Y están en su casa, que es el Parlamento de Cataluña, por dos razones. La primera, porque ustedes son ciudadanos catalanes y ésta es la casa de todos los ciudadanos catalanes. Es aquí donde, con democracia, intentamos discutir lo que nos afecta a todos los que pisamos esta tierra, a todos los ciudadanos de este país.
   Pero hay una segunda razón. Ustedes saben que Cataluña ha luchado mucho por mantener su lengua, sus símbolos, su bandera, su dignidad como pueblo, y ustedes son una gente que también han tenido que luchar por mantener su identidad, su lengua, su bandera, sus signos.
   Cataluña es un país que no pide nunca a nadie que pierda su identidad en función de la integración. Nunca pide eso. Nosotros queremos que ustedes sigan fieles a su tradición, a su manera de ser, a su manera de entender las cosas. Porque en Cataluña los necesitamos así. Los catalanes necesitamos que ustedes conserven esta identidad, porque nuestro estilo de convivencia no quiere uniformizar a todo el mundo. Nuestro estilo de convivencia se basa en que cada uno lleve su identidad con orgullo y en que todos juntos formemos este conjunto que es nuestro país. Porque si ustedes sienten esto, entenderán perfectamente la manera que tenemos los catalanes de abrazarnos todos, cada uno desde su identidad, y a la vez avanzar hacia aquello que esta tierra ha producido. Y esto es lo que hace falta que ustedes hagan en su casa, no sólo porque son ciudadanos de este país, sino porque la experiencia que ustedes tienen como pueblo encaja perfectamente con la experiencia de nuestro pueblo.
   Y, además, los necesitamos por todos los valores que ustedes llevan dentro. De hecho, los ciudadanos no empezamos a existir el día en que nacemos, ni acabamos el día en que morimos. El día en que nacemos tenemos una madre, un padre y una familia que nos transmiten todo el bagaje que la historia ha dejado dentro de nuestra comunidad. Nosotros somos capaces de trabajar más allá de nuestros propios límites, dejando un vínculo para nuestros hijos. Esta experiencia de familia que ustedes tienen tan interiorizada y que les proporciona tanta dignidad –porque supera su valía como personas al añadírsele la de la tradición y del deseo de superar las fronteras de sus propias vidas–, es la lección que ustedes nos dan. Una lección que necesitamos que esté permanentemente incrustada en la conciencia colectiva de Cataluña.

Ciudadanos de primera
   Por eso, les pedimos que continúen apostando valientemente por estos valores tan profundos de su identidad, que los convierten en ciudadanos de primera en Cataluña. Ustedes saben que nos encontramos en una sociedad en la que tenemos que trabajar por un futuro lleno de valores. Pero, a veces, esa misma sociedad nos estropea este proyecto de futuro, ya que nos pone delante de situaciones de pura banalidad o de puro economicismo que nos hacen perder la cohesión que toda comunidad humana necesita. Por eso, su firmeza en los valores que los constituyen como pueblo es una lección permanente para Cataluña.
   Ustedes saben que el humanismo es universal o no es humanismo. Nosotros queremos a la gente no por el color de la piel, no por la lengua que hablan, no por si son ricos o son pobres. Nosotros sabemos que el valor de la gente está en lo que lleva dentro: su libertad, su fidelidad a unos valores. Pero si no se concreta en la experiencia diaria, este humanismo puede convertirse en algo muy abstracto y teórico. Por eso necesitamos unos valores universales que den un valor auténtico a las personas, más allá de la pura identidad: nuestra lengua nos tiene que servir para aproximarnos, nuestro sentido de familia sirve para crear una unión dentro de nuestra propia sociedad.
   Es por estas razones por lo que ustedes están en su casa, en el Parlamento de Cataluña, que es la casa de todos los catalanes. Pero están como lo que son, como gitanos, como gente que forma parte de una comunidad que quiere vivir sus valores con toda dignidad y que los pone al servicio de la convivencia de todos los catalanes, como todos los colectivos que, en Cataluña, tienen su identidad y cogen como punto de referencia la convivencia de todo el conjunto de Cataluña.
   Muchas gracias, de verdad, por estar aquí. Todos nos unimos en este día internacional del pueblo que ustedes representan. Pero, sobre todo, nos unimos en aquello que representan ustedes, lo más humano, lo más digno que lleva dentro cada uno de ustedes. Muchas gracias.

 

La música gitana llenó de emoción y alegría el Auditorio de Barcelona

     15-30.6.2003/Finalmente, todas las celebraciones que se prepararon para conmemorar el Día Internacional del Pueblo Gitano en Cataluña terminaron con un acontecimiento que tenía un carácter mucho más festivo y lúdico.
   El Auditorio de Barcelona acogió, a las diez de la noche, un festival musical con una puesta en escena muy cuidada, y con un cartel que se ha intentado definir por la calidad y no por la cantidad. Una celebración de los gitanos de Cataluña que se abrió a la sociedad catalana en su conjunto, y en el que se combinaron ingredientes muy diversos, como diverso es también el pueblo gitano.
   Los gitanos catalanes respondieron al llamamiento y, ya antes de las nueve de la noche, se empezó a formar una impresionante cola ante la puerta del Auditorio.
   La fiesta empezó en lengua gitana. Nada más salir al escenario las presentadoras del acto, Mercedes Porras Soto y Mayte Heredia Trucharte, se dirigieron al público con un Lachi rat. Te aven saste baxtale (Buenas noches. Sean todos bienvenidos), para posteriormente resumir el significado de las celebraciones realizadas a lo largo de todo el día. A continuación, representantes de las asociaciones gitanas encargadas de la organización, el Director General de Serveis Comunitaris de la Conselleria de Benestar i Família y el Secretario General de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña subieron al escenario para dirigir unos breves mensajes a todos los asistentes. Una vez más, se volvió a destacar la importancia del pueblo y de la cultura gitana dentro de la sociedad catalana en su conjunto.
   Así pues, el espectáculo contó con la presencia de Moncho, que le dio un componente autóctono y en lengua catalana al festival. El grupo Matipen, dirigido por Paco Suárez, ofreció a todo el público una pieza que, desde el fondo del corazón de los gitanos catalanes, pidió la paz en el mundo e interpretó el himno gitano, el Gelem, Gelem, en romanò, la lengua de todos los gitanos del mundo. Finalmente, el cantaor flamenco José Mercé aportó una muestra de una de las músicas donde el factor gitano tiene una importancia más relevante.

 

'El espíritu de las resoluciones tiene que ir más allá del papel'

     15-30.6.2003/Domingo Jiménez Montaño. Presidente de la Funcación Pere Closa

   Amigos y amigas, primos y primas, el 21 de noviembre de 2001 el Parlamento de Cataluña aprobó dos resoluciones: la 1045/6, en la que se instaba al Gobierno a actuar en dos campos. En primer lugar, se le instaba a elaborar un estudio sobre la población gitana en Cataluña, con la colaboración de las entidades gitanas, como base de la elaboración de un Plan Integral del Pueblo Gitano de Cataluña para los años que van del 2002 al 2006. En segundo lugar, se pedía su activa participación, por medio del Departament d’Ensenyament, en la Comisión Sectorial de Educación del Ministerio de Educación y Cultura para la elaboración de materiales didácticos destinados a los centros de educativos de Cataluña, con el objetivo de dar a conocer la historia y la realidad del pueblo gitano.
   La otra resolución que se aprobó fue la 1046/6. En ella, el Parlamento de Cataluña reconoce la identidad del pueblo gitano y el valor de su cultura como salvaguarda de la realidad histórica de este pueblo y, al mismo tiempo, insta al Gobierno a contribuir en la difusión del reconocimiento de la cultura gitana y del valor de ésta para la sociedad catalana.
   El espíritu de estas resoluciones tiene que llegar más allá del papel y tiene que conseguir impulsar acciones concretas que realmente promocionen y difundan la cultura gitana y al mismo tiempo contribuyan a la igualdad social. Pero esta labor la tenemos que hacer entre todos.
   Quiero agradecer al Parlamento, como institución, y a todos los grupos parlamentarios la aprobación por unanimidad de estas dos resoluciones. El significado que esto tiene en realidad para los gitanos y las gitanas es muy importante. El reconocimiento político e institucional de nuestra identidad y de nuestra cultura nos legitima ante una sociedad abierta en un país democrático. Hoy, día 8 de abril, celebramos el Día Internacional del Pueblo Gitano de Cataluña, fruto de las relación entre nuestros deseos y esta voluntad política y, por eso, todos tenemos que felicitarnos. Gracias.

 

'Cataluña es pionera en la causa de la libertad del pueblo gitano'

     15-30.6.2003/Juan de Dios Ramírez-Heredia, presidente de la Unión Romaní

   Parece obligado que en mi intervención dedique al menos tres minutos, espero que no más, a decir por que celebramos hoy el Día del Pueblo Gitano y qué razones justifican que hoy, en todo el mundo, se esté celebrando este acontecimiento.
   Tengo la inmensa suerte de haber participado cuando era muy joven y recién llegado a Barcelona, en una reunión en Londres, el 8 de abril de 1971, que fue el origen que justifica la celebración del día de hoy. Aquel día, señor Presidente, nos reunimos en Londres, gitanos y gitanas procedentes de 25 países. Fue una reunión muy pomposamente llamada entonces Congreso Internacional de Intelectuales Gitanos. Por cierto, aprovecho la oportunidad, ya que veo en la presidencia de este acto a una persona de Cáritas de Barcelona, para manifestar que esta institución fue quien pagó mi billete de avión para poder participar en aquella reunión.
   En Londres nos encontramos un grupo de gitanos y de gitanas de todo el mundo, para reivindicar nuestras señas de identidad. Fue hermoso. Fue mi bautizo con la lengua gitana. Fue la primera vez que oí hablar a gitanos de Rusia, de Centro Europa, de algunos países americanos, y vi que todos se entendían en el mismo idioma. Y para mí la sorpresa fue mayor cuando prestando atención a la forma de hablar de aquellos gitanos y gitanas, me dije: "Pero si están utilizando las mismas palabras que yo utilizo en Puerto Real, en Cádiz, donde nací. Están utilizando el mismo idioma que mi familia”. ¡Claro que me costaba trabajo entenderles! Porqué ellos hablaban en un idioma que conservaba sus reglas gramaticales propias, mientras que los gitanos de la Península y del sur de Francia las habíamos perdido. Pero estaban utilizando exactamente el mismo idioma, las mismas palabras que utilizamos los gitanos en la Península.

Reconocimiento como pueblo
   Paso ahora a resumir el contenido de aquella semana de reunión en Londres. Llegamos a unos cuantos acuerdos, que son los que justifican, en gran medida, la celebración del día de hoy.
   El primero de todos ellos, señor Presidente, fue solicitar de las Naciones Unidas nuestro reconocimiento como pueblo. Queríamos que las Naciones Unidas otorgaran a los doce millones y medio de gitanos que vivimos en el mundo un estatuto de reconocimiento cultural. Encargamos esta gestión a un ilustre médico gitano suizo-alemán, el doctor Jan Cibula. Algunos le ayudamos ilusionados en su empeño. Tardamos casi nueve años en que se produjera ese reconocimiento pero, efectivamente, en el mes de febrero del año 1979, las Naciones Unidas otorgan al pueblo gitano mundial, un estatuto similar al que tenía la OLP de Yasser Arafat. La diferencia estaba en que la OLP reivindicaba la integridad de su territorio y los gitanos no reclamamos ninguno en concreto. Nosotros decimos que nuestra patria es aquella en la que han nacido nuestros hijos. Como dijo Virgilio, donde está mi casa ésa es mi patria. Aquella primera resolución, pues, tuvo un feliz cumplimiento.
   Segundo, se acordó la institucionalización de la bandera gitana. Un pueblo necesita una bandera, un símbolo al que acogerse y que le represente. Efectivamente, yo recordaba haber visto a muchos gitanos llevando la bandera azul y verde en sus rulotes y en sus carromatos, pero fue en aquel momento cuando se institucionalizó. Y allí acordamos, sin ningún tipo de discusión, que ése debía ser el símbolo del pueblo gitano universal. Dos franjas del mismo ancho: la de arriba azul, significando que todo el pueblo gitano tiene por techo el azul del cielo; la de debajo verde, el verde de los campos, símbolo de un pueblo itinerante que entiende que las fronteras son todas artificiales porque como ciudadanos del mundo pertenecemos a la misma comunidad, que es la comunidad humana.
   Tercer gran acuerdo del día 8 de abril de 1971: tener un himno, el himno gitano, un himno que lo pudiésemos cantar en nuestras reuniones, que fuera el símbolo musical de nuestra cultura y de nuestras tradiciones.. Allí conocí al autor del himno, un inteligente gitano ruso, afincado en París desde hacía mucho tiempo, Jarko Janovich. En las noches gitanas londinenses tocaba con su balalaica un himno que nos parecía muy emocionante. Pero sobretodo, señor Presidente, fue una guapísima gitana rusa, Radja Rudikova, la que nos sorprendió interpretando aquel himno que había compuesto Jarko Janovich. ¿Quién era Radja Rudikova? Posiblemente era nuestra Carmen Amaya bailando o, tal vez, nuestra Lola Flores con su fuerza y con su embrujo. Yo recuerdo que cuando aquella gitana, sobre un improvisado tablao, cantaba el Gelem, Gelem en recuerdo de las víctimas del nazismo, del medio millón de gitanos que murieron gaseados en las cámaras de gas, todos llorábamos. Ella, tirada en el suelo, —mientras Jarko Janovich tocaba la balalaica—, aporreaba la tarima doliéndose por el recuerdo emocionado de tantos niños, de tantos jóvenes, como murieron en aquellos campos de exterminio. Y su voz se quebraba diciendo, en un interminable lamento: Ay Romale, Ay Chavale, "Ay nuestros niños gitanos, Ay nuestros jóvenes gitanos".
Casi sería obligado, señor Presidente, en estos momentos hacer un paréntesis para decir: no a la guerra. Para decir no a cualquier acción que mata a la gente, para recordar, como no, a los gitanos y a las gitanas que viven en Bagdad, que viven en Bassora, que viven Kosovo o en cualquiera de los lugares del mundo donde hay conflictos armados. No olvidamos que muchos gitanos viven en Afganistán, en Irán, el Irak, en Turquía… Ese es el camino lógico que siguieron nuestros antepasados cuando salieron de la India. Hoy muchos hermanos nuestros se han encontrado en medio de una guerra que les es ajena pero de la que sufren sus terribles consecuencias.

La lengua gitana
   El siguiente acuerdo de la reunión de Londres de 1971 fue crear una comisión que trabajara para lograr la: estandarización de la lengua gitana. Nos dimos cuenta de que hacía falta poner en marcha un movimiento importante de homologación de nuestro idioma, para que todos los gitanos nos pudiésemos entender con facilidad. Y también para encontrar la forma de superar las dificultades derivadas, en la escritura, de los caracteres eslavos tan presentes en nuestro idioma. Se creo esa comisión y desde entonces se han hecho grandes avances en la estandarización del romanò.
   Y con esto termino señor Presidente. El día 8 de abril de 1971, como se ve, fue una fecha de gran trascendencia para nuestro pueblo. Por eso la hemos elegido como Día Internacional del Pueblo Gitano. Es una fecha idónea para reafirmarnos en el deseo de consolidar nuestras señas de nuestra identidad colectiva. Señas de identidad de un pueblo extendido por toda la tierra y que enriquecen, en definitiva, a la humanidad.
   Y aquí estamos señor Presidente. Hoy los gitanos de todo el mundo van a celebrar la “Ceremonia del Río”. Y lo van a hacer en la India, en Chandigarh, en Rumania, en Dubai, en Praga, en Sofía, en Estambul, en Bielorrusia, Minsk, en Austria, en Buenos Aires, en Bosnia, en Toronto, en Bulgaria, Vidin, en Zagreb, en Kosovo, en Verona en Italia, en San Francisco en los Estados Unidos, en Colombia, en Londres. Son los últimos datos que tengo de la participación anunciada de los gitanos en la fiesta de hoy. Y también quiero decirle, señor Presidente, señoras y señores parlamentarios, que hasta Su Santidad El Papa ha encendido una vela por los intereses del pueblo gitano, pidiéndole a Dios por nosotros y porque el día de hoy sea un día de paz universal.

Una jornada histórica
  Dentro de unas horas vamos a acercarnos a las orillas del Río Ripoll. Y las gitanas, señor Presidente, con sus cestas llenas de pétalos de flores, los van a arrojar a las aguas del río. Y de la misma manera que el río discurre sin pedir permiso a ninguna policía de frontera y atraviesa el mundo libremente, esos pétalos de flores, flotando sobre las aguas del Río Ripoll, simbolizarán los muchos siglos de itinerancia con que nuestros antepasados han recorrido el mundo.
  Y luego los hombres, en un gesto serio y emotivo, nos acercaremos también a las aguas del río para depositar sobre ellas una pequeña vela encendida que recuerde a nuestros difuntos, a nuestros antepasados, a los gitanos que murieron víctimas en las cámaras de gas de Hitler, a los que están muriendo hoy en la guerra de Irak o en tantas otras guerras del mundo.
  Gracias señor Presidente. Me complace reconocer que, una vez más, Cataluña es pionera, en la causa de la libertad del pueblo gitano.
  En esta tierra nació hace ya años el movimiento gitano organizado. Y ha tenido que ser aquí donde por primera vez en España, la máxima institución que representa a todos los ciudadanos, como es su Parlamento, nos acoja y nos agasaje. Hoy, nosotros, señor Presidente, nos sentimos orgullos de nuestra cultura gitana, cultura que queremos mantener y al mismo tiempo compartir. Muchas gracias.


Pétalos para la tolerancia

     15-30.6.2003/Valladolid

  El Pisuerga se llevó aguas abajo decenas de simbólicos pétalos de flores, lanzados desde el puente de la Hispanidad por medio centenar de miembros de la comunidad gitana, que difundieron a su paso por las riberas de media provincia una llamada a la tolerancia y a la integración de un pueblo, cuya colonia en Valladolid supera las 8.000 personas.
  Una tarea nada fácil, en la que “aún nos queda mucho por hacer”, advierte el presidente de la Asociación Juvenil Gitana, Ángel Ramírez. No en vano, la Ceremonia del Río enmarcada dentro de los actos del 8 de abril, Día Mundial del Pueblo Gitano, llenó las aguas fluviales de medio mundo de flores y velas encendidas –aquí no pudo ser debido a la altura del puente- para recordar los mil años de “persecuciones, racismo y xenofobia” sufridos por un pueblo nómada –en especial en Europa- cuyos orígenes se sitúan en el noroeste de India, en las regiones del Punjab, según los datos recogidos por la Unión Romaní Internacional y que fueron leídos durante el acto sobre el Pisuerga.
Desde la India partirían hacia el oeste los romà en dos grandes oleadas en los siglos IX y XIII a raíz de sendas invasiones de pueblos islámicos y mongoles. “Tuvieron que emigrar para buscar una vida mejor”, afirma el presidente de la Asociación Juvenil Gitana. Así, tras años de asentamiento en Europa, los primeros gitanos llegaron a la península cruzando los Pirineos en 1425 por medio de dos hombres que se hacían llamar Condes de Egipto Menor, de donde vendrían –según diversos historiadores- las raíces de la palabra gitano como equivalente español a romà.
  Desde entonces hasta hoy, la comunidad gitana en España supera el medio millón de personas –el 1,6% reside en la provincia-, muchos de los cuales aún “son víctimas del racismo y los prejuicios”, afirma la coordinadora regional de la Fundación Secretariado General Gitano, Mar Fresno, encargada junto a la Asociación Juvenil de organizar por “primera vez en Valladolid una celebración que sirve para que la ciudad conozca un poco más de nuestras tradiciones y cultura y de las dificultades que ha encontrado el pueblo gitano todos estos años”, añade Ángel Ramírez.

Rosas con espinas
  De hecho, la ceremonia celebrada en países tan dispares como la India, Rumania, Francia o Argentina recuerda que los más de mil años desde el comienzo del éxodo gitano “no han sido un camino de rosas”, con episodios especialmente sangrantes en el siglo XX como las limpiezas étnicas de Kosovo o, cinco décadas antes, el más grave holocausto en los campos de exterminio nazi, donde se calcula que las víctimas superaron el medio millón.
  Evitar que la historia se repita fue uno de los principales objetivos de la Ceremonia del Río. Allí se recordaron “las situaciones de odio étnico ocurridas durante siglos y los problemas de racismo aún existentes en el mundo”, explica Mar Fresno.
  Hoy en día, sólo en Valladolid funcionan media docena de asociaciones gitanas encaminadas a lograr la integración de los miembros de su comunidad en la ciudad. Hasta entonces, “seguiremos nuestra lucha diaria para lograr mejores condiciones laborales y sociales para los nuestros y derribar las barreras raciales”, sentencia Ángel Ramírez.


Velas y fútbol romani

     15-30.6.2003/ Hungría

  Nada podía ser más simbólico que la declaración que Harry Smith hizo en la entrada del distrito de Forest Epping para empezar las celebraciones del 8 de abril, el Día Internacional del Pueblo Gitano. De pie, entre los manifestantes y detrás de una bandera gitana, Smith dijo que había comprado un terreno en Paynes Land, hacía unos quince años y que había vivido en él, en una caravana, desde entonces.
  “El consejo me ofreció una vivienda hace siete años, pero no la acepté”, dijo. “Lucharé hasta que me reconozcan que tenemos el derecho de conservar nuestro estilo de vida”. Smith, junto con otros habitantes de Paynes Land, todavía no tienen agua ni electricidad. La entrada del camino que lleva hasta allí está bloqueada, impidiendo el acceso de los servicios de emergencia. Un oficial de policía ha afirmado que existe una ruta alternativa, pero los residentes lo han negado. “Si hubiera otro camino, nosotros lo usaríamos”, comentó Harry Smith.
Como parte de las celebraciones de ámbito mundial para conmemorar el Día Internacional del Pueblo Gitano, se encendieron velas en el Monumento a Rodney Smith, en Epping Forest.
  A la ceremonia asistieron el alcalde de Walthamstow y un representante del delegado del alcalde de Londres. A continuación, se celebró un torneo de fútbol, llamado ‘Gypsy Council Cup’ (Copa del Consejo Gitano). Esta copa fue presentada por el alcalde de Castel Point y el presidente del Consejo Gitano.


La voz de Radio C

     15-30.6.2003/Hungría

  El 8 de abril, el Día Internacional del Pueblo Gitano, tuvo una significación especial para ‘Radio C’, la emisora de radio gitana en Hungría. El día antes, ‘Radio C’ había tenido que suspender su programación por falta de financiación. Pero el 8 de abril, la emisora recibió buenas noticias. El Secretario de Política Estatal para Asuntos Gitanos en la Oficina del Primer Ministro Húngaro, Laszlo Teleki, informó que se había restaurado la financiación estatal a la emisora, según el periódico ‘Magyar Hirlap’ y la emisora radiofónica ‘Radio Free Europa/Radio Liberty’ (RFE/RL).
  Esta celebración gitana también tuvo lugar en la mayoría de los países de la Europa del Este, incluyendo Rumania y Moldavia.


Los gitanos piden mejoras en el sistema educativo

     15-30.6.2003/Bulgaria

  Con motivo del Día Internacional del Pueblo Gitano, el 8 de abril, el Primer Ministro búlgaro, Simeon Saxe-Coburg Gotha recibió a los representantes de la comunidad gitana para debatir diferentes aspectos relacionados con los problemas económicos y sociales de la minoría, así como de la pobre imagen que ofrecen de los gitanos los medios de comunicación, informó la agencia BTA. Saxe-Coburg Gotha y los representantes gitanos también valoraron un tema tan delicado como la educación de los romà y los esfuerzos que se deben hacer para superar la segregación en las escuelas. La ampliamente marginada minoría representa oficialmente un 5 por ciento de la población, es decir unas 370.000 personas, pero algunos expertos afirman que el número es mucho mayor. El Día Internacional del Pueblo Gitano celebra el aniversario del Primer Congreso Mundial Gitano, que tuvo lugar en Londres y dónde se fundó la Unión Romaní Internacional, en 1971.
  En las conversaciones mantenidas con políticos y figuras públicas gitanas, el Primer Ministro Simeon Saxe-Coburg Gotha puso un énfasis especial en el derecho de los niños gitanos a recibir una educación de calidad. El Primer Ministro considera que así se interrumpiría la reproducción de los problemas que impiden la completa integración de los gitanos en la sociedad búlgara.
  “Estoy gratamente sorprendido por el hecho de que el Primer Ministro está familiarizado con muchos de los problemas de los gitanos. Él mismo sacó el tema de las escuelas y la educación”, dijo Toma Tomov, diputado del grupo parlamentario ‘Coalición por Bulgaria’, tras la reunión. “Él, como nosotros, piensa que todo empieza con la educación”.
  El miembro del parlamento por el ‘Movimiento Nacional Simeon II’, Alexander Philipov, subrayó que en las conversaciones se puso en común la idea de que no se estaba hablando de “escuelas gitanas”. “El hecho de que estén situadas en áreas donde viven gitanos no las hace ‘escuelas gitanas’. Son escuelas búlgaras, pero están abandonadas”, destacó Philipov. Los intelectuales gitanos pidieron, para mejorar el equipamiento en las escuelas, profesores calificados que no hayan sido despedidos de trabajos anteriores y que se responsabilicen de los resultados de los niños en el proceso educativo.
  Los participantes en la reunión expresaron su buena disposición para tomar parte en un programa serio para una educación de calidad. El Primer Ministro les encargó que redactaran una propuesta escrita en este sentido y que se la presentaran.
  También se debatió sobre el derecho de los miembros de comunidades étnicas a una igualdad de oportunidades para acceder a un empleo dentro de la estructura de la administración. Bulgaria se encuentra en una de las posiciones delanteras en educación de los gitanos y en el futuro los gitanos no deberían tener problemas para acceder a un empleo, según señalaron los participantes.
  En opinión de los gitanos búlgaros, lo más importante es poder seguir sus propios modelos de vida, a lo que deben contribuir significativamente los medios de comunicación. “No sólo los políticos, sino también los medios de comunicación deben apoyar la construcción de un sentimiento de solidaridad entre los grupos minoritarios y el resto de la sociedad”, afirma la periodista Violeta Draganova.
  Los representantes gitanos acogieron con interés el proyecto del Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales ‘From doles to employment’ (Del paro al empleo). Sin embargo, propusieron que, dentro de este programa, se proporcionaran más empleos en las regiones con una importante población gitana. Igualmente, también se debatieron las opciones para mejorar las condiciones de trabajo de los expertos en minorías étnicas dentro de la administración central y local.
  El Primer Ministro, Simeon Saxe-Coburg Gotha, recibió a los representantes de la comunidad gitana en el Día Internacional del Pueblo Gitano. “Hemos venido con mensajes positivos. El negativismo constante no lleva a nada bueno,”, dijo Toma Tomov. Los invitados explicaron que querían hacerle entender al Primer Ministro que el potencial de la minoría gitana debe ser utilizada para la modernización del Estado.
  Los gitanos recordaron que era la primera vez que un Primer Ministro búlgaro recibía a miembros de esta comunidad en un día tan importante. Destacaron que para ellos también era un día para recordar a los gitanos búlgaros que murieron en la Segunda Guerra Mundial y agradecieron al Primer Ministro el positivo papel que jugó su padre, el rey Boris III, en ese periodo. En nombre de la comunidad gitana, el Primer Ministro recibió, en Lovec, una pintura con el puente Covered de la ciudad.


La importancia de la educación

     15-30.6.2003/ Bosnia-Herzegovina

  El Día Internacional del Pueblo Gitano se celebró en el Quinta Escuela Primaria del distrito Brcko. Los niños gitanos probaron sus habilidades en la escritura creativa, la pintura y la interpretación de canciones folk, por lo cual fueron premiados por los organizadores, el Centro Regional de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Tuzla (Bosnia-Herzegovina).
Según Izet Banda, jefe del Departamento de Educación del distrito de Brcko, en esta zona hay 15 escuelas primarias a las que asisten 80 alumnos gitanos, y sólo hay 10 estudiantes gitanos que asisten a los institutos.
  “De acuerdo con nuestras bases de datos, creadas por el Departamento de Educación del Gobierno del Distrito de Brcko, aproximadamente 150 estudiantes gitanos no asisten a la escuela”, dijo Banda.
  Para celebrar el Día Internacional del Pueblo Gitano, la delegación de la OSCE en Bosnia-Herzegovina quiso poner un énfasis especial en la importancia de la educación para la población gitana. “Es importante para los niños tener acceso a la educación, y estamos invirtiendo enormes esfuerzos para lograrlo, pero para esta población es difícil asistir a clase por diferentes razones, principalmente por su mala posición socio-económica”, afirmó Jonathan Stonestreet, director del Centro Regional de la OSCE en Tuzla.
Stonestreet, en su discurso a los gitanos de Brcko, enfatizó que el objetivo de la OSCE es crear un mejor y más moderno sistema educativo en Bosnia-Herzegovina.


Anna Karamanou denuncia el rechazo y la violencia racista contra los gitanos

     15-30.6.2003/El pasado 8 de abril, Anna Karamanou, miembro del grupo parlamentario socialista en el Parlamento Europeo, hizo público un comunicado en el que expresaba su punto de vista ante la situación actual de los gitanos, tanto en Grecia como en el resto del mundo. Por su significativa importancia, a continuación reproducimos íntegramente este comunicado:
  “Con motivo del 8 de abril, en el que se celebra el Día Internacional del Pueblo Gitano dedicado a la comunidad romaní de ámbito mundial, o a los gitanos (Tsiggani), como les solemos llamar nosotros en Grecia, me gustaría manifestar lo siguiente:
  1.- Es un hecho que alrededor de 15 millones de gitanos, en todo el mundo, tienen que enfrentarse en su vida cotidiana con la discriminación, el rechazo, la persecución, la exclusión y la violación de sus derechos humanos en todos los campos: mercado laboral, educación, sanidad, vivienda, derechos sociales y políticos. En muchos países, incluso en la Unión Europea, hay frecuentes manifestaciones de racismo y de brutalidad policial contra los gitanos que son tratados como chivo expiatorio cuando surgen problemas sociales; este tipo de tratamiento lleva a la perpetuación de los prejuicios y los estereotipos.
  2.- En Grecia, las primeras tentativas serias para mejorar las condiciones de vida de los gitanos y diseñar una política sobre este tema sólo se empezaron a realizar en 1996, cuando se creó una oficina especial junto a la del Primer Ministro y se idearon y realizaron programas relacionados con la vivienda, la educación y el bienestar. No obstante, todavía hay serios problemas de discriminación y violación de derechos fundamentales. Los más serios son los relacionados con la falta de servicios públicos fundamentales como el agua corriente o las condiciones sanitarias (asentamiento de Aspropyrgos) o de electricidad y transporte escolar para los niños (asentamiento en Spata). También quiero hacer constar que en ambos casos, las autoridades municipales son enormemente responsables de la situación.
  3.- Indudablemente, necesitamos tanto en el ámbito nacional como en el europeo una política integrada y cohesionada para el completo reconocimiento legal y práctico de las libertades fundamentales y de los derechos sociales, individuales y colectivos de los gitanos que viven en Grecia y en la Unión Europea. Es necesario que se reconozca su cultura y su unidad cultural, y que su lengua y su estilo de vida sean protegidos, dentro del marco de las modernas sociedades multiculturales. La publicación de un informe unitario sobre Grecia por parte del European Romà Rights Center y del Greek Helsinki Monitor puede contribuir al diálogo público sobre los derechos humanos de los gitanos y a la mejora de sus condiciones de vida.
  Finalmente, y en ocasión del Día Internacional del Pueblo Gitano, déjenme recordar uno de los más importantes poemas de Kostis Palamas, ‘Twelve Words of the Gypsy’ (Doce Palabras del Gitano), el cual nos presenta a los gitanos griegos como un símbolo de libertad de pensamiento, sensibilidad y camaradería”.

 

Una jornada para la convivencia

     15-30.6.2003/ Praga

  En el Rock Café de la ciudad de Praga (República Checa) se organizaron actividades de todo tipo para celebrar el Día Internacional del Pueblo Gitano. Se hicieron lecturas de literatura gitana, proyecciones de películas y debates, así como festivales de música y danza, incluyendo un concierto del internacionalmente famoso grupo gitano de la República Checa ‘Vela Bila y Kale’. Este año era la tercera ocasión que se celebraba en la República Checa el Día Internacional del Pueblo Gitano, por lo que Martina Horvathova, miembro de la organización, quiso destacar su importancia.
  “La importancia del Día Internacional del Pueblo Gitano se encuentra en el propio hecho de que se celebre este día. Es la celebración del aniversario del Primer Congreso de la Unión Romaní Internacional y del hecho que los gitanos de todo el mundo fueran capaces de agruparse en la Unión e intentar hacer algo, cambiar algo. El Día Internacional del Pueblo Gitano no se celebra sólo en la República Checa sino en todo el mundo”, afirmó.
  Actos como los celebrados en Praga pueden ayudar a que la gente tome conciencia de los problemas a los que tienen que enfrentarse los miembros de la comunidad gitana. Ante estas dificultades y preguntada por si se aprecian signos de mejora en la vida de los gitanos checos en los últimos años, Martina Horvathova afirmó: “Hoy mismo hemos debatido este tema con un grupo de escolares de dos escuelas gitanas y hemos llegado a la conclusión de que, comparado con el periodo anterior a 1989, la situación es un poco peor.



Marcha por la paz en Rumanía

     15-30.6.2003/ Rumanía

  La minoría gitana de toda Rumania celebró el Día Internacional del Pueblo Gitano organizando marchas conmemorativas y pidiendo una mejor integración en la sociedad. Unos 150 gitanos del condado de Sibiu asistieron a una marcha por la paz. Los romà lanzaron varios eslóganes pidiendo el final de la guerra en Irak mientras, al cruzar el río Cibin, lanzaban coronas de flores en memoria de las víctimas del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial, pero también en recuerdo de sus antepasados. Aproximadamente 25.000 gitanos perecieron durante el Holocausto tras ser deportados a Transnistria. Florin Cioba, representante de la comunidad gitana, informó que en todos los países de Europa se estaba celebrando el 8 de abril. “Es un día importante para nosotros, ya que hoy hemos estado todos juntos, para debatir sobre los problemas que nos preocupan y para decir a las autoridades que existimos”, señaló Cioba. La minoría gitana presente en Sibiu pidió a las autoridades que les concedieran compensaciones sociales.



Reivindicaciones en Macedonia

     15-30.6.2003/ La minoría gitana de Macedonia celebró el Día Internacional del Pueblo Gitano con una marcha de protesta y una llamada por su mejor integración dentro de la sociedad, informó el periódico ‘Dnevnik’. Activistas gitanos y defensores de los derechos humanos advirtieron de los efectos negativos que padece esta minoría al encontrarse en una sociedad bipolar, dividida entre la mayoría macedonia y la amplia minoría albanesa.
Azbija Memedova, del Centro para los Gitanos de Skopje, dijo al diario ‘Utrinski vesnik’ que los principales problemas son “las actitudes negativas e ignorantes” de las autoridades estatales hacia problemas que afectan a los gitanos, como el analfabetismo, el paro y la pobreza. También informó de frecuentes casos de brutalidad policial contra los romà y de los problemas que éstos tienen a la hora de defender sus derechos en los tribunales y ante los funcionarios. El total de gitanos en Macedonia supera el 7,5 por ciento de la población, lo que significa unas 150.000 personas, según Azbija Memedova, aunque las estadísticas oficiales sitúan la cifra total alrededor del 2,2 por ciento, unas 44.000 personas. Algunos expertos sugieren que la cifra oscila entre el 5 y el 7,5 por ciento del total de la población.



Internet romaní

     15-30.6.2003/ Serbia y Montenegro

  Dentro de las celebraciones globales del 8 de abril, el Día Internacional del Pueblo Gitano, los romà de Serbia quisieron dar a esta jornada la trascendencia que se merecía. Debido al estado de emergencia que se había establecido, en esta ocasión no se realizaron grandes concentraciones de masas en las plazas de la ciudad, como en otras oportunidades anteriormente, pero ese día fue celebrado modestamente en las sedes de las organizaciones y asociaciones gitanas. Evidentemente, se encendieron miles de velas, como en el resto del mundo. Durante las celebraciones a más de cien entidades gitanas, se debatieron los problemas de los romà en la región.
  Con motivo de esta celebración, se inauguró el primer programa de televisión, de cinco minutos de duración, por Internet. La intención de los promotores de este medio de comunicación gitano único en el mundo es presentar diariamente un programa de televisión por Internet, en un principio de cinco minutos de duración, pero con la intención de ir ampliándose progresivamente. Creen que en un futuro próximo, el programa televisivo por Internet puede convertirse en una emisión diaria de treinta minutos, los cuales serán realizados por los miembros de la Editorial gitana de la oficina de la Radio y Televisión de Belgrado. Este programa, que se puede encontrar en la siguiente dirección electrónica: www.rromanitv.com, fue seguramente uno de los regalos más importantes que los periodistas gitanos podían hacer a su propia gente en el Día Internacional del Pueblo Gitano.



Pétalos gitanos en Granada

     15-30.6.2003/ María Dolores Fernández, más conocida como Lyka, fue la gitana granadina encargada de leer un manifiesto en el río Genil, a su paso por la capital, donde se depositaron pétalos de rosas y se encendieron cientos de velas en recuerdo de las víctimas gitanas del genocidio nazi. “Somos un pueblo que ha padecido mucho y con este acto pretendemos elevar la voz por la defensa de la paz”. La protagonista del evento exigió más respeto para el pueblo gitano, que durante siglos ha legado su cultura a los distintos países por donde ha pasado.
  “Las guerras no se justifican con nada y menos la que estamos viendo estos días en un país vecino. Nosotros los gitanos amamos la libertad y detestamos cualquier tipo de sufrimiento, porque durante nuestra historia hemos aprendido muy bien qué es el dolor, a pesar de que siempre hemos cantado y bailado para disimularlo”, dijo.
  No es fortuito que una mujer leyese el manifiesto el día grande de los gitanos, la primera asociación de gitanas fundada en España nació en Granada en 1990. Trece años después, el resto del Estado cuenta con 25 colectivos constituidos por mujeres gitanas defensoras de los mismos ideales y buscadoras de idénticos objetivos que los recogidos en los estatutos de la primera asociación de mujeres gitanas, ‘Romi’: luchar contra la discriminación de la mujer gitana dentro y fuera de su comunidad, así como, impulsar la integración sociolaboral de estas féminas. “Ahora nos respetan más y tenemos una mayor presencia en foros importantes no sólo de Granada sino del resto del país”, comenta Dolores Fernández, presidenta de la Asociación Romi.
  Las gitanas granadinas no sólo tiraron de las del resto del país en 1990 para convencerlas sobre los beneficios de estar unidas en asociaciones. Hoy, la mayor comunidad de universitarias gitanas está matriculada en Granada, “todavía son muy pocas, pero podemos hablar de un avance importante”, señala Fernández. Esas pocas a las que se refiere la presidenta de Romi suman un total de 25. “En toda España habrá unas setenta”.
  Los avances logrados en las últimas dos décadas no velan, o al menos, no deberían ocultar los importantes problemas que asolan a estas mujeres en pleno siglo XXI. “Muchas finalizan sus estudios en primaria y a la hora de encontrar un trabajo lo tienen muy difícil por la escasa formación recibida”. Dolores Fernández añade que también son muy pocas las universitarias gitanas que hallan un puesto relacionado con los estudios cursados. La mayoría eligen carreras de humanidades, principalmente, Derecho.
  El 5,5% de la población granadina vive inmersa en la cultura calé, son 45.000 personas, la proporción entre hombres y mujeres se reparte de forma equitativa. Las tasas de paro entre los miembros de la comunidad se elevan al 40%, aunque “la mayoría siempre recurre a la venta ambulante u otras ocupaciones ocasionales para llevar dinero a su casa sea como sea”, apostilla Fernández.
  El otro obstáculo para acelerar su integración social es la escasa educación para la salud que reciben: “Siempre recurren al médico en el último momento y no miran mucho por su salud”. Las gitanas viven menos años y padecen más enfermedades que sus compañeros masculinos. Y si la mujer habita en zonas rurales, la problemática aumenta mucho más “por las grandes dificultades que tienen para acceder a la información”, apostilla Fernández.
  El afán de llegar cada vez a más sitios y participar en más foros ha sido el germen del acuerdo firmado ayer entre la Diputación provincial y la asociación de mujeres gitanas Romi. Las mujeres gitanas residentes en cualquier punto de la provincia se beneficiarán de todos los programas impulsados por el Área de la Mujer de la entidad supranacional y al mismo tiempo Romi se compromete a diseñar estrategias que mejoren la vida de la mujer gitana. “Ser mujer y gitana es un factor añadido de discriminación y por eso debemos seguir luchando por la igualdad de estas mujeres”, según Elvira Ramón, diputada de la Mujer.

 

Claveles contra la discriminación

     15-30.6.2003/ Vigo

  El papel de la mujer como factor de cambio en el mundo gitano centró la celebración del Día Internacional del Pueblo Gitano organizada por la Asociación de Mujeres Gitanas ‘Adiquerando’, a cuyos actos asistieron las concejalas del gobierno local Belén Sío y Ana Gandón.
  La entidad, que representa a la comunidad gitana que reside en Vigo, lanzó claveles al río Lagares y leyó un manifiesto en el que abogaba por suprimir las diferencias y tópicos inherentes a esta comunidad. Asimismo, los allí congregados escucharon emocionados el himno gitano que los representa y que tradujeron al castellano.
  La edil socialista Belén Sío no quiso faltar a esta cita y participó en el lanzamiento de flores al agua. La concelleira de Bienestar Social escuchó atentamente las palabras que la vicepresidenta de la Asociación ‘Adiquerando’, María José Jiménez, pronunció acerca de la situación actual que esta etnia sufre en la sociedad contemporánea. Esta organización aboga por buscar la integración plena de los gitanos y, para ello, su objetivo es concienciar a la sociedad actual de que no son diferentes.
  Por la tarde, se realizaron diferentes coloquios y mesas redondas sobre la dificultad que entraña la convivencia entre la transformación y las tradiciones propias de esta etnia.


 

 


Volver a índice Nevipens Romaní