1-15 de marzo de 2002. Número 329

 

"Siento un doble orgullo por ser concejal y representante de la comunidad gitana"

     1-15.03.2002 / Antonio José Ortega Heredia,primer concejal gitano de La Línea de la Concepción.

   Antonio José Ortega Heredia tomó posesión de su acta de concejal en una sesión plenaria de carácter extraordinario, tras el fallecimiento de Celestino Prieto y la renuncia de su antecesora en la lista con la que el GIL concurrió a las elecciones municipales, Belén Rodríguez Brioso.
   Antonio Heredia juró su cargo y se comprometió a cumplir fielmente sus obligaciones como miembro de la Corporación municipal. "También me comprometo a guardar y hacer guardar la Constitución como arma fundamental del Estado", declaró.
   El presidente accidental de la Corporación, Carlos Ruiz Calama, le impuso a continuación la medalla de concejal tras lo cual, los asistentes al pleno y todos los concejales irrumpieron en fuertes aplausos.
   Previamente, el secretario del Ayuntamiento dio lectura a un escrito por el que Heredia solicita la baja del grupo GIL y su pase al grupo mixto. Seguidamente, la concejal socialista Juana María Lasry le dio la bienvenida y lo felicitó públicamente "porque desde el grupo socialista estamos completamente seguros de que ello redundará en beneficio de la comunidad gitana de la ciudad".

Asociacionismo
   Antonio Heredia tiene 28 años, está casado y su profesión inicial fue la de comerciante. Hace ya varios años y, de forma paralela a esta actividad, comenzó a colaborar como voluntario con asociaciones y a representar a la comunidad gitana, e incluso llegó a ejercer como monitor de prevención del absentismo escolar con alumnos y alumnas del colegio público García Lorca.
   Antonio que, en una impresión inicial y siempre subjetiva, parece una persona tranquila y seria pero cordial, afirma que se arrepiente de no haber continuado con sus estudios al terminar el bachillerato, y que le hubiese gustado cursar Trabajo Social. Sin embargo, eso no ha impedido que hoy sea concejal y que se haya convertido en el espejo donde se miran muchos ciudadanos gitanos del municipio de La Línea.
Con la creación de esta Concejalía, ¿se desvincula un poco la parcela de Minorías Étnicas de la de Asuntos Sociales?
   No exactamente. Al obtener este cargo, se continúa el contacto con Asuntos Sociales, ya que se utilizarán las mismas instalaciones, y se seguirán las líneas de trabajo marcadas por esta Concejalía, ya que creemos que es la mejor forma de conseguir buenos resultados.
¿Cuáles son los objetivos inmediatos de su Concejalía?
   Bueno, los objetivos han sido marcados junto a Gabriel Gonzálvez, concejal de Asuntos Sociales, y son, básicamente, el Centro Sociocultural Gitano Linense y actuaciones de planificación familiar con mujeres gitanas. En este sentido, a finales de febrero hemos comenzado a repartir unos folletos con un vocabulario muy accesible.
¿Cómo se siente en su nuevo cargo de concejal?
   Como miembro de la comunidad gitana, siento un doble orgullo. Como linense por ser concejal de mi pueblo, y como gitano por ser representante de esta comunidad de más de cuatro mil personas, que exigen soluciones y recursos. La verdad es que es un peso muy fuerte, que espero poder asumir.
¿Cuál ha sido la reacción de la comunidad gitana ante su nombramiento?
   Durante estos días, he visitado diversas zonas de la ciudad, y todos hemos coincidido en afirmar que mi nombramiento es un hecho histórico.
¿Están los gitanos linenses integrados en la sociedad?
   Bueno. Yo, particularmente, no defiendo la idea de una nación gitana. En primer lugar, somos linenses, que además pertenecemos a la etnia gitana, no somos algo aislado. Si buscamos la integración en la sociedad, debemos estar orgullosos de ser linenses y españoles.
   En este sentido, buena parte de los gitanos linenses están integrados, aunque sí es cierto que hay sectores más desfavorecidos dentro de la comunidad gitana que adolecen de esta integración. Además, la integración no significa, en ningún momento, la pérdida de las costumbres de una comunidad, ya que ambas cosas son compatibles.
¿En qué otras comunidades se centran el departamento y la Concejalía de Minorías Étnicas?
   Bueno, aparte de la comunidad gitana, que es la más amplia, yo destacaría la comunidad de senegaleses, que está compuesta por unas 50 o 60 personas, bien organizadas en la Asociación África Horizonte. Junto a ellos, también es importante la comunidad de mujeres magrebíes, casadas la mayoría con linenses, y que suelen acudir a Asuntos Sociales solicitando diversas ayudas y recursos, que apenas distan de los que cualquier ciudadano o ciudadana de La Línea podría solicitar en cualquier momento.
¿Consideras que en esta ciudad hay problemas de racismo y xenofobia?
   Desde mi punto de vista, no hay excesivos brotes de racismo, porque La Línea siempre ha sido un pueblo solidario y hospitalario, aunque aún se mantienen ciertos tópicos y estereotipos que no en nada favorecen la integración.
¿Somos racistas, Antonio?
   Bueno, nadie va a decir nunca que es racista, pero los tópicos y los estereotipos afloran en cualquier momento en la calle o en cualquier conversación o comentario. A este respecto, desde la Oferta Educativa Municipal, intentamos explicar a los niños y niñas otras culturas y costumbres, con el fin de poder atajar el racismo y la xenofobia desde la base. Aún así, hay mucho trabajo por hacer, trabajo en el que los medios de comunicación pueden jugar un papel básico en la destrucción de estereotipos. Tenemos que aprender a convivir con personas de otras procedencias y etnias. En este sentido, lo único que hay que hacer es promover actuaciones para acostumbrarnos a la nueva situación que se avecina próximamente.

 

Extremadura impulsa un Consejo Regional Gitano

     1-15.03.2002/ Los gitanos se van a sentar a una mesa con los payos para hablar de los grandes asuntos que les afectan: sanidad, escolarización, vivienda... La mesa en cuestión será el Consejo Regional Gitano, que acaba de crear la Consejería de Bienestar Social y en la que estarán el resto de las consejerías, los ayuntamientos y los tres grandes bloques en los que está dividida la comunidad gitana extremeña.
   "Era una vieja aspiración nuestra tener un consejo regional en el que pudiéramos hablar con la administración de todos los problemas del pueblo gitano. Por fin se ha conseguido. Ojalá que esto sea un primer paso para ver la cultura gitana desde un punto de vista más amplio y no un parche más, para hablar sólo de dinero o de ayudas sociales".
   Antonio Vázquez, un pionero en el movimiento asociativo de los gitanos extremeños, tiene muy claro que el Consejo Regional Gitano que acaba de aprobar la Junta puede hacer una buena tarea para resolver algunos de los muchos problemas que cada día encuentran.
   En ese Consejo Regional, presidido por la consejera de Bienestar Social, habrá un representante de cada una de las Consejerías de la Junta con objeto de poder atender las necesidades de la minoría gitana desde cualquier sector y no sólo desde políticas sociales, que es como se ha venido haciendo tradicionalmente.   "Abordar los problemas gitanos sólo desde el punto de vista de las ayudas sociales es un grave error, no sólo hacen falta políticas sociales, sino también culturales. Es importante el trabajo, la educación", explicó Antonio Vázquez en la rueda de prensa informativa.
   Además, estarán en el Consejo dos representantes de la Fempex, otros dos de las diputaciones provinciales y diez gitanos en representación de las muchas asociaciones gitanas que hay en la región.
   Los gitanos constituyen la minoría más numerosa de la región, aunque con las actuales tendencias demográficas muy pronto pueden llegar a ser superados en número por la comunidad magrebí. Según fuentes de la propia comunidad, el número de personas gitanas que viven en Extremadura debe oscilar en torno a los 15.000 ciudadanos, aunque conviene manejar estas cifras con todas las reservas porque la movilidad gitana es muy superior a la del resto de la sociedad. "Hay mucho gitano invisible", dicen con ironía desde las asociaciones.
   Para Francisco Saavedra, presidente de Fecogex, uno de los aspectos en los que deberá avanzar ese consejo es en la inclusión de la cultura gitana en los libros de texto escolares, puesto que en la actualidad apenas si hacen referencia a este pueblo.

 

La Unión Romaní publica la versión valenciana del I manual de conversación en romanò-kalò

     1-15.03.2002/ En la edición colabora la Dirección General de Ordenación e Innovación Educativa de la Generalitat Valenciana

   "Ésta es una obra de divulgación. No es una gramática de la lengua gitana, ni se pretende sentar en ella principios de carácter académico para fijar reglas de analogía, de sintaxis, de prosodia o de ortografía. Sobre la base de las palabras que conocen los gitanos españoles, portugueses y del sur de Francia hemos elaborado este PRIMER MANUAL DE CONVERSACIÓN que, insistimos, no pretende otro objetivo que el de animar a nuestros jóvenes gitanos a estudiar con rigor académico la milenaria lengua de nuestros antepasados". Con estas palabras Juan de Dios Ramírez-Heredia, director de la publicación, describe perfectamente la finalidad y la intención de una obra de carácter pionero en España.
   En estos momentos, el kalò no es nada más que un conjunto de palabras y expresiones de origen romanò que los gitanos españoles han ido conservando de generación en generación. Aunque, eso sí, aplicando en su integridad la gramática castellana o portuguesa.
   Ante esta triste realidad, y ante la voluntad manifiesta de parte de la juventud gitana por aprender un idioma que le permita no sólo expresarse en su lengua propia sino también entenderse con el resto de los gitanos del mundo, surgió la idea de realizar este manual de conversación en romanò-kalò.
El romanò-kalò pretende ser el idioma normalizado de los gitanos españoles, portugueses y del sur de Francia que, respetando las singularidades propias del kalò conservadas hasta hoy, adopta las reglas gramaticales fundamentales del romanò universal, es decir, de la lengua que, con ligeras variaciones, hace posible que los más de doce millones de gitanos que existen en el mundo puedan entenderse y comunicarse fácilmente entre sí.
   En su introducción a la publicación, el presidente de la Unión Romaní quiere dejar claro que la obra "es el primer fruto de un lento trabajo que algunos gitanos, españoles sobre todo, iniciamos hace muchos años. Luego se han incorporado al proyecto gitanos procedentes de todos los rincones del país y algunos intelectuales, profesores y catedráticos universitarios, cuyos consejos y orientaciones han sido de capital importancia para nosotros". Este trabajo ha sido coordinado por José Manuel Flores y ha contado con el apoyo de un comité científico integrado por Bernard Leblon, Antoine Fernández, Miguel Ropero Núñez y Hugo Blanco Maia.

De carácter didáctico
   Al tratarse de una obra destinada fundamentalmente a un público joven, interesado en recuperar y aprender la lengua que utilizaban sus antepasados, los autores han optado por dar a este manual una imagen muy didáctica y atractiva visualmente, que produzca una impresión positiva en el primer contacto del lector con este idioma. Por eso, se ha dado un papel muy importante a las ilustraciones que acompañan al texto, estrechamente relacionadas con los contenidos de cada uno de los capítulos que configuran la publicación.
   En este Primer Manual de Conversación, que, como su nombre indica, pretende ser únicamente el primer paso en el proceso de recuperación del romanò-kalò, se describen palabras y expresiones que permiten mantener una conversación elemental en esta lengua. Por eso, se han estructurado por temas en quince apartados titulados: fórmulas de cortesía, señas de identidad, en movimiento, localización, así son las cosas, la escuela, la familia, el tiempo, la hora, el idioma, el trabajo, el clima, el folclore, la comida y los números.
   Tras esta parte, que es el cuerpo central del manual, encontramos una pequeña explicación de cómo se pronuncian las diferentes palabras y grafías propias del romanò-kalò, seguida de un vocabulario elemental que incluye los términos en español comprendidos en los distintos apartados, así como su correspondiente traducción al romanò-kalò.

Hasta cinco versiones
   En su voluntad de conseguir la máxima difusión posible de esta publicación, la Unión Romaní se puso en contacto con los gobiernos de las comunidades autónomas que tienen dos lenguas oficiales para ofrecerles la posibilidad de contribuir a realizar una edición en el segundo idioma.
   Por ello, además de la ayuda de la Dirección General de Educación y Cultura de la Comisión Europea que ha participado en la edición de todas las versiones, se ha contado con el apoyo de otras instituciones. Así, se han logrado publicar hasta cinco versiones distintas del manual, en todos los idiomas oficiales del estado español. A parte de la ya mencionada anteriormente, la Dirección General de Bienestar Social de la Junta de Andalucía que ha colaborado en la edición en castellano, la Direcció General de Política Lingüística de la Generalitat de Catalunya en la catalana, la Dirección Xeral de Política Lingüística de la Xunta de Galicia en la gallega, la Direcció General d’Ordenació i Innovació Educativa i Política Lingüística de la Generalitat Valenciana, en la valenciana, y la Hizkuntza Politikarako Sailburuordetza (Viceconsejería de Política Lingüística) del Gobierno Vasco, en la versión en euskera. Sin ninguna duda, se trata de una obra que debe realizar una función fundamental para recuperar y fomentar la utilización del romanò-kalò, así como para que se convierta en uno de los aspectos más significativos e importantes de la cultura gitana.

 

"Hasta que no ganemos la batalla en los medios de comunicación no desterraremos los estereotipos"

     1-15.03.2002 / "Hay que fomentar las relaciones interculturales entre gitanos y no gitanos para evitar los etnocentrismos"

Manuel Bustamante, diputado de las Cortes Valencianas

Manuel Bustamante, el único diputado gitano en las Cámaras Españolas nos habló en una anterior entrevista de su experiencia como político en la Comunidad Valenciana. En esta ocasión reflexiona acerca de los temas cruciales que afectan a los gitanos de hoy en día: educación, mujer, trabajo, medios de comunicación del pueblo gitano.

   A pesar del absentismo escolar, ahora se puede empezar a hablar de una escolarización, prácticamente mayoritaria, de los niños gitanos en primaria. Los niveles en secundaria y universidad bajan considerablemente, pero cada vez son más los gitanos que quieren formarse. Parece que las cosas están cambiando, que la educación ya no se percibe como algo que pueda poner en peligro la identidad gitana. ¿Hasta que punto las cosas han cambiado?
   -Estoy convencido de que esta opinión se empieza a generalizar. Hoy en día los padres se están dando cuenta de que los pueblos evolucionan y con ellos sus culturas. Cuanta más información llegue a nuestros jóvenes, mayor educación a nuestros niños y más se fomente la interrelación cultural más encaminados estaremos. En esta sociedad cada día es más necesario estar preparados y si no se motiva a nuestros niños para que estudien se les está haciendo un flaco favor, se les está perjudicando. Si arropamos en exceso a nuestros niños y les decimos: "Hoy está lloviendo, no vayas al colegio", sabemos que les estamos haciendo daño. Los niños deben ir al colegio. También se está superando la idea de que si la mujer gitana va a la universidad tendrá problemas.
   Recuerdo que una vez, en una de mis visitas a las familias, un chico estaba escribiendo sobre una mesa. Sus padres, intentando ser amables, quisieron ofrecerme ese trocito de mesa donde el chiquillo estaba estudiando y le dijeron: "Quita, quita de ahí, )es que vas a ser abogado?". Yo les dije: "Y por qué no va a ser tu hijo abogado?, lo que estáis haciendo es desmotivar a vuestro hijo".

Venta ambulante
   Ejercer la venta ambulante cada vez es más difícil. De hecho, está prohibida. Los vendedores ambulantes tienen que trabajar en los mercadillos y no hay permisos para todo el mundo. Y si los hubiera malo sería también porque si en un lugar donde hay doscientos vendedores cada uno vende dos prendas, en otro donde haya cuatrocientos sólo venderán una. Hay que ir preparando a los jóvenes a través de la educación y la formación profesional. Tenemos que utilizar todos los recursos para mejorar las condiciones de vida de nuestros hijos. Creo que todo el mundo es consciente de la diferencia entre vivir bien y mal y hoy los jóvenes quieren un trabajo de fontanero, de electricista, de jardinero...
   -
La mujer gitana está adquiriendo cada día más protagonismo. Existen muchas asociaciones de mujeres y cada vez son más las mujeres que se integran al mercado laboral. A pesar de que los abandonos de las chicas en secundaria siguen siendo superiores a los de los chicos, curiosamente el porcentaje de mujeres gitanas universitarias es superior al de hombres universitarios.
   Cree que el papel de la mujer gitana, en general, está cambiando o que esos cambios sólo se producen en círculos minoritarios?
   Afortunadamente, hoy en día en los barrios las familias gitanas conviven con la sociedad mayoritaria. Las niñas gitanas se dan cuenta de que las amiguitas que van con ellas al colegio estudian, de las mejoras que ellas logran, de que una se saca un titulito de auxiliar administrativo, por decir algo, y son conscientes de que si ellas no tienen cualificación no podrán hacer lo mismo. Ya estamos en el siglo XXI y hoy se puede ser gitana en todos los sentidos de la palabra, no solamente ser gitana porque los padres sean gitanos sino porque lo sienten así, y al mismo tiempo estudiar.
   Ser gitano o gitana no está reñido con la educación y con el buen vivir. La cualificación implica mejores trabajos y una mayor calidad de vida. Y los gitanos podemos ser muchas cosas pero tontos no somos, tenemos ingenio y sabemos dónde está lo bueno y dónde está lo malo. Se puede terminar una carrera universitaria y no dejar de ser gitano ni gitana. Eso es algo que lo lleva uno dentro, que lo ha vivido y que lo ha visto en su casa.
   Las asociaciones han hecho un gran trabajo en este sentido. La labor de los monitores de apoyo a la escolarización también ha sido fundamental porque han sabido llegar a su pueblo, han sabido llegar a los tutores y a los profesores.
   Estos monitores han visitado las casas de los alumnos y alumnas gitanos y han concienciado a las familias de lo importante que es la educación para sus hijos, de la necesidad de que sus hijos acaben sus estudios para que estén preparados para el día de mañana. Todo ha influido un poco.
   -Los cambios tecnológicos han provocado muchas transformaciones en el mundo del trabajo. Estos cambios también están afectando a los gitanos. La venta ambulante, la recogida de residuos urbanos o el temporerismo, trabajos a los que tradicionalmente se habían dedicado los gitanos, han desaparecido o están en decadencia. ¿Cómo cree que debe afrontar estos cambios el pueblo gitano?
   Los gitanos tendrán que prepararse para los cambios. La venta ambulante es algo muy nuestro y no creo que se pierda pero hay que diversificarse. Desde las asociaciones estamos fomentado cursos de reciclaje para los vendedores ambulantes en los que les asesoramos.
   Montamos hace poco una cooperativa de trabajo asociado porque teníamos 300 vendedores en los mercadillos de la ciudad de Valencia que vivían en la economía sumergida, no estaban dados de alta en autónomos ni contaban con permisos por lo que se arriesgaban a perder el puesto. Se montaron las cooperativas, conseguimos una subvención de la Consellería de Industria, instalamos las paradas con los toldos todos iguales, se les informó de las normas de los mercadillos... y su situación ha mejorado. La venta ambulante no la queremos perder porque es un recurso más pero lo que sí queremos es ampliar el abanico de posibilidades.
   En la Comunidad Valenciana el índice de desempleo cada día era menor y, sin embargo, los jóvenes gitanos seguían en la misma situación. Entonces, nos volcamos en el tema laboral. Se hicieron varios convenios y hoy hay alrededor de unos 300 gitanos ejerciendo trabajos normalizados: electricistas, fontaneros, jardineros, etc.
   Éste es un campo que se ha abierto. Cada día tenemos más jóvenes, hombres y mujeres gitanos, que están accediendo a la universidad. Somos conscientes de que si queremos acceder a un puesto de trabajo tendremos que estar tan preparados como cualquier otro joven.

Lucha contra los tópicos
   ¿Cree que los medios de comunicación muestran una imagen positiva del pueblo gitano o, por el contrario, cree que son responsables del mantenimiento de ciertos clichés y tópicos que se asocian con los gitanos?
   Hasta que no ganemos la batalla en los medios de comunicación no lograremos desterrar los estereotipos que se mantienen sobre el pueblo gitano.
   Hace muy pocos años, tres o cuatro, estaba en unas jornadas en las que se habían reunido gitanos de toda España, entre ellos una gitana antropóloga. A las jornadas acudieron también los medios de comunicación y los cámaras sólo se preocupaban por grabar a los gitanos con el sombrero y la garrota, que merecen todo mi respeto pero creo que hubiera sido mucho más interesante grabar a la chica antropóloga.
   Cuando celebramos unas jornadas por la creación de Euroternnet, la Red Europea de Jóvenes Romà, nos dolió mucho que los medios de comunicación mostrasen imágenes de estos jóvenes gitanos que utilizan las nuevas tecnologías y que rompen esteretipos y que a continuación mostrasen imágenes de archivo de chabolas y derribos de hace diez o doce años. La verdad es que esta actitud nos molesta.
   Los medios de comunicación nos han hecho y nos hacen mucho daño y, como no cambien, lo seguirán haciendo. Por ejemplo, cuando utilizan la palabra gitano cuando se están refiriendo a un hecho delictivo no se está respetando el derecho al honor no ya de un individuo sino de todo un pueblo.
   Si cada vez que algún gitano hace una fechoría los medios de comunicación enseguida añaden la palabra gitano nos están haciendo mucho daño.
   Creo que desde todo el movimiento asociativo gitano tenemos que luchar contra estas actitudes y ganarnos a los medios de comunicación para romper con los estereotipos que se tienen de los gitanos. Los gitanos no somos todos iguales ni tenemos porqué serlo. Querer estandarizar a todos los gitanos es absurdo.
   La Comunidad Valenciana está muy sensibilizada con el tema de la lengua. ¿Cree que deberían promoverse otras lenguas que se hablan en el País Valencià pero que tienen un carácter mucho más minoritario, como por ejemplo el romanò?
   De hecho, ya lo estamos haciendo. Desde el año 1987 la Asociación de Colectivos Desfavorecidos imparte durante todo el año un curso de romanò-kalò, la Asociación de Mujeres Romi de Valencia también. Cada año son más las asociaciones que solicitan impartir estos cursos de romanò-kalò. En los colegios, los mismos directores y profesores nos reclaman para dar charlas sobre la cultura gitana y el romanò-kalò.
   El manual de romanò-kalò que ha publicado la Unión Romaní también se va a implantar en la Comunidad Valenciana. Nos reunimos Juan de Dios Ramírez-Heredia, el director de política lingüística y yo para hablar del manual y la idea le encantó. Hay que fomentar las relaciones interculturales entre gitanos y no gitanos para evitar los etnocentrismos, que surgen con tanta facilidad. El mestizaje de culturas es el mejor camino.
   ¿Cree que es difícil el camino del cambio y la evolución como pueblo y mantener la identidad gitana?
   No es ni fácil ni difícil. Es cierto que algunos gitanos han accedido a un puesto de relevancia o han conseguido algún trabajo que les ha sacado de la situación en la que ellos vivían y se le ha subido un poco a la cabeza pero, afortunadamente, son pocos.
   La cultura gitana es una cultura que tenemos muy arraigada, que es nuestra, y perderíamos una gran parte de nuestra vida. Avala lo que digo el hecho de que en los seiscientos años que los gitanos llevamos en España, a pesar de haber sufrido infinidad de leyes antigitanas por las que nos prohibieron hablar en nuestra lengua, nos prohibieron vestir nuestras ropas etc., sin embargo no han podido con nosotros. Por eso digo que somos ciudadanos de pleno derecho.

Identidad gitana
   El hecho de que un gitano o una gitana cultive más su educación, consiga un buen puesto de trabajo y obtenga calidad de vida no está reñido en absoluto con ser gitano. De hecho en un encuentro de jóvenes gitanos que celebramos hace tres o cuatro años en la Residencia de tiempo libre del Puch en el que participaron gitanos y gitanas maestros, abogados, arquitectos... nos llamó mucho la atención, a algunas personas de las que estábamos allí, ver que cuando finalizaron su trabajo pidieron permiso al alcalde del Puch para hacer una hoguera en playa y se pasaron la noche cantando y bailando. Muchos coches que pasaban por allí al ver la fiesta aparcaban y se acercaban a la hoguera.
   Luego se fue corriendo la voz y a las 7 de la mañana había más de 1.500 personas en la playa del Puch, se montó una auténtica fiesta.

 

Volver a índice Nevipens Romaní

 


16-31 de marzo de 2002. Número 330

 

Una adolescente chabolista gana un premio a los tres años de aprender a leer

     16-31.03.2002 / Celia Sierra tiene 13 años y vive en el campamento de El Vacíe, en Sevilla.

   Los muros del cementerio que preceden el campamento chabolista de El Vacíe, en Sevilla, han lucido desnudos, sin pintadas revolucionarias ni procaces ni infantiloides, hasta hace bien poco. Hasta que los niños aprendieron a leer y escribir y decidieron reproducir listados con sus nombres para exhibir sus progresos sobre las cercas del camposanto. Celia Sierra, de 13 años, no ha sido ajena tampoco a la fascinación por la escritura tardía. Su nombre, y el de su hermana Eugenia, se repiten junto a la chabola donde vive la familia, grabados con el trazo tembloroso propio de la falta de soltura. La redacción La Boda de Juan, que mereció el tercer premio en un concurso de cuentos organizado por el distrito municipal de la Macarena, revela el reciente encuentro de su autora con las palabras. Las frases se mecen en líneas ondulantes. Son cortas y directas, aunque lo más impactante es el proceso de superación que hay detrás de ellas.
   Celia, que aprendió a leer al filo de los 10 años, narraba la ceremonia nupcial de su hermano con una mezcla de ingenuidad y precisión: "Levantan a la novia y al novio mis primos, y nosotros detrás. Tiran almendras y las cogemos y cantamos y eli y eli; los bajan y la gente baila en un círculo y toca las palmas. La cantaora, que es mi tía, viene de noche. Levantan después a la novia. Seguimos comiendo y bebiendo y bailando".
   Antes de que el personal del Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL) comenzara a escolarizar a los menores del poblado chabolista (han logrado normalizar la asistencia de 120 de los 150 que hay), Celia daba por hecho que un "4" era la letra "a" y, desde luego, no había pensado en grabar su nombre sobre ninguna valla. En su inmensa chabola jamás había entrado una enciclopedia hasta que, el jueves, agentes de policía aparecieron por allí con una caja llena de conocimiento. Celia ignora quién es el anónimo donante que decidió obsequiarla después de enterarse de la historia de la autora de La boda de Juan. "Me la regaló el dueño de un sitio donde venden libros", dice la adolescente después de dedicar varias horas al primer tomo. "Estuvo leyendo hasta la medianoche", susurraba ayer, casi a escondidas, su madre, María Elena Santos.
   Los padres de Celia, portugueses de etnia gitana que han tenido ocho hijos, salen adelante con ocupaciones múltiples y precarias. A veces recogen cartones, a veces venden chatarra y, durante algunos meses, se echan a la carretera detrás de jornales agrícolas que les llevan hasta Cataluña, Navarra o la Comunidad Valenciana. Sus dos hijas pequeñas, Celia y Eugenia, se van con ellos, aunque no suele interrumpirles el ciclo escolar al coincidir la mayoría de las campañas con los meses de verano. "A nosotros nos gustaría que estudiara", dice su madre antes de confesar que la adolescente percibe cierto rechazo de sus compañeros de pupitre por su origen. "Se apartan de ella porque vive en El Vacíe", agrega.
   El Vacíe es un símbolo lacerante del fracaso público en la lucha contra el chabolismo. El primer compromiso roto para erradicar la extrema pobreza del asentamiento fue hecho por Franco, aún no muy decrépito, durante una visita a Sevilla, recuerda el representante del MPDL, Pablo Urías. Luego se sucedieron nuevas promesas ya en tiempos democráticos, con idéntico resultado nulo.
   Celia vive en un submundo donde no existen servicios elementales y donde las lluvias continuadas, como las últimas, aumentan el absentismo escolar porque los críos se quedan sin ropa seca para ir a la escuela. "¿Cómo van a estar los niños limpios con la miseria que hay?", proclama Antonio Sierra, su padre, junto a otras vecinas chabolistas. En El Vacíe faltan tanto los servicios como las oportunidades. Celia Sierra es demasiado pequeña para saber si tendrá alguna, pero de momento parece sentirse más cerca del sueño de ser abogada o "señorita". Como Isabel, su maestra.


 

Los gitanos de todo el mundo se reúnen para recordar a sus antepasados en la Ceremonia del Río

     16-31.03.2002 / El próximo día 8 de abril se producirá un hecho realmente interesante: los principales ríos del mundo llevarán en su cauce miles de flores y velas encendidas. El Ganges, en la India, el Danubio, en la República Federal de Yugoslavia y en Rumania, el Sena, en Francia, el Jordán, en Israel, o el río de la Plata, en Argentina, son sólo algunos ejemplos de la dimensión mundial de este fenómeno.
   Los responsables de este acto tan poético, que lleva el nombre de Ceremonia del Río, seremos los gitanos de los diferentes países que, de esta forma, queremos conmemorar el milenario de nuestra salida de la región del Punjab, en la India, y nuestro posterior éxodo por el mundo.
   La internacionalidad del pueblo gitano es un aspecto difícil de representar, pero los encargados de organizar y difundir este acontecimiento han encontrado un elemento que resume perfectamente este sentir: el río, que va avanzando en su camino sin reparar en países o fronteras establecidas por el hombre. Por eso, y por la importancia que tiene el agua para cualquier persona que inicie un camino, el río se ha convertido en el elemento central de esta próxima celebración.
   Pero la historia del pueblo gitano y su progresivo asentamiento en los diferentes países del mundo no ha sido precisamente un camino de rosas. Los gitanos nos hemos visto obligados a luchar contra la injusticia, los prejuicios, el racismo y la xenofobia que todavía hoy, entrado ya el siglo XXI, siguen estando presentes en muchas regiones del mundo. Uno de los ejemplos más recientes lo encontramos en la guerra de Kosovo, dónde fueron perseguidos por los dos bandos enfrentados por el simple hecho de ser gitanos.
   El recuerdo de aquellos que han padecido estas situaciones de guerra y odio étnico jugará un papel fundamental en el transcurso de los actos conmemorativos. Miles de flores y velas encendidas flotando en el agua del río, se convertirán en la representación física de este recuerdo.
   La fecha escogida para celebrar la Ceremonia del Río es el 8 de abril, considerado como el Día Mundial del Pueblo Gitano. Ese mismo día, pero del año 1971, se celebró en Londres el Primer Congreso Mundial Gitano, que significó el resurgir del movimiento gitano internacional, así como su visualización para la opinión pública mayoritaria.
   Así que el próximo día 8 de abril, miles y miles de gitanos nos reuniremos en las orillas de los principales ríos del mundo, de América a Australia y de Asia a Europa, para lanzar al agua flores y velas en recuerdo de nuestros antepasados, que abandonaron la India buscando un futuro mejor, y de aquellos que han tenido que sufrir en su propia piel el odio y los ataques por motivos étnicos.
   De esta forma, la Ceremonia del Río reúne, en un mismo acontecimiento, la celebración por el milenario del inicio del camino y el recuerdo de todos aquellos que, lamentablemente, han padecido las dificultades de este largo trayecto.

 

El presidente de Melilla escucha las peticiones de la comunidad gitana y promete soluciones

     16-31.03.2002 / Durante una entrevista con el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, el presidente de la Comunidad Gitana de Melilla, Francisco Rodríguez Ortega, presentó, junto a otros miembros de la comunidad, su malestar por no ser reconocida como la quinta cultura de la ciudad.
   En este sentido, Rodríguez recordó que la comunidad gitana está compuesta por entre 800 y 1.000 miembros, y que tiene su cultura y sus tradiciones propias, además de ser "una de las más antiguas de Melilla".
   Y apuntó que "es una de las comunidades que da menos problemas".
   El portavoz de los gitanos aprovechó la reunión para exponerle los problemas que sufre la comunidad, como "el desempleo" y "la poca ayuda por parte de las instituciones". En cuanto a cuestiones concretas, Rodríguez puso en conocimiento de Imbroda las carencias que sufren algunas familias necesitadas, la escasez de infraestructuras y seguridad, y los numerosos accidentes de coche existentes en el barrio donde se encuentran principalmente los gitanos, San Francisco de Asís.
   En relación a este punto, los representantes de la comunidad gitana resaltaron que hay dos familias que han conseguido vivienda en las Palmeras pero "carecen de los más indispensable, como camas y colchones" y "no disponen de medios económicos". Asimismo, expusieron el caso de un señor de 60 años que vive en la calle y no tiene dónde ir, al que posiblemente puedan trasladar al albergue de San Vicente Paul. El presidente les ha prometido ayuda en relación a sus demandas y ha asegurado la solución del caso del señor mayor.
   Por otro lado, la comunidad gitana tiene previsto realizar un homenaje a los "mayores" del barrio y, con este motivo, tienen la idea de hacer una exposición con fotografías antiguas de la zona y varias actuaciones musicales. Entre ellas, posiblemente, la de Aurora Vargas.
   "No estamos marginados", afirmó el presidente de la Comunidad Gitana, Francisco Rodríguez Ortega, quien explicó que lo que les interesa son fundamentalmente dos cosas: más atención por parte de las instituciones y su reconocimiento como quinta comunidad cultural de la ciudad.
   Rodríguez reivindicó en todo momento el carácter cultural propio y genuino de la Comunidad de Melilla.

 

El romanò se utilazará en los colegios de Eslovaquia

     16-31.03.2002 / Según informes de la CTK, Klara Orgovanova, comisaria de asuntos gitanos del Gobierno, declaró que se debería ofrecer a los romà de Eslovaquia la oportunidad de ser educados en su lengua materna, además de en el idioma eslovaco.
   La comisaria afirmaba que para conseguir este propósito es necesario codificar en eslovaco la lengua gitana, ya que el diccionario y el libro de gramática editados en 1971 utilizan la traducción checo-romanò.
   Orgovanova comunicó que ya se había tomado la decisión de "traducir estos libros de acuerdo con las necesidades de Eslovaquia", expresando su esperanza de que la iniciativa culmine con éxito en el primer cuatrimestre de 2002.
   Asimismo, aclaró que no consideraría conveniente que el romanò se utilizase como única lengua en la enseñanza dentro de los colegios gitanos, pero que "podría constituirse en lengua de apoyo en las aulas donde predominan los alumnos de etnia gitana".
   Por último, la comisaria se comprometió a promocionar la creación de una escuela secundaria que ofrezca a los estudiantes gitanos una formación básica para trabajar en la administración pública.

 

El desinterés polítco frena el proceso de escolarización de niños gitanos en Grecia

     16-31.03.2002 / Al inicio del nuevo año escolar, no todos los niños griegos estarán sentados en sus pupitres. Debido a la negligencia o a los prejuicios de las autoridades locales, muchos niños gitanos corren el riesgo de no ir tampoco este año a la escuela, porque no hay ningún autobús que los lleve a las escuelas, situadas a muchos kilómetros, o de ser repartidos entre muchas escuelas, alejadas de sus casas, para que una escuela en particular no sea "degradada" debido a una "excesiva" concentración de alumnos gitanos.
   En ambos casos, el estado está violando la ley conscientemente.
   Por ejemplo, los niños del "modélico" asentamiento gitano en Spata probablemente no podrán asistir a la escuela este año. A pesar de las promesas verbales hechas por el alcalde de Spata durante el último año afirmando que se habían hecho las provisiones necesarias para llevar a los niños en autobús, con la finalidad de convencer a los gitanos de que se reagruparan en su actual asentamiento, situado a 5 kilómetros de Spata, tal cosa no pasó.
   Después de que la asociación ‘Organizaciones y Comunidades Coordinadas para los Derechos Humanos en Grecia’ (SOKADRE) presentara una queja al Defensor del Pueblo, el Ayuntamiento reclamó que no se había hecho ninguna petición por escrito.
   Ésta se presentó el día 29 de agosto de 2001, pero el autobús escolar aún no ha aparecido. Los niños del (no modélico) asentamiento en el distrito de Karakonero en la isla de Rodas también esperaron en vano al autobús que debía llevarlos a la escuela más cercana, a 5 kilómetros del asentamiento.
   Los alumnos gitanos del asentamiento de Gonos en Tesalónica podrían considerarse más afortunados ya que las agencias competentes se han hecho cargo de la provisión del servicio de autobús escolar.
   Sin embargo, estos autobuses no están destinados a llevarlos a la escuela del barrio más próxima, como afirma la ley, sino a varias escuelas diferentes en otros municipios.
   Esto significa que los alumnos necesitan levantarse muy temprano para llegar a tiempo a la escuela.
   Las otras consecuencias de esta medida, que también preocupa al Defensor del Pueblo, son descritas por el profesor Thanassis Gotovos de la Universidad de Ioannina, director del Programa Educativo Gitano

 

Volver a índice Nevipens Romaní