1-15 de febrero de 2003. Número 349

 

Los obispos admiten que trataron con prejuicios al pueblo gitano

     1-15.2.2003 / "Hemos sido más jueces que hermanos con el pueblo gitano. Nos hemos mostrado más distantes que próximos y no siempre hemos alzado la voz en favor de su dignidad y frente a los estereotipos vertidos de manera injusta". Así lo aseguran los obispos españoles en el documento 'La Iglesia de España y los gitanos', que fue aprobado por la cúpula eclesiástica con motivo de la beatificación del gitano Ceferino Giménez Malla.
   La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) entonó el 'mea culpa' y afirmó que los miembros de la Iglesia "no siempre han sido buenos samaritanos con el colectivo gitano español", integrado por 600.000 personas. El presidente de la comisión de Migraciones de la CEE, el obispo de Coria-Cáceres, Ciriaco Benavente Mateos, explicó que el texto reconoce que "en medio de sus luces y sus sombras" la cultura gitana tiene unos valores importantes. Entre ellos, destacó la añeja tradición de la virginidad de la mujer antes del matrimonio (el documento evita hacer alusión al hombre).
   El representante eclesiástico elogió otras tradiciones gitanas, como el respeto a la familia, la veneración a los mayores, la visión humana del trabajo, el respeto a los muertos, la hospitalidad y la solidaridad.
Mala fama
Sin embargo, el documento reclama a los gitanos acabar con su mala fama. "Han de ser los primeros -explicó el obispo de Coria- para acabar con determinados comportamientos que, aunque no generalizables, están dando lugar a que en algunas ciudades se les identifique con la droga".
   El documento subraya que los gitanos, en teoría, gozan de los mismos derechos que los payos, pero en la práctica muchos malviven en la marginación. El consejo de los obispos es el siguiente: "El cultivo de los propios valores no debe servir de coartada para el aislamiento".
   Por eso, les recomiendan "abrirse a los nobles avances sociales", como por ejemplo, la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer y "la asunción de los modos más civilizados de convivencia". "Los gitanos -concluye el texto- deben enriquecerse de los payos y viceversa".

 

Un tribunal de Belgrado condena a dos policías que torturaron a un gitano

     1-15.2.2003 / Un Tribunal de Belgrado ha encontrado culpables a dos policías por injuriar y abusar de un hombre gitano para sacarle información sobre delitos cometidos en su vecindad. La sentencia condena a los dos agentes a tres meses de cárcel.
   Los agentes Dragan Ninkovic y Goran Krstic fueron a casa de Krsta Kalinovic, en mayo de 1998, y le trasladaron a la comisaría de policía del distrito de Vozdovac. El tribunal, presidido por el juez Slavka Mihailovic, estableció que los policías golpearon y apalizaron a Kalinovic durante más de una hora. El agente Ninkovic obligó a la víctima a arrodillarse, le esposó a las patas de una mesa y le golpeó repetidamente en las plantas de los pies con la porra. Entonces, le sacó las manillas y continuó abusando de su víctima pegándole en las rodillas y en los dedos de las manos.
   Por su parte, el agente Krstic dio un golpe en la cabeza a Kalinovic con una silla y después golpeó violentamente su cabeza contra la pared varias veces, amenazándolo con encarcelarlo durante seis meses, tiempo durante el cual el agente dijo que su esposa tendría que prostituirse para poder vivir.
Los agentes siguieron torturando a Kalinovic, quien en aquel tiempo contaba con 22 años de edad, poniéndole una bolsa de plástico en la cabeza, pegándole en los genitales y golpeándole la cabeza con la porra. Kalinovic estuvo una noche en una cela y fue puesto en libertad al día siguiente con numerosas contusiones y tumefacciones por todo el cuerpo.
   Utilizando una querella criminal rellenada por el Centro Legal Humanitario (HLC) en junio de 1998, el fiscal municipal acusó a los dos agentes un año más tarde. Kalinovic estuvo representado en el tribunal por los abogados del HLC.

 

Hilvanando el futuro

     1-15.2.2003 / Cinco mujeres gitanas trabajan en la confección de ropa en la empresa Romí Calí de Burgos

Es uno de los treinta proyectos de Equalbur que ya han visto la luz. Romi Cali de Burgos, S.L., la empresa de inserción laboral en la que desde el pasado mes de octubre trabajan cinco mujeres gitanas en la confección de ropa, ha nacido con la intención de transformarse en una cadena de diez trabajadoras y, sobre todo, de ofrecer un apoyo a un colectivo que lo tiene francamente difícil a la hora de acceder al mercado de trabajo "normalizado".
   "Para ellas, estar aquí supone un importante refuerzo de la autoestima, tomar conciencia de que son muy válidas y que son un elemento importante dentro de la sociedad, a pesar de que tienen que compatibilizar el trabajo con todas las cargas familiares, que las gitanas suelen llevar en solitario. Están incentivadas porque ven que tienen un futuro", explica Nuria Calderón, gerente de la empresa.
   Y no sólo tienen todas estas ventajas. La coordinadora de proyectos de Equalbur, María Jesús Klett, indica que saber que cuentan con un empleo para estas mujeres es muchas veces un estímulo que les ayuda a salir de las infraviviendas en las que viven en algunos casos (no en el de las que ahora mismo están en la empresa): "El tópico de que a los gitanos les gusta vivir juntos y que son gregarios es completamente falso, y más en el caso de las mujeres, creo que surge fruto del desconocimiento del mundo gitano que tenemos la sociedad paya. La mujer gitana tiene muchas ganas de formarse y yo creo que están dando pasos de gigante".
   El germen de Romi Cali de Burgos, S.L. es un pequeño taller de costura que existía desde hace siete años en la Asociación Promoción Gitana, miembro de Equalbur, la iniciativa europea que promueve la inserción laboral de colectivos desfavorecidos. Ahora, la empresa ocupa un local del Centro de Formación y Empleo (Cefe) de la Fundación Lesmes, en el antiguo colegio Juan Yagüe.
   Allí desarrollan su labor como en un centro de trabajo cualquiera. Hace unos días estaban cosiendo piezas de pantalones de trabajo de color gris: "Es el trabajo que ahora tenemos pero están preparadas para realizar cualquier otro tipo de prendas, además, en breve vamos a disponer de un tipo distinto de máquinas que nos permitirán hacer otras cosas distintas", asegura Calderón.



Un Santa Claus gitano para combatir el racismo en Hungría

     1-15.2.2003 / Una campaña publicitaria en contra de la exclusión de los gitanos pone a prueba la tolerancia de la sociedad húngara

Una campaña publicitaria en contra del racismo, en la que se utilizó a un Santa Claus gitano (Mikulás, en Hungría), pudo verse las pasadas navidades en Hungría. El Santa Claus gitano pudo verse en los carteles metropolitanos y en algunas revistas. Sin embargo, el argumento más duro contra la larga campaña titulada ‘ProgramR’, diseñada para luchar contra la exclusión de los gitanos en Hungría, era una mancha en la televisión.
   En el anuncio, Santa Claus (Mikulás) va a un jardín de infancia y juega con los niños, les da regalos y éstos quedan fascinados. Pero lo que hace diferente este anuncio del resto de los de Navidad es que Mikulás es gitano. "ProgramR" se centra en los romà y, afrontémoslo, ha sido la primera vez que en Hungría se ha garantizado este tipo de publicidad de una manera organizada, bajo la supervisión de profesionales de los medios de comunicación", decía la página web de la agencia ARC, organizadora de la campaña.
   El especialista en publicidad Lázló Orsós Jakab, uno de los cerebros de la campaña, dijo que "debemos hacer lo posible para engrandecer el grupo de población consciente del hecho que un 8% de la población de Hungría está sufriendo y la vía política es demasiado cauta y lenta para reaccionar. Este problema necesita una respuesta eficaz y ubicua. Por eso hicimos este anuncio".
El eslogan central de la campaña, 'Tire su prejuicio. No todos los humanos son gitanos, pero todos los gitanos son humanos', podría parecer trivial, pero, según ARC, la aceptación de este hecho está lejos de ser universal. "Creemos que hemos puesto a prueba la tolerancia del húngaro medio", dijo un portavoz de ARC. El anuncio de la televisión, generó mucho interés y el segundo canal de la televisión húngara llevó a cabo un estudio relacionado con el Mikulás gitano, cuyos resultados se dieron a conocer durante la emisión de los informativos y del conocido programa de fin de semana ‘Napló’.
   A la pregunta "¿Cómo reaccionaría usted si en el jardín de infancia el Mikulás resultara ser un rom?", la mitad de las respuestas afirmaban que no les importaría, un 4% dijo que les importaría pero que no harían nada en su contra y el 46% restante dijo que se asustaría.
" Usted sólo tiene que acostumbrarse a no odiar a alguien por instinto, porque podría llevarse una desagradable sorpresa si la persona que odia resultara ser alguien agradable y amable", es la manera como la web de ARC define el mensaje del anuncio, añadiendo que la aceptación y la comprensión de la mayoría puede generar una cooperación con la comunidad romaní.
   Jakab aseguró que "nos gustaría que la campaña durara dos años. Pronto publicaremos otro anuncio que reclamará que haya romà que trabajen en la televisión". Añadió que el segundo canal de televisión ya había aceptado la propuesta de participar en la campaña, empleando a gitanos ante las cámaras. "La BBC y la CNN emplearon a reporteros pertenecientes a minorías étnicas y ahora es una práctica común" dijo Jakab.
   Después de financiar la campaña con sus propios medios, los organizadores de ‘ProgramR’, incluyendo al experto en publicidad y personalidad de los medios de comunicación, Péter Geszti, y al director de la Fundación Autonomía Húngara y antiguo diplomático András Bíró, esperan que la Unión Europea apoye el proyecto.
La iniciativa de ‘ProgramR’ parece particularmente oportuna ya que, según un estudio de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) presentado en noviembre del pasado año, la xenofobia en Hungría ha aumentado después de disminuir durante los últimos cinco años.
   El estudio, dirigido por Tárki, concluyó que un 40% de la población húngara no permitiría que este país acogiera a las personas que pidieran asilo. Otro 54% condicionó su entrada a unas situaciones específicas y sólo un 6% de los encuestados respondió que debe otorgarse asilo a todas las personas que lo piden. Entre las personas que buscan asilo en Hungría destacan los árabes y los gitanos.

 

La asociación de Estella inauguró su nuevo local

     1-15.12.2003 / La asociación de gitanos de Estella, denominada 'Kerkalí', estrenó de manera oficial su nuevo local de actividades. Éste se encuentra situado en la Avenida de Pamplona (a las afueras de Estella), junto al barrio de La Merced, y se ha habilitado en el antiguo puesto de primeros auxilios de carretera de la Cruz Roja estellesa, que ha cedido parte del edificio a la asociación gitana.
'Kerkalí', que se formó hace unos meses, cuenta en la actualidad con más de 500 miembros, de distintas localidades de Tierra Estella. El colectivo presenta este año un presupuesto de 3.200 euros (532.500 pesetas), empleados en su mayoría en la adaptación del interior del local con mobiliario. "Tener un local para celebrar las reuniones y los cursos es la base principal de toda asociación", aseguraba Jesús Jiménez Amador, estellés y presidente de 'Kerkalí'. "Hemos elaborado nuestros propios estatutos y nos han ofrecido pertenecer a la Federación de Asociaciones de Promoción Gitana de Navarra".
   La nueva sede de la asociación gitana de Estella y su comarca va a ser utilizada para reuniones del colectivo, cursos y desarrollar una labor de orientación. "Actualmente se está impartiendo un curso de cestería, a cargo de Mariano de la Cruz, y otro de neolectores, impartido por una maestra titulada. Este curso es para los que saben leer o escribir poco". En su programa de cursos, 'Kerkalí' tiene planteado el desarrollo de clases especiales para analfabetos.
  Al acto de inauguración asistieron, junto a cerca de treinta integrantes de la asociación, María José Bozal, alcaldesa de Estella; Rafael Beitia, concejal de Servicios; David Ganuza, presidente de la Cruz Roja de Estella; César Magaña, párroco de San Miguel, quien ofició la bendición; Jesús Jiménez Amador, presidente de 'Kerkalí'; y el secretario de la asociación, Ángel Amador.
"Es un paso más en la incorporación de etnias, y el ayuntamiento tiene que posibilitar este tipo de actuaciones", manifestó María José Bozal, "y me parece muy bien que ocupen así el tiempo libre".
   Con ocasión del estreno, la alcaldesa de Estella se refirió al incendio provocado que el pasado septiembre afectó a diecinueve viviendas del barrio de La Merced, habitadas por familias gitanas. "Fue un momento difícil, que hizo que se diese un poco más de relación entre las personas del barrio", apuntó.
En la actualidad, 16 alumnos asisten al curso de cestería de 'Kerkalí', los miércoles y los sábados, durante dos horas cada día. En el de nuevos lectores son 12 los participantes fijos.
   "La inauguración del local es una satisfacción enorme, porque hemos luchado mucho para ello", afirmó Ángel Amador, secretario de la asociación. "Con la sede que tenemos ahora se va a poder hacer mucho por la integración de los gitanos".
   Según aseguró Amador, los gitanos disponen de oportunidades para una correcta integración: "Se está llevando bien, a través de cursos como el de los neolectores, o el de cestería, trabajo gitano que se está perdiendo. También va a ser importante el trabajo de asesoramiento que vamos a realizar en la asociación, explicando al que tenga dudas los derechos en la convivencia".

 

Volver a índice Nevipens Romaní

 


16-31 de febrero de 2003. Número 350

 

La Unión Europea pide a Rumanía que cese el éxodo de los gitanos

     16-31.2.2003 / El éxodo de los gitanos hacia países de la Europa occidental es una amenaza para la decisión de suspender los visados para los ciudadanos romà, afirmó recientemente el presidente de la reunión parlamentaria del Consejo de Europa, Peter Schieder, en un discurso previo a la reunión del pleno de las dos cámaras del Parlamento.
   "Tenemos que apreciar el hecho de que las autoridades tienen la determinación de afrontar la situación antes de dañar la imagen y el estatuto del país pero alguna solución a largo plazo tiene que encontrarse para convencer a la población que deje de emigrar", dijo Schieder. Se refirió también a la necesidad de realizar ciertas inversiones que incluyeran la financiación para mejorar el acceso a la educación y a la formación profesional, al empleo, a la seguridad social, así como también crear condiciones de habitabilidad decentes. Para conseguir todo esto, Rumania recibe y continuará recibiendo la asistencia de las instituciones europeas, añadió.

Responsabilidad común
   "Juntos tenemos la responsabilidad de construir en todos nuestros países una sociedad en la cual todos los ciudadanos, sin importar las opiniones políticas, la religión, la etnia o la orientación sexual puedan sentirse aceptados, bienvenidos y seguros" apuntó Schieder.
Por su parte, el ministro de Agricultura de Rumania, Ilie Sirbu, anunció que se ofrecerían tierras de cultivo a las familias gitanas que desearan tenerlas durante un periodo de tiempo, de acuerdo con la estrategia de mejora de las condiciones del pueblo gitano. En un principio, las tierras estarían arrendadas por un periodo de cinco años, tiempo en el que los romà estarían obligados a trabajarlas pero sin cobro alguno de impuestos.



La Junta de Castilla-La Mancha aprueba el decreto que regula la diversidad educativa

     16-31.2.2003 / El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha aprobó el decreto por el que se ordena la respuesta educativa a la diversidad del alumnado en la Comunidad Autónoma, cuyo objetivo es atender la diversidad de situaciones en que se encuentran los alumnos y compensar las desigualdades.
Según informó la Junta, dicho decreto recoge las medidas a desarrollar para la atención del alumnado con necesidades educativas especiales, bien sea por discapacidad física o psíquica, por sobredotación intelectual o por encontrarse en situaciones desfavorecidas de tipo socioeconómico, cultural, étnico o lingüístico.
   En materia de Bienestar Social, el Consejo de Gobierno dio luz verde a dos convenios de colaboración entre el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha.
   El primero de ellos tiene como objetivo la financiación conjunta de proyectos de intervención social integral para la atención, prevención de la marginación e inserción del pueblo gitano por valor de más de 241.000 euros (más de 40 millones de pesetas).



Francia endurece las penas contra campamentos de gitanos u otros nómadas

     16-31.2.2003 / El ministro del Interior francés, Nicolas Sarkozy, se erigió recientemente en defensor "de los olvidados y de los que tienen miedo", al tiempo que fustigó a quienes anteponen los derechos de los delincuentes a los de sus víctimas, para capear el temporal que desató su proyecto de ley de seguridad interior, aprobado por el Gobierno.
   El texto, que amplía los poderes de la policía y castiga con multas y penas de cárcel la prostitución, la mendicidad, los campamentos de gitanos y los insultos a la autoridad, ha sido calificado por la izquierda de "liberticida".
   La inseguridad ciudadana se reveló como el tema estrella de la campaña electoral de la pasada primavera. El proyecto de Sarkozy es la respuesta del Ejecutivo conservador, "una declaración de guerra a los pobres", según un llamamiento firmado por 34 asociaciones, sindicatos y partidos de la oposición, incluido el socialista que, sin embargo, no se mostró unánime en su reacción.
   El alcalde socialista de Mulhouse, Jean-Marie Bockel, dijo, por ejemplo, que el llamamiento es el de "una izquierda que ha perdido completamente el contacto con la realidad vivida por la gente" y niega que el espíritu del proyecto de ley sea "antipobres".
   El antecesor socialista de Sarkozy en Interior, Daniel Vaillant, no descartó votar a favor de algunas disposiciones del texto, aunque consideraba que en su conjunto no respetaba el necesario equilibrio entre medidas de prevención y represión de la delincuencia.
   Uno de los aspectos clave del polémico proyecto, que cuenta con el visto bueno del Consejo de Estado y obtuvo un apoyo de hasta el 72% entre los ciudadanos, es el que hace referencia a los campamentos. Según este proyecto, la instalación de gitanos u otros nómadas en un terreno privado o municipal, fuera de las zonas de acogida para trashumantes (si las tuviera) será penado con una multa de 3.750 euros y seis meses de prisión.
   Por otra parte el texto amplía los poderes de la Policía, que podrá registrar maleteros de vehículos en caso de robo y no sólo en casos de terrorismo y narcotráfico, como hasta ahora. Además, la Policía y la Gendarmería podrán incluir informaciones "nominativas" sobre personas investigadas.
   El izquierdista Sindicato de la Magistratura advirtió de que "con la política de tolerancia cero, eventualmente 15 millones de personas (un 25 por ciento de la población) serán fichadas" por la Policía.

 

Volver a índice Nevipens Romaní