1-15 de mayo de 2002. Número 333

 

Maldición gitana

     1-15.05.2002 / Ante el espectacular ascenso de Jean-Marie Le Pen en las elecciones francesas, Nevipens Romaní publica la intervención en el Parlamento Europeo de Juan de Dios Ramírez-Heredia,, Presidente de la Unión Romaní, en uno de sus frecuentes choques con Le Pen durante su etapa como eurodiputado

   Seños Presidente:
  
Mi voto contribuirá a que se levante la inmunidad parlamentaria del señor Le Pen. Y conmigo, señor Presidente, votarán con el corazón miles, millones de gitanos europeos descendientes de las víctimas que fueron objeto del odio y la violencia nazi hace medio siglo.
  
Yo voto, señor Presidente, para que la justicia tenga la oportunidad de castigar a Le Pen por trivializar el recuerdo de aquella tragedia, por minorizar el genocidio que tantas vidas costó, por jugar con la pena, las lágrimas y la desesperación de tantas familias inocentes diezmadas por el odio racista que con tanta frialdad el señor Le Pen parece justificar.
  
Pero yo añado señor Presidente, desde mi escaño del Parlamento Europeo, mi condena más firme al Señor Le Pen. Le condeno y le maldigo. Que caigan sobre su conciencia el recuerdo de aquellas víctimas inocentes. Que caigan sobre su alma las lágrimas de tantos niños huérfanos. Que le arañen en las entrañas los lamentos de las madres a quienes les robaron sus hijos para hacer con ellos crueles experimentos. Que se le aparezcan por doquier las sombras de los ancianos que terminaron en los hornos crematorios solo por ser viejos. Y que la maldición de mi pueblo, el pueblo gitano, a quien la sombra negra del nazismo robó más de quinientas mil vidas le acompañe durante todos los días de su vida.
  
Señor Presidente, no se interpreten mis palabras como una negación al derecho que asiste al señor Le Pen para manifestarse como le venga en gana. Aprendí, hace muchos años ya, el mensaje de Voltaire cuando sentenció: "Me opondré a tus ideas hasta la muerte, pero con el mismo afán defenderé el derecho que tienes a expresarlas". Manifiéstese el señor Le Pen como quiera, diga lo que se le antoje, ladre como los lobos en las noches de luna llena, anunciando discriminaciones, persecuciones, llanto y lágrimas de los más débiles, pero sepa el señor Le Pen, y quienes como él piensan, que aquí encontrarán siempre a un grupo de hombres y mujeres que no aceptarán sus incitaciones al odio racial, a la marginación de las minorías.
  
Cuando Le Pen dice que a causa de la desertización y de la demografía los habitantes del tercer mundo se lanzarán a la conquista de Europa, ¿qué pretende imbuir en la mente de los sencillos europeos? Los hijos de las tinieblas son más sagaces que los hijos de la luz. Le Pen sabe muy bien -es viejo lobo- cuando debe lanzar sus aullidos para asustar a la ciudadanía y conseguir, mediante el miedo y la amenaza, que prosperen sus tesis trasnochadas y fascistas.
  
Hoy, posiblemente, se escapará de las manos de la justicia francesa, pero no escapará de la condena y el desprecio que por él sientes todos los demócratas de Europa. Muchas gracias, señor Presidente.
JUAN DE DIOS RAMÍREZ-HEREDIA.

 

Una familia de Sabadell acampa en plena calle para reclamar un piso

     1-15.05.2002/ Los siete miembros de la familia Flores Salazar permanecían con sus muebles y demás enseres domésticos acampados en plena calle Goya de Sabadell, a la altura del número 49, tras haber sido desalojados por la fuerza del piso que ocupaban, situado en el barrio de Campoamor. Aseguran que continuarán allí hasta que el Ayuntamiento les facilite una vivienda de protección oficial.
   La Asociación Gitana de Sabadell ha dado su apoyo a los afectados desde que empezó el proceso judicial hace más de tres años y exige junto a ellos que el Ayuntamiento les ceda una vivienda de alquiler a bajo coste. "Queremos un piso donde ir a vivir y pagar un alquiler que se ajuste a nuestros recursos" comentó el padre Antonio Flores.
   La situación familiar es difícil ya que el padre sufre una enfermedad terminal, hay dos mujeres embarazadas y un niño de 11 años. Únicamente trabaja la madre, Dolores Salazar, y uno de los hijos, que venden ropa en los mercados. La única renta que reciben es de 240 euros de una pensión con la que "no se puede pagar un alquiler de 360 euros y además, vivir".
   Antes vivían en un piso que era propiedad de un hombre enfermo al que cuidaban hasta que murió. La familia dice que antes de morir les cedió el piso, pero sin hacer ningún papel oficial. Pero los herederos legítimos del fallecido reclamaron el piso por vía judicial.
   El Ayuntamiento ha señalado que en su día los Servicios Sociales trataron de buscar una solución al problema de techo, pero la familia no presentó toda la documentación requerida y el proceso quedó paralizado. El Ayuntamiento, que ya evitó el desalojo de esta familia la pasada Navidad, puso a disposición de los desahuciados las instalaciones del Centro de Emergencias durante la noche.
   La Asociación Gitana, a través de su presidente, Manuel Heredia, alega que nadie les quiere alquilar una vivienda por ser gitanos y que la ayuda ofrecida por el Ayuntamiento para ello es insuficiente. El día del desalojo una comisión judicial acudió al lugar acompañada por efectivos de la Policía Municipal y por el Cuerpo Nacional de Policía pero la familia se limitó a sacar a la calle los muebles.
   Ante la falta de acuerdo, tanto la familia afectada como la Asociación Gitana han decidido concentrarse diariamente para exigir una solución, mientras, la familia dormirá en casas de familiares y amistades que se han ofrecido a darles cobijo.

 

Unión Romaní Andalucía acerca a las nuevas tecnologías a los grupos más desfavorecidos

     1-15.04.2002 /    "Mejorar la formación con los medios informáticos y tener más posibilidades de cubrir las necesidades sociales y laborales que exigen las empresas" es la principal aspiración del coordinador del programa Red Conecta en Sevilla, Francisco Miguel Guzmán, para el próximo curso de ‘Alfabetización de nuevas tecnologías’ que la Unión Romaní Andalucía (URA) pondrá en marcha en dicha provincia a partir del próximo día 29 de abril.
   El programa se presentó el pasado 5 de abril al equipo que trabaja y colabora con la asociación en Andalucía, integrado por más de cincuenta personas, en un acto al que asistieron también trabajadores sociales de los ayuntamientos de la provincia de Sevilla y representantes de la Secretaría Gitana de la Junta de Andalucía.
   Esta iniciativa, que actualmente ya cuenta con 9 equipos informáticos, es un servicio público que está abierto a cualquier tipo de personas, pero con un objetivo social muy claro determinado por dos factores.
   Por un lado en el criterio de selección de los demandantes del curso, pues en caso de que exista un desbordamiento de usuarios y haya que limitarse a los recursos económicos disponibles, URA ha fijado unos baremos de selección en función de las necesidades sociales y educativas de los propios alumnos, priorizando los grupos más desfavorecidos y que estén en situaciones de exclusión social, de entre 14 y 25 años, que sean además mujeres con claras dificultades para acceder al sistema educativo, y que estén en el paro.

Acceso laboral
   Y por otro, en la filosofía del proyecto en sí, ya que con cada usuario se elabora un ficha técnica y personal en el que se refleja, además de su nivel de conocimientos, la finalidad que persigue al formar parte de este proyecto. Así "si el alumno está buscando empleo o pretende mejorar su formación para acceder a otro tipo de trabajo, se le incluye en los sistemas de búsqueda que tiene URA con otros programas llevados a cabo en la asociación", informó Francisco Miguel Guzmán.
   El proyecto Red Conecta, que se imparte en más de 16 puntos de toda España, fue solicitado por la Fundación Esplai al Fondo Global Lucent Technologies, que es una organización estadounidense que financia gran parte del proyecto destinado a los jóvenes.
   La Fundación Esplai trabaja en Cataluña en proyectos educativos y de tiempo libre, es el socio español de la fundación norteamericana que presentó la convocatoria en España. URA formó parte de las 8 asociaciones seleccionadas entre muchas candidatas que solicitaron este proyecto que tiene una proyección en la comunidad a tres años, según el convenio firmado con dicha entidad. "Aunque ahora comencemos con estos cursos en la provincia de Sevilla, en el momento que exista una demanda de usuarios en el resto de Andalucía, se extenderá a otras zonas", manifestó el coordinador del proyecto.
La financiación del programa es completada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, mientras que el material informático corre a cargo de varias compañías que consiguen promocionarse entre los usuarios.

Cursos de formación

   La iniciativa de Alfabetización de nuevas tecnologías consta de cuatro cursos, de no más de una hora diaria todos ellos e impartidos mañana y tarde de lunes a viernes, a los que se pueden asistir en su totalidad o seleccionar solo aquel que más interese.
   Para escoger el nivel idóneo de cada alumno y su inserción en los distintos grupos formados, se le realizará una entrevista para ver el nivel de conocimientos que tiene.
   El primer curso pretende ser una Iniciación al ordenador y al sistema operativo, con una duración de entre 9 y 12 horas, que el grupo de usuarios fijará en consenso según como les convenga al día.
   Un análisis más profundo del programa Word y procesamiento de texto, esencial para preparar un currículum vitae entre otras cosas, será el segundo curso; unas 6 horas sobre el programa informático Excel el tercero; y otras tantas sobre Internet y Correo electrónico integrarán la formación que Red Conecta llevará a cabo en la sede de URA en Sevilla.
   Una vez realizado los cursos de Alfabetización de nuevas tecnologías, o habiendo demostrado el nivel de formación exigido, desde URA se pretende continuar con los cursos en una etapa más especializada, por ejemplo con el diseño de páginas Web con una clara orientación profesional.
   Los cursos estarán complementados en todo momento por el acceso libre de cada usuario a los equipos informáticos, otra de las ofertas de este programa único en la provincia.
   En este caso la trabajadora social consultará la intención del usuario que desee utilizar los equipos de forma libre y les hará una ficha de inscripción y de control especificando el tipo de uso que va a realizar de los equipos. Además se le hará un carné personal en el que se irá reflejando su labor y las horas empleadas en la informática, para luego poder tenerlas en cuenta en otros cursos y programas de URA.
   "No pretendemos que los usuarios se vayan de aquí aprendiendo solo informática, sino de que tengan más facilidades de conectar con su entorno", aseguró el coordinador de la Red Conecta.
   URA ya ha seleccionado al grupo de "camareras de piso" para que mejoren su formación con la informática y asistan a los primeros cursos. "Esto no es una academia de informática, pero aquí hay ordenadores para enseñar informática con un objetivo social", explicó Francisco Miguel Guzmán.
   Aprovechar lo que están realizando en otras zonas de España con este mismo programa conectándose en Red desde los 16 puntos y mejorar la gestión realizada con los usuarios es otro de los retos a cumplir en el futuro. Y porqué no, explotar otro campo de trabajo de género que ya está en conversaciones con el Instituto de la Mujer de la Junta de Andalucía.

Equipo Humano
   El equipo humano integrado en los cursos está compuesto por tres personas, incluyendo a Francisco Miguel Guzmán, el coordinador de Red Conecta, que ha sido el promotor y artífice de otras iniciativas que URA está desarrollando, desde hace dos años, en materia de Voluntariado y que para este año se están materializando en la creación del Centro de Información y asesoramiento al voluntario y la Escuela permanente de formación.
   Los otros dos miembros son Macarena Chavero, la trabajadora social que realiza el seguimiento del objetivo social del proyecto, y Juan Ramón Flores, encargado de la tecnología y el mantenimiento de los equipos y del Softaware.
Cumpliendo otra de las funciones del proyecto, estos cursos estarán reforzados por un equipo de voluntarios que tendrán funciones muy puntuales y se ampliarán conforme las necesidades sean mayores.

Iniciativas futuras para el programa
   La Fundación Esplai impone a URA, al igual que al resto de las asociaciones que trabajan con la Red Conecta, unos mínimos que son la garantía de que este proyecto tenga una buena proyección pública: al año se tienen que hacer 9 cursos completos (que constan a su vez de 4 partes cada uno con un total de 36 horas), y tener al año al menos 200 participantes para que libremente accedan a los equipos y los utilicen para acceder a Internet o para realizar cualquier trabajo informático que precisen. Además Francisco Miguel Guzmán asegura que "URA no se va a conformar con mínimos, porque tenemos capacidad para llenarlo al cien por cien".
   Que se formen grupos de niños como posibles usuarios, que haya un acercamiento a las zonas rurales, quizás haciendo teleformación a través de la Intranet de toda la Red Conecta o con unidades móviles son algunas de las aspiraciones e ideas que URA ya contempla para extender este programa en un futuro muy próximo.

 

Un nuevo local de Lleida fomenta la unión entre gitanos y payos

     1-15.05.2002 / "Es un regalo del cielo". Éste es el sentimiento generalizado de gran parte de los gitanos más carismáticos de Lleida después de que en la plaza Galicia de la Mariola se haya abierto un establecimiento hostelero que nace con la clara intención de convertirse en el nexo de unión del pueblo gitano, tan enraizado en Lleida, y los payos.
   El local, bautizado como Nenett "apodo del conocido gitano Josep Maria Pubill, vinculado con la cooperativa de compra del mercadillo", quiere resucitar aquel ambiente de camaradería e intercambio de culturas que tuvo el Pla de l'Aigua, y alguno de sus bares, como principal exponente.
   Ahora se ha querido dotar al barrio de un local que, además de ofrecer los servicios de cafetería, restaurante y brasería, tiene vocación de ser el gran centro social donde cualquier persona cívica y con educación quiera fomentar la tertulia, mantener vivas las costumbres de esta etnia y, en suma, conservar los lazos de amistad que tradicionalmente en Lleida siempre han tenido los gitanos y los payos.
   Para conseguirlo no se han regateado esfuerzos. Un joven matrimonio "gitano él, ‘gadyi’ leridana ella" han querido ofrecer un espacio de calidad, casi de lujo, con una inversión que ronda los 378.000 euros (63 millones de pesetas), adecuando un local de 320 metros cuadrados donde se puede desde jugar a las cartas o al dominó, a celebrar cualquier festejo por todo lo alto.
Los hombres de respeto se encuentran cómodos. Como hace 30 años en el Pla de l'Aigua. Se les nota. Contertulian amigablemente, mientras otros más jóvenes degustan la mezcla en una barra alta, como las de antaño.


 

Los gitanos luchan por su reconocimiento en tierra santa

     1-15.05.2002 / Los vecinos árabes de Amoun Sleem la rechazan, llamándola desdeñosamente "Nawariyah", que en árabe significa "incivilizada". Sleem, de 27 años de edad, es gitana, y forma parte de una comunidad poco conocida de unas 1.000 personas que habita en la Ciudad Vieja amurallada de Jerusalén. Esta comunidad permanece al margen del resto de la población, despreciada por los árabes, que la evitan, e ignorada por los judíos, que parecen totalmente ajenos a su existencia.
   "Los judíos nos tratan como árabes y los árabes nos tratan como gitanos, de manera que recibimos un mal tratamiento por ambas partes", explica Sleem, sentada en un sofá verde en la casa donde su familia ha vivido durante más de 75 años.
   Viviendo en medio de una población predominantemente árabe, los gitanos "o domari, como algunos prefieren que se les llame" han adoptado diversos aspectos de la cultura árabe, entre los que se incluyen la lengua y la cocina. Se considera que los domari se dispersaron originalmente de la India hace unos mil años, junto con los gitanos de Europa del oeste, y los Lomarvren de Centroeuropa. Estos grupos, que en conjunto suman aproximadamente 12 millones de personas, se caracterizan hoy en día por su diversidad cultural, aunque conservan una creencia común en ‘Del’ (Dios), ‘beng’ (el demonio), la predestinación y la lealtad a la familia.
   Muchos gitanos han guardado en secreto su identidad, avergonzados de su herencia étnica y temerosos ante la discriminación. Sleem, sin embargo, confía en que esta situación cambie. Así, ha fundado la Sociedad Domari, dedicada a preservar la cultura gitana, y espera poder solicitar al Tribunal Supremo de Israel que ordene a las autoridades garantizar el estatus de su grupo minoritario. Este reconocimiento, según Sleem cree, generará orgullo y fomentará la financiación gubernamental necesaria para impulsar el proyecto de un complejo educativo que Amoun Sleem sueña con instalar en una casa de baños abandonada, situada en el callejón "Camino de la Cigüeña", cercano a su casa. "Es de esperar que esto pueda contribuir a cambiar la vida de los domari", dice. Soltera y diplomada en administración de empresas por una escuela árabe local, Sleem es una rareza en el mundo domari, en el que la mayoría de las mujeres son amas de casa y muchos niños abandonan la escuela hacia los 12 años.

Una minoría del Medio Este
   Sleem no sabe cuándo llegó su familia al Medio Este. Pero recuerda haber visto fotografías de gitanos de los años 20, que supone que eran sus antepasados, acampados en tiendas fuera de la Ciudad Vieja de Jerusalén.
Además de los gitanos de Jerusalén, hay también comunidades domari en la orilla oeste y en la zona de Gaza, territorio invadido por Israel en la guerra del Medio Este. Sleem considera que el total de la población está aproximadamente entre 2.000 y 5.000 personas.
   Relativamente aislada de la cultura israelí, la población de Gaza ha conservado más que sus primos de Jerusalén la danza y la música gitanas tradicionales, y ofrece habitualmente espectáculos en las funciones de la comunidad.
   Considerados como "subpueblo" y "sangre extranjera", más de 100.000 gitanos fueron asesinados por los nazis. En el año 1936 fueron enviados a campos de concentración, y en 1937 fueron incluidos en las racistas leyes de Nuremberg, originariamente dirigidas a los judíos.
   El abogado israelí Omri Kibiri, que entró en contacto con los domari hace un tiempo, cuando Sleem acudió a él en busca de asesoramiento para fundar una sociedad cultural, anunció que está planeando entablar un proceso contra el Gobierno alemán, en nombre de los supervivientes gitanos. "Ni siquiera sabía que hubiera gitanos en Israel", reconoce.

Los domari buscan compensación
   A pesar de que es muy improbable que la mayoría de los domari tuvieran relación con la persecución nazi en Europa, Kibiri afirma que sabe de la existencia de supervivientes que viven en el país, y pretende unir fuerzas con los gitanos para tratar de conseguir una compensación por otros medios, aparte de la demanda presentada por Israel. El Gobierno alemán anunció en 1999 que los supervivientes gitanos tienen derecho, junto con los judíos y otras víctimas, a presentar una reclamación a un fondo de compensación concebido a este efecto.
Mientras tanto, Sleem lucha por recaudar fondos para una amplia gama de proyectos, entre los que se incluyen centros de servicio médico y social para ayudar a los gitanos de Jerusalén. El progreso de esta tarea avanza muy poco a poco. La organización ha conseguido hasta ahora 10.000$, aportados mayoritariamente por un donante simpatizante de ultramar. Sleem señala la apatía, la falta de implicación y las dudas entre su propia gente como otros obstáculos a los que tiene que enfrentarse. "Ni siquiera los integrantes de la comunidad están seguros de que esto pueda salir adelante. Les cuesta creer que tienen un futuro", explica.
   Volviendo la vista a un pasado trágico, la historiadora Yehuda Bauer, de la Conmemoración del Holocausto Yad Vashem, calcula que unos 150.000 gitanos fueron asesinados por los nazis en el período al que los gitanos llaman "Porrajmos", o "La destrucción". Otros cálculos, desestimados por Bauer como "puras tonterías", elevan la cifra a 600.000. "Para los nazis, los judíos eran el gran enemigo que se ocultaba tras todos los demás, mientras que los gitanos constituían un problema menor", afirma. "Pero la tragedia individual de los romà ciertamente no es inferior a la de los judíos, y ellos también tienen derecho a una compensación".

 

Volver a índice Nevipens Romaní

 


16-31 de mayo de 2002. Número 334

 

Los gitanos que aman la velocidad

     16-31.05.2002 / Taraf de Haïdouks ha popularizado los endiablados ritmos del este europeo.

El auge de la música romaní en Europa

   Hubo un tiempo, cuando el sátrapa Ceausescu gobernaba en Rumania, en que el Gobierno de aquel país anunció que ya no quedaban músicos gitanos de fronteras para adentro. La impureza racial era una afrenta intolerable para un régimen totalitario y sin escrúpulos como aquél. Sin embargo, los Taraf de Haïdouks ya llevaban por entonces muchas temporadas amenizando bodas, banquetes y demás festines con sus ritmos endiablados, bailes en compases irregulares que rondan las doscientas pulsaciones por minuto. Han pasado 12 años desde la caída y ajusticiamiento sumarísimo del matrimonio Ceausescu, y sólo en Clejani, la diminuta localidad natal de los Haïdouks, el número de músicos gitanos supero los dos centenares. La cantera parece, pues, asegurada.
   Taraf de Haïdouks, que podría traducirse como "la banda de los buenos bandidos" -casi al estilo de Robin Hood-, se ha consolidado como la formación romaní acaso de mayor prestigio en todo el mundo.
   En la última década les ha dado tiempo a grabar con Yehudi Menuhin o el Kronos Quartet, e incluso a protagonizar, junto a Johnny Depp y Christina Ricci, la película ‘The man who cried’. Acaban de grabar en los estudios Abbey Road la banda sonora de ‘The one and only’, junto a Gabriel Yared, y para septiembre preparan un proyecto "con uno de los mejores y más conocidos violinistas clásicos de Norteamérica", aunque un cierto prurito supersticioso les impide facilitar el nombre.
   En su país de origen, pese a todo, siguen recibiendo más de una mirada de recelo. "La democracia ha ofrecido a la gente la oportunidad de expresarse con libertad. Por eso, ahora nos muestran su racismo sin tapujos", espeta Ionel Manole, acordeonista y arreglista de la banda.
   El cuarto y más reciente lanzamiento discográfico de los Haïdouks, ‘Band of gypsies’, captura las primeras actuaciones del grupo en Bucarest, donde aún les consideran "demasiado gitanos". La grabación se desarrolló durante dos conciertos muy desiguales. "Estábamos en un entorno desconocido y el primer día nos sentíamos como unos chicos tímidos", recuerda Manole, conocido con el apodo de Ionitsa. Y aclara: "La noche siguiente ya todo transcurre de forma mucho más festiva, como de costumbre...".
   Hasta 13 músicos se turnan sobre el escenario en las veladas de este grupo. Tienen entre 20 y 78 años y tocan acordeones, cimbalones (el salterio del este europeo), violines y flautas a unas velocidades inconcebibles. "El público no puede olvidar que provenimos de la música para bodas, donde la gente quiere bailar sin descanso. Técnicamente, no tenemos otra opción que ser virtuosos; incluso el bajista ha de serlo", explica Ionitsa.
   Pese a lo nutrido de la formación, Taraf de Haïdouks sigue renunciando a la figura del percusionista y no ha consentido introducir un solo miligramo de electricidad en sus grabaciones. "Nada lo justificaría. La introducción de instrumentos modernos está provocando que las músicas del mundo suenen muy parecidas, que ya no se distinga lo árabe de lo americano, lo africano de lo indio. Consiguen un sonido muy poderoso, desde luego, pero sin ningún matiz".
   Ionitsa siempre pensó que España, por su rica y variada tradición musical, constituía una plaza de difícil conquista. Sus anteriores visitas le han hecho cambiar de opinión: "Al final, la gente de cualquier parte del mundo sólo aspira a sentirse feliz. La música gitana es contagiosa, ayuda a olvidar por un momento los problemas cotidianos. Y nosotros concebimos los conciertos como si de bodas se trataran: tenemos la obligación de que ése sea el día más importante para nuestros invitados".

 

 

Una organización gitana demanda a IBM por ayudar al nazismo

     16-31.05.2002 / Veteranos gitanos, que alegan que la especialización de IBM ayudó a los nazis a cometer asesinatos en masa, presentaron una demanda en los tribunales de Suiza contra esta compañía buscando una "reparación moral" y una importante cantidad económica por daños y prejuicios.
   El ‘Gypsy International Recognition and Compensation Action’ ha demandado a IBM en nombre de cuatro gitanos de Alemania y Francia y uno sueco, nacido en Polonia, afirmó May Bittel, líder del grupo de Ginebra. Todos los demandantes quedaron huérfanos durante el Holocausto.
   Los veteranos gitanos, que usan el término romà para definir a su comunidad, empezaron a planificar el pleito después de que el escritor norte-americano Edwin Black anunciara en un libro publicado en febrero, que las máquinas de perforación de tarjetas de IBM permitieron que las matanzas de los nazis fueran más eficaces.
   Un portavoz de IBM en Europa, Ian Colley, dijo que no podía hacer ningún comentario sobre el pleito porque la compañía no había recibido ninguna copia de la demanda.
   Según una empresa subsidiaria de IBM en Alemania ‘Deutsche Hollerith Maschinen GmbH’, los nazis habían tomado el control de la compañía antes de la Segunda Guerra Mundial, como en otras compañías que operaban en Alemania.
   "El hecho de que las máquinas de Hollerith fueron usadas por los Nazis se conoce desde hace muchos años, pero nosotros tenemos muy poca información sobre lo que pasó" dijo Colley. Añadió que "IBM aborrece las atrocidades Nazis".
   La demanda se presentó en la ciudad suiza de Ginebra ya que, durante la guerra, la oficina central en Europa de la compañía se encontraba en esta ciudad. "La ley suiza está clara, vender bienes y servicios destinados a ser usados para un crimen es un delito" dijo Bittel.
   Los demandantes piden 20.000 dólares cada uno por daños y perjuicios a IBM. Bittel aseguró que la demanda estaba "basada en la reparación moral" y que esperan que más supervivientes del Holocausto se unan al proceso. "Nuestro objetivo es lograr el reconocimiento de la complicidad de IBM en los crímenes contra la humanidad", añadió.
   Según el libro de Black, las máquinas perforadoras de tarjetas sirvieron para codificar la información sobre las personas que fueron enviadas a los campos de concentración. El número 12 representaba a los presos gitanos, mientras que los judíos estaban identificados con el número 8. El código D4 significaba que el prisionero había sido ejecutado.
   La división alemana de IBM ha pagado, dentro de una iniciativa del Ministerio de Industria alemán, para compensar a las personas obligadas a trabajar para los nazis durante la guerra. El parlamento alemán especificó el mes de mayo de 2001 la manera de empezar los pagos que ascendían a 4.600 millones de dólares. La comunidad gitana está incluida en la compensación.
   El mes de abril del mismo año, se retiró una demanda similar contra IBM en Nueva York, después de que los abogados afirmaran que temían que esto retrasara los pagos del fondo para el Holocausto.

 

Rosa, de Operación Triunfo, tiene antepasados gitanos

     16-31.05.2002 / Dentro de pocos días se celebrará en la ciudad de Tallin (capital de Estonia) el festival musical de Eurovisión. La representante española será Rosa, ganadora del concurso de Televisión Española ‘Operación Triunfo’, que tiene familiares gitanos.
   Su abuelo materno pertenecía a esta etnia y la afición por la música de Rosa viene precisamente de esta figura, que tocaba varios instrumentos. Rosa es la tercera de cuatro hermanos, siendo ella la única chica. Cuando dejó los estudios, después de acabar primaria, se dedicaba a cantar por las fiestas en las que la contrataban, bodas y comuniones.
   En esta etapa, su padre y uno de sus hermanos la acompañaban con una furgoneta por los pueblos de la Alpujarra granadina. Ahora su vida ha dado un vuelco: ha controlado su peso haciendo dieta y deporte, ha grabado su primer disco, y acudirá al Festival de la Canción de Eurovisión.

 

Unión Romaní Andalucía, ante las denuncias de Aprocom sobre la venta ambulante en Sevilla

     16-31.05.2002 / La Unión Romaní Andalucía (URA), ante las reiteradas denuncias presentadas por Aprocom (Asociación Provincial de Comerciantes de Sevilla) en los medios de comunicación sobre la situación de la Venta Ambulante en Sevilla, y dado que gran parte de la comunidad gitana de la provincia tiene como principal actividad la venta ambulante, manifiesta lo siguiente:
   La URA se solidariza con Aprocom en la denuncia que presenta contra la venta ilegal ambulante que se detecta en la ciudad, y apoya la necesidad de erradicarla. Pero quiere dejar claro que los perjudicados más directamente son los propios vendedores ambulantes que ejercen esta actividad de una manera legal. Pero la URA está en contra de la pretensión de lo que Aprocom hace al criminalizar e imputar a todo el sector profesional de los comerciantes ambulantes lo que no es más que una actitud aislada llevada a cabo por ciertas personas que ejercen esa venta ambulante ilegal.
   El Comercio Ambulante sufre, como cualquier otro sector profesional, las consecuencias negativas de quien ejerce la misma actividad sin todas las obligaciones legales requeridas.
   A pesar de que Aprocom es consciente de todos los requisitos e impuestos a los que están sujetos los comerciantes ambulantes, con las últimas declaraciones realizadas en los medios de comunicación por parte de la directiva, demuestran que están fomentando la fama falsa y negativa que los comerciantes ambulantes sufren de ser una actividad ilegal.
   El Comercio Ambulante, en cada localidad, está regulado por las ordenanzas municipales, y por tanto su ejercicio tiene una base legal. Y además tiene una fuerte presión fiscal y administrativa:
   a) El comerciante ambulante tiene que obtener obligatoriamente dos licencias: una concedida por la Junta de Andalucía, y otra por el Ayuntamiento de cada municipio donde se va a ejercer la venta.
   b) Los impuestos que un comerciante ambulante tiene que pagar son:
   - Impuesto de Actividades Económicas
   - Tributación a Hacienda por Módulos
   - Sistema de Módulos
   - Ingreso a cuenta del IRPF
   - Tasas municipales de cada ayuntamiento en los que se vende
   - Tarjeta de transporte
   - Impuestos relacionados con la mercancía que se vende
   Por todo esto hay que afirmar que los vendedores ambulantes se sienten orgullosos de contribuir con su actividad profesional al sostenimiento de este país, y lucha por los derechos y obligaciones de los comerciantes ambulantes igual que cualquier otra profesión.
   La URA considera que los Mercadillos Ambulantes cumplen una importante función social: acercar mercancías de buena calidad a buenos precios, que se consiguen al eliminar los intermediarios en la cadena de producción y venta. Además esta asociación afirma que ante la creciente demanda que existe de crear otros mercadillos, debido al creciente número de licencias en espera que existen, es muy acertada y necesaria la postura de los Ayuntamientos de crear más Mercadillos Ambulantes.
   Y respecto a lo que se refiere al Mercadillo del Charco de la Pava, la URA asegura que la Policía Local se personaliza cada sábado en el mercadillo.
   Por último, la URA invita a Aprocom y al resto de agentes sociales a estudiar y reflexionar si la excesiva proliferación de grandes superficies en el área metropolitana de Sevilla es la causante del mayor perjuicio al pequeño y mediano comerciante en nuestra sociedad.

 

Programa para mejorar la situación de la comunidad gitana de Yugoslavia

     16-31.05.2002 / El ministro federal de Asuntos Étnicos de Yugoslavia, Rasim Ljajic, anunció que a finales de este año se completaría un programa orientado a resolver la posición de los gitanos en el país. Así, el ministro explicó a la prensa que este programa contemplará aspectos como el empleo, la educación, la vivienda, la seguridad social y la sanidad y, separadamente, la problemática de los romà en Kosovo.
   El programa socioeconómico se realizará en tres fases: análisis de la situación; creación de una base de datos que incluya un cuadro social de los romà en Yugoslavia; formación de un grupo interministerial coordinado por la oficina de integración de los gitanos en el ministerio federal de comunidades nacionales; y la tercera fase consistirá en la incorporación de la comunidad internacional en el proyecto.
   La realización de este proyecto dependerá de la situación financiera del país y de la ayuda de la comunidad internacional. Sin embargo, en los próximos meses pueden esperarse resultados entre la población gitana.
   El director de Rominterpress, Dragoljub Ackovic, informó de que, de acuerdo con las estadísticas oficiales, hay 140.000 romà en Yugoslavia, de los cuales 14.000 se encuentran en Belgrado; mientras que, según las asociaciones gitanas, el número es mucho más alto: 600.000 romà en Yugoslavia, 90.000 en Belgrado. Ackovic señaló que de los 600.000 gitanos sólo 200 han completado algún tipo de estudios superiores, y que sólo el 70% de los niños gitanos asisten a escuelas de educación elemental, a pesar de que este nivel educativo es de carácter obligatorio.
   Ljajic anunció asimismo la firma de un memorándum sobre la cooperación entre el Gobierno yugoslavo y el Congreso Mundial Gitano.

 

Los gitanos de La Mina actúan en una película que huye de los tópicos

     16-31.05.2002 / Actores por un día. Es lo que han sido una decena de vecinos de la comunidad gitana del barrio de la Mina al participar en la película, ‘Buscando la vida’, de la londinense establecida en Barcelona Hannah Collins, con el apoyo de Manuel Fernández, del Centro Cultural Gitano de la Mina, y la productora Mercuri. Es un film donde la realidad y la ficción se mezclan para mostrar escenas cotidianas y tradiciones de esta comunidad, como la pelea de dos jóvenes, en la que hace de intermediario el Tío Emilio, el ‘juez de paz’ para los gitanos, o como una fiesta, donde se reúnen unas 300 personas. Es la huella de una cultura centenaria en un barrio que pronto cambiará su fisonomía.
   ‘Buscando la vida’ no es un documental ni un reportaje sino una película de ficción de una hora y media de duración, filmada en 35 milímetros en la que los gitanos del barrio de la Mina son los protagonistas en una representación de las propias vidas cotidianas. Las escenas están preparadas pero muestran las vivencias, pensamientos, costumbres y la cultura del mundo gitano.
   El Tío Emilio, que hace años había actuado en ‘westerns’ aparece hablando con un joven que quiere ser actor, Manu, según pone como ejemplo la directora, Hannah Collins, una artista interdisciplinar reconocida por su trabajo como fotógrafa y también en la cinematografía experimental.

Juez de paz
   "Había hecho un montón de películas como actor especialista; había trabajado con Sergio Leone" pero al final renuncié a la carrera de actor porque la familia no lo quería, explica el Tío Emilio, del barrio badalonés de Sant Roc. En el largometraje, el Tío Emilio, un hombre mayor, respetado por la comunidad, muestra las dotes de ‘juez de Paz’ en la calle, haciendo de intermediario entre los dos jóvenes.
   Manu, de 16 años, el hilo conductor de todas las historias también muestra su entorno con los amigos. El padre de Manu, Morenito de Levante, cantaor, también sale en la película. Ángela, una joven de 14 años, que ha dejado los estudios y cuida a sus hermanos, protagoniza una conversación y simula que prepara la boda. "¡Los gitanos nos casamos jóvenes, pero no tanto!" dice su padre, Nenín.
   El rodaje se hizo en julio de 2001 en la Mina, en el paseo de Camarón. Hannah Collins reconoce que el proceso de filmación no fue fácil: "había mucha curiosidad y algunos no estaban de acuerdo en que nos instalaramos en las calles con unas cámaras". A pesar de todo, la intención del filme es sobretodo el interés por "una cultura bastante negada y desconocida". La inmersión de Collins en la Mina ha sido de la mano de Manuel Fernández, del Centro Cultural Gitano La Mina.
   "La Mina es dura, la arquitectura es difícil y está en proceso de desaparecer tal como está ahora" asegura la directora, que añade: "Ellos quieren tener un espacio en la sociedad, pero tienen miedo a reivindicarlo".
   Fernández reconoce que ha costado involucrar a su gente para participar porque "en las películas sobre gitanos, el 90% son estereotipos". "Hacía 20 años que no aparecía una cámara en la Mina -añade Fernández- y en este caso, recoge como somos".
Respeto por el duelo a su padre. El sentimiento de duelo y el respeto por los difuntos que tiene la comunidad gitana, la refleja el filme, sobre la historia de Pedro Marino ‘Nenín’. ‘Nenín’, es el pequeño de 14 hermanos, su familia es de origen yugoslavo y desde hace unos 9 años dejaron la vida ambulante, y ahora trabaja en tareas temporales y venta ambulante.
"Mi padre era trompetista, nos ganábamos la vida, pero cuando murió hace unos nueve años, dejé de tocarla". "Es un duelo que los payos no pueden entender" dicen los protagonistas del filme. Convencieron a Nenín para que tocara la trompeta en la película.
   La fiesta y el flamenco también están presentes. Aparecen reconocidos artistas como Diego Carrasco, Capullo de Jerez, Juan de la Vara o Basilio de Potage. También se siente la fuerza y el sentimiento de la voz de Rafael Perona, un vecino del barrio que vende cupones de la ONCE. "Canto una toná, un canto de la pena del gitano de hace 200 años, que es bien vigente" dice Perona.

 

El Festival "Pirineos Sur" de Huesca mostrará las raíces de la música gitana

     16-31.05.2002 / ‘Pirineos Sur’ mostrará las raíces de la música gitana de todo el mundo. El festival ‘Pirineos Sur’, que celebrará su XI edición del 12 de julio al 3 de agosto en el escenario flotante de Lanuza y la carpa de Sallent de Gállego, dedicará su semana central de conciertos a la música de raíces gitanas en todo el mundo.
   El Festival Internacional de las Culturas propone un especial, entre el 19 y el 26 de julio, al que se ha denominado con el título de ‘Rom’, que en romaní significa gitano. Se trata de un viaje musical que comienza en la India y acaba en España. Según explica la organización: "Un viaje de miles de kilómetros por los que, a lo largo de la historia, se ha ido asentando el pueblo gitano. Y si bien es cierto que han asimilado tradiciones, músicas e instrumentos de los respectivos pueblos de acogida, innegable es también la especial predilección de los gitanos por la farándula".
   El director del certamen, Luis Calvo, afirma que: "En esta ocasión nos proponemos rastrear esa posible alma común, ese posible tronco del que se separaron las ramas. O cuanto menos, escudriñar sobre los posibles diálogos entre las músicas gitanas y mostrar la rica variedad musical del pueblo gitano".
   Así, este verano desfilarán por los escenarios del festival alrededor de catorce formaciones y solistas procedentes de España, Macedonia, Rumania, Yugoslavia, Francia, Hungría, Grecia, Turquía y la India. Durante una semana se escuchará flamenco, fanfarrias balcánicas, melodías de las mayores divas gitanas y músicas de tradición india. "Una muestra no exhaustiva, aunque sí representativa, de la riqueza y variedad musical del pueblo gitano", añade la organización.

 

Volver a índice Nevipens Romaní